Referéndum del 1 de octubre
Gonzalo Boye: “Todavía no ha empezado el juicio y ya hemos demostrado que aquí no existe rebelión”

Gonzalo Boye, abogado de Carles Puigdemont, se enfrenta a una querella, junto a la juez belga que instruye la causa contra Llarena, en el último episodio de la rocambolesca historia judicial del Procés catalán. 

Gonzalo Boye 1
Gonzalo Boye, durante la entrevista con El Salto. David F. Sabadell

publicado
2018-09-07 11:42

Con la instrucción de la causa por el Procés ya cerrada y con Carles Puigdemont y cinco consellers de su Ejecutivo en el exilio desde hace más de 10 meses, el culebrón judicial en torno a la independencia de Cataluña continúa con nuevos episodios. El último: la querella interpuesta por el jurista Nicolás González-Cuéllar —actualmente bajo estudio de la magistrada Carmen Lamena para decidir sobre su admisión a trámite— contra la juez belga que instruye la causa contra el juez Llarena por falta de imparcialidad y contra Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont, quien ayer anunció que renunciaba como profesor del Centro de Estudios del Colegio de Abogados de Madrid. En el horizonte, el juicio del Procés, que podría comenzar en los próximos meses.

Cómo te sientes?
Bien, yo estoy tranquilo. Sé que el juicio que va a venir es un juicio complicado.

Te refieres al juicio del 1-O.
Sí. Va a ser un juicio complicado a pesar de que el resultado está a la vista.

Está a la vista porque entiendes que los magistrados que componen la sala no son imparciales, y la recusación de estos ha sido rechazada.
Sí, pero no solo eso. De una instrucción injusta y poco fundada en derecho no puede salir un juicio conforme a derecho y, por tanto, saldrá una sentencia contraria a derecho.

Cuentas con que la condena por rebelión también, entonces.
Sí, van a ser condenados y eso es inevitable, pero el juicio tiene que servir para preparar el siguiente recurso.

El del Constitucional o ya hablas directamente del recurso ante el Tribunal de Estrasburgo?
El Supremo y el Constitucional están en la misma función, por lo tanto hay que ir pensando en las instancias internacionales.

Y ya en las internacionales sí que parece que se le va a dar la vuelta a la condena, ya Alemania rechazó los cargos por rebelión.
Es que no puede haber rebelión, lo dice la propia resolución alemana: estos hechos toda democracia tiene que tolerarlos. Lo que está diciendo Alemania es “ustedes no son un Estado democrático”.

En los próximos meses comenzará el juicio. ¿Va a venir Puigdemont?
No.

Y se celebrará el juicio sin él.
Sí, es lo que pretenden. Puigdemont sigue instalado en Bélgica, junto con otros consellers, y ahí es donde van a mantenerse.

Gonzalo Boye 3
El abogado, durante la entrevista realizada en su despacho. David F. Sabadell

Era necesario que una parte de los investigados estuviera fuera para poder organizar una serie de acciones jurídicas que nos permitiesen demostrar lo que está pasando en España

Este exilio ha sido muy criticado, pero... 
Yo creo que la estrategia jurídica que se siguió también tiene una vertiente política en la que no entro ni salgo, porque nunca lo he hecho, pero, desde el punto de vista jurídico, era necesario que una parte de los investigados estuviera fuera para poder organizar una serie de acciones jurídicas que nos permitiesen demostrar lo que está pasando en España, y lo hemos ido mostrando en tiempo real. Es decir, no esperar seis, siete u ocho años a Estrasburgo, si no que en tiempo real hemos ido demostrando. Todavía no ha empezado el juicio en España y ya hemos demostrado en jurisdicciones europeas que aquí no existe rebelión.

Aún así, parece que gran parte de la opinión pública se ha posicionado en contra de la cuestión catalana y Ciudadanos ha conseguido movilizar a mucha gente —demasiada— con el tema de los lazos amarillos.
Yo lo que creo es que aquí hay una reacción más del tipo de la que hubo en el año 34 en España. Estamos reviviendo y se está operando bajo esa lógica, que es una lógica perniciosa y peligrosa.

