Fiscalidad
Díaz Ayuso y la tragedia anunciada

La presidenta de la Comunidad de Madrid alentó en un programa de televisión al resto de comunidades autónomas a bajar los impuestos de la misma forma que piensa hacerlo ella, bajo el peligroso y egoista mantra liberal de la competencia como forma de crecimiento.

Ayuso y Almeida
Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida, en un acto electoral el pasado 10 de mayo. Foto: PP

publicado
2019-08-27 08:00

La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, mostró ayer en el programa matinal de Tele5 “El programa del verano” la esencia pura de la falacia y el mantra liberal de la derecha y, lo que es peor, azuzó al resto de comunidades autónomas a seguir sus pasos.

“Creo en la competencia fiscal entre comunidades autónomas”, declaró la presidenta sin sonrojarse, al explicar que pretende seguir bajando impuestos en la Comunidad de Madrid, argumentando que esa bajada “está demostrado” que crea empleo y atrae inversión. Lo que no explica Ayuso es que esa creación de empleo es a costa del resto de comunidades, de desmantelar el estado de bienestar y de hipotecar el futuro de la Comunidad a base de deuda. El mantra de la competencia como vía de desarrollo sigue en el imaginario liberal como una propuesta real y, viendo el resultado de las votaciones, muy integrado en la ciudadanía.

De Rodrigo Rato a Díaz Ayuso

Que las CCAA deben tener la libertad de competir no es nada nuevo en este país. La Ley de liberación de las cajas de ahorros, orquestada por Rodrigo Rato bajo la batuta de Aznar, se basó en el mismo argumento que ahora plantea Díaz Ayuso. “Las cajas de ahorros deben tener la libertad de competir en un mercado liberado y sin tener que limitarse a su zona geográfica habitual” fue el argumento que utilizó “el milagro económico español” para dar rienda suelta a la avaricia de los dirigentes de dichas cajas, para que pudieran expandir su negocio por todo el Estado e incluso en el extranjero. Las herramientas financieras de desarrollo regional de las que se había dotado este país, y que pese a los numerosos casos de corrupción y politización de los últimos tiempos tuvo muy buenos resultados, se metían de lleno en una lógica de competencia brutal. Sucursales de pequeñas cajas regionales crecían como champiñones en todo aquel rincón donde había una promoción inmobiliaria, competencia en la bajada de tipos de interés de hipotecas y préstamos a promotores para dar salida al exceso de capital proveniente de bancos europeos y ganar el máximo dinero en el menor tiempo posible durante la burbuja inmobiliaria, o la locura de sueldos y primas que se adjudicaban los directivos de las cajas que creían que ya formaban parte de la gran élite financiera mundial y que se lo merecían, fueron algunas de las consecuencias de aquella liberalización.

Empujar a las comunidades autónomas a competir salvajemente fue lo mismo que hizo Rato y Aznar con la liberación de las cajas de ahorro

El resultado es bien sabido por todas y todos. La competencia descontrolada y desregulada bajó tanto los márgenes de beneficio, con el mismo argumento de Ayuso de que ingresar menos pero de más actividad siempre es mejor, y empujó a las cajas a exponerse a tanto riesgo -“porque en la competencia no te puedes quedar nunca atrás”- que se alimentó una burbuja inmobiliaria que, con su estallido, acabó por arrastrar a las cajas de ahorro y costándonos un rescate financiero que, según el propio Banco de España, nos ha costado ya 60.000 millones de euros que nunca recuperaremos.

La competencia entre CCAA de la que habla Ayuso puede llevarnos a una bajada en los ingresos fiscales en todas ellas. Una bajada que, si no quieres desmantelar por completo la administración pública, algo que sería muy poco electoralista incluso entre la gente de derecha, se tiene que acabar cubriendo con más deuda. Al igual que pasó con las cajas de ahorro, ¿cuánto tardaremos en ver un gobierno regional intervenido y rescatado? Eso si no contamos con que el Fondo de Liquidez Autonómica y el Plan de Pago a Proveedores de los ayuntamientos en 2012 no fue ya un rescate un rescate en sí que todavía estamos pagando.

