Racismo
Cinco reflexiones tras la muerte de Mame Mbaye

Ellos y ellas han entendido que nadie va a defenderles en su lugar. Ellos tienen la agencia que mucha gente viene buscando durante años cuando despertamos del sueño de la representación. Que nadie se quede sin escucharlos.

Mame Mbaye protestas cónsul 4
Protestas de la población senegalesa en la plaza Nelson Mandela tras la muerte de Mame Mbaye. David F. Sabadell
Sarah Babiker
18 mar 2018 16:04

1. Los hechos

El viernes intentábamos cerrar un comunicado por la muerte de Mame Mbaye.
Dentro de un espacio de vecinas y vecinos, la gran mayoría migrantes. Con el zumbido de las redes sociales de fondo, en nuestro grupo de wassap se debatía sobre la exactitud de los hechos. Sobre si era necesario esperar a que los datos se aclarasen. Como si las distintas versiones fueran una niebla que acabaría por disiparse, y entonces descubriríamos si había corrido antes o después, ese día u otros mil días, desde dónde. Pero la prensa dirá una cosa y la contraria.

La policía lanzará una polifonía de declaraciones hasta cerrar el relato. Pues solo la muerte es innegable, todo lo demás puede ser reescrito al gusto del consumidor. Y así, entretenidos en el debate de los hechos, en la disputa narrativa, desenfocamos el transfondo: la vida hecha miedo, la abolición del descanso y la serenidad para quienes no tienen cabida en una ciudad que acoge mimosa a especuladores, multinacionales y fondos de inversión.

Normalizaremos de nuevo a los cientos de Mames de pie, durante horas, sobre las aceras, en el metro, observando pasar a las turistas, a los ciudadanos de pleno derecho que van al trabajo o a ver a sus familias, a las personas precarias que temen no llegar a fin de mes, pero no ser detenidas y deportadas, a jóvenes despreocupados que se dirigen a las terrazas. No adquirir el derecho a la despreocupación en toda tu vida, siempre alerta, siempre en vilo. El miedo te roba tus mejores años, cercena tu felicidad, te enferma. Tener miedo por ser, por estar, por intentar sobrevivir, en una ciudad segura como Madrid, es una de las peores desigualdades posibles. Y es una vergüenza. Esos son los hechos.

2. Los daños

Hay gente muy preocupada por la ciudad. Por el daño que hacen los manteros cubriendo con sus mercancías nuestras sofisticadas calles céntricas, donde cualquier rastro de la injusticia, de la pobreza y la exclusión, manchan la disneylandia de consumo y turisteo en la que se están convirtiendo cada vez más barrios.

Se daña la imagen de Madrid, afirman con gravedad los cultivadores de la ciudad espectro, enemiga de sus habitantes, reclamo de inversores y otros buitres. Se daña a las grandes firmas internacionales de bolsos, calzado y perfumes. Las mismas que obtienen jugosas plusvalías de la combinación letal entre unas leyes de propiedad intelectual que las mima, y una desregulación laboral que las privilegia. Se daña a los comerciantes. ¿A qué comerciantes? ¿A quienes quedan tras haber expulsado a los pequeños negocios con alquileres inasumibles y horarios ininterrumpidos?

Y es que hay manifestantes que muestran su ira y consternación dañando el mobiliario urbano del barrio, añaden otros. Desprovistos de civismo, enturbian sus legítima tristeza con ese comportamiento irracional, evalúan los defensores del buen juicio. Solo que el civismo es un lujo que pueden permitirse los serenos. Los que sienten a la ciudad como propia, a las fachadas coloridas, y los adoquines ordenados, las oficinas bancarias como algo que les pertenece y acepta y no como un escenario que les expulsa. Que les recuerda que no se les quiere ahí, ensuciando de realidad esas plazas emperifolladas para que las ocupen gentes más lucrativas.

