Brasil
Luiza Carvalho: “La movilización en Brasil sigue y hay más colectivos monitoreando lo que pasa”

Directora regional de ONU Mujeres para las Américas y El Caribe hasta hace unos meses, Luiza Carvalho acaba de “jubilarse de la ONU”, pero no de su trabajo para promover la igualdad de género. Cree que los gobiernos de corte neoliberal no tienen que ser necesariamente beligerantes contra las políticas de género, aunque reconoce que cuando hay grupos conservadores muy cercanos a los gobiernos, las mujeres salen perdiendo. 

Luiza Carvalho ONU Mujeres
Luiza Carvalho, directora regional de ONU Mujeres para las Américas y El Caribe hasta 2019. David F. Sabadell

publicado
2019-05-13 06:00:00

Directora regional de ONU Mujeres para las Américas y El Caribe desde 2014 hasta finales de 2018, Luiza Carvalho acaba de “jubilarse de la ONU”, cuenta, aunque no de su trabajo para promover la igualdad de género. Carvalho asegura que desde que el 1 de enero asumió la presidencia Jair Bolsonaro en Brasil, no ha habido una pérdida de derechos drástica pero sí movimientos estratégicos para que estos cambios puedan llevarse a cabo. Y, pese a que Bolsonaro no ha dado a conocer claramente su programa, sí ha dejado claro en su discurso quiénes son sus amigos y a quién señala como enemigos, advierte Carvalho. Sin embargo, pasados cien días de Gobierno de Bolsonaro, hay otros movimientos: mujeres, profesores, intelectuales y cada vez más colectivos de la sociedad civil están activándose para señalar a Bolsonaro. Carvalho habló en el ciclo de conferencias “Mujeres contra la impunidad” organizado por la Casa Encendida y la Asociación de Mujeres de Guatemala (AMG) del movimiento de mujeres que en Brasil ha servido para activar cada vez más colectivos de la sociedad civil y ponerlos en alerta contras las políticas de la extrema derecha.

Tu conferencia se titula “¿Por qué millones de mujeres dijeron #EleNão (él no) al entonces candidato de ultraderecha a la presidencia de Brasil?”. ¿Por qué lo hicieron?
Yo creo que porque el candidato ha presentado una serie de creencias que para el movimiento feminista significa retrocesos muy dramáticos. Pero no es solo la propuesta conservadora sobre las costumbres, sino también las políticas neoliberales, que sabemos que afectan fuertemente al equilibrio dentro de una sociedad. En los últimos años, y gracias a planes estatales, se llegó a una situación en Brasil en la que se veía claramente y de forma innegable un aumento del poder adquisitivo de familias, mayor empoderamiento de algunos sectores… Ha habido un salto generacional entre madres que eran analfabetas y sus hijas e hijos, todos matriculados en la universidad, y existe una gran preocupación en Brasil de que se pueda retroceder en los avances. 

Jair Bolsonaro ha llegado al Gobierno con un discurso abiertamente antimujeres y contra los derechos LGTB o de los pueblos indígenas, y ya en su primera semana de gobierno anunció una batería de medidas que eran toda una declaración de intenciones. ¿Se ha trasladado ese discurso ya a sus políticas? ¿Cómo?
A día de hoy en Brasil hay dos grandes frentes en el Congreso: la reformas del sistema de seguridad y la reforma del sistema de protección social. Sin embargo, no hay planes sectoriales en los ministerios. Ha habido una gran movilización de la sociedad civil para saber que está pasando porque, aunque hasta ahora el Gobierno no haya hecho grandes cambios en ese sentido, sí hay algunos asuntos que pueden afectar. Por ejemplo, en Brasil los ministerios tenían hasta ahora su propio consejo, compuesto por personas de la sociedad civil, empresarios trabajadores y el gobierno mismo. Al cumplirse cien días de gobierno Bolsonaro se han eliminado estos consejos. No hay una pérdida directa de derechos, pero hay cosas que están llegando y que naturalmente van a afectar a la gestión de la sociedad y a la estructura del Estado.

En Brasil, las mujeres han dicho “él no” en movilizaciones multitudinarias previas a las elecciones, pero “él” ha ganado. ¿Para qué ha servido la movilización de las mujeres? 

