Pueblo gitano
Abogados gitanos que luchan por los derechos de su comunidad

Tres juristas cuentan cómo han llevado múltiples casos de discriminación contra la comunidad gitana.

Juzgados Plaza de Castilla
Juzgados de Plaza de Castilla en Madrid David F. Sabadell

publicado
2019-06-30 06:00

Encontrar trabajo de enfermera auxiliar significó para Macarena (nombre ficticio) confirmar que podía despertar desconfianza entre ciertas personas por pertenecer a una comunidad minoritaria. Cuando en 2017 entregó el currículum en el hospital de Madrid en el que empezaría a trabajar, desde el departamento de Recursos Humanos le pidieron un certificado de delitos que “no era necesario para ese puesto de enfermera”, cuenta a El Salto Mari Carmen Cortés, abogada gitana del Departamento de Igualdad y Lucha contra la Discriminación de la Fundación Secretariado Gitano. “Se lo solicitaron por ser gitana”, añade Cortés al recordar cómo desde este departamento asesoró a Macarena y la derivó a una abogada experta en la materia para hacer frente a ese requerimiento. El hospital terminó reconociendo que había cometido un ‘error’.

Este caso es solo la punta del iceberg de toda la discriminación que todavía oprime a la comunidad romaní en España y en otros países de Europa. A pesar de que Ostalinda Maya, jurista de la Open Society Justice Initiative, entidad de la ONG de derechos humanos Open Society Foundations, reconoce a El Salto que en política ha habido “avances” ahora que hay cuatro diputados gitanos en el Congreso (la mayor representación de la historia), aún falta mucho para alcanzar un horizonte en el que nadie se vea relegado de un empleo o una vivienda por sus orígenes.

Se trata de una nefasta realidad que, como Maya indicó en un artículo publicado por la periodista Silvia Cruz en El País, ha provocado que muchos de los gitanos que cursan estudios superiores se decanten por las leyes para mejorar las condiciones de su comunidad. Prueba de ello es que, según constató la letrada, el 13% de las becas concedidas recientemente en Europa del Este y Europa Central por Roma Education Fund se han destinado a financiar estudios de Derecho. O, lo que es lo mismo, a otorgar unos conocimientos capaces de luchar por todos los derechos que siempre deberían haber tenido.

Un detonante común

A Maya la vocación le viene de siempre. Creció envuelta por un espíritu reivindicativo que hablaba de construir un mundo mejor. Su padre, Mario Maya, fue el bailaor que utilizó por primera vez el flamenco como una vía para denunciar públicamente el rechazo que perseguía a la comunidad gitana en España.

Cuando en 1976 protagonizó este hito a través del espectáculo Camelamos naquerar, que en calé significa Queremos hablar, la abogada era muy pequeña para entender de códigos morales, pero con los años “ese discurso, ese instinto de lucha, despertaría una conciencia”. También una tenacidad que empezaría a forjar desde 2006, al lanzarse a defender causas en países como Kosovo, Albania, Macedonia, Bulgaria, Romania, España, Ucrania, Hungría, Serbia y República Checa. En este último país, tendió la mano a familias cuyos hijos habían sido discriminados dos años atrás en el proceso de matriculación de una escuela de la ciudad de Ostrava. “Les hicieron un test, y estamos hablando de niños de primero de primaria, que suspendieron todos los alumnos gitanos”, apunta Maya.

La espiral de rechazo que expone la jurista no solo ha condenado a muchos niños a la desigualdad o ha dificultado a algunos el acceso a la vivienda o a ciertos empleos, también ha llevado a abogados gitanos a esconder quiénes realmente son por miedo a que los clientes no llamen a sus puertas, lamenta el letrado gitano de Córdoba Luis Mendoza. Afortunadamente, a él no le intimidó que muchos conocidos le recordaran esta posibilidad cuando terminó la carrera de Derecho en 2011 o que le dijeran que era una decisión arriesgada en medio de la crisis económica. Lo único que importaba era utilizar su trabajo para hacer aquello en lo qué creía: defender a los suyos.

