Invertir más o menos en infancia no tiene coste político

Los Presupuestos dedican un 1%, una cantidad casi tan insuficiente como la que dedicó en 2017.

Niña juega a la comba
Imagen de Romina Peñate cedida por Ayuda en Acción.

director de Campañas de Ayuda en Acción


publicado
2018-05-17 06:35:00

El pasado 25 de abril, la Plataforma de Infancia (POI) organizaba una jornada sobre “Presupuestos, políticas y derechos de infancia” a la vez que en el mundo real se dirimían los grandes temas, entre otros, la posibilidad de que al día siguiente terminásemos la jornada teniendo por fin Presupuestos para 2018, en vez de los hasta ahora Proyecto de Presupuestos.

Aludo al mundo real porque a uno le da la impresión de que este tema, la infancia, importa solo cuando aparecen noticias relacionadas con la violencia y los abusos, y los PGE pueden ser muchas cosas, pero morbosos no son. En la sala éramos un poco los de siempre, representantes de organizaciones de infancia de España y de Europa, en su mayoría mujeres; algunas representantes políticas, también mujeres; e invitados expertos de dos países de la UE, Bélgica y Finlandia, que empataron en cuanto a sexos. No hubo, hay que decirlo, ningún menor; ni el formato ni el horario eran los adecuados, pero sí estuvieron presentes algunos esfuerzos, la mayoría de ayuntamientos que sí están haciendo los deberes e intentan dar voz a la infancia a la hora de pensar sus presupuestos.

Y es que nadie duda de la relevancia de la infancia, de su protección y de su entidad presente como sujetos de derechos y de su rol como entidad futura. Si se me permite la frivolidad interesada, representa al grupo de personas que serán los que acaben pagando nuestras pensiones. Eso sí, a la hora de unir presupuestos e infancia toda esta relevancia e importancia decae un poco y, mirando a los Presupuestos Generales de 2018, da incluso la impresión de que invertir más o menos en infancia no tiene ningún coste político, a diferencia de las pensiones y del buen ejemplo que ha dado y está dando el colectivo pensionista reclamando la mejora de las mismas. Uno piensa a veces que, si la edad de votación se bajase hasta los 16 años, quizás la cosa mejorase algo más rápidamente. No lo sé.

Estos presupuestos se hicieron públicos semanas después de que el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas hiciera el examen a España sobre el cumplimiento de la Convención de Derechos del Niño. Un examen del que nuestro Estado salió con una lista de mejoras no pequeña, entre las que señalaba mayores partidas para atender a la infancia vulnerable, preocupado este Comité por el incremento de la pobreza infantil en nuestro país. Una preocupación que seguramente cualquier lector comparta y que quizá haya plasmado firmando alguna de las distintas peticiones que las ONG hemos hecho públicas, como la que impulsamos en Ayuda en Acción, organización a la que pertenezco.

Otra de las recomendaciones era que se adoptasen, a la hora de presupuestar (cualquier presupuesto, ley, normativa….), los criterios basados en los derechos del niño a los que se comprometen los estados firmantes de la Convención, como lo es España. Estos criterios son obligaciones para el Estado español, y por lo tanto, incluso para los técnicos que elaboran el presupuesto. Para ello y por si había dudas, el Comité reflejó en su Observación General 19, una serie de pautas en relación con la inversión y el gasto público en derechos de la infancia.

Lo primero que se pide es que el presupuesto sea suficiente, algo obvio pero que casi nunca se cumple (uno de cada tres niños en España está —sigue estando— en riesgo de exclusión y pobreza), pero también se pide que se emprendan evaluaciones del impacto de las medidas jurídicas y normativas, y el Presupuesto no deja de ser una Ley, así que debería de haber habido una evaluación del impacto sobre la infancia y sus derechos que finalmente no ha existido. También solicita que se definan claramente aquellos montos presupuestarios que están enfocados a la infancia desfavorecida y excluida, y esto, si bien se hace, se hace poco, porque aunque existe un incremento de 4,5 millones de euros en esta partida respecto a 2017, pasando de unos insuficientes 342 millones de euros a 346,5 millones del presupuesto de 2018, estos resultan todavía escasos.

Además, es complicado determinar qué cantidades van exactamente orientadas a la infancia, rasgo que resultaría necesario si seguimos las recomendaciones del Comité de Derechos del Niño. La realidad es que requiere de un trabajo de investigación; de hecho, la Plataforma encargó un estudio preliminar del que salen la mayoría de los datos que menciono —junto con el trabajo de años de los compañeros de UNICEF que nos ayudan con su metodología— en el que se revisan partidas grandes e importantes como pueden ser las de salud, bienestar social, educación (esta sí, una gran parte orientada a infancia) o prestaciones, y en el que hay que estimar qué parte de ellas se dirigen a niños y niñas. Además, hay que tener en cuenta que muchas de estas competencias no le son propias a la Administración general del Estado y están transferidas a las comunidades autónomas y municipios, así que más complicado aún.

En líneas generales, lo que este presupuesto dedica específicamente a infancia respecto al de 2017 es prácticamente igual, alrededor de un 1%, o lo que es lo mismo, el Gobierno está igual de preocupado por la infancia que lo estaba el año pasado (insuficientemente, según las organizaciones de infancia).

Hay mejoras respecto a 2017 como la medida de aumento del permiso de paternidad con su correspondiente reflejo presupuestario, o aquellas, el paquete más amplio, que se traducen en desgravaciones, exenciones y deducciones, como las deducciones a guarderías o a las monoparentales. Son importantes, pero no alcanzan en su mayoría a las familias más vulnerables en donde están esos niños y niñas más necesitados de atención y protección, fruto de que gran parte de estas familias no están obligadas a hacer la declaración de la renta por no alcanzar el mínimo de ingresos que te obliga a presentarla. Por ejemplo, en el caso de las familias monoparentales, el 85% de ellas son monomarentales, de las cuales el 53% están en riesgo de pobreza y exclusión, así que difícilmente alcanzarán estas medidas.

