Tren de alta velocidad
No al Muro: el tren que parte un pueblo

La solución al problema del tren Extremadura tiene que pasar por un tren actualizado a los tiempos y no por un proyecto megalómano y privativo como es el AVE. Estos planes se concretan en el caso de Navalmoral de la Mata, puerta de entrada desde Madrid, con la ejecución de un tajo brutal en el tejido urbano para que el AVE pase por allí. ADIF se niega a la solución exigida por los vecinos: el soterramiento.

Tren Extremeño
La estación de Navalmoral de la Mata

publicado
2019-07-29 16:29

A cualquiera que haya viajado alguna vez en el tristemente famoso recorrido ferroviario extremeño le es familiar el conjunto de emociones que Renfe garantiza como parte de la experiencia. La incertidumbre de la hora de salida, no digamos ya de la de llegada, las apuestas por el número de paradas no informadas o la sensación de ligereza en el bolsillo al comprar un billete que se encarece año tras año parecen ya signos de identidad de la Comunidad Autónoma más empobrecida de España.

Al vernos privados de expectativas laborales y de futuro en nuestra tierra, somos muchos los que vivimos en Madrid y otras ciudades, pero habitualmente vamos y venimos a visitar a nuestras familias y recorremos este particular viacrucis a gasoil. Somos muchos, por tanto, los que hemos venido acumulando un malestar que se ha traducido en una importante movilización por toda la región para reclamar un tren digno que conecte Extremadura con el resto del país.

Vaya por delante que quien escribe, como muchos otros, ve en el AVE más otro problema que una solución, que tendría que pasar por un tren actualizado a los tiempos y no por un proyecto megalómano y privativo
Sabiendo esto no sorprenden tanto, pero no por ello enfadan menos, los planes de Adif para hacer llegar el AVE a la región. Vaya por delante que quien escribe, como muchos otros, ve en el AVE más otro problema que una solución, solución que tendría que pasar por un tren actualizado a los tiempos y no por un proyecto megalómano y privativo. Estos planes se concretan en el caso de Navalmoral de la Mata, puerta de entrada desde Madrid, en la ejecución de un tajo brutal en el tejido urbano.

Quienes conocemos esta localidad, conocemos también la penosa vía del tren que pasa por el interior del municipio, haciendo necesaria la existencia de dos pasos a nivel de uso nada anecdótico. Una necesaria reforma de las estructuras ferroviarias podría haber tenido ya esto en cuenta y buscar soluciones que permitiesen una unión más fluida. En cambio, el plan que amenaza con ponerse en marcha acrecentaría la brecha con la construcción de un muro que separaría el propio municipio y el paso del tren. Aparentemente, no está clara aún qué forma tomaría dicho muro, puesto que, en fecha reciente, Adif negaba que se tratase de un muro de cinco metros y explicaba que serían barreras de 2,5 metros de altura.

Desde Adif niegan la posibilidad de ejecutar la obra escuchando la alternativa propuesta por las plataformas ciudadanas locales, como No al Muro, que se han organizado para oponerse a este plan y que consistiría en soterrar la vía a su paso por Navalmoral
En cualquier caso, desde Adif niegan la posibilidad de ejecutar la obra escuchando la alternativa propuesta por las plataformas ciudadanas locales, como No al Muro, que se han organizado para oponerse a este plan y que consistiría en soterrar la vía a su paso por Navalmoral. Alegan para ello que es tarde ya para realizar este tipo de propuestas, como si el proceso hubiera sido absolutamente transparente y se hubiera dado la oportunidad a la ciudadanía afectada de opinar o influir al respecto. Alegan también que, de tomarse en consideración, habría de realizarse un nuevo informe de impacto ambiental que podría resultar negativo, como si la propia construcción de un tren de alta velocidad no estuviera plagada de consecuencias negativas sobre el medio natural. Sería la primera noticia que tenemos de que se desecha un proyecto como el del AVE para no perjudicar algunos pequeños arroyos.
En la práctica, se separararía del centro del pueblo el barrio de Navarrosa y un importante polígono industrial que, supuestamente, tendría que contribuir a revitalizar una región ávida de cualquier posibilidad de empleo
En cambio, todo apunta a que los impactos sobre la población van a ser graves. En la práctica, se separará del centro del pueblo el barrio de Navarrosa y un importante polígono industrial que, supuestamente, tendría que contribuir a revitalizar una región ávida de cualquier posibilidad de empleo. Para conectar ambos lados del muro, Adif pretende ubicar pasos subterráneos en lugar de los actuales pasos a nivel. Sin embargo, la separación mediante barreras físicas, ya sea un muro u otros elementos, a pesar de que permita el paso en determinados puntos, impone una sensación de ruptura, de marcar un afuera y un adentro en la localidad. En vez de solucionar el problema, se ahonda en él.
Abriendo el foco, constatamos que no hablamos de una crisis local, sino de las consecuencias del abandono, cuando no directamente desmantelamiento, de las infraestructuras de toda una región. Una región formada por las dos provincias más extensas de España y que apenas cuenta con posibilidades de transporte intrarregional
Más allá de lo simbólico o lo emocional, este cierre supondrá, más que probablemente, una devaluación del precio del suelo en aquellas zonas que queden del lado exterior del muro. En tal caso, hablaríamos ya de que llueve sobre mojado en un barrio como el de Navarrosa que no es precisamente conocido por las altas rentas de sus habitantes. Supone también otro clavo en el ataúd que condena a Extremadura a ser una enorme finca a la que vengan a divertirse grandes empresarios, personajes de la nobleza e inversores. Que vengan todo tipo de clases pudientes en un tren que los demás nos tendremos que conformar con ver pasar.

