Juicio del 1 de Octubre
Volvió la ‘rosa de foc’

Crónica de las protestas que ayer prendieron en Barcelona y otras ciudades de Catalunya.
Disturbios en Barcelona Proces
Barricadas de fuego en la noche barcelonesa. Foto: Miguel Lopez Mallach para La Directa.
Marc Almodóvar

publicado
2019-10-16 11:28

Las resacas son duras. Y las de esta sentencia se preven complejas. Marchena, queriendo cerrar un libro, ha abierto una caja de Pandora. Es lo que tiene llevar a los juzgados lo que nunca debió salir de las ágoras y las calles, de los parlamentos y las plazas.

Aún con la resaca de la ocupación del aeropuerto, con su fuerza y también con sus cargas, sus excesos policiales y su último ojo robado por las ilegales pelotas de goma, llegaban las primeras noticias de cortes de carretera. Nuevos focos de protestas a lo largo de medio país. Mientras, los activistas se peleaban por descargarse y validar la aplicación de Tsunami Democràtic, ese ente todavía abstracto que en pocas horas ha revolucionado medio país, en un estilo de protesta más distópica que un capítulo de Black Mirror.

El problema es que aunque llegasen a desactivar al Tsunami Democràtic, otros saldrían. Y eso parece que no les entra en la cabeza. A sociedades represivas líquidas, convocatorias libres líquidas

El ministro Grande-Marlaska, con sonrisa burlona, anunciaba que estaban investigando quién hay detrás de ello. Se ve que le genera esto más interés que en su momento saber qué había detrás de las denuncias de tortura a decenas de vascos que pasaron por sus manos. Cosas que pasan.

Y, así, media España preguntándose quiénes son Tsunami Democràtic y medio CNI detrás de él. A la vista del éxito que tuvieron en encontrar las 10.000 urnas del 1 de octubre o en saber quién era M. Rajoy, no sé yo si le daría muchas esperanzas a la cosa. Pero bueno.

El problema es que aunque llegasen a desactivar a estos, otros saldrían. Y eso parece que no les entra en la cabeza. A sociedades represivas líquidas, convocatorias libres líquidas.

Ayer, de hecho, Tsunami Democràtic no convocó nada. La gente andaba todavía peleándose para hacer funcionar ese misterioso aplicativo. Y la que se lió.

Por la tarde, Òmnium y ANC habían convocado en las delegaciones del gobierno de las capitales de provincia y en media docena más de capitales de comarca. Simples vigilias con velas para mostrar el rechazo, con minuto de silencio y todo. Todo muy proceso sedicioso, vaya. Los CDR hicieron una convocatoria paralela.

En Barcelona, cordones policiales vallados y cerrados con candado impedían el acceso a seis manzanas alrededor del edificio. Una hilera de Mossos seguida por otra de la Policía Nacional. “Perdone, ¿no se puede pasar?”. Va a ser que no. “Inténtelo más tarde” les decían, “rollo a medianoche”.

Un cordón de voluntarios intentaba añadir más refuerzo al descrito cordón ante la estupefacción de los manifestantes, que iban llegando en columnas.

Y, esperando, algunas velas encendidas. Algún retrato de Marchena en llamas. Decenas de miles de personas.

Los primeros forcejeos, en el cordón de la calle Mallorca con Paseo de Gracia. Se desmonta la valla. Exaltación popular. La tensión va en aumento. La policía intenta hacer recular con alguna salva. La gente responde. “Ni un paso atrás”.

Como un chiste mal contado, a pocos kilómetros de ahí, la gala del premio Planeta está en ese momento concediendo a Javier Cercas el galardón por una novela sobre un Mosso de Esquadra

El cordón recula 50 metros y se estabiliza a media manzana de casas. Un chaval se sube a un porche de una tienda y se pone a bailar hasta que se marca un calvo de campeonato ante el júbilo de los asistentes. “Los Mossos también son, fuerzas de ocupación” se oye cantar. Ante la tensión, una mujer visiblemente nerviosa agarra un megáfono y entona “La canción del pueblo”, de Los Miserables.