Impuesto de sucesiones
¿Quién paga el Impuesto de Sucesiones en cada comunidad autónoma?

Eliminar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones se ha convertido en una de las principales banderas de los partidos de derecha, pero ¿cuánto dejarían de ingresar las comunidades autónomas si se suprime?, ¿quién dejaría de pagarlo?

Imitar lo malo de la Unión Europea

La competencia fiscal regional ya nos afecta actualmente, y mucho. De hecho, esa competencia es uno de los motivos, que no el único, por los que la Unión Europea es un completo fracaso. La centralización de la política monetaria en Frankfurt, mediante la creación del Euro y del Banco Central Europeo, sin una armonización fiscal ha empujado a los países de Europa en una competencia fiscal que está mermando los ingresos de casi todos los países, menos de los que practican esas medidas, y el ingreso del conjunto de los Estados miembro.

Las prácticas fiscales agresivas de Estados como Irlanda o los Países Bajos, que facilitan la elusión de impuestos de multinacionales como la Inditex de Amancio Ortega, Uber o Apple, o guaridas fiscales en el corazón de Europa como Luxemburgo o Malta provocan una merma en los ingresos del resto de países que, una vez más, solo se puede cubrir mediante el endeudamiento, la subida de impuestos regresivos como el IVA o el desmantelamiento de todo lo público.

La competencia fiscal entre los Estados miembro solo ha favorecido a los países que ofrecen ventajas fiscales agresivas en detrimento del resto

La Comisión Europea y la la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han mostrado su “preocupación” por estos menesteres, pero, como siempre, toda legislación o directiva que vaya en contra de los intereses del gran capital y este tipo de empresas parece quedarse siempre en los cajones. Los Estados miembro, ante esa inoperancia de las instituciones supranacionales y siguiendo la estela egoísta del mantra liberal de los de Ayuso, se han enfrascado en una competencia fiscal a la baja que acabaremos pagando, como siempre, la ciudadanía.

Los resultados fake de la Madrid de Ayuso

Pero sin duda la mayor falacia de la intervención de Ayuso es invitar al resto de CCAA a esa competencia fiscal bajo la premisa de que "los resultados en Madrid son tan positivos". Esto no es nada nuevo en el neoliberalismo, de hecho es una de sus principales herramientas culturales para ganar la hegemonía: atribuir las victorias de lo público a sus medidas liberales.

Decir que el éxito económico de la capital del país se debe a su baja fiscalidad es la típica jugada neoliberal que intenta ignorar los avances públicos, incluso los de la dictadura. Ignorar en ese pueril análisis del éxito madrileño el sistema radial de carreteras y las líneas de alta velocidad con su epicentro madrileño, el desarrollo víal, la centralización o la desproporcionada inversión pública en la comunidad por parte del Gobierno central, a costa de abandonar otras regiones, y atribuir que sea la región más rica o que más empleo crea, a la bajada de impuestos regionales como el Impuesto de Sucesiones es ridículo incluso para una política del nivel de Díaz Ayuso. Además, dicho análisis no solo ignora el pasado de la Comunidad, sino el presente y futuro estado de las cuentas públicas de la administración que dirige y que ha dirigido su partido desde 1995.

Menos ingresos, más deuda

El plan de Ayuso está claro y es el mismo que se lleva produciendo en todo gobierno del Partido Popular (y muchos del PSOE) en las últimas décadas: cubrir esa merma de ingresos a base de endeudarnos. Solo hay que echar un vistazo a las cifras de endeudamiento de la Comunidad de Madrid para darse cuenta de que ese mantra liberal de que se ingresa más y se mantiene el estado de bienestar a base de bajar impuestos y atraer empresas no es más que una falacia maquillada a base de hipotecar a la Comunidad por varias generaciones. En los últimos años, bajo los mandos de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, la Comunidad de Madrid se ha convertido en un paraíso fiscal en esa competencia entre CCAA que defiende Ayuso al mismo tiempo que la deuda escalaba desde los 9.000 millones con los que empezó Aguirre en 2003 a un endeudamiento de 33.270 millones con el que cerró 2018.

