Economía social y solidaria
De la economía social y solidaria al emprendimiento empresarial

El ayuntamiento de Madrid no renueva el proyecto Mares, que se basaba en entender la economía a través del fomento de diversas redes solidarias en los barrios y trabajar áreas como los cuidados, la sostenibilidad medioambiental o la inmersión empresarial.

Mares
Uno de los proyectos de economía social y solidaria llevados a cabo por MARES
31 oct 2019 17:24

Una cooperativa de riders que fomente buenas prácticas laborales y garantice un reparto de comida, paquetes y objetos de forma sostenible ecológicamente y también humanamente. La Pájara es uno de los proyectos que nació de MARES, una iniciativa europea para fomentar la economía social y solidaria en Madrid. Otros han sido la academia de la energía, el mercado de la moda sostenible, la toma de ideas para implantar supermercados cooperativos en la ciudad o la capacitación profesional para personas desempleadas. Eran muchos mares que constituían entre ellos una gran marea.

Es evidente que la forma de entender la economía que tenía el consistorio de Manuela Carmena y la que tiene ahora José Luis Martínez Almeida es muy diferente. Entre los acuerdos para gobernar de Ciudadanos y el PP, están un coworking en Pan Bendito o reabrir la escuela municipal taurina. Por contra, uno de los mayores proyectos de Ahora Madrid fue el fomento de la economía social y solidaria a través de este programa, financiado casi en su totalidad por fondos europeos. De los 6 millones de euros que se invirtieron en MARES 4,4 millones procedían de la Unión Europea y 1,6 millones los puso el consistorio madrileño. Ahora el equipo de Almeida ha decidido no continuar con este gran proyecto, que se dedicaba, entre otras cuestiones, a investigar sobre la soledad urbana.

Un proyecto así tiene que fomentar el empleo digno, pero también educar en otras formas de entender la economía

“MARES ha sido un proyecto piloto en el que se pretendía experimentar a través de la implementación de la economía social y solidaria en cinco sectores”, cuenta Nacho García, uno de los integrantes de su comité de dirección. En este tiempo se han creado 48 entidades, 300 iniciativas económicas se han beneficiado de las propuestas del proyecto y 13.000 personas han participado en cerca de 1.000 eventos. Según Nacho García, “un proyecto así tiene que fomentar el empleo digno, pero también generar formas de entender la economía”. Es aquí donde difieren los dos equipos de gobierno. “El nuevo ayuntamiento no tiene la misma idea de fomentar la economía social y solidaria, más bien fomentan el emprendimiento”.

Pero MARES no es un proyecto de Carmena, como hemos leído en algunos medios de comunicación. Nunca lo fue, sino que partió de Urban Innovative Actions como vivero de iniciativas ciudadanas. Son proyectos similares a los que se realizan, también con fondos públicos, en muchas ciudades europeas como Copenhague, Berlín o París.

Las patas principales de MARES eran movilidad, alimentación, y otras como reciclaje, energía o cuidados. La cooperativa de Julio Campo participó en la parte energética del proyecto. “Esto marcará un antes y un después. Que se aborden temas tan polarizados políticamente, como la instalación de energía fotovoltaica y la vulnerabilidad energética de nuestros barrios, desde el autoempleo colectivo, no debería ser motivo de discrepancias”. Entre las cosas que se trabajaron, talleres para reducir el consumo energético o cómo cambiar la tradicional compañía eléctrica por otras que utilicen fuentes de energía renovables como La Corriente, por ejemplo.

Mares 2
Uno de los proyectos de economía social y solidaria llevados a cabo por MARES

Una de las ramas fundamentales de MARES han sido los cuidados. Tanto de personas mayores, niños o el autocuidado. Paula Moreno explica que su área “ha acogido a un mayor número de entidades, hemos cumplido con todos los indicadores”. Así que no entiende que Almeida no quiera continuar con este proyecto. “Hemos sido la primera cooperativa madrileña de consumo de atención domiciliaria y de cuidados”. Una de sus iniciativas pasaba por suplir la falta de plazas en escuelas públicas de familias de 0 a 3 años. Lo hicieron con una red de familias organizadas convenientemente. Otro de sus proyectos era para que los profesionales de la salud compartiesen gastos, recursos y servicios y que esto sirviese para ayudar a salir de la economía sumergida.

    La economía social y solidaria tiene como uno de sus principios la conciliación. Por eso una de las claves de MARES ha sido crear tejido de barrio. Guías de crianza, acompañamiento vecinal, concursos de relatos sobre el barrio y otras iniciativas para que la gente identificase que en algunos casos lo que le ocurría era que sufría soledad no deseada en una gran ciudad, algo que puede parecer increíble pero que es perfectamente posible.