“Debemos romper los propios prejuicios que tenemos sobre si no somos capaces de estudiar una carrera. Podemos hacer lo que nos propongamos, y eso intento demostrarlo con mi historia”, sostiene Luis con una voz que denota la satisfacción de acompañar a personas que se han visto atacadas por pensamientos racistas y falsos estereotipos que solo dibujan un imaginario distorsionado de la comunidad.

Uno de ellos es un vecino de Córdoba a quien una de las empresas con las que comercializaba con chatarra le denunció por robarles supuestamente 8.000 euros. Aquello era considerado un delito grave, pero cuando el jurista solicitó las grabaciones de las cámaras del establecimiento, demostró que el acusado había recogido el material con el permiso de la propietaria de la empresa y que, además, la suma de la chatarra que se había llevado no superaba los 300 euros. “Intentaron aprovecharse de los prejuicios de delincuentes que hay en torno a los gitanos, inculparle de un delito y así satisfacer las rencillas económicas que tenían entre ellos. Eso quedó acreditado en el juicio por conversaciones de WhatsApp”, asegura Mendoza.

Un espíritu que no flaquea

La mentalidad xenófoba que se ha propagado en los últimos años por Europa hace, según Maya, que el contexto actual sea “muy complicado” para la comunidad. Ella hasta ha tenido que despedirse del lugar al que llamaba hogar: “Llevaba 10 años viviendo en Hungría, pero me marché hace unos meses porque ha surgido otro movimiento antigitano”.

Las cifras hablan por sí solas. Según el informe publicado en 2018 por la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la UE, el 30% de los encuestados en 2016 había sido blanco de acoso racista, desprecios, amenazas a través de mensajes de texto y comentarios ofensivos en las redes sociales. El documento evalúa la discriminación en Bulgaria, Croacia, República Checa, Grecia, Hungría, Portugal, Rumanía, Eslovaquia y España, y en el caso de Grecia y la República Checa las cifras se disparan hasta el 50%.

Aunque Maya no pueda evitar sobrecogerse ante esta realidad, es de esas personas que prefiere alimentar su espíritu reivindicativo de los logros alcanzados hasta la fecha. En 2004, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos reconoció por primera vez que la discriminación estaba allí en el caso Nachova, donde dictaminó que dos militares gitanos habían sido asesinados en Bulgaria por la policía militar mientras les escupían insultos racistas. Y en 2007 esta corte sentenció (también por primera vez) que un país de la Unión Europea (República Checa) segregaba sistemáticamente a alumnos gitanos.

Este último fallo se vivió, de acuerdo con Maya, como “una gran victoria” y fue clave para constituir una jurisprudencia que, al menos, empezara a reconocer los derechos de la comunidad, pero está claro que la legislación aún está lejos de materializarse en el día a día de los romaníes. Es por eso que estos abogados seguirán haciendo de su trabajo un modo de construir un mundo que no entienda de odio a las minorías. Mendoza asegura que más bajar la guardia ante los que “quieren mantenernos allí abajo, hundidos, sin que levantemos cabeza”, persistirá en la lucha de derechos elementales. “Mientras siga trabajando, seguiré luchando por ello, y cuando yo me muera lo hará mi hijo”, sentencia.

Relacionadas

Pueblo gitano
¿Hacia un nuevo ciclo político gitano?

Nunca antes había existido un número de diputados y diputadas gitanas como el existente en la actualidad parlamentaria; nunca antes, los partidos políticos habían apostado de una forma tan explícita por situar rostros gitanos en la vanguardia de sus filas y mucho menos les habían otorgado una visibilidad similar.

Pueblo gitano
“El racismo es un producto de la modernidad europea”

Fernández es miembro de Kale Amenge, organización política gitana que, desde la independencia y una óptica decolonial, lucha por la emancipación del pueblo gitano.

Pueblo gitano
Antigitanismo: memoria histórica y reparación
El 16 de mayo, Día de la Resistencia Romaní, se recuerda la noche de 1944 en la que las gitanas y gitanos confinados en la sección romaní de Auschwitz-Birkenau se enfrentaron a las SS para evitar ser gaseados. Activistas apuntan a recuperar la memoria histórica del exterminio y la persecución para avanzar hacia la reparación.
10 Comentarios
#36499 8:56 1/7/2019

La Open Society de Soros mediante esta publicación, nada más que añadir

Responder
0
2
#36505 10:27 1/7/2019

Ahí les has dado, estos son los mismos que piensan que la tierra no es plana y las vacunas no son peligrosas.