Estas medidas son buenas y beneficiosas para las clases medias y medias altas, pero no necesariamente favorables para las franjas de población más carentes. Hay que recordar aquí el lema —no dejar a nadie atrás— de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que todos los Estados deben cumplir para 2030 y que nos fuerzan también a orientar los presupuestos para cumplirlos. Estas medidas fiscales se convierten también en menos ingreso para el Estado —y, por lo tanto, menos capacidad de inversión en mejorar las dotaciones de servicios básicos que sí pueden favorecer a toda la población— y en un argumento más al ya escuchado de “no hay recursos”. Independientemente de los PGE 2018, Bruselas ya señaló el año pasado que España es el cuarto país de la UE con menor poder recaudatorio y parece complicado dotar de servicios públicos suficientes si el Estado no se dota de mecanismos para financiarlos. Sabemos que estas son siempre políticas impopulares, pero más impopulares fueron los recortes y se hicieron porque se consideraron necesarios.

En la Jornada con la que empiezo este texto acabamos confirmando el atraso de nuestro país en protección a la infancia al conocer las buenas políticas que aportaron nuestros colegas de Bélgica y Finlandia. Por ejemplo, cuando hablamos de prestaciones por hijo a cargo, que en España se sitúan en unos 25 euros mensuales y que desde las organizaciones de infancia aspiramos a que, al final de esta legislatura, alcancen los 100 euros mensuales (media europea) y a que (todavía más irreverente, como lo es en muchos países de la UE) se convierta en universal (es decir para todos los niños sin distingo del ingreso de sus familias). En Finlandia tienen prestaciones universales para el primer hijo de casi 95 euros, para el segundo 104 euros y 133 euros para el tercero; mientras que en Bélgica, primero, segundo y tercer hijo disfrutan de 92, 170 y 254 euros respectivamente, reconociendo con esto que, primero, tener hijos no es barato y, segundo, que sigue siendo necesario para eso del reemplazo generacional.

Acabo con un deseo y es que la infancia, si queremos un mejor presente y un mejor futuro, alcance finalmente algún día una relevancia política que se traduzca en inversiones justas. Quizá la única forma para alcanzarlo es que salgan de la mano de sus abuelos y abuelas a reclamar al Gobierno que no invertir en infancia tiene también un coste político, por lo menos y hasta que no voten, porque sus abuelos se puedan enfadar.

0 Comentarios

Destacadas

Corrupción
Zaplana y el turbocapitalismo de amiguetes

El exministro Eduardo Zaplana ha sido detenido en el marco de la Operación Erial. Tras más de 25 años en primera fila política y empresarial, se pone el cerco a la actividad de un personaje que saltó a la fama en unas grabaciones en las que aseguraba que le hacía “falta mucho dinero para vivir”.

Big data
Comercian con tus datos y no pagan impuestos

Las multinacionales de la llamada “economía digital” utilizan paraísos fiscales para reducir su factura fiscal, al tiempo que utilizan tus datos para hacer negocio. La Comisión Europea quiere acabar con ello, pero primero tendrá que definir por qué y dónde los tienen que pagar.

Salud mental
Shirley McNicholas: “Las casas de crisis son un buen espacio para explicar los enfoques feministas de salud mental”
La activista feminista Shirley McNicholas lleva más de 20 años coordinando casas de crisis en Reino Unido, una alternativa a la hospitalización en situaciones de crisis.
Venezuela
Para comprender el resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela
4

El resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela sirve a la performatividad de los discursos en juego: al del Gobierno, al de la oposición abstencionista y al de la que sí se presentó.

Últimas

El Salto
Participa en la II Asamblea General de El Salto el 2 de junio
4

El próximo 2 de junio celebramos la II Asamblea General de El Salto con todas nuestras socias. En esta asamblea deberemos tomar decisiones sobre tres temas clave: la inclusión de un nuevo nodo, la estrategia general para el siguiente curso y las principales apuestas del proyecto para 2018-2019.

Libertad de expresión
Willy Toledo: “No he comparecido porque no he cometido ningún delito”

El actor ha explicado en la parroquia San Carlos Borromeo, arropado por compañeros del gremio como Javier Bardem, Leo Bassi o Alberto San Juan, por qué no se ha presentado ante la citación judicial por la causa abierta contra él por ofensa a los sentimientos religiosos.

Documental
Xavier Artigas: “No somos capaces de relatar algo que nos afecta y no intervenir en ello”

El activista y cineasta Xavier Artigas, codirector de Ciutat Morta y cuyo último proyecto es un documental sobre la muerte de Idrissa Diallo en un CIE de Barcelona en 2012, repasa la trayectoria de la cooperativa audiovisual Metromuster y las opciones del cine como herramienta política.

Multinacionales
Desterrada de Gabón, Veolia acude nuevamente al arbitraje internacional

Después de 20 años de privatización del agua y la electricidad en beneficio de Veolia, Gabón acaba de decidir deshacerse de dicha multinacional francesa. En respuesta, el grupo francés ha recurrido de nuevo a un tribunal de arbitraje internacional, una estructura opaca que, dentro del marco de los tratados de inversión, se encarga de defender los intereses de las multinacionales frente a los Estados.

Precariedad laboral
El sindicato CNT denuncia fraude de ley en las contrataciones de la empresa pública Madrid Destino

Los contratos del personal técnico de los teatros municipales gestionados por la empresa Madrid Destino son irregulares puesto que cubren de manera temporal necesidades estructurales del servicio, según la demanda sindical.