Canta el pueblo su canción
nada la puede detener
esta es la música del pueblo
y no se deja someter

Por su reacción parece su antídoto contra los nervios. Otros se lo toman con más calma. Encima del tejado de un quiosco, un chico leyendo como si nada. Lo que parece el nuevo libro de Eric Snowden. Todo muy acorde.

Ante el cordón policial se hace una pequeña hoguera, que con los minutos se va haciendo mayor. Llueven cosas. A cada tiro policial, “ni un paso atrás” como contundente respuesta de la masa.

Otra vez la masa.

A cada ademán de adelanto de la línea un “A por ellos” cantado con jolgorio.

La tensión escala. El escenario se repite en otros accesos. La organización desconvoca. Los voluntarios se marchan. La veda está abierta. La policía tiene ganas. Y no son los únicos.

Cargas con saña: tratan de aumentar el perímetro policial. Los manifestantes reculan. Intentan mantener alguna posición, sin éxito. Parece que ningún perímetro parece suficiente para los policías, que siguen empujando y haciendo correr lecheras para amedrentar a los manifestantes.

Furgonas arrastrando, de nuevo, manifestantes. Policías volviendo a cargar de cintura para arriba. Mossos resbalando por la cera que hay en los suelos. A alguno, de tanto ímpetu, le sale volando la porra y la tiene que recoger cinco metros más allá. Peloteras otra vez disparando. Unos Mossos reparando ansiosos una rueda pinchada por los cristales de un contenedor volcado en plena operación. Mientras, sus compañeros no dejan de repartir.

La gente explota gritando “Buch dimissió” contra el consejero de Interior del Gobierno de la Generalitat de Cataluña. Como un chiste mal contado, a pocos kilómetros de ahí, la gala del premio Planeta está en ese momento concediendo a Javier Cercas el galardón por una novela sobre un Mosso de Esquadra.

En el centro, sin embargo, se reparten otro tipo de premios. Los policías hacen recular la protesta hasta la Diagonal, con focos de hogueras esparcidos por medio paseo de Gracia. Una moto ha sido comida por las llamas. Una calle está cortada con motos de una empresa de alquiler. Decenas de fuegos pueblan el centro de Barcelona como hacía tiempo que no veíamos. La calle Aragón tiene una enorme barricada ardiendo.

Y entre las hogueras, el siempre eterno repartidor precario de Uber. Y los turistas descolocados. Algunos echándose, cómo no, su rico selfie. A lo gangsta, si hace falta. Y una señora que sale a pasear el perro como si nada y grita, “pero ¿qué ha pasado aquí?”. Pues nada, señora, qué le voy a contar a usted...

Aparentemente, se registran en otras ciudades escenarios parecidos. En Tarragona, un Nacional apaleó al primer secretario de la mesa del Parlament. “Cada vez que le decía que era diputado, me soltaba un porrazo” declaró. Allí mismo también denuncian a nacionales entrando en una consulta médica para identificar manifestantes que habían ido a ser atendidos.

Volvió la rosa de foc, la leyenda de esa ciudad que llevó a Engels a decir eso de “Barcelona, el centro fabril más importante de España, que tiene en su haber histórico más combates de barricadas que ninguna otra ciudad del mundo”. En dos días hemos pasado del modelo Hong Kong al modelo chaleco amarillo. Y todo, repito, sin que el Black Mirror del Tsunami Democràtic hubiera abierto boca.

Así no, gritan algunos. Ni que nos haya ido muy bien de la otra forma, dicen otros. Y, como siempre, salen los defensores del contenedor público. Que qué injusticia. Que qué culpa tienen los contenedores. Curioso país donde hay gente que otorga más derechos a un contenedor que a un mantero.