Responder
1
1
#36495 7:27 1/7/2019

Que se venga a vivir a entrevías, san cristobal, san fermín, plata y castañar etc.... en Madrid hay muchas zonas concretas donde puede vivir y dentro de unos años que vuelva a escribir,

Responder
3
1
#36480 21:44 30/6/2019

Luchar por los derechos siempre es bueno. También lo sería recordar las obligaciones ......

Responder
5
2
#36506 10:28 1/7/2019

Pues ya es hora de que te acuerdes de ellas.

Responder
0
0
#36508 14:48 1/7/2019

Las mías con la sociedad las cumplo escrupulosamente .....

Responder
1
1
#36498 8:22 1/7/2019

Quieres que te envíe mi declaración de IRPF recién hecha? me sale a pagar, después de las retenciones correspondientes y los pagos fraccionados realizados.

Responder
1
1
#36494 6:32 1/7/2019

Asumir que yo por ser gitano no pago impuestos es racismo al igual que lo es pensar que yo soy la excepcion

Responder
4
2
#36518 21:09 1/7/2019

Nadie ha dicho aquí que ninguna persona romaní pague sus impuestos. Las habrá que sí y las que no....

Responder
0
0
#36517 21:09 1/7/2019

Nadie ha dicho aquí que ninguna persona romaní pague sus impuestos. Las habrá que sí y las que no....

Responder
0
0

Destacadas

Memoria histórica
Cuenta atrás para la salida de Franco del monumento fascista que él ideó

A las 10.30 horas del 24 de octubre deben comenzar los trabajos para el traslado de los restos del dictador Francisco Franco a un cementerio público.

Memoria histórica
De espacios de represión a lugares de memoria

De Austchwitz al Museo de la Libertad de Lisboa: cinco ejemplos para una resignificación democrática del Valle de los Caídos.

Catalunya
La sentencia, un terremoto político en Catalunya

En medio de las balas de goma, de foam, y las porras, Catalunya se encuentra con una clase política sin líderes claros, en la que los dos partidos hegemónicos (Esquerra Republicana de Catalunya y Junts per Catalunya) se apuñalan entre ellos y en la que las entidades sociales (Òmnium Cultural y Assemblea Nacional de Catalunya) se han quedado sin el carisma de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Memoria histórica
Martín Arnal: “Yo habría matado a Franco, aunque nunca maté ni a una mosca”

Tras vivir casi 40 años exiliado en Francia, Martín Arnal Mur volvió a España al morir Franco. Y se decepcionó. En su larga biografía hay espacio para la derrota, el dolor, las ilusiones perdidas y la esperanza. La llama del anarcosindicalismo, la experiencia de la colectividad agraria en su pueblo en 1936 y el paso por los campos de concentración franceses forjaron una vida que es todo un monumento a la dignidad y a la memoria.

Chile
El fantasma de la dictadura recorre Chile

Regresan los fantasmas del pasado en un país con una paradigmática dictadura militar, en la que las violaciones a los derechos humanos y la instalación neoliberal son cuestiones imposibles de olvidar.

Catalunya
La caza del octubre rojo (2017-2019)

Resulta llamativa la insistencia con la que se interroga al movimiento de masas en Catalunya respecto a sus intereses de clase y los peligros chovinistas en que podría incurrir o incurre.

Últimas

Opinión
Los anarquistas: el enemigo

Lo podemos leer en todos los medios de comunicación mainstream: los anarquistas han hecho todas las maldades sucedidas en el último mes en toda España. 

Insólita Península
Tiempo y tragedia en Granada

Nadie tiene dudas de que el cadáver de Federico García Lorca se encuentra en una zona abarrancada entre las localidades de Alfacar y Víznar, a pocos kilómetros al norte de la capital granadina. Allí fue asesinado.

Historia
Barcelona disturbios S.A.

El conflicto urbano es una seña de identidad de Barcelona. Los acontecimientos de esta semana muestran que, más allá de la sentencia del Supremo, hay motivaciones profundas por parte de sujetos políticos nuevos sin expectativas ni futuro.