3. La venta ambulante

Como la gente tiene la mala costumbre de pujar por su supervivencia y la de los suyos la venta ambulante informal es una forma de vida que se extiende por todo el planeta. Cuando no hay mercado de trabajo que te integre, ni capital para alquilar un local, o pagar una licencia, cuando no puedes producir porque careces de medios para ello, cuando estás solo tú ante el mundo y necesitas tirar adelante en los márgenes de un sistema económico centrado en la generación de beneficios sin fin, entonces haces lo que tienes que hacer. Y muchas veces en muchos lugares eso implica comprar cosas y venderlas ligeramente más caras en las calles. Eso, intentar sobrevivir como se puede, es normal en los países que no pueden evadirse de la realidad, de la desigualdad atroz. Pero en este país, que lucha por mantener viva la ficción de que está todo bien, de que la pobreza y la explotación no existen, te puede costar la cárcel.

4. Las vecinas

Las vecinas y vecinos de Lavapiés, muchos de ellos africanos como Mame, inundan el barrio en su recuerdo. Denuncian la situación de tantos vecinos negros, desprovistos del derecho a vivir sin miedo, a ganarse la vida sin estar siempre en tensión, a habitar las calles sin que su sola existencia parezca un acto delictivo. Son las mismas vecinas y vecinos que denunciaron las redadas racistas, que formaron redes de solidaridad, que expulsaron a la policía del barrio. Gentes que se niegan a asumir un modelo de ciudad que acosa y criminaliza a los vecinos migrantes. Por eso la batalla está en los barrios, en las calles donde la gente se junta, se roza, desarrolla vínculos, se interpela, y se acompaña. Mantener vivos y solidarios los barrios es la mejor contestación posible a esa ciudad a la que cada vez le vamos sobrando más gente.

5. Los manteros

Entre los vecinos estaban sobre todo los manteros, quienes convocaron las concentraciones. Los sindicatos de manteros y lateros, movimiento organizado, no son solo importantes para quienes lo componen. Suponen un revulsivo para todas las personas ante la desorientación causada por la falta de legitimidad y reflejos de los sindicatos tradicionales, la precarización de las existencias, la atomización de las luchas, el individualismo que nos hizo replegarnos. Son los movimientos de base como el de los manteros, o el de las activistas de Territorio Doméstico, las Kellys, la PAH, de quienes se ven despojados de los derechos más básicos, quienes hablan más fuerte y más claro en este escenario de desconcierto. Ellos y ellas han entendido, que nadie va a defenderles en su lugar. Ellos tienen la agencia que mucha gente viene buscando durante años cuando despertamos del sueño de la representación. Que nadie se quede sin escucharlos.

Relacionadas

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

Racismo
1983 o el nacimiento de una nueva generación de antirracistas
Un antirracismo institucional que se apropia de las luchas de las personas no blancas de los barrios, despolitizando la lucha y tratándolas como niños bajo tutela.
Antropología
No decir ‘raza’ no elimina el racismo

El que la raza sea una construcción política y social no quiere decir que no tenga efectos reales. La antropología hegemónica, antes que adoptar actitudes censoras desde una presunción de superioridad intelectual, debería preguntarse quién dice “raza”, por qué y para qué.

30 Comentarios
J. 4:46 21/3/2018

Es indefendible que se ponga en peligro la vida de las personas prendiendo fuego junto a las viviendas, que se destroce mobiliario urbano que es de todos, que vuelen sillas metálicas por los aires que pueden causar graves lesiones a cualquiera que pueda ser alcanzado y que se hayan atacado vehículos aparcados en las calles. Se puede entender y analizar cuáles son las causas estas actuaciones, pero eso no las justifica. Si nos se deslinda claramente la protesta legítima y cargada de razón de la violencia y el vandalismo, se pierde cualquier legitimidad.

Responder
4
3
Mudito 18:56 19/3/2018

No podemos jugar a la equidistancia para tapar la vergüenza de una sociedad criminal que asesina a un niño en el mundo cada pocos segundos y condena a algunos de los pocos que consiguen a huir de la miseria y tienen la osadía, como decía el poeta, "de mostrar que pues vivimos, anunciamos algo nuevo".

Responder
6
0
Mudito 18:44 19/3/2018

Una manifestación más de la violencia estructural del capitalismo. Lamentablemente, la reacción visceral de unos pocos ayuda a los medios a ensombrece la serena indignación de la mayoría. Muy buen artículo.

