Coronavirus
La defensa de la sanidad pública gana espacio a las caceroladas en Moratalaz

El pasado miércoles en la avenida Moratalaz coincidían quienes se concentran en defensa de la sanidad pública y quienes se manifestan con cacerolas contra el gobierno. Las tensiones derivaron en una pelea relatada por muchos medios como un ataque de la izquierda radical contra un joven que resultó herido. Sin embargo los vídeos y el relato de otro herido, que ignoraron los medios, custionan esta versión.

Concentración Moratalaz -Sanidad Pública
Concentración de vecinos y vecinas de Moratalaz por la Sanidad Pública, la tarde del jueves 21 de mayo 2020 Laura L. Ruiz

Vecinos y vecinas de Moratalaz concluían este jueves su concentración en favor de la sanidad pública con una fuerte y emotiva ovación. Un día antes el nombre de este distrito había copado los titulares de la prensa de Madrid. Y es que medios generalistas de diverso cuño se apresuraron a dar cuentas sobre una agresión —incluso apuñalamiento — en la concentración por el mismo motivo la tarde del miércoles. Señalaban como víctima a un hombre de profesión taxista, y a sus agresores como pertenecientes a la extrema izquierda del barrio. Sin embargo, hubo otro herido en el que no repararon cuando sí aparecía en varios de los vídeos que circularon profusamente por las redes sociales.

Pablo, vecino de Moratalaz y simpatizante del colectivo Distrito 14, acudió a la concentración por la sanidad pública de su barrio, como otros de sus vecinos, en respuesta a las caceroladas de personas que piden el fin del estado de alarma, manifestaciones que se han extendido en otros distritos y municipios de Madrid. Pablo cuenta a El Salto que en su distrito ambas convocatorias coinciden en la avenida Moratalaz a escasos metros una de la otra. El martes, dice, fue tranquila pero con mucha policía. En la del día siguiente hubo mucha más gente y se generó más tensión, hasta que comenzó una trifulca de la que Pablo salió con una fractura de nariz.

“De repente, a una distancia de unos cuatro metros el chico de rojo les lanzó una lata o botella de refresco. En ese momento, el chico de rojo se acerca corriendo a por ellos y empieza a pegar. Así comenzó la pelea”

“Había cierta tensión porque es verdad que los de las cacerolas se acercaban mucho y pegaban voces cerca de tu cara” describe Pablo. En un momento, dos chicos de la concentración de la sanidad pública atravesaron por un lado la de las cacerolas gritando la consigna más sanidad menos cacerolas. En ese momento apareció un hombre con camiseta roja —el que ha salido en prensa como el único agredido— que empezó a encararse con los dos chavales, y estos, a su vez, respondieron, aunque rápidamente le dan la espalda y se alejan. Y sigue Pablo, “de repente, a una distancia de unos cuatro metros el chico de rojo les lanzó una lata o botella de refresco. En ese momento, el chico de rojo se acerca corriendo a por ellos y empieza a pegar. Así comenzó la pelea”.

A juzgar por los vídeos publicados en redes sociales, que exigen una mirada atenta y detallada, se creó un confuso zafarrancho en el que volaron patadas y empujones. Varias personas se acercaron con el fin de calmar, o mediar en la situación, entre ellos Pablo, quien vestía una camiseta negra y llevaba su mascarilla. “En ese tumulto de gente moviéndose y de gritos fue cuando, por la espalda, recibí un golpe. No fui consciente en ese momento ni quién ni con qué pero me dan un golpe en la nariz y caigo al suelo” recuerda. El enfrentamiento siguió con otras personas, y segundos después el hombre que presuntamente comenzó con el primer empujón echó a correr. En otro vídeo se puede apreciar que otros le persiguen, y cómo en algún momento cae al suelo de cabeza, dispersándose así el altercado.

Parte Médico Pablo Moratalaz
Parte médico de Pablo después de acudir al Hospital Gregorio Marañon para que le atendieran la fractura de nariz.

Pablo asegura que la policía llegó después de los incidentes y que él no denunció porque pensó que lo que tenía era algo leve. Ya en su casa, empezó a sentir un fuerte dolor en la herida. Fue en el ambulatorio donde le detectan la fractura en la nariz y lo envían al Hospital Gregorio Marañon. “Allí ya me colocan lo huesos rotos y me dan un par de puntos". Aún con todo prefirió no denunciar ya que no sabe quién pudo haberlo golpeado.

Transcurrida la mañana del jueves, los titulares de Moratalaz con la versión del único agredido siguieron resonando, al mismo tiempo que tuit a tuit cientos de perfiles desgranaban el actuar de la supuesta víctima del incidente. Por su parte, el alcalde José Luis Martínez Almeida se pronunció en la rueda de prensa después de Junta de Gobierno, responsabilizando al colectivo Distrito Catorce de los altercados con estas palabras: “Condenamos los incidentes de ayer no como consecuencia de una concentración pacífica sino como consecuencia de una banda que hay en Moratalaz que se denomina Distrito 14, que entiende que los demás no tienen los mismos derechos que ellos...”. 

