Teatro
El teatro romano como ‘Paella d’Or’

Se considera que igual que un turista se come un Paella D’Or al precio de una paella de verdad, se traga cualquier romaneo que le pongan sobre el escenario.

Teatro romano de Málaga
Teatro romano de Málaga. Álex Peña
Álex Peña

publicado
2017-09-13 10:43

La paella es un plato que comparte el nombre con la sartén en la que se cocina. Sin embargo, es común escuchar “paellera” refiriéndose a esta, cuando en realidad esta palabra define a la persona que prepara ese tipo de arroz seco. Su característica principal es su gran dimensión horizontal y mínima profundidad. Para los arroces caldosos se usan peroles, más profundos.

Desde 2013 se lleva a cabo, tras una fuerte inversión en conservación del patrimonio, el circuito “Teatros romanos de Andalucía”, que ofrece la Junta de Andalucía. Mediante esta programación, la Administración oferta al público veraneante funciones de teatro grecolatino.

Algunas compañías de toda la vida y otras nuevas se afanan en pillar tajada de la programación generando espectáculos ex profeso. Las condiciones en las que trabajan las compañías son las que están últimamente de moda en el mundo del espectáculo, las mismas que se utilizan para el ocio: a taquilla. Contando con que un espectáculo grecolatino no tiene mucho recorrido más allá de esta programación, las compañías invierten lo mínimo en la producción con la intención de sacar la máxima rentabilidad y de no perder mucho en caso de fiasco por lluvia, por falta de campaña o por cualquier otra cuestión. Mientras tanto, el público paga como si de una gran producción se tratase.
El motivo de la elección temática de las producciones es el nombre del edificio, sin duda: Teatro romano. ¿Qué harías en un teatro romano? teatro romano. Muy simple. Sí, demasiado.

En el Teatro romano de Itálica, Sevilla, además de algunas de las funciones de este circuito, se celebra el Festival Internacional de Danza de Itálica, organizado por la Diputación de Sevilla y dedicado a la danza contemporánea. La palabra ‘danza’ borra la conexión lingüística con el edificio y libera al lenguaje y, por lo tanto, al festival, del apellido romano. Así de fácil.

¡Hagan un festival de danza grecolatina en sustitución del de contemporánea! Verán qué interés suscita. El mismo que manejo yo como espectador y trabajador de las artes escénicas por este circuito: ninguno. Y también soy un veraneante, un turista, un consumidor cultural.

Si los romanos levantaran la cabeza gritarían: ¡Pichardoooo! (tienda sevillana de disfraces y bromas), que es el que viste y ha vestido la mitad de los montajes que han pasado por Baelo Claudia, Itálica o Málaga.

Se considera que igual que un turista se come un Paella D’Or al precio de una paella de verdad, se traga cualquier romaneo que le pongan sobre el escenario. Podría ser, pero en el caso del restaurante, es un negocio particular el que ofrece el plato precocinado, y en el del circuito de teatros romanos, una institución la que precocina las artes escénicas. Y así nos va, que no llegamos al siglo XXI.

Relacionadas

Teatro
Un evento insostenible que se condecora a sí mismo
La 65 Edición del Festival de Teatro Cásico de Mérida ha ofrecido una programación de confusos estrenos foráneos que no han logrado evitar el artificio comercial de cada año, falto de calidad
Teatro
Pablo Messiez: “Uno acaba siendo el autor de una canción que escuchó en un momento importante”

Pablo Messiez estrena su obra de teatro Las canciones en el Teatro Pavón Kamikaze, de la que ya ha hecho varias funciones previas. Es una invitación teatral al placer de experimentar a través de la música.

Teatro
Curva España e os desafíos do teatro documental
A compañía de teatro Chévere convídanos na súa última produción a reflexionar sobre a verdade, a memoria e o humor.
0 Comentarios

Destacadas

Educación pública
Recortes educativos para el inicio de curso

Las Comunidades Autónomas regidas por el Partido Popular se enfrentan a una senda continuista de recortes en educación pública que provocan disminución de plazas, no cobertura de bajas e interinidades eternas para favorecer a la educación concertada.

Italia
La distopía del Gatopardo: en el sistema político italiano todo cambia para que todo siga igual

Giuseppe Conte pronunció el pasado 9 de septiembre su discurso de investidura como presidente de Gobierno delante del pleno del Congreso italiano. Es la segunda vez en poco más de un año. Tras la crisis política provocada por Salvini en el mes de agosto, sale la Liga del gobierno y entra el Partido Demócrata. 

Crisis climática
La gentrificación climática ya ha empezado en Estados Unidos

Una amenaza inesperada del cambio climático acecha en el horizonte: la gentrificación climática. El término es bastante nuevo, pero ya hay ejemplos de este nuevo tipo de gentrificación, y no sólo en áreas costeras.

Ciencia
PRISMA: un nuevo enfoque a la diversidad en la ciencia española

¿Se fomenta la diversidad en la ciencia española?  PRISMA nace fuerte este año como colectivo en CTI (Ciencia, Tecnología e Innovación) para luchar contra la discriminación y dar visibilidad a las personas LGBTIQA+ en el ámbito científico. 

Últimas

Racismo
Valentina Henríquez: “Los trámites migratorios son traumáticos"
Migrante y activista del colectivo Resistencia Migrante, Henríquez denuncia la reciente reducción del sistema de información de extranjería en la ciudad de València y en la Universitat Politécnica.
Vivienda
Vivir una vejez activa y en comunidad

Cada vez son más las personas mayores que apuestan por la vivienda colaborativa y autogestionada como alternativa a las residencias o a los cuidados en casa.

Crisis climática
Mapa: comienza la Huelga Mundial por el Clima con más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.

Contigo empezó todo
Cuando España expulsó al 4% de su población

Hace 410 años, Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos del Reino de Valencia. Casi 300.000 personas abandonarían España.