Responder
5
4
#11328 11:24 20/3/2018

Estemos todos tranquilos bajo este sistema, serenos, llamemos a la calma y vayamos despacito.
Ante la injusticia levantarse, indignarse y organizarse me parece legítimo. Igual ellos han empezado a ser viscerales cuando su falta de apoyo y vida de huída y lucha por la supervivencia llega a la desesperación. Como ha dicho alguien más abajo, comparar la vida de una persona con un contenedor quemado no es lo más acertado.
Por otra parte, me importa poco lo que opinen la caverna mediática y sus lectores.

Responder
3
0
#11240 13:54 19/3/2018

Lamentablemente romper el mobiliario urbano no sólo fastidia a la nobleza y a la burguesía. También a quienes habitan humildemente el barrio y sueñan con un barrio más limpio, donde por ejemplo los fumadores no puedan alegar que tiran las colillas al suelo que no hay papeleras. Entiendo que la rabia lleve a acciones violentas, pero también entiendo que esas acciones violentas no conducen a nada. ¿De qué sirvió que algunas personas fueran desalojadas de sus casas por riesgo de incendio? ¿De qué ha servido la quema de mobiliario que ahora tendremos que pagar? No hablamos de los muebles de Esperanza Aguirrer, sino del mobiliario de los vecinos de Lavapiés, mobiliario que vale miles de euros que se volverán a pagar porque alguien entiende que es efectivo para no se sabe qué hacer grandes hogueras.
La rabia de por sí no es ningún valor. Si la encauzas en algo concreto puede, pero la rabia sin más no molesta más que a quien la sufre (los vecinos), no a quién la provoca (la poli, el ministerio del interior y los votantes del partido podrido).

Responder
12
7
Anónima2 20:30 20/3/2018

Las papeleras y los coches se pueden arreglar, pero la muerte no es reversible. Es mucho más sencillo ser racionales y respetuosas con la barriga llena y sin temer a la deportación cada vez que hay policía cerca.

Responder
2
1
Naraniox 20:08 21/3/2018

Es mucho más fácil destruir mobiliario e incluso agredir a cuerpos del estado (después los lloramos cuando se sacrifican noblemente) que aceptar las reglas y normas de la sociedad a la que intentas integrarte

Responder
0
1
#11235 13:26 19/3/2018

Genial artículo.. pero manteros y PAH en el mismo saco no lo veo.

Responder
0
4
José Martínez Carmona 12:35 19/3/2018

¡ESTO ES MUY BUENO, CHAPEAU!

Responder
3
2
#11212 10:19 19/3/2018

Maravilloso articulo casi lloro.gracias SALTO

Responder
8
1
#11179 22:46 18/3/2018

Pero qué manera de justificar y pasar por encima los destrozos, que los comercios tuvieran que cerrar, los daños a comercios que no son sucursales bancarias.. Lucha si, pero con civismo por favor

Responder
9
22
... 23:22 18/3/2018

Civismo? me gustaría ver cómo actuarías tú, cómo contendrías tu rabia si un amigo, compañero o familiar tuyo muere así después de años de presión, sin que nadie haga nada ni le importe. Que falta de empatía más aterradora cuando se le da más valor a un cajero automático que a una vida.

Responder
28
6
#11218 11:25 19/3/2018

Que muera por un fallo cardíaco debido a una anomalía congénita. Pero da igual, si el relato de los hechos no coincide con lo esperado, pasamos por encima de los hechos y ya está.

Responder
5
11
#11302 24:10 19/3/2018

Que te persigan con una moto y si te cogen te llevan a un CIE y probablemente deportado a Senegal después de tener una vida formada de 14 años en España donde todavia no has conseguido los papeles para poder trabajar y todo lo que has ahorrado de trabajar "ilegalmente", de la única forma que puedes, te lo van a cobrar de multa...a cualquier persona se le pararía el corazón solo de pensarlo. Ahora corre delante de la poli...sinceramente, se puede intentar llamar paro cardiorrespiratorio pero morirse de esa manera es gracias a que alguien le ha perseguido inhumanamente. Es un asesinato y como tal no puede quedar impune. No seamos cínicos ni defendamos lo indefendible por favor. Esto es racismo, es capitalismo y es ante todo España...
Horrible

Responder
5
1
Naraniox 20:13 21/3/2018

Entonces saltémonos las reglas y normas establecidas por la ciudad, pues según tu el fin justifica los medios.
-¿Ilegal? Ya, pero tendré que vivir. ¿Dice que hay inmigrantes trabajando en semáforos y muchos otros en puestecitos vendiendo pulseras? Pero yo es que prefiero vender falsificaciones, que aunque disminuyen hasta un 50% las ventas de establecimientos cercanos de sombreros, bolsos, etc. de algo tendré que vivir

Responder
0
1
#11220 12:16 19/3/2018

No deberías desearle a nadie eso. Busca ayuda.

