Pueblo gitano
Abogados gitanos que luchan por los derechos de su comunidad

Tres juristas cuentan cómo han llevado múltiples casos de discriminación contra la comunidad gitana.

Juzgados Plaza de Castilla
Juzgados de Plaza de Castilla en Madrid David F. Sabadell
30 jun 2019 06:00

Encontrar trabajo de enfermera auxiliar significó para Macarena (nombre ficticio) confirmar que podía despertar desconfianza entre ciertas personas por pertenecer a una comunidad minoritaria. Cuando en 2017 entregó el currículum en el hospital de Madrid en el que empezaría a trabajar, desde el departamento de Recursos Humanos le pidieron un certificado de delitos que “no era necesario para ese puesto de enfermera”, cuenta a El Salto Mari Carmen Cortés, abogada gitana del Departamento de Igualdad y Lucha contra la Discriminación de la Fundación Secretariado Gitano. “Se lo solicitaron por ser gitana”, añade Cortés al recordar cómo desde este departamento asesoró a Macarena y la derivó a una abogada experta en la materia para hacer frente a ese requerimiento. El hospital terminó reconociendo que había cometido un ‘error’.

Este caso es solo la punta del iceberg de toda la discriminación que todavía oprime a la comunidad romaní en España y en otros países de Europa. A pesar de que Ostalinda Maya, jurista de la Open Society Justice Initiative, entidad de la ONG de derechos humanos Open Society Foundations, reconoce a El Salto que en política ha habido “avances” ahora que hay cuatro diputados gitanos en el Congreso (la mayor representación de la historia), aún falta mucho para alcanzar un horizonte en el que nadie se vea relegado de un empleo o una vivienda por sus orígenes.

Se trata de una nefasta realidad que, como Maya indicó en un artículo publicado por la periodista Silvia Cruz en El País, ha provocado que muchos de los gitanos que cursan estudios superiores se decanten por las leyes para mejorar las condiciones de su comunidad. Prueba de ello es que, según constató la letrada, el 13% de las becas concedidas recientemente en Europa del Este y Europa Central por Roma Education Fund se han destinado a financiar estudios de Derecho. O, lo que es lo mismo, a otorgar unos conocimientos capaces de luchar por todos los derechos que siempre deberían haber tenido.

Un detonante común

A Maya la vocación le viene de siempre. Creció envuelta por un espíritu reivindicativo que hablaba de construir un mundo mejor. Su padre, Mario Maya, fue el bailaor que utilizó por primera vez el flamenco como una vía para denunciar públicamente el rechazo que perseguía a la comunidad gitana en España.

Cuando en 1976 protagonizó este hito a través del espectáculo Camelamos naquerar, que en calé significa Queremos hablar, la abogada era muy pequeña para entender de códigos morales, pero con los años “ese discurso, ese instinto de lucha, despertaría una conciencia”. También una tenacidad que empezaría a forjar desde 2006, al lanzarse a defender causas en países como Kosovo, Albania, Macedonia, Bulgaria, Romania, España, Ucrania, Hungría, Serbia y República Checa. En este último país, tendió la mano a familias cuyos hijos habían sido discriminados dos años atrás en el proceso de matriculación de una escuela de la ciudad de Ostrava. “Les hicieron un test, y estamos hablando de niños de primero de primaria, que suspendieron todos los alumnos gitanos”, apunta Maya.

La espiral de rechazo que expone la jurista no solo ha condenado a muchos niños a la desigualdad o ha dificultado a algunos el acceso a la vivienda o a ciertos empleos, también ha llevado a abogados gitanos a esconder quiénes realmente son por miedo a que los clientes no llamen a sus puertas, lamenta el letrado gitano de Córdoba Luis Mendoza. Afortunadamente, a él no le intimidó que muchos conocidos le recordaran esta posibilidad cuando terminó la carrera de Derecho en 2011 o que le dijeran que era una decisión arriesgada en medio de la crisis económica. Lo único que importaba era utilizar su trabajo para hacer aquello en lo qué creía: defender a los suyos.

“Debemos romper los propios prejuicios que tenemos sobre si no somos capaces de estudiar una carrera. Podemos hacer lo que nos propongamos, y eso intento demostrarlo con mi historia”, sostiene Luis con una voz que denota la satisfacción de acompañar a personas que se han visto atacadas por pensamientos racistas y falsos estereotipos que solo dibujan un imaginario distorsionado de la comunidad.

Uno de ellos es un vecino de Córdoba a quien una de las empresas con las que comercializaba con chatarra le denunció por robarles supuestamente 8.000 euros. Aquello era considerado un delito grave, pero cuando el jurista solicitó las grabaciones de las cámaras del establecimiento, demostró que el acusado había recogido el material con el permiso de la propietaria de la empresa y que, además, la suma de la chatarra que se había llevado no superaba los 300 euros. “Intentaron aprovecharse de los prejuicios de delincuentes que hay en torno a los gitanos, inculparle de un delito y así satisfacer las rencillas económicas que tenían entre ellos. Eso quedó acreditado en el juicio por conversaciones de WhatsApp”, asegura Mendoza.

