Desahucios
Cuidem Benimaclet denuncia la expulsión de una familia tras 18 años de alquiler

La plataforma vecinal Cuidem Benimaclet ha criticado la Ley de Arrendamiento Urbano por considerarla
“injusta”.

Benimaclet desahucio
Vecinos de Benimaclet y miembros de la plataforma frente a la casa de la expulsión. Gonzalo Sánchez

La plataforma Cuidem Benimaclet ha denunciado hoy en una rueda de prensa la expulsión de una familia en la calle Baró de San Petrillo después de un alquiler de 18 años. Se trata de la familia Gil Cano, de siete miembros, uno de ellos menor de edad. La familia abandonará su vivienda el día 5 de febrero.

El último contrato de alquiler finalizaba el 31 de diciembre de 2018, pero la familia fue notificada mediante un burofax en octubre de que debían abandonar la vivienda. Más tarde llegó una orden judicial exigiendo a la familia desalojar la casa el 23 de diciembre. Después de procesos y diálogos la familia Gil Cano deberá entregar las llaves del piso donde ha vivido 18 años.

Tanto Cuidem Benimaclet como la propia familia han denunciado que el propietario de la vivienda y también de la finca nunca ha reparado los daños del inmueble como goteras o cambio de los contadores. Gastos que siempre han sido sufragados por los vecinos. Además de la notificación, esta familia tenia un contrato que no le permitía acceder a ayudas del alquiler.

La plataforma vecinal ha criticado la Ley de Arrendamiento Urbano por considerarla “injusta”. “No es lícito que después de 18 años de alquiler te puedan expulsar con tan solo un mes de antelación” alertan. Desde Cuidem Benimaclet también han denunciado la existencia de un modelo de ciudad donde prima la generación de capital y que “lejos de cuidar de sus vecinos, los expulsa del barrio”.

Asimismo durante la concentración se han denunciado casos similares de expulsión en los barrios de Russafa, Saïdia o Cabanyal donde grandes empresas como BBVA o el Grupo Vértice compran viviendas y expulsan a sus vecinos con la intención de alquilarlas con fines turísticos. Para finalizar, la plataforma ha subrayado la subida de los alquileres en la capital, donde el suelo ha pasado de 6 euros por m2 a 9 o incluso 10 euros en los barrios más turísticos, provocando la expulsión de vecinos que no pueden pagar el alquiler.

Relacionadas

La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Justicia
La inexistente prueba contra Isabel Serra
La sentencia es una clara muestra del desconocimiento de las reglas de valoración de la prueba que todavía vemos en nuestros tribunales
Alquiler
La ruina de los alquileres en Euskal Herria
Miles de familias inquilinas no podrán pagar sus alquileres tras la emergencia sanitaria de la Covid-19.
0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
Gobierno de coalición
Yolanda Díaz: “Nuestro país vive una reforma laboral permanente desde el año 84”

Desde el comienzo de la crisis por la pandemia del covid-19, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tuvo claro que la prioridad era evitar la “flexibilización externa”, es decir, los despidos masivos que siguieron al estallido de la burbuja en 2008. En la entrevista, Díaz está mucho más cómoda hablando de bases de cotización y del modelo productivo que sobre lo que pasa en el Consejo de Ministros.

La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Pobreza
Un estudio proyecta que las personas sin hogar de EE UU aumentarán un 45% en solo un año
Más de 38 millones de personas se han apuntado ya al desempleo desde que comenzaron las cuarentenas en marzo, representando casi una cuarta parte de toda la mano de obra nacional.
Música
Al Altu la Lleva, un coro antifascista, internacional y feminista en Gijón

Nació como acompañamiento puntual para un concierto de Nacho Vegas, pero el coro antifascista Al Altu la Lleva ha continuado cantando canciones de otros tiempos que aún resuenan en el presente. Con buen humor, muchas voces y siempre desde abajo a la izquierda.

Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.