A estas acusaciones del alcalde responde el colectivo Distrito 14 preguntado por El Salto:  “La única a agresión que ha habido aquí es la que inicia la persona de rojo y que está yendo de víctima por todos los medios de comunicación, se ve perfectamente  en los vídeos. El resto de personas nos defendemos e intentamos detener la agresión” señala Jorge, uno de los portavoces del colectivo juvenil. “Nosotros estamos para protestar y reivindicar una sanidad pública que es todo lo contrario de lo que reivindica y pide la gente que se manifiesta con cacerolas y banderas rojigualdas”. A juicio del portavoz la dicotomía no está en fascistas/antifascistas, sino en la gente que aboga por la sanidad privada, y la que está por la sanidad pública y universal para todas las personas sin discriminación ninguna. Subraya que en Moratalaz se manifiestan de manera controlada y con todas las distancias de seguridad, “cosa que no están cumpliendo las personas que abogan por la sanidad privada”.

“Nosotros estamos para protestar y reivindicar una sanidad pública que es todo lo contrario de lo que reivindican y piden la gente que se manifiesta con cacerolas y banderas rojigualdas”

Jorge se refiere también a que no es la primera vez que el Alcalde señala sin pruebas a su colectivo, “En 2016 durante las fiestas de Moratalaz hubo unas acusaciones hacia Distrito 14 por unas agresiones que supuestamente se habían producido, y que, entre otras cosas el diario El País fue condenado por hacer ese tipo de acusaciones, y a día de hoy no han rectificado“. Admite que están valorando seriamente poner varias denuncias ”tanto a los políticos que están acusándonos sin pruebas como a los medios que están difundiendo bulos y mentiras, a sabiendas“.  

Jorge coincide que este jueves ha acudido más gente a la concentración de la sanidad pública que a la de las cacerolas: ”Hemos vuelto a ganar la plaza, hemos vuelto a superar en número y en cánticos a la otra gente, lo único malo a destacar, las identificaciones que, según nos han dicho los mandos de la policía nacional, pretenden  ser multas. Estaremos atentos“ concluye.

Sanidad
Moratalaz despide a su médica luchadora
El barrio madrileño de Moratalaz despide a Inmaculada Hernández Beltrán, fallecida por coronavirus, que estuvo 30 años implicada en medicina de familia y luchas por la sanidad pública

Relacionadas

Sanidad pública
Exigen un servicio de intérpretes en sanidad

Una performance frente al Centro de Salud de Lavapiés sirvió para reiterar la grave carencia que implica no contar con intérpretes que faciliten el entendimiento entre el personal sanitario y sus pacientes. El pasado mes de marzo, un ciudadano bangladesí falleció tras no poder entender las indicaciones médicas que se le transmitían en forma telefónica.

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

3 Comentarios
#61543 11:03 25/5/2020

¿Puedo pedir más justicia social? ¿Sanidad pública y educación pública de calidad y para todas las personas? ¿Trabajo digno, vivienda digna para todas las personas? ¿Es eso libertad y democracia? Pidamos libertad y democracia entonces

Responder
0
0
#61740 18:49 26/5/2020

Si no hay democracia eso que dices son simples concesiones (que tampoco me parecen mal, suponen cierto avance)

Responder
0
0
#61367 22:28 22/5/2020

¿Porqué todas esas demandas materiales? ¿Porqué no piden democracia y libertad?

Responder
0
0

Destacadas

Crisis económica
España recibiría 77.000 millones a fondo perdido del plan de recuperación que ultima la Unión Europea

El Gobierno de Pedro Sánchez tendrá acceso a 77.000 millones para paliar el descuadre en las cuentas públicas provocado por las medidas del covid-19, según ha adelantado Bloomberg. Es aproximadamente un 6% del PIB.

Unión Europea
Mucho Merkel y poco Sánchez en la propuesta de la Comisión Europea

La propuesta presentada hoy por la Comisión Europea, Next Generation EU, constaría de 750.000 millones de euros de los cuales dos tercios serían en transferencias directas y un tercio en préstamos. Pero sus condicionantes siguen siendo una incógnita.

Coronavirus
Segunda querella contra Ayuso por la “nefasta” gestión de las residencias
Familiares de residencias de Leganés y Alcorcón acuden a los juzgados en una segunda tanda de demandas contra la presidenta de la Comunidad de Madrid.
Sareb
El FROB da por perdido el dinero que inyectó en el Banco Malo

El Fondo de Reestructuración Bancaria publica sus cuentas de 2019 en la que valora en cero su participación en la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria.

Universidad
El alumnado universitario becado demuestra mejores resultados académicos

El anuncio de la eliminación del criterio académico para las becas universitarias ha generado rechazo entre los defensores de la “cultura del esfuerzo”, pero la actualización de cifras del sistema universitario demuestra lo que los expertos ya advertían: los estudiantes becados son los que más rinden, y las ayudas han de buscar paliar la desigualdad social en el acceso a la educación superior. 

Cuidados
CC OO propone una batería de ayudas económicas para la conciliación

El sindicato plantea que se respalden económicamente las únicas medidas de conciliación que se han tomado como consecuencia de la crisis del covid-19 y que posibilitan la adaptación o la reducción de la jornada, con la pérdida salarial que esto implica. 

Migración
El movimiento #RegularizaciónYa se internacionaliza

Tras la publicación el día 25 de un manifiesto internacional por la regularización de las personas migrantes que ya cuenta con casi 200 adhesiones, esta tarde a las 19h, se lanzará la campaña internacional #PapersForAll en las redes sociales.

Extrema derecha
A los monstruos no mirar

La mejor manera de contraatacar es construyendo alternativa, porque ya hemos visto que, haciéndoles caso, aunque sea con buenas intenciones, el monstruo sólo crece y se enfurece.

Últimas

Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.