Un espíritu que no flaquea

La mentalidad xenófoba que se ha propagado en los últimos años por Europa hace, según Maya, que el contexto actual sea “muy complicado” para la comunidad. Ella hasta ha tenido que despedirse del lugar al que llamaba hogar: “Llevaba 10 años viviendo en Hungría, pero me marché hace unos meses porque ha surgido otro movimiento antigitano”.

Las cifras hablan por sí solas. Según el informe publicado en 2018 por la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la UE, el 30% de los encuestados en 2016 había sido blanco de acoso racista, desprecios, amenazas a través de mensajes de texto y comentarios ofensivos en las redes sociales. El documento evalúa la discriminación en Bulgaria, Croacia, República Checa, Grecia, Hungría, Portugal, Rumanía, Eslovaquia y España, y en el caso de Grecia y la República Checa las cifras se disparan hasta el 50%.

Aunque Maya no pueda evitar sobrecogerse ante esta realidad, es de esas personas que prefiere alimentar su espíritu reivindicativo de los logros alcanzados hasta la fecha. En 2004, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos reconoció por primera vez que la discriminación estaba allí en el caso Nachova, donde dictaminó que dos militares gitanos habían sido asesinados en Bulgaria por la policía militar mientras les escupían insultos racistas. Y en 2007 esta corte sentenció (también por primera vez) que un país de la Unión Europea (República Checa) segregaba sistemáticamente a alumnos gitanos.

Este último fallo se vivió, de acuerdo con Maya, como “una gran victoria” y fue clave para constituir una jurisprudencia que, al menos, empezara a reconocer los derechos de la comunidad, pero está claro que la legislación aún está lejos de materializarse en el día a día de los romaníes. Es por eso que estos abogados seguirán haciendo de su trabajo un modo de construir un mundo que no entienda de odio a las minorías. Mendoza asegura que más bajar la guardia ante los que “quieren mantenernos allí abajo, hundidos, sin que levantemos cabeza”, persistirá en la lucha de derechos elementales. “Mientras siga trabajando, seguiré luchando por ello, y cuando yo me muera lo hará mi hijo”, sentencia.

Relacionadas

Venta ambulante
Los mercadillos de Andalucía retrasan su vuelta

Sin posibilidad de apertura durante la fase 1 de la desescalada, la Secretaría de Estado de Comercio, la FEMP y asociaciones del sector dan luz verde a las medidas planteadas por los vendedores.


Pueblo gitano
Mayores que transmiten resistencia

Este texto forma parte de una iniciativa conjunta de medios aliados de Rromani Pativ: El Salto, Pikara Magazine y CTXT, con la colaboración de La Directa, en ocasión del día Internacional de la Resistencia Romaní. 

Pueblo gitano
Activismo calé contra el antigitanismo

La historia de la mayor minoría étnica de toda España y Europa, sin embargo, no aparece recogida en los libros de texto de la educación formal española.

11 Comentarios
#36499 8:56 1/7/2019

La Open Society de Soros mediante esta publicación, nada más que añadir

Responder
0
2
#36505 10:27 1/7/2019

Ahí les has dado, estos son los mismos que piensan que la tierra no es plana y las vacunas no son peligrosas.

Responder
2
1
#36495 7:27 1/7/2019

Que se venga a vivir a entrevías, san cristobal, san fermín, plata y castañar etc.... en Madrid hay muchas zonas concretas donde puede vivir y dentro de unos años que vuelva a escribir,

Responder
5
1
#36480 21:44 30/6/2019

Luchar por los derechos siempre es bueno. También lo sería recordar las obligaciones ......

Responder
8
2
#36506 10:28 1/7/2019

Pues ya es hora de que te acuerdes de ellas.

Responder
0
0
#36508 14:48 1/7/2019

Las mías con la sociedad las cumplo escrupulosamente .....

Responder
2
1
#36498 8:22 1/7/2019

Quieres que te envíe mi declaración de IRPF recién hecha? me sale a pagar, después de las retenciones correspondientes y los pagos fraccionados realizados.