Responder
7
0
Hélène 21:31 18/3/2018

Gracias

Responder
3
0
#11172 20:27 18/3/2018

Excelente reflexión! Comparto! Añadiria: 6. Desaparición de recursos para la Convivencia y la Diversidad desde 2008!! Por parte Ayuntamiento de Madrid. GRACIAS

Responder
2
0
Ton Tolaba 5:38 19/3/2018

7. Heteropatriarcado. No podemos olvidar los efectos perniciosos del capitalismo fruto del heteropatriarcado

Responder
4
3
#11170 20:13 18/3/2018

Nos tenemos que sentir avergozados de permitir una ley de extrangeria como la que tenemos

Responder
15
2
#11208 8:30 19/3/2018

extrangeria? no sabes ni escribir, menos sabrás leer ninguna ley

Responder
1
15
#11221 12:17 19/3/2018

¿. Se te cayó.

Responder
7
1
#11159 18:29 18/3/2018

Muy buena reflexión

Responder
4
0
#11158 18:29 18/3/2018

Formidable, incontestable reflexión. Gracias!

Responder
6
2
#11246 14:48 19/3/2018

Chelo,magnífica reflexión. Ojalá todos pensásemo
s igual ,gracias

Responder
3
0
#11276 18:59 19/3/2018

Ojalá nunca pensemos todos igual. Ese día se termina el diálogo

Responder
0
1

Destacadas

Brecha salarial
Esto es la brecha salarial: un 40% menos de salario si barres en el interior

Un barrendero que escoba las calles de Bilbao cobrará este mes 1.477 euros, frente a los 1.028 euros de quien barre el interior de los edificios municipales. Ellos se ocupan del espacio público visible. Ellas, del invisible.


Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos España, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Actualidad
De Colombia a India. Ciclones y totalitarismos

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios. Un nuevo formato de El Salto TV: el Plano Maestro.

Coronavirus
La mascarilla, nuestra nueva frontera

La obligatoriedad de la mascarilla simboliza lo que me atrevería a calificar de mutación antropológica: nuestros gobernantes, con el apoyo de pensadores de la altura de Byung-Chul Han, parecen estar decididos a que la cara no enmascarada comience a parecernos obscena.

Drogas
Más opioides, más alcohol y cannabis al doble de su precio: las drogas durante el estado de alarma

¿Qué ha cambiado en el mundo de las drogas durante los dos meses de confinamiento? Javier Sánchez Arroyo, coordinador de Consumo ConCiencia, responde a las dudas sobre el uso y posible abuso de sustancias en este tiempo.

Antifascismo
Salir del armario de la patria

Hablar de patria en la izquierda es casi tan jodido como salir del armario, y mira que suele ser tortuoso. Pero la realidad es que, una vez que sales, se está bastante mejor.

Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Teatro
Cuando en el teatro se representaba la huelga

La huelga fue protagonista, principal o secundaria, en numerosas obras de teatro escritas y representadas en España en la bisagra entre los siglos XIX y XX. El hispanista Gérard Brey ha analizado en profundidad lo que denomina “teatro de la huelga”, un subgénero hoy olvidado y desaparecido de la escena actual.

África
La comunidad sostiene las vidas vulnerables en Nairobi durante la pandemia

Ante las medidas del gobierno de Kenia por el covid-19, muchas familias que viven al día se enfrentan a graves dificultades para acceder a productos de necesidad básica y a una violencia policial estructural que pone en riesgo su vida.

Últimas

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

Historia
Vasco Núñez de Balboa y el consenso del pueblo

Las cacerolas que estos días reclaman en la calle Núñez de Balboa el fin de un supuesto golpe de Estado nunca habrían tolerado que un Vasco Núñez de Balboa existiese.