La protesta de ayer ya no era solo contra la sentencia. También lo era contra la repuesta a la sentencia

Algunos difunden el vídeo de un policía nacional añadiendo una valla a la hoguera. Algunos quieren ver ahí un atisbo de montaje detrás de todo. Que si las hogueras ardieron muy rápido. Que si cómo es posible. Pero es que en otro vídeo es un viejo quien decide añadir más combustible. Parece evidente que, con razón o sin, un sector de la gente ha hecho un clic. Ha dicho, ya basta. Tras siete años de un modelo de protesta determinado, tras unas condenas estratosféricas a los jordis por liderar esas manifestaciones rozando lo ridículamente pacífico, tras la ausencia de una unidad estratégica de acción... ¿a alguien realmente le puede sorprender esto?

“Si al que te propone la revolución de las sonrisas le rompes los dientes...”, leía en las redes. La protesta de ayer ya no era solo contra la sentencia. También lo era contra la repuesta a la sentencia. Y contra la inocencia de unos políticos catalanes todavía descolocados. No sé si se acabó la revuelta de las sonrisas, pero parece que nadie puede impedir que en todo caso sea una sonrisa con mirada firme.

Y, evidentemente, en Madrid no faltan los que quieren aprovechar cualquier cosa para aplicar cualquier medida desproporcionada. Sin darse cuenta que eso solo será echar más gasolina al fuego. Casado no tardó en pedir, otra vez, la aplicación de la dichosa Ley de Seguridad Nacional para que ningún Cuerpo policial, dice, “esté sujeto a directrices de los independentistas y se proteja su integridad”. Sinceramente, no se puede vivir más alienado. Mossos repartiendo a diestro y siniestro, disparando a gente que simplemente anda, arrollando manifestantes y rematando a gente en el suelo y sale Casado diciendo cualquier cosa. Mientras, Vox pidiendo que se deje de dar dinero público a los CDR. Sin risas ni nada. Y que se aplique, por lo menos, el estado de emergencia. Dicen los de El Jueves que andan enfadados porque la sentencia no incluye fusilamientos.

Y un nuevo día llega. Con anuncios de cortes en el Ave, en decenas de carreteras y otras tantas columnas de manifestantes empezando las marchas que el viernes deben llegar a Barcelona en plena huelga general.

Marchena esperaba cerrar un libro y ha abierto una caja de Pandora.

Relacionadas

Juicio del 1 de Octubre
Medio millar de juristas denuncian que la sentencia del Procés vulnera el principio de legalidad

El informe publicado por la plataforma International Trial Watch sobre la sentencia del Tribunal Supremo señala que esta viola los derechos fundamentales por falta de previsión jurídica y por menospreciar los derechos de reunión y expresión.

Opinión
Tras la sentencia: paradojas de una revuelta esperada

Si en algo destaca en el “problema catalán” es en que presenta una coexistencia contradictoria entre un mandato imperativo activo, con formas organizadas de contrapoder ciudadano, y un subsistema de partidos catalán completamente esclavo de sus apuestas en el casino de la crisis de régimen. Primera parte.

Catalunya
¿Quiénes son estos chavales?

Acampada en la plaza Universitat. Tiendas Quechua. Gente despotricando. Visita de Felipe VI. Nada es normal estos días en Barcelona.

15 Comentarios
Mirlo 23:45 16/10/2019

De verdad, ¿y nadie tiene en cuenta que lo que arde está contaminando con productos muy tóxicos nuestra preciosa atmósfera? Yo lo veo un gran delito mediambiental, por el que alguien debería ser juzgado.

Responder
0
0
#41443 9:34 17/10/2019

Jaja, hay que reconocer que el chiste es ocurrente. pero ya sabes, no te tires pedos que esos también contaminan.

Responder
1
0
Mirlo 14:58 18/10/2019

Eres capaz de argumentar que hogueras de contenedores y neumáticos, contaminan igual que los pedos idependentistas ¿?