Responder
2
1
#36494 6:32 1/7/2019

Asumir que yo por ser gitano no pago impuestos es racismo al igual que lo es pensar que yo soy la excepcion

Responder
6
2
#60692 24:43 15/5/2020

Los derechos y las obligaciones son iguales para todos sin excepcion. Si voy en contra de las obligaciones y solo quiero derechos, no encajo en la sociedad, soy digno de rechazo social.
Los hijos en las escuelas y los padres y madres a trabajar y contribuir.
Negarse a esto, es seguir alimentando el circulo de prejuicios y verdades...
Y negar q hay familias de la comunidad gitana q por seguir su tradicion, sacan a sus hijos de la escuela, para casar a las hijas, siguen teniendo hijos, sin empleo, de q viviran?, pq no todos tienen mercadillos, ni negocios... Y esto no es responsabilidad del exterior.
Racismo hay en todas las razas. Y si una cultura se centra en perpetuar su raza y no mezclarse con otras, eso es racista. Y nadie repara en eso.
Buenos y malos, hay en todas las razas. Y hasta q no aceptemos, q todos somos una sociedad e iguales, seguiran habiendo desencuentros, exclusion y desigualdades.
Aqui hay arabes, africanos, chinos, de paises del este, latinos y siendo tambien una minoria, llevando asentados siglos de diferencia, menos q los cales.
Y q a aqui no hay persecuciones, no se oyen los problemas y la falta de integracion, como se producen en la comunidad cale. Todos tienen acceso a la escuela, al empleo, cierto q el empleo esta muy mal. Pero hay gente cale q estudia y/o trabaja, conviviendo como uno mas, pq saben q de no hacerlo, se les discriminan y no saldran hacia adelante.
Hay q seguir ayudando, pero si internamente no hay un cambio tanto en el Estado, para crear empleo estable y facilitar su acceso y por parte de aquellas familias cale q anteponen su cultura, el descontrol de natalidad, teniendo hijos sin darles mas opcion, q su cultura y fe, en vez
a la convivencia, al estudio y al trabajo, nada cambiara

Responder
0
0
#36518 21:09 1/7/2019

Nadie ha dicho aquí que ninguna persona romaní pague sus impuestos. Las habrá que sí y las que no....

Responder
2
0
#36517 21:09 1/7/2019

Nadie ha dicho aquí que ninguna persona romaní pague sus impuestos. Las habrá que sí y las que no....

Responder
0
0

Destacadas

Industria
Nissan anuncia que se va de Barcelona y deja en el aire 23.000 empleos

La multinacional japonesa cierra su principal planta en España. El Ministerio de Industria anuncia que seguirá ofreciendo subvenciones que eviten el cierre.

Vivienda
Las ayudas al alquiler se quedan cortas y no terminan de llegar

Los grandes bancos siguen sin firmar el convenio para distribuir los microcréditos del ICO para la familias más afectadas por la crisis social y sanitaria. Mientras, en la Comunidad de Madrid las ayudas directas al alquiler se agotan en la primera semana.

8 de marzo
Testigos del informe de la Guardia Civil: “Mi declaración se ha tergiversado”
Dos de los cinco integrantes de CGT que aparecen en el informe de la Guardia Civil que culpa al Gobierno de no haber tomado medidas pese a conocer la situación de emergencia por el coronavirus aseguran que se han manipulado sus declaraciones. El sindicato estudia emprender acciones legales por lo que considera un “montaje” para desacreditar al movimiento feminista.
Migración
Helena Maleno, una vida en muchas vidas

La periodista e investigadora ha presentado Mujer de frontera. Defender el derecho a la vida no es un delito, editado por Península, un libro que nace de las luchas y resistencias compartidas con las comunidades migrantes.

Servicios públicos
‘Quiero un corazón contento’, la melodía a favor de los servicios públicos

Con el nombre Quiero un corazón contento la campaña convoca a la ciudadanía a salir el próximo sábado 30 de mayo, a las 13h, a sus balcones y ventanas.

Laboral
CNT exige al Gobierno una regulación del teletrabajo

El sindicato ha publicado una demanda que ha trasladado al Gobierno en la que piden una regulación legal del trabajo a distancia que permita su implementación de forma permanente en las empresas.

Crisis económica
Hong Kong, algo más que una ficha en la disputa de China por la hegemonía global

Los medios occidentales amplifican las protestas en Hong Kong, un “problema interno” de China que confluye con los temores del establishment a que las sociedades europeas simpaticen más con el país dirigido por Xi Jinping.

Música
Belén Gopegui pone letra a las nuevas canciones de Milagros, el grupo coral que salió de un colegio público

De empezar a cantar en clase con su profesora a participar en uno de los mayores éxitos de Rosalía, la peculiar trayectoria del grupo coral Milagros añade ahora otro capítulo destacado: las letras de sus nuevas canciones llevan la firma de la escritora Belén Gopegui.

Migración
Empadronamiento sin domicilio fijo, el negocio de un derecho que los ayuntamientos se niegan a reconocer

Las trabas burocráticas que aplican la mayoría de ayuntamientos al proceso especial de empadronamiento incumplen la normativa vigente sobre el acceso al padrón, que debe ser facilitado con independencia de la situación administrativa o habitacional de las personas que residen en cada municipio. Los impedimentos constantes han dado origen a un negocio paralelo donde se debe pagar a terceras personas por los documentos que la administración exige.

Últimas

Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.