La movilización sigue. EleNão es un movimiento que tiene tres millones de afiliadas, su coordinadora ha sido perseguida. Este y varios otros son movimientos que sirven para que la propia democracia en el país se fortalezca. Además hay una revitalización de sectores que hace mucho tiempo que no se manifestaban, como el de la educación; hay un grupo de intelectuales que se está organizando... De enero a ahora se ha incrementado el número de colectivos y movimientos que están monitoreando lo que está pasando. Los medios, muchas veces medios que tuvieron un rol fundamental en la elección del candidato, están trayendo también discursos críticos. Y ese posicionamiento muy crítico viene también de analistas de centro y centro derecha, porque se percibe una gran ineficiencia. Nunca conocimos el programa del candidato cuando era candidato y ahora es necesario conocer el programa del presidente, y no se conoce. Está viendo esta movilización que yo creo que para Brasil es muy positiva.

Voy a ser franca, veo de manera muy positiva a gobiernos liberales como los de Argentina o Chile
¿Hay una tendencia al ascenso de las derechas en América Latina y el Caribe? ¿En qué países y con qué demandas?
Voy a ser franca, veo de manera muy positiva algunos gobiernos liberales. En Argentina se ha aprobado el plan Brisa, que establece una compensación económica a las familias afectadas por un feminicidio. En Chile hay pruebas de la eficiencia de la incorporación de las mujeres al mercado laboral, lo que genera otros impactos positivos. Creo que hay gobiernos neoliberales que han puesto unas líneas rojas sobre asuntos que son consensos; no creo que los gobiernos neoliberales tengan necesariamente que hacer una cruzada contra el género. Ahora, lo que yo siento es que allí donde el poder conservador tiene un espacio muy fuerte, los gobiernos se están demostrando de muy bajo compromiso y sensibilidad no solo en tema de género sino también en el tema indígena, afrodescendientes, pequeños propietarios rurales, colectivos LGTB.

¿En qué grupos piensas y en qué gobiernos?
Hay una tendencia muy fuerte en América Latina de estos grupos que se posicionan en contra de la ideología de género. Son normalmente grupos religiosos o algunos grupos más conservadores dentro de las religiones, que están trayendo estos discursos, movilizando dentro de los congresos impidiendo aprobación de leyes o retomando temas que ya estaba superados.
América Latina
Bolsonaro y López Obrador, dos estilos para gobernar las grandes potencias de América Latina
Con pocas semanas de diferencia Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador asumieron la presidencia de sus países, Brasil y México, las dos mayores economías latinoamericanas.

En Brasil se han vivido episodios como la recogida de firmas contra una visita de Judith Butler o la ministra que difunde bulos sobre indígenas. ¿En qué países tienen más poder?
Brasil es uno de los países en los que están ganando una influencia muy grande y eso no viene de este Gobierno, ya venían creciendo fuertemente y mostrando mayor capacidad de autofinanciación y una estrategia muy clara. También Paraguay es un país donde tienen una presencia bastante acentuada. Pero es un fenómeno regional, aunque luego hay gobiernos neoliberales que no están tan vinculados.

En España hemos visto emerger estos discursos antimujeres, ha ocurrido también en Alemania, Polonia, Hungría, ¿es una tendencia global?
Es global, pero es diferente. Es muy amenazador que se rompa un modelo de familia o de economía, y creo que la base está muy centrada en esto. Pero lo que creo es que hay un desconocimiento porque esto, la mayor autonomía de las mujeres, ya está pasando. La cuestión —el combate— es sobre si vamos a legitimar un orden que existe o vamos a imponer un pensamiento y restringir los avances.

¿Están ganando el debate esos grupos?
Creo que no hay un enfrentamiento fuerte en este combate de discursos, porque se basa en datos y en evidencias y existen elementos para fundamentar muy bien con hechos. Lo que sí se percibe es una ganancia de espacio muy grande de estas ideologías porque se reproducen en los espacios que son favorables a ellos, por eso hay que ser muy precisos en cuáles son los temas reales de debate, y ahí los medios tienen un papel fundamental.

América Latina es considerada una de las regiones con tasas más altas de feminicidios porque en las otras ni se mide ni tienen la terminología
Brasil es uno de los “campeones en feminicidios”, en tus palabras, con 4.000 mujeres asesinadas por año como consecuencia de la violencia machista. ¿Es el feminicidio un crimen propio de América Latina y el Caribe?
El mérito que tenemos es el de haber puesto nombre a esta violencia. La palabra “feminicidio” viene de México y del movimiento de la sociedad civil de América Latina. Era la sociedad civil quien contabilizaba los feminicidios antes de que lo hicieran los Estados. Luego ha habido una respuesta normativa bastante fuerte. Así que creo que esta región está considerada como una de las que tienen las tasas más altas porque en las otras regiones no se mide ni tienen la terminología. En Brasil hay 4.650 muertes al año y 50.000 violaciones denunciadas, pero estamos seguras de que hay mucho más. Hay que medir, hay que medir bien y hay que responder en varios niveles. Hay países que se centran en mandar un mensaje de no impunidad, hay países que están enfocados en la prevención, hay otros países que están integrando bases de datos. Lo que tenemos que tener hoy es el valor de trabajar el tema cultural.

