Ayuntamiento de Madrid
Almeida desaloja por sorpresa las tres acampadas de personas sin techo

La acampada Nadie sin hogar llevaba desde abril en el Paseo del Prado, frente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para exigir solución a su situación de calle.

Desalojo Nadie sin hogar 2
Personas sin hogar protestan a las puertas del ayuntamiento de Madrid por el desalojo de su acampada. David F. Sabadell

publicado
2019-10-04 10:46

Por sorpresa y a las cuatro y media de la mañana. Así es como han sido desalojadas esta madrugada las 120 personas que se encontraban en las tres acampadas Nadie sin hogar, que luchan por salir de la situación de calle. “Ha sido un desalojo manifiestamente ilegal, sin ninguna orden policial. Además ha vulnerado el derecho a la intimidad de las personas que estábamos descansando en las tiendas de campaña y nuestro derecho a la manifestación pacífica”, declara Miki, portavoz de la acampada.

Unas 61 personas se encontraban acampadas en las inmediaciones de la plaza de Cibeles; 50 frente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y 15 más frente al Congreso de los Diputados. “No hemos recibido ningún tipo de interlocución de ningún responsable político, ni el equipo de Marta Higueras ni el del actual concejal, José Aniorte (Ciudadanos). Y Almeida solo ha hablado con nosotros a través de la prensa, diciendo que no le gustaba que estuviésemos allí”.

La situación de calle te da 30 años menos de esperanza de vida y te provoca riesgo de integridad física a diario

El Samur Social ha llevado a 57 de los desalojados al Centro de Acogida de San Isidro, otra parte se ha ido de las zonas de acampada y unos pocos se han quedado cerca de los lugares de concentración. La acampada Nadie sin hogar resistía desde el pasado abril y esperaba una solución a su problema, pero las instituciones han ignorado sus requerimientos. “La situación de calle te sume en una vulnerabilidad en la que tienes incluso 30 años menos de esperanza de vida, por no hablar de que corre peligro tu integridad física cada día. No hay que olvidar que 700 personas duermen en Madrid en la calle cada día”, expresó Miki.

Algunas personas desalojadas se encontraban enfermas o con problemas psiquiátricos y había tanto personas mayores como jóvenes. Este colectivo ha escenificado una protesta a las puertas del ayuntamiento de Madrid, en la que cubiertos con mantas isotérmicas han vuelto a pedir que las instituciones les den una solución. “Antes nos recharazon en el albergue porque decían que no había plazas, hoy han venido a desalojarnos por sorpresa e incluso han tirado todas nuestras cosas a la basura. Por ello iniciaremos acciones legales contra el ayuntamiento”. También se quejan de indiferencia del ministro del Interio en funciones, Fernando Grande-Marlaska.

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha declarado que este desalojo es un “aviso para otras ocupaciones”, en clara alusión al Centro Social La Ingobernable, situado a tan solo 200 metros de la acampada Nadie sin hogar. Almeida también ha asegurado que todos los desalojados han sido realojados, contradiciendo la versión de Nadie sin hogar.

Por su parte, la polícia municipal de Madrid ha difundido a través de sus redes sociales que llevaban tres meses preparando la operación para desmantelar el campamento y que han identificado a 87 personas.

Desde la acampada Nadie sin Hogar reclaman al concejal de Ciudadanos que “es especialmente sangrante que el desalojo del campamento se haya producido el mismo día que se celebra una feria sobre servicios sociales en el Retiro”, a escasos metros de su protesta.

Relacionadas

Desahucios
Esixen solucións para unha familia en risco de desafiuzamento inminente
Concentración diante do Concello de Vigo para esixir solucións para Abel e Carmela e para que as administracións fagan efectivo o dereito á vivenda
Pobreza
Para salir de la calle, primero la casa

El programa Housing First llegó a España hace cinco años. Con él se ha cambiado el paradigma de
inclusión de las personas sin hogar.

Pobreza
En la cola del puchero

No discrimina por color de piel, formación, edad ni procedencia. Gitanas, latinas, negros, caucásicos y blancos de cualquier edad. Así es la cola de El Puchero, un comedor social en Orriols, València. 

0 Comentarios

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Medio millar de juristas denuncian que la sentencia del Procés vulnera el principio de legalidad

El informe publicado por la plataforma International Trial Watch sobre la sentencia del Tribunal Supremo señala que esta viola los derechos fundamentales por falta de previsión jurídica y por menospreciar los derechos de reunión y expresión.

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Rojava
Una cadena internacional de mujeres para defender Rojava

La campaña Women Defend Rojava apela a la solidaridad de las mujeres para defender el proyecto político del Confederalismo Democrático que, tras haber vencido al Daesh, ahora se enfrenta a la invasión de Turquía. El pasado 9 de noviembre estuvieron en La Ingobernable, en un encuentro que dejó el germen de un nuevo comité de apoyo, grupo que viene a sumarse a una larga lista en varias ciudades del Estado y de Europa. 

Minería
Cómo la minería perturba el interior de Murcia
Ecologistas en Acción Murcia y ACUNA señalan los impactos ambientales y culturales de la minería en el territorio de Peña Zafra de Abajo, Balonga y Quibas.
Represión
De pertenencia a banda armada a recibimientos de presos: 102 años por solidarizarse

La Audiencia Nacional considera a Causa Galiza y Ceivar organizaciones criminales para la comisión de delitos de enaltecimiento, y solicita la ilegalización de ambas y 102 años de cárcel para 12 de sus miembros.

Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.

Últimas

Elecciones 10N
Carabanchel y de nuevo el miedo

Cada papeleta de Vox que cogía una mano humana era un trallazo en el alma de quien fue una niña que vio a sus mayores tener verdadero miedo a hacer o decir lo inconveniente. Una niña a la que le contaban los “paseados” de los pueblos de sus padres en León durante la guerra, y los fusilados de después.

Flamenco
Pedro Lópeh: “Es esta una época de mucho sufrimiento, de odio y al final el flamenco habla de eso”
Este viernes Pedro Lópeh lleva a Mérida ‘Ramo de coplas y caminos’, una introducción sentimental al cante, un mapa con indicaciones llanas para todos los que quieren acercarse al flamenco.
Represión
Resistência Galega, un concepto

La operación contra Causa Galiza y Ceivar se articula en base a la vinculación de estas organizaciones con Resistência Galega. Pero incluso la existencia de este grupo resulta controvertida.

Tribuna
Cómo gobernar a La Ingobernable. Relatos de una negociación imposible

El exconcejal Pablo Carmona explica cómo desde la corporación municipal anterior se evitó reconocer a La Ingobernable como sujeto político y por qué la perspectiva de una cesión del espacio nunca estuvo encima de la mesa.

Música
Buscando el hechizo de la música negra
“Sin swing y sin baile, la música tiene poco aliciente”, asegura el periodista Jaime Bajo, quien ha recopilado en un libro 20 entrevistas a músicos que tratan de descifrar el hechizo del ‘groove’.
Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Fútbol
Las futbolistas de primera división comenzarán su huelga este fin de semana

El pasado 22 de octubre las futbolistas decidieron por mayoría ir a la huelga en la novena jornada si no se llegaba a un acuerdo con la Asociación de Clubes de Fútbol Femeninos, ACFF en el que se recogieran sus demandas de mínimos. Las profesionales se rebelan contra los bajos salarios, la alta parcialidad en los contratos y la falta de derechos laborales.