Responder
0
0
#41363 18:21 16/10/2019

Ante la sentencia que condena a casi 100 años de prisión a parte de la anterior presidencia del parlamento y al anterior gobierno autonómico y los dirigentes de lo ANC y Òmnium, desde Endavant OSAN queremos hacer las siguientes valoraciones:

La sentencia es un nuevo montaje judicial para lanzar un mensaje amenazante contra el independentismo y demostrar hasta donde llega el poder del estado y es capaz de usarlo y de saltarse sus propias leyes. Y es, a la vez, una nueva demostración de la debilidad de un estado que, ante sus enormes contradicciones, solo tiene como salida reforzar su carácter autoritario y demostrar que el estado español, como proyecto nacional y de clase, es irreformable.

Esta represión ha vivido hoy un nuevo episodio de una larga historia. El estado español solo ha podido sostener su proyecto nacional y de clase a través de un represión sistemática y generalizada contra todas aquellas personas que han osado cuestionar los cimientos sobre los cuales este estado se estaba construyendo.

Esta represión, ahora y aquí, no se ciñe solo a las nueve personas condenadas hoy en prisión. La sentencia de hoy tiene relevancia por quién son las personas condenadas, pero como sentencia de represión política es una más de esta oleada represiva que en nuestro pueblo desde hace dos años sufre: son también los otros presos políticos, las personas que han tenido que marchar al exilio y los centenares de personas encausadas en procesos judiciales derivados de las movilizaciones de estos últimos dos años.

De los montajes judiciales en Euskal Herria se ha pasado a los montajes judiciales en los Países Catalanes. El resultado es un laminado sistemático de los derechos civiles y políticos en estas dos naciones, y de rebote, también, al conjunto del estado español. Porque eso sí que va de autodeterminación. No estamos ante un conflicto de dos partes iguales, cada una con sus razones: estamos ante un conflicto en que un estado niega sistemáticamente el derecho de autodeterminación de una nación sin estado. Ningún proyecto de transformación profunda en ningún lugar del estado podrá salir bien sin defender este derecho de forma efectiva.

Por todo esto, desde Endavant hacemos un llamamiento a la movilización en todo los Países Catalanes para protestar contra esta sentencia, para denunciar al estado y su aparato represivo y para afirmar que el único camino es el ejercicio del derecho de autodeterminación

Responder
7
4
#41376 19:27 16/10/2019

Que triste tiene que ser la vida de un individuo para que haber nacido arbitrariamente en un territorio de fronteras imaginarias sea motivo de pensar que eres mejor que otro que también ha nacido arbitrariamente en otro lugar...que vida mas penosa que el unico gran merito y esfuerzo es el haber nacido en un territorio!

Responder
6
9
#41374 19:20 16/10/2019

Bah en nada están en la calle... 100 años suena guay, pero no, no es como lo del País Vasco

Responder
3
4
#41371 19:15 16/10/2019

y quien me garantiza a mi que Endavant OSAN no es un montaje fascista de la derecha acomodada catalana?

Responder
3
4
#41341 16:56 16/10/2019

Si funcionó en Ecuador, por qué no iba a funcionar en Catalunya?

Responder
5
0
#41359 18:11 16/10/2019

en Ecuador la gente no tiene qué comer, en Catlunya después de la mani se sale de fiesta

Responder
6
8
#41340 16:56 16/10/2019

Las cloacas del estado prenden la mecha

Responder
5
4
#41352 17:47 16/10/2019

tontería tu comentario...

Responder
4
5
#41310 15:39 16/10/2019

La mayoría de los manifestantes no se arriesgará a poner en peligro su estilo de vida. Quemar cosas y hacer fotos un día bien. Pero al día siguiente volver a la normalidad. Que no se engañe nadie, no se van a arriesgar a perder plata

Responder
3
9
#41287 14:24 16/10/2019

¿ Para cuándo un levantamiento popular para derribar los régimenes fascitas y darle la soberanía al pueblo?. Buen artículo.