La trampa del endeudamiento es la única vía que tiene la derecha liberal de maquillar y vender su dogma de la bajada de impuestos

La trampa del endeudamiento es la única vía que tiene la derecha liberal de maquillar y vender su dogma de la bajada de impuestos. El vaciamiento de las administraciones públicas y las privatizaciones son sus principales consecuencias, también maquilladas por otros mantras liberales. Pero la mentira de que la bajada de impuestos y la competencia entre CCAA favorezca la creación de empleo y la inversión tiene las patas amputadas. Podrá atraer inversión a una comunidad mientras ofrezca esa ventaja fiscal, pero dejará de hacerlo cuando las otras igualen esa bajada y, llegada esa situación, la única manera de volver a atraer más inversión será volver a bajar impuestos en una carrera a la baja en la que siempre perdemos los de abajo.

El problema de Ayuso no es solo de los madrileños, al contrario, es de toda la ciudadanía del Estado español y batalla fundamental para mantener nuestro sistema social. Al igual que el problema de la elusión de impuestos dentro de Europa por el dumping fiscal de algunos de sus Estados miembro es un problema del conjunto de la población europea. La competencia fiscal que promueven tiene un componente egoísta que se debe combatir con más cooperación entre comunidades autónomas y países. Egoísta porque solo favorece a unos pocos en detrimento del conjunto total. Un comportamiento egoísta que además desnuda esas proclamas nacionalistas de los partidos de derechas que promueven el hacer un país más grande e importante, cuando lo único que se hace más grande son las cuentas de las grandes empresas, las rentas más altas y las de nuestros acreedores. Una tragedia anunciada que solo corresponde a un fiel vasallaje a los grandes poderes económicos y a seguir alimentando un sistema voraz que necesita de este tipo de políticos para subsistir.

Elecciones
Bulos y mantras de economía que vas a escuchar mucho en campaña electoral

La campaña, los programas y los discursos políticos van a venir cargados de bulos y mentiras mil veces repetidas. Para poder contraargumentar las simples mentiras de ese político, troll en redes o cuñado, aquí podéis encontrar simples argumentos.

Relacionadas

Urbanismo
Libertad con minúscula

Cuando tienes un hijo, la ciudad te da la espalda, te mira con recochineo antes de enseñarte el culo y reírse de ti.

Educación
“La reconquista” de la educación ultraconservadora sube Despeñaperros

La resistencia de las derechas a que la educación sexual y de género tenga cabida en las escuelas e institutos se reaviva con los pactos de las tres derechas en Andalucía, Murcia y Madrid, y el llamado “pin parental”.

5 Comentarios
#38964 19:55 31/8/2019

A mí no me parece mal que a los autónomos les bajen un poco los impuestos, los tenían fritos a los pobres.

Responder
0
0
#38812 13:14 27/8/2019

Si no hay impuestos para pagar servicios a lxs ciudadanxs porque somos todxs muy liberales, ¿por qué son comunistas a la hora de repartir las deudas de sus amigxs de bancos, peajes y demás?

Responder
0
0
#38807 11:58 27/8/2019

¿"atusó al resto de comunidades autónomas"?

Responder
0
0
Redacción 13:20 27/8/2019

Ese verbo estaba mal empleado, gracias por avisar.

Responder
0
0
#38811 13:12 27/8/2019

A mi también me ha llamado la atención el uso de ese verbo...
Atusar es como arreglarse, colocarse el pelo...

Responder
0
0

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Miles de personas colapsan el Prat en la jornada de protestas contra la sentencia del 1 de octubre

Miles de personas han acudido a la convocatoria para colapsar el aeropuerto de Barcelona con motivo de la sentencia de cien años de cárcel a políticos y activistas del referéndum del 1 de octubre.

Referéndum del 1 de octubre
Catalunya no se va, a Catalunya la empujan

Por si no ha quedado claro, dos líderes civiles han sido condenados a nueve años de cárcel por convocar una manifestación sin heridos, una presidenta del Parlament ha sido condenada a 11 años y seis meses por no vetar un debate parlamentario... Catalunya no se va, a Catalunya la empujan.