GastroLab Villaverde ha puesto en marcha la primera cocina incubadora pública de Madrid. Entre sus actuaciones, una cocina para ofrecer menús sostenibles y saludables y los supermercados cooperativos La Osa y SuperCoop, que abrirán sus puertas en 2020 en Lavapiés y Tetuán. Una de las primeras consecuencias de que el ayuntamiento de Madrid no continúe con este proyecto es que a partir de hoy cerrará sus puertas.

Desde Mares no entienden la decisión de Almeida, ya que el proyecto ha tejido alianzas que han llegado mucho más allá de Madrid. La participación de MARES en ferias de economía feminista, el foro de las ciudades o la semana de la arquitectura han hecho que se interrelacionase con otras iniciativas similares y pudiese tomar ideas. “Este tipo de economía fomenta la cooperación y la interdependencia, frente a modelos como el emprendimiento empresarial, que lo que priman es la competitividad”, explica Nacho García. Y añade que “en tiempo de crisis, cooperación y competitividad son formas muy diferentes de afrontar la merma de la economía de los hogares”.

Otros proyectos de economía social y solidaria, lejos de ser exclusivos del ayuntamiento de Madrid, se practican también en otros países. Algunos, como Nueva Zelanda, ya planifican sus presupuestos económicos en base a índices sobre el bienestar ciudadano. Para ello son fundamentales los indicadores de salud, medioambiente y prosperidad social en lugar de los habituales índices de crecimiento macroeconómico.

Relacionadas

Vivienda
Feminismo y derecho a la vivienda: una alianza imprescindible

En la coyuntura actual y con un gobierno denominado progresista deberíamos poner toda la carne en el asador para presionar, codo con codo, movimiento feminista y movimiento por la vivienda, a fin de arrancar todos los derechos posibles en esta materia.

Economía feminista
Economías feministas, nuevo paradigma contra el capitalismo

Las economías feministas ponen en jaque el capitalismo y muestran que hay otros modelos y paradigmas posibles en los cuales se interponga la vida y los cuidados a la producción o la extracción

Brecha salarial
Las mujeres cobran 5.800 euros menos al año que los hombres

La economía feminista propone medidas como la deuda patriarcal, el impuesto de maternidad y el factor de repercusión para incluir el trabajo de cuidados y poder terminar con la brecha salarial, que para las mujeres supone 5.800 euros menos de salario anual medio en relación con el salario de los hombres.

1 Comentario
#42340 19:16 1/11/2019

Ahora os dais cuenta de lo importante que era Carmena en el Ayuntamieunto, pero no dudasteis en ponerla verde y así contribuisteis a que no saliera

Responder
1
1

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Coronavirus
Así pretenden salvar el mundo Amancio Ortega y Ana Patricia Botín

La enésima crisis del capitalismo global es acelerada a raíz de la pandemia covid19 y augura una insólita forma de gobierno: el “filantrocapitalismo”. Los multimillonarios hacen creer que pueden trasladar sus éxitos empresariales al servicio a través de grandes donaciones de capital.

Coronavirus
Las trabajadoras del hogar señalan límites en las medidas anunciadas por el Gobierno

El subsidio apoyado por el Gobierno dos semanas después de anunciarse las primeras medidas dejará fuera a las 200.000 trabajadoras del hogar que no tienen contrato. Pese a ello, valoran un paso que esperan que sirva como precedente a su incorporación al régimen general de la Seguridad Social.



Culturas
Algo se mueve cuando estás quieta

Quizás detrás de la quietud —que en parte se debe a nuestra obediencia— haya movimiento. Quizás detrás de la enfermedad —y no hablo de la enfermedad individual, que concierne a quien la sufre y a su entorno, sino de la enfermedad colectiva— se halla algún tipo de resistencia.

Coronavirus
Tengo 72 años y un mensaje

Tengo dos peticiones. Una: que cuando me toque me ayuden a morir en paz, porque lo terrible no es morir, es morirse. La otra: que mientras estamos encerrados dejen de aterrorizarnos.


Últimas

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia
Opinión
Infancia sin salida

Uno de cada cuatro niños y niñas sufre abusos sexuales en el seno familiar y solo un 2,9% denuncia. La declaración de estado de alarma deja a nuestra infancia obligada a convivir durante 24 horas, sin salida posible, con sus maltratadores y abusadores.

Coronavirus
Primeras revelaciones de Covid19, el gran alertador

Covid19 ha irrumpido en la cotidianidad de una forma dramáticamente reveladora de la extrema vulnerabilidad del mundo que habitamos.

Coronavirus
Vulneración de derechos laborales en las empresas de ELE
Un documento elaborado por Profesión ELE saca a relucir testimonios señalando irregularidades y vulneración de derechos laborales por parte de algunas empresas de ELE.