Responder
6
6
#41262 12:47 16/10/2019

Ecuador nos muestra que la protesta sostenida durante una docena de dias de la mitad de la población es eficaz. Pero, ¿la mitad indepe de .Cat sera capaz de una protesta sostenida durante una quincena de dias? Es la era de lo instantaneo: café instantaneo, Instagram, mensajería al momento, inmediatez para todo,... parece que el globo de la protesta callejera se desinflará pronto ... ¡o quizá no??

Responder
2
1
#41251 12:03 16/10/2019

Me gustan estas crónicas con ese sustrato de matices 'humanoides' de pisar tierra... Gracoas.

Responder
3
0

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Medio millar de juristas denuncian que la sentencia del Procés vulnera el principio de legalidad

El informe publicado por la plataforma International Trial Watch sobre la sentencia del Tribunal Supremo señala que esta viola los derechos fundamentales por falta de previsión jurídica y por menospreciar los derechos de reunión y expresión.

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Rojava
Una cadena internacional de mujeres para defender Rojava

La campaña Women Defend Rojava apela a la solidaridad de las mujeres para defender el proyecto político del Confederalismo Democrático que, tras haber vencido al Daesh, ahora se enfrenta a la invasión de Turquía. El pasado 9 de noviembre estuvieron en La Ingobernable, en un encuentro que dejó el germen de un nuevo comité de apoyo, grupo que viene a sumarse a una larga lista en varias ciudades del Estado y de Europa. 

Minería
Cómo la minería perturba el interior de Murcia
Ecologistas en Acción Murcia y ACUNA señalan los impactos ambientales y culturales de la minería en el territorio de Peña Zafra de Abajo, Balonga y Quibas.
Represión
De pertenencia a banda armada a recibimientos de presos: 102 años por solidarizarse

La Audiencia Nacional considera a Causa Galiza y Ceivar organizaciones criminales para la comisión de delitos de enaltecimiento, y solicita la ilegalización de ambas y 102 años de cárcel para 12 de sus miembros.

Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.

Últimas

Elecciones 10N
Carabanchel y de nuevo el miedo

Cada papeleta de Vox que cogía una mano humana era un trallazo en el alma de quien fue una niña que vio a sus mayores tener verdadero miedo a hacer o decir lo inconveniente. Una niña a la que le contaban los “paseados” de los pueblos de sus padres en León durante la guerra, y los fusilados de después.

Flamenco
Pedro Lópeh: “Es esta una época de mucho sufrimiento, de odio y al final el flamenco habla de eso”
Este viernes Pedro Lópeh lleva a Mérida ‘Ramo de coplas y caminos’, una introducción sentimental al cante, un mapa con indicaciones llanas para todos los que quieren acercarse al flamenco.
Represión
Resistência Galega, un concepto

La operación contra Causa Galiza y Ceivar se articula en base a la vinculación de estas organizaciones con Resistência Galega. Pero incluso la existencia de este grupo resulta controvertida.

Tribuna
Cómo gobernar a La Ingobernable. Relatos de una negociación imposible

El exconcejal Pablo Carmona explica cómo desde la corporación municipal anterior se evitó reconocer a La Ingobernable como sujeto político y por qué la perspectiva de una cesión del espacio nunca estuvo encima de la mesa.

Música
Buscando el hechizo de la música negra
“Sin swing y sin baile, la música tiene poco aliciente”, asegura el periodista Jaime Bajo, quien ha recopilado en un libro 20 entrevistas a músicos que tratan de descifrar el hechizo del ‘groove’.
Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Fútbol
Las futbolistas de primera división comenzarán su huelga este fin de semana

El pasado 22 de octubre las futbolistas decidieron por mayoría ir a la huelga en la novena jornada si no se llegaba a un acuerdo con la Asociación de Clubes de Fútbol Femeninos, ACFF en el que se recogieran sus demandas de mínimos. Las profesionales se rebelan contra los bajos salarios, la alta parcialidad en los contratos y la falta de derechos laborales.