Juicio del 1 de Octubre
Penas de entre 9 y 13 años para los acusados del 1-0

Junqueras es condenado por el Supremo a 13 años de prisión por sedición en concurso medial con un delito de malversación. Los exconsellers Romeva, Turull y Bassa a 12 años; Forcadell a 11 años y medio; Forn y Turull a 10 años y medio, y Cuixart y Sànchez a nueve años.


Juicio del 1 de Octubre
Adéu, España

Hoy, después de una sentencia que condena a cien años de cárcel a nueve de los doce acusados por el referéndum del 1 de octubre de 2017, una parte de Cataluña se va para no volver.

Juicio del 1 de Octubre
Un exasesor de la ONU tacha la sentencia del Procés de “aberración jurídica”

El jurista Alfred de Zayas, asesor de la ONU hasta 2018, emplaza al Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo a decidir si España está violando el artículo 2 del Tratado de Lisboa, en el que se expresa que “la Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de derecho y respeto a los derechos humanos.

Últimas

Rojava
Europa decide esta semana su política frente a la invasión de Rojava

Borrell se suma al veto de venta de armas a Turquía, una de las principales receptoras de armamento español, tras la reunión entre ministros de exteriores de la UE celebrada este lunes 14 de octubre en Luxemburgo.  

Ecuador
Lo han vuelto a hacer: el movimiento indígena tumba el ‘paquetazo’ de Lenin Moreno

Doce días de movilización han dado como resultado una nueva gran victoria del movimiento indígena: el presidente de Ecuador Lenin Moreno deroga el polémico decreto 883.

Feminismos
Un Encuentro del feminismo sin fronteras

En Argentina el Encuentro de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries congregó un año más a miles de personas. La 34 edición de esta cita tuvo lugar en la ciudad de la Plata y fue declarada Encuentro “plurinacional” por primera vez respondiendo al reclamo de las mujeres indígenas.  

Biodiversidad
“No es la DANA”: los ecologistas culpan a la agroindustria y las administraciones del colapso del Mar Menor

Ecologistas en Acción exige al Gobierno de la Región de Murcia que “no tire balones fuera” en la crisis medioambiental y señala al sector agroindustrial del Campo de Cartagena y a las administraciones locales, regional y estatal “por no hacer su trabajo”.

Memoria histórica
El Gobierno exhumará discretamente a Franco el día 21 de octubre

Los detalles del operativo se darán a conocer el viernes anterior, es decir, el 18 de octubre. El Gobierno niega que se trate de una estrategia electoral y recuerda que su intención era hacerlo en junio.

Teatro
La santidad o la hoguera: vida y muerte de las místicas de la Baja Edad Media

Las llamaron locas y herejes, las quemaron, y con el paso de los siglos algunas fueron canonizadas. Son las místicas, figuras ambiguas de la Edad Media que desafiaron el patriarcado y se opusieron al incipiente capitalismo.

Movimiento obrero
Aquella madrugada de primavera
Un acercamiento (empezando por los hechos del 25 de marzo) de lo que supuso la emigración de extremeños al País Vasco en los 60 para el movimiento obrero vasco
Música
La Polla Records en Madrid. Crónicas de una ciudad

En los tiempos políticos de los buenos chicos, de su nueva moral acaramelada, y de la reacción conservadora, que La Polla reventase en Madrid fue un regalo.

Opinión
Putas: ¿de la prostitución a la proletarización?

Las posiciones prohibicionista, regulacionista y abolicionista de la prostitución aspiran, cada una a su manera, a imponer al conjunto de la sociedad un concepto y una práctica de sexualidad y reservan al trabajo un espacio más amplio que a la libertad.

Colonialismo
Gabriela Rivera: "El 12 de octubre no hay nada que celebrar"
Gabriela Rivera, artista visual y activista del colectivo Resistencia Migrante, participó en la manifestación del pasado 12 de octubre en València y explica a fondo sus reivindicaciones.