Abriendo el foco, constatamos que no hablamos de una crisis local, sino de las consecuencias del abandono, cuando no directamente desmantelamiento, de las infraestructuras de toda una región. Una región formada por las dos provincias más extensas de España y que apenas cuenta con posibilidades de transporte intrarregional al margen del vehículo privado y en la que, necesariamente, todos los carteles señalan a Madrid. La desaparición del tren de la Ruta de la Plata o el que nos conectaba con Portugal son quizá los últimos ejemplos más palmarios, a los que podemos sumar la reducción de trenes que salen cada día o el abandono de estaciones. Frente al supuesto realismo que no es más que un recordatorio de una condición impuesta, podemos permitirnos imaginar y, de ahí, reclamar un tejido público de comunicaciones que facilite otra forma de movernos, que conecten nuestra región no solo con Madrid, sino entre el interior y con otras ciudades como Salamanca, Sevilla, Cádiz o Lisboa.

Parece que el plan no se llevará a cabo con el mudo asentimiento de la población, sino que tendrá que enfrentar un descontento creciente y el riesgo de que quienes apuestan por una alternativa se convenzan de que es posible una victoria. Hay precedentes muy similares, como es el caso de Murcia
Lamentablemente, los últimos años en Extremadura no se caracterizan por haber sido demasiado agitados en cuanto a movilización social. Resulta difícil articular respuestas en un territorio con un éxodo rural tan importante y que ha sido disciplinado desde largo tiempo con la amenaza del paro y la despoblación. Sin embargo, quizá porque la problemática en torno al tren ya viene cogiendo fuerza desde hace un tiempo o porque en este caso ha tocado una fibra sensible, parece que el plan no se llevará a cabo con el mudo asentimiento de la población, sino que tendrá que enfrentar un descontento creciente y el riesgo de que quienes apuestan por una alternativa se convenzan de que es posible una victoria. Hay precedentes muy similares, como es el caso de Murcia, con un proyecto claramente similar pero revertido debido a la intensa movilización popular.

Queda, pues, por ver si en los próximos meses o años asistiremos al desarrollo de un nuevo proyecto excluyente que sirva a intereses centralistas y privilegiados o a la efervescencia de la lucha popular y a la sonrisa colectiva de quienes son capaces, entre todos, de ganar el pulso al gigante.


Relacionadas

Bilbao
Atxuri se despide del tren

La asociación vecinal Lokomotorak acompañó en un ambiente reivindicativo al último tren que partió ayer de esta estación de Bilbao hacia Bermeo tras 105 años de funcionamiento. Aspiran a que la estación ferroviaria siga formando parte del barrio con nuevos usos de carácter público.

Tren
Seguimiento del 85% en la huelga en Renfe para recuperar una década de puestos de trabajo perdidos

Desde CGT reclaman una tasa de reposición de trabajadores del 108% con la que aliviar la falta de plantilla en el sector ferroviario tras una década de pérdida de plazas.

Tren
La España Vaciada y sin cohesión del oeste
El 31 de diciembre de 1984 circularon los últimos convoyes de pasajeros a través de la línea transversal Monfragüe-Astorga. Las consecuencias económicas y demográficas están a la vista.
2 Comentarios
#38070 7:08 8/8/2019

Si queremos el soterramiento hay que movilizarse como lo hicieron en Murcia

Responder
1
0
#37761 16:49 29/7/2019

El tema del ferrocarril en Extremadura, mire por donde se mire es un desastre. Nos falta aún más movilización social para parar estas barbaridades y abandono

Responder
5
0

Destacadas

Educación
Ocho comunidades españolas, entre las regiones con menos futuro para los jóvenes europeos

Entre el 25% y el 40% de los jóvenes que terminaron la secundaria y no siguieron estudiando en Galicia, Asturias, Cantabria, Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia o País Valencià está en el paro.

Zaragoza
El jurado popular condena a Rodrigo Lanza por homicidio imprudente

El veredicto del jurado popular da la razón a la versión de Lanza y condena por homicidio imprudente, delito penado con hasta cuatro años de prisión. 

Economía social y solidaria
Las mujeres trabajan más en la economía social y solidaria que en la tradicional
El porcentaje de mujeres que trabajan en economía social es del 63,05%, mientras que la economía tradicional solo emplea a un 46,20%, según el último informe de REAS.
Elecciones 10N
Catalunya tras el 10-N, la espina en el costado

En Catalunya las elecciones se convirtieron en un termómetro para el independentismo, que consiguió 23 diputados frente a los 20 obtenidos por las fuerzas del nacionalismo español y los siete de En Comú Podem (ECP).

Vivienda
El BCE, la banca y los fondos buitres hacen negocio con tu derecho a la vivienda

El cambio de dinámica en el mercado de la vivienda, que insiste en que es más “barato” comprar que alquilar, viene completamente inducido por la voluntad de los fondos buitre de vender una buena parte de sus activos.

Últimas

Refugiados
Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.

Flamenco
Pedro Lópeh: “Es esta una época de mucho sufrimiento, de odio y al final el flamenco habla de eso”
Este viernes Pedro Lópeh lleva a Mérida ‘Ramo de coplas y caminos’, una introducción sentimental al cante, un mapa con indicaciones llanas para todos los que quieren acercarse al flamenco.