Lo que no hay que separar es quién me pone la querella y qué amistad tiene con el presidente del tribunal que va a enjuiciar a los políticos catalanes

Y ahora vamos con el siguiente juicio. La demanda civil contra Llarena, que está instruyéndose actualmente en Bélgica, y esta querella que os han interpuesto a vosotros, incluso a la juez belga que instruye la causa contra Llarena.
Nosotros presentamos una demanda en Bélgica porque entendemos que las manifestaciones privadas del juez Llarena afectan a los derechos de nuestros defendidos. Es un señor que, por dinero, se va a dar una conferencia, habla más de la cuenta y, a partir de ahí, nosotros actuamos conforme a derecho. En el fondo, lo que ellos están pidiendo es que no actuemos conforme a derecho, que simplemente no actuemos. Y, en respuesta a esto, nos han presentado a la juez belga y a mi una querella; contra una juez que lo único que ha hecho es hacer lo que tenía que hacer, conforme a la legislación de su país, y contra mi porque vienen a decir que yo la induje a hacer lo que tenía que hacer conforme a la legislación de su país. Desde esa perspectiva, estamos en el mundo al revés. Pero lo que no hay que separar es quién me pone la querella y qué amistad tiene con el presidente del tribunal que va a enjuiciar a los políticos catalanes, porque es de amistad pública y notoria la relación que existe entre Nicolás González-Cuéllar y el presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, y de este concreto tribunal, Manuel Marchena.

Ayer renunciaste a seguir dando clase en el ICAM, donde compartes espacio con algunos de los abogados que apoyan esta querella. ¿Hasta qué punto todo este tema de Cataluña no está poniendo sobre la mesa la falta de independencia en la justicia española a todos los niveles?
Lo que se está poniendo sobre la mesa es que estamos sobre un proceso agónico del régimen del 78. Así como el franquismo se resistía a que Franco muriera y lo tuvieron entubado, el régimen del 78 se resiste a morir y en estos momentos está con respiración asistida, entubado, con estertores, y se vuelve muy peligroso. Lo que pasa es que estamos en un neofranquismo que es casi más peligroso que el tardofranquismo, primero porque se sienten fuertes, que están en un entorno favorable con algunos países de Europa y porque han sido capaces de recuperar el control en esferas de poder muy relevantes dentro de este país.

Pero esta última propuesta del PSOE sobre autogobierno sí parece un acercamiento....
Yo en temas políticos no entro, pero lo que veo es que hay muchas cosas que son muy potentes en este país y que hacen que muchas veces tengamos que mirar dos veces lo que está pasando. Mucha gente jalea determinados comportamientos y no se dan cuenta de lo peligrosos que son.

7 Comentarios
#22680 20:59 8/9/2018

Lo mejor ke ha hecho el independentismo catalan es exiliarse y recordar a España ke la vision de eela no es la misma fuera ke dentro y encima con resoluciones judiciales.Nos venden mucho la moto con esta y muchas otras cuestiones ke cuando estas fuera te das cuenta de lo atrasados ke estamos en muchas cuestiones.

Responder
3
0
#22641 24:36 7/9/2018

Pues para no entrar en cuestiones políticas...

Responder
3
5
#22660 12:38 8/9/2018

Para no decir nada pongo tres puntos suspensivos...

Responder
2
0
#22626 19:01 7/9/2018

Es una vergüenza la justicia de este país. Muy ciego se ha decestar oara no ver cómo nanipulan a su antojo el Poder judicial las leyes, y saltándoselas a la torera se sienten impunes ya que nadie los puede juzgar en este país...

Responder
13
1
#22623 18:30 7/9/2018

Utiliza la vieja táctica de poner la venda antes que la herida. Si le sale bien es un héroe, y si sale mal ya, la matraca de que ya nos decía que estaba perdido por la maldad intrínseca de los jueces españoles.
Lo de que no entra en cuestiones políticas.....mejor dejarlo.

Responder
4
14
#22630 19:19 7/9/2018

Trol, go away.

Responder
8
2
#22705 16:08 9/9/2018

Está guay eso de que tratéis de 'trolls' a quien piensa distinto. Muy sano.

Responder
0
1

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.