La respuesta normativa en América Latina ha sido fuerte pero esta violencia no cesa. ¿Se pueden frenar los feminicidios con políticas públicas?
Sí, si son integrales pueden contribuir. Tengo una gran esperanza en ello, pero la idea es ir cambiando el concepto y la mentalidad de la sociedad.

Brasil
La estrella de Bolsonaro entra en crisis tras la detención de los asesinos de Marielle Franco

Los vínculos de la familia Bolsonaro con la red que ordenó y ejecutó el asesinato de la diputada de Río de Janeiro Marielle Franco, se suman a los distintos frentes de contestación contra el presidente brasileño, en su peor momento desde que llegó al Ejecutivo.

Relacionadas

Brasil
La huelga general en Brasil fortalece la lucha contra la Reforma del Seguro Social

La huelga general del pasado 14 de junio contra la Reforma del Seguro Social, en defensa de la educación y de los empleos movilizó a la clase trabajadora y a la juventud en diversas ciudades de Brasil.

Brasil
Glenn Greenwald, el periodista que se enfrenta al bolsonarismo en Brasil

Es el periodista que ha sacado a la luz las conversaciones entre juez y fiscales que demuestran las irregularidades cometidas en el proceso judicial contra Lula. Greenwald, casado con un diputado de la izquierda brasileña, se ha convertido en protagonista del Brasil de hoy.

Brasil
“Los mensajes confirman que Lula es un preso político”

Los mensajes parecen comprobar lo que ya se sospechaba: el juez Moro actuó como asistente de la acusación del expresidente Lula. El hoy ministro, que juega un papel fundamental en el Gobierno de Bolsonaro, conspiró con el fiscal del caso Lava Jato para perseguir al expresidente cuando lideraba la campaña electoral de 2018.

0 Comentarios

Destacadas

Educación
Medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Fiscalidad
La tasa Google torpedea el camino hacia el FMI a Nadia Calviño

La reunión de los ministros de finanzas del G7 se salda con un principio de acuerdo para gravar a los cuatro gigantes tecnológicos: Google, Amazon, Facebook y Apple.

Actualidad LGTBIQ+
Indignación por la homofobia del gobernador de Puerto Rico y otros titulares de la actualidad LGTBIQ

La ola de indignación por un chat sexista y homófobo en el que participaba el gobernador Ricardo Rosselló ha prendido la mecha de una protestas en Puerto Rico a las que se ha sumado Ricky Martin o Bad Bunny. La Cámara de los Comunes ha instado al Gobierno de Irlanda de Norte a aprobar el matrimonio igualitario lo que podría ser una vía para que este derecho fuese una realidad en todo el Reino Unido. La actualidad LGBT de las últimas dos semanas pasa también por Botsuana, EE UU, Ecuador y Polonia.

Bebés robados
Ni un paso atrás

Son sorprendentes algunas declaraciones de la prensa que dicen que este hallazgo puede dar un vuelco al relato sobre bebés robados. No debería ser así, ya que si algo se ha demostrado con este reencuentro es que el tráfico de bebés existía.

Últimas

Humor
Acuerdos

Octava entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

La Rioja
Segunda investidura fallida en La Rioja

La falta de acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos imposibilita la investidura de la socialista Concha Andreu tras dos reuniones de urgencia en las últimas 24 horas. Por delante dos meses de negociaciones hasta el próximo intento.

Fascismo
La resurrección y el infierno

Las recientes disputas con el Vaticano a propósito de la exhumación de Franco, nos llevan a recordar los estrechos vínculos de la Iglesia con el fascismo y a ponernos de nuevo en guardia ante quienes buscan deshumanizar y exterminar al otro.

Obituario
Un sentido adiós a Paco López Jiménez
Este 16 de julio, de manera tan dolorosa como inesperada, nos abandonó Francisco López Jiménez, "Paquillo", militante ecologista de referencia
Fronteras
Grecia y la cuestión meridional de la Unión Europea

La perspectiva griega nos permite ver con mayor claridad la realidad del “Estado de seguridad”, que está surgiendo dentro de la UE, en la medida en que ese organismo está otorgando a las políticas neoliberales un estatus constitucional mediante un mecanismo liberado de cualquier forma de control democrático.

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno.