Brasil
Brasil despierta ante la corrupción del sistema judicial: “Los mensajes confirman que Lula es un preso político”

Los mensajes parecen comprobar lo que ya se sospechaba: el juez Moro actuó como asistente de la acusación del expresidente Lula. El hoy ministro, que juega un papel fundamental en el Gobierno de Bolsonaro, conspiró con el fiscal del caso Lava Jato para perseguir al expresidente cuando lideraba la campaña electoral de 2018.

Jair Bolsonaro y el Ministro Sergio Moro
Jair Bolsonaro y el Ministro Sergio Moro. Foto: José Cruz/ Agência Brasil

publicado
2019-06-13 07:06:00

Tras un año en la cárcel, en una celda aislada, el expresidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva finalmente tuvo la posibilidad de dar entrevistas. Después de vencer una larga batalla judicial que le silenciaba, hace poco más de un mes recibió la visita de los primeros periodistas. Quien esperaba verlo débil y decaído se sorprendió: en los vídeos que se publicaron, un Lula altanero y determinante afirmaba su inocencia con la fuerza discursiva de un líder que no aparentaba ninguna señal de miedo, duda o timidez. “Déjame decirte alto y claro: Sergio Moro es un mentiroso. Deltan Dallagnol es un mentiroso. Todo lo que quiero es que Moro haga un discurso cada día. Cuanto más hable... Cuanto más hable, más se comprometerá.”

Parece que algo de razón tenía. De hecho, en este entonces ya habían sido proferidas las palabras que pondrían en situación comprometida a Sergio Moro, el exjuez y actual Ministro de Justicia que fue responsable de su condena a prisión. Es verdad que no fueron palabras dichas en discursos para cámaras de televisión –como le suele gustar a Moro–, sino que en privado, a través de aplicaciones de móvil, justamente con el coordinador de los fiscales responsables de la acusación de Lula, Deltan Dallagnol.

La filtración de mensajes que demuestran a Moro aparentemente actuando en colusión con los fiscales de la acusación ha generado un escándalo que paralizó Brasil. Las conversaciones publicadas en el sitio de noticias The Intercept Brasil dominaron los titulares y los debates políticos. No porque pusieran sobre la mesa información jamás supuesta antes, sino porque tienen el poder de comprobarla.

MORO: DE JUEZ A MINISTRO

No son novedosas las críticas a las actuaciones del exjuez Sergio Moro y del fiscal Dallagnol en la dirección de la Operación Lava Jato, que investiga relaciones de corrupción entre constructoras y políticos de Brasil. Si, por un lado, es verdad que los dos son vistos por parte de la sociedad como héroes anticorrupción, por otro son también muy cuestionados por actuar supuestamente de forma selectiva y con intenciones políticas, ignorando derechos de los acusados y repetidamente practicando acciones irregulares y arbitrarias en el ejercicio de sus funciones.

Ejemplos no faltan: irónicamente, fue Moro quien, en 2016, filtró a la prensa conversaciones telefónicas sigilosas entre Lula y la entonces Presidenta de la República, Dilma Roussef. Adepto a los escenarios, micrófonos y a los espacios frecuentados por políticos de derechas, Moro no tuvo, en ese mismo año, el cuidado de evitar fotografiarse entre sonrisas al lado de acusados a los que debería juzgar –como, por ejemplo, el diputado Aécio Neves, candidato derrotado en las elecciones presidenciales del 2014, contra el Partido de los Trabajadores (PT), el partido de Lula y Dilma.

En los diálogos entre Moro y Dallagnol se encuentran ejemplos paradigmáticos de lo que en Brasil se suele caracterizar como antipetismo, el sentimiento que rechaza al PT, muchas veces aderezado con alguna dosis de odio y caldo ideológico de derechas

Aún así, entre alabanzas, críticas y acusaciones férreas, Moro fue el autor de la sentencia que llevó al popular expresidente a la cárcel el año pasado. La decisión, basada en la acusación presentada por Dallagnol y sus colegas, es considerada extremadamente frágil por muchos juristas. El hecho de que haya sido confirmada por tres jueces de una instancia superior no fue suficiente para borrar sospechas y teorías conspirativas. Esto se explica porque Luis Inácio Lula da Silva fue condenado en tiempo récord, en plazos que curiosamente se fueron coordinando a la perfección con el calendario electoral. Y con el pequeño detalle que es sabido por todos: Lula lideraba con considerable ventaja las encuestas para las elecciones del año pasado.

Para empeorar, poco después de que se terminara el periodo electoral —en el que su actuación tuvo un papel definitivo— Sergio Moro hizo un movimiento que para muchos le desenmascaró. Invitado por el nuevo presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, para asumir el Ministerio de Justicia, lo aceptó sin vacilar. Para colmo, en un error característico de su estilo no muy brillante, Bolsonaro llegó a confesar que había prometido a Moro nominarlo a la Corte Suprema de Justicia en la primera oportunidad que se le apareciera.

MORO: EL ASISTENTE DE LA ACUSACIÓN

Hasta pocos días atrás, estos hechos eran las evidencias más claras de que sí había razón para sospechar que Moro no fue un juez imparcial al condenar a Lula. Hasta que llegaron los audios con las conversaciones entre el ahora ministro y los fiscales de la acusación de la Operación Lava Jato.

La filtración, publicada en The Intercept Brasil, cayó como una bomba. El material muestra a Moro dando instrucciones a Dallagnol en diferentes momentos, como un asistente de la acusación. En un pasaje critica la preparación de una fiscal: “Intente darle unos consejos. Un entrenamiento sería bueno”, escribió Moro.

En otros momentos el juez sugiere cambiar el orden de las fases de investigación y hasta pide que sean hechas nuevas acciones: “¿No es mucho tiempo sin operaciones?”, pregunta, y en otro mensaje se queja: “No se puede cometer este tipo de error ahora”.

Moro también indica a Dallagnol el contacto de una persona que considera que podría ser llamada como testigo: “Aparentemente estaría dispuesta a prestar información, por eso te la paso. La fuente es seria”. Y cuando el PT atacó la Lava Jato en nota pública, Moro usó el plural para preguntar a Dallagnol: “¿Deberíamos rebatir oficialmente?”.

DALLAGNOL: CONCIENCIA DE DENUNCIA FRÁGIL

Además de otros ejemplos de esta naturaleza, el material difundido también muestra los comentarios y movimientos de los fiscales cuando fue provisoriamente concedido —y rápidamente negado de nuevo— al expresidente Lula el derecho a dar entrevistas desde la cárcel antes de las elecciones. En los diálogos, se encuentran ejemplos paradigmáticos de lo que en Brasil se suele caracterizar como antipetismo, el sentimiento que rechaza al PT, muchas veces aderezado con alguna dosis de odio y caldo ideológico de derechas.

“¡¡¡Qué broma!!! ¡¡¡Indignante!!! Ahí va el tipo a armar un escenario en la cárcel. Un verdadero circo. (…) Y nosotros acá haciendo el papel de payasos con una Corte Suprema como esta…”, dijo la fiscal Laura Tessler, a lo que le contestó su colega Isabel Groba: “¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Mafiosos!!!!!!!!!!!!!”

La filtración también revela el sentimiento de Dallagnol pocos días antes de presentar públicamente la denuncia en contra de Lula por el caso de un apartamento “triplex” que supuestamente le fue ofrecido por el empresario de una gran constructora. El fiscal manifestaba dudas e incertidumbres sobre el caso. “La opinión pública es decisiva y es un caso construido con prueba indirecta y palabra de colaboradores en contra de un icono (Lula) que pasó incólume por el mensalão (caso de corrupción durante el gobierno Lula en 2005)”, dijo el fiscal a algunos colegas. Pasados unos días, los fiscales fueron criticados por los analistas por la fragilidad de su denuncia, en cuya presentación llegaron a admitir que no tenían “pruebas cabales” de que Lula era dueño del departamento. Sin embargo, por esta misma presentación, que tuvo amplia repercusión en medios de prensa, Dallagnol y sus colegas ganaron apoyo de una parte de la población.

LA REPERCUSIÓN

Después de la divulgación de las conversaciones, el ministro Sergio Moro y el grupo de fiscales de la Operación Lava Jato se apresuraron a publicar dos notas públicas con tonos similares. Acusan la filtración de haber sido fruto de acción criminal, un robo hecho por hackers, y afirman no ver ninguna irregularidad reflejada en las conversaciones difundidas que, según ellos, fueron “sacadas de contexto”. Sin embargo, al no negar la autoría de los mensajes, prácticamente avalaron su veracidad.

Ni siquiera sus pares salieron en su defensa. La Orden de los Abogados de Brasil (OAB) afirmó que “el contenido de las conversaciones difundidas amenaza importantes fundamentos del Estado Democrático de Derecho” y pidió la destitución de los fiscales y del ministro hasta que se concluya una investigación detallada. El Consejo Nacional del Ministerio Público (CNMP), autoridad máxima de la clase de los fiscales públicos, fue por la misma senda: determinó la apertura inmediata de una investigación hacia los fiscales involucrados.

El Partido de los Trabajadores fue directo: “Moro, Dallagnol y sus socios actuaron de forma coordinada para crear una farsa judicial, forjando acusaciones con el objetivo político de impedir la victoria de Lula y del PT en las elecciones presidenciales”. Acerca de la prisión de su correligionario, concluye: “Los mensajes comprueban, hasta para los que se negaban a ver los hechos, que Lula es un preso político”.

Presionado, Moro tendrá que presentarse al Senado Federal para prestar sus explicaciones. Algunos diputados amenazan convocarlo también a la Cámara de Diputados con el mismo propósito. De parte del presidente Jair Bolsonaro, hasta ahora, solamente el silencio. Ayer, cuando algunos periodistas le preguntaron sobre el caso, se dio la vuelta y les dejó sin respuestas.

GREENWALD TIENE EL CONTROL: “ES APENAS EL COMIENZO”

“Sergio Moro es un mentiroso. Deltan Dallagnol es un mentiroso.” Las frases de Lula reproducidas en el inicio de este reportaje fueron dichas al estadounidense Glenn Greenwald. El periodista ganó fama en 2013, cuando publicó las filtraciones del exagente de la Agencia de Seguridad Nacional de EE UU Edward Snowden. En aquel entonces, las publicaciones de Greenwald en los periódicos The Guardian y Washington Post develaron informaciones secretas filtradas por Snowden sobre el programa de vigilancia en masa del gobierno estadounidense, con el robo de datos personales de millones de personas.

Una vez más, Greenwald está encargado de abrir las cortinas del escenario. Las filtraciones de las conversaciones entre Sergio Moro y los fiscales de la Lava Jato fueron entregados a él por una fuente no revelada. Junto a su equipo de periodistas, Glenn afirma que publicó apenas una pequeña parte en su website, el The Intercept Brasil. “Este es apenas el comienzo de lo que pretendemos que sea una investigación periodística continua de las acciones de Moro, de Dallagnol y del grupo de fiscales de la Lava Jato —sin mencionar la conducta de innumerables individuos que aún tienen un enorme poder político y económico dentro y fuera de Brasil”, dice la primera parte de la nota con las filtraciones, causando escalofríos en mucha gente.

En su cuenta personal de twitter, Greenwald adoptó un tono aún más épico: “La carpeta cedida por nuestra fuente sobre Brasil es una de las más grandes de la historia del periodismo. Contiene secretos explosivos en chats, audios, vídeos, fotos y documentos sobre Dallagnol, Moro y muchas facciones poderosas. Nuestros reportajes apenas empiezan.”

¿Será verdad? Aún no lo sabemos, cabe esperar los próximos capítulos. De todas maneras, el exministro de educación, Renato Janine Ribeiro, lo definió bien: “Greenwald asumió el protagonismo del partido. Sus blancos están haciendo exactamente lo que quiso o predijo. Es él quien controla el tablero. Por primera vez, desde 2015, la extrema derecha perdió la iniciativa”.

En un contexto donde las manifestaciones en contra de los recortes en educación ya suponían una amenaza para el gobierno de Bolsonaro, las filtraciones debilitan lo que antes fue uno de sus principales pilares: la popularidad y la legitimidad que gozaba Sergio Moro para la parte más conservadora de la población brasileña. Con apenas seis meses, el estadista de ultraderecha ve crecer mes a mes el volumen de desconfianza y críticas hacia su mandato.

Relacionadas

Brasil
“El Gobierno de Bolsonaro es un Gobierno de muerte”

Fue blanco de fake news durante la campaña electoral de Brasil a la que concurría como candidata a vicepresidenta del Partido de los Trabajadores, y ahora advierte sobre hacer política con unos bots que no están a disposición de todos. Dice que la maternidad ha hecho de ella una mujer más revolucionaria que nunca, una fuerza que ahora pone en la lucha contra la “necropolítica” de Jair Bolsonaro.

Pensamiento
Vijay Prashad: “Se requerirá una lucha valiente para reconstruir las bases de la izquierda”

Vijay Prashad ha dedicado buena parte de su obra al legado del Proyecto del Tercer Mundo y las luchas populares del Sur Global. Actualmente dirige el Tricontinental, una institución internacional que apunta a construir puentes entre movimientos populares y una amplia red de intelectuales de izquierda.

Brasil
En defensa de la verdad sobre Marighella

La llegada al poder de la extrema derecha en Brasil ha supuesto también una ola de revisionismo histórico en la que protagonistas de la resistencia a la dictadura son retratados como asesinos.

7 Comentarios
Weberson divino Pereira 15:05 14/6/2019

Por mais que Tente dizer que o ministro esta errado não vai consegui explica onde esta o dinhero do povo brasileiro. Porque tanta falta de investimento.porque nunca fizeram nada?por mim não tem um político do PT limpo nesa historia, todos são corruptos......

Responder
0
2
#35859 23:26 14/6/2019

Yo no sé q país vive ese periódico es un ladrón robó todo un país dejo un país en banca rota para favorecer su familia e un bando de ladrones dejo un país tiene q queda por resto de la vida preso sus hijos multimillonario quebró las empresas de mi país

Responder
1
3
#35841 14:37 14/6/2019

Quiero dejar aquí mi repudio a este periódico sensacionalista, tendencioso, soy brasileña y harta de ler tantas notícias totalmente distorcidas a respeto de la política brasileña actual, nunca jamás en mi vida, he visto un gobierno realmente luchando por nuestro país, sin vender nin comprar cargos políticos, e/o apoios en proyectos, por eso incluso están parados a la espera de votación, porque aún queda resto de la pandilla, y también la mala costumbre de llevar propina en todo, todo,, somos una nación en reconstrucción, gracias al presidente Jair Messias Bolsonaro. Y vamos a rumbo cierto, sin la corrupción de siempre.... Gracias a Dios

Responder
1
3
#35861 23:30 14/6/2019

No tiene ni idea q pasa en Brasil robo todo un país moral quería quitar nuestro orgullo Sergio moro es un héroe puso en riesgo su vida de su familia todos aquellos dispuesto a luchar contra la corrupción y el crimen organizado son todos unos terroristas quería destruir mi país la dignidad de un pueblo

Responder
0
1
#35824 10:19 14/6/2019

Hola,
Creo que el reportaje se olvida de citar todas las pruebas que fueron presentadas en el caso específico (del piso triplex) y que el caso ya fue juzgado en trés otros niveles del poder judiciário, todas confirmando la decisión del juez Moro.

Además, Lula está en juicio por otros ocho casos de corrupción, que no están sendo juzgados por Moro.

Decir que el objetivo de la Lava Jato fue prender Lula por fines políticos no tiene ninguna base en los hechos, visto que la operación ya envió a la carcel otras 73 personas (donde sólo 14 son politicos).

Responder
4
5
#35842 14:40 14/6/2019

Nº me dejan escribir lo que pienso de e de te periódico, y la verdad sobre la política de Brasil, pero me alegro que hay más gente aquí, dispuesto a difundir la verdad

Responder
1
1
#35862 23:34 14/6/2019

Me alegro q hay gente q quire un Brasil mejor arisca sus vidas las personas de bien lo mejor q podía pasar después de 500 años hay esperanza para mi gente vamos construir un país serio sin ladrones y corrupción ese Lula es preso ladrón tengo vergüenza desde honbre toda su pandillas q saqueó nuestro país

Responder
0
1

Destacadas

Enfermedades
Duelo permanente: cuando hay que aprender a vivir con la ausencia del presente

Las víctimas por daño cerebral irreversible son muchas más de las que figuran en las estadísticas. Familiares y allegados pasan meses, años e incluso décadas al lado de sus seres queridos en estado vegetativo o de mínima consciencia sin poder cerrar su dolor.

Trata
Varapalo de la jueza a la Fiscalía por exculpar a tres policías en la investigación por trata en dos clubs gallegos
Concluye la instrucción relativa a los clubs Queens y La Colina, donde la magistrada atribuye la infracción de una docena de tipos penales a los encargados de los prostíbulos y procesa en contra del criterio de la Fiscalía a tres agentes por asociación ilícita, tráfico de armas y colaboración.
Capitalismo
Estados Unidos contra China

¿Acaso el imperio estadounidense es tan vasto y arrogante en sus exigencias, que cualquier potencia emergente debe enfrentarse a él?

Cine
Ognjen Glavonic: “Las élites de Serbia representan desde finales de los años 80 la vanguardia de la posverdad”

Para el director Ognjen Glavonic, su película La carga es un proyecto contra la lógica del nacionalismo. En ella se ve un drama marcado por los silencios mientras tienen lugar una limpieza étnica y los bombardeos de la OTAN.

Últimas

Partidos políticos
Almeida y Colau, los apellidos del día de la investidura municipal

Hoy, 15 de junio, se forman los Ayuntamientos salidos de las urnas el pasado 26 de mayo. Hasta última hora se han mantenido las negociaciones en un buen puñado de ellos. El PSOE sale reforzado, el PP recupera Madrid y el “cambio” solo resiste en Barcelona, Cádiz y València.

Eventos
Así fue la jornada Mujeres escritoras contra el fascismo
El 15 de junio 'El Salto' organizó una jornada llena de mujeres que combaten el fascismo, cada día, mediante la palabra. Un día en que compartimos debates y saberes, comimos juntas y terminamos bailando.