Encallados en el techo de gasto

PSOE y Unidos Podemos afrontan las negociaciones sobre los Presupuestos de 2019 con voluntad de acuerdo pero con escepticismo ante la dificultad de pactar la cifra necesaria para revertir los recortes del PP.

Pedro Sanchez Pablo Iglesias
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias reunidos en marzo de 2016 Dani Gago

publicado
2018-09-04 06:30:00

“Complicadísimo pero posible” o, si se prefiere, “posible pero complicadísimo”. Es difícil vaticinar el resultado de las negociaciones emprendidas por el Gobierno y Unidos Podemos para pactar los Presupuestos Generales del Estado de 2019, unas conversaciones en las que, de momento, ha quedado aparcado el llamado techo de gasto, tras el desacuerdo visibilizado en el Congreso en la votación del pasado 27 de julio, pero cuya cuantificación, obligatoriamente, sobrevuela cada reunión entre ambas partes.

Tarde o temprano, Hacienda tendrá que hacer números y comprobar a cuánto asciende la inversión de los acuerdos alcanzados en esta negociaciones sectoriales —encaminados en gran medida a revertir el deterioro del Estado del Bienestar durante los Gobiernos del PP—: si el gasto que Unidos Podemos considera necesario a los socialistas les resulta desmesurado, vendrá la ruptura; si el partido de Pedro Sánchez logra convencer al de Pablo Iglesias y Alberto Garzón de que un esfuerzo moderado puede ser, de momento, suficiente, podrán seguir adelante, aunque tocará entonces atraer al resto de partidos que hicieron posible la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Aquel día, cuando los diputados y diputadas de Unidos Podemos decidieron abstenerse en la votación del techo de gasto presentado por el Gobierno del PSOE, impidiendo así su aprobación, no fueron pocas las voces que llegaron a vaticinar incluso un adelanto electoral ante lo que interpretaron un distanciamiento casi definitivo y quizás irresoluble entre ambas formaciones.

Desde IU se fijó en 15.000 millones de euros el aumento de gasto necesario para comenzar a revertir los recortes del PP –frente a los algo más de 5.200 propuestos por el Gobierno– aunque admiten que la cantidad no es inamovible

El Gobierno llevaba al Congreso un techo de gasto de 125.064 millones de euros, frente a los 119.834 del ejercicio de 2018, es decir una subida del 4,18% encaminada, dijo entonces la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a lograr que la recuperación económica llegue a toda la ciudadanía. Para Unidos Podemos, sin embargo, que el Gobierno resultante de una moción de censura contra las políticas de austeridad del PP solo estuviera dispuesto a invertir una cantidad inferior incluso a las aprobadas en varios de los ejercicios de la etapa Rajoy era inaceptable. Tras 10 años sufriendo, dicen desde esta formación, la sociedad necesita ya, sin más demora, una política económica con resultados visibles para las clases medias y trabajadoras.

Ante lo que por momentos parecía una situación sin salida, PSOE y Unidos Podemos decidieron optar por una camino intermedio y, probablemente, más práctico: olvidemos por el momento el techo de gasto —del que, además, existen dudas sobre si el Gobierno tiene la obligación de someterlo o no a votación en el Parlamento— y comencemos a negociar los Presupuestos. De los compromisos que adquiramos en ellos resultará, a la postre, el gasto que estamos dispuestos a acometer.

Y en esas están. El escepticismo que reflejan las palabras con que abrimos esta crónica se desprende del análisis de las negociaciones realizado para El Salto por uno de los participantes en las negociaciones, el responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato. Desde su formación, se ha llegado a fijar en 15.000 millones de euros el aumento de gasto necesario para comenzar a revertir los recortes del PP —frente a los algo más de 5.200 propuestos por el Gobierno—.

Y aunque Sánchez Mato afirma que esa cifra sigue siendo una referencia para su formación reconoce que, en aras del acuerdo, no es inamovible. “Nos interesan más las medidas que se adopten”, dice, pero no oculta que su partido no variará su posición si el PSOE no asume una “sensible” modificación del techo de gasto.

Si fuera así, si ese aumento del techo llegara, Sánchez Mato ve probabilidades de sacar adelante los Presupuestos. En primer lugar, dice, obviando el trámite, al que al fin y al cabo, en su opinión, no está obligado el Gobierno, de volver a presentar ante el Parlamento un techo de gasto; en segundo lugar, centrándose después en convencer al resto de partidos que sacaron adelante la moción de censura, nacionalistas vascos y catalanes especialmente, de que apoyen los presupuestos.

“Quizás PNV y PDeCAT no acepten una profunda reforma fiscal que obligue a tocar leyes específicas, pero quizás sí accedan a pequeñas modificaciones incluidas en ese marco más global que son los Presupuestos”, dice el dirigente de IU. En su opinión, de esta forma no sería siquiera necesaria modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria que permite al PP, por su mayoría en el Senado, vetar el techo de gasto.

Desde el Gobierno, fuentes del Ministerio de Hacienda reconocen que las negociaciones sobre el techo de gasto están “aparcadas” y, aunque admiten que esa cifra de 15.000 millones es inasumible, confían en llegar a un acuerdo tanto en el techo, como en los Presupuestos y en la senda de déficit. Aunque admiten también que si esa senda no llega a ser pactada y el Gobierno tiene que asumir como propia la del PP, algo más restrictiva, su influencia en el techo de gasto sería “relativamente baja” y podría ser “compensada por la vía de los ingresos”.

Tanto Unidos Podemos como PSOE niegan que las negociaciones sean un paripé. Tampoco un hipotético fracaso de estas negociaciones abocaría necesariamente al país a un adelanto electoral

Porque ese, el déficit, es el tercer eslabón de la cadena: al igual que unos determinados Presupuestos implican un determinado gasto público, esta inversión define, a su vez, la posibilidad de cumplir o no los objetivos de déficit. Esa senda, que fue rechazada en el Congreso junto al techo de gasto, suaviza los objetivos anteriores del PP para situarlos en 1,8 del PIB para 2019; 1,1 para 2020 y 0,4 para 2021. Pero, como recuerda a El Salto el diputado Txema Guijarro, de Unidos Podemos, al igual que los Gobiernos del PP se “saltaron sus propios objetivos a la torera”, ahora le toca al PSOE “tirar adelante con valentía” sabiendo que las instituciones europeas no cuentan con elementos coercitivos ante su incumplimiento.

Aun así, desde Unidos Podemos destacan que, si el Gobierno insiste en controlar el déficit, los nuevos ingresos —a través de la reforma del Impuesto de Sociedades, por ejemplo, o del aumento del IRPF para las rentas más altas o la tasa sobre operaciones financieras— que debieran, a su juicio, incluir los Presupuestos ahora en negociación servirían para compensar los gastos. “Los que apoyamos la moción de censura —añade Guijarro sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo definitivo que incluya al resto de grupos necesarios— estamos en sintonía en que hacen falta reformas fiscales para financiar políticas públicas. Creo que es posible llegar a un acuerdo”, insiste.

Ambas partes, tanto Gobierno como Unidos Podemos, niegan que el final esté escrito y las conversaciones en marcha no sean más que un “paripé” para evitar un eventual castigo del electorado por no haberlo intentado al menos. Nada está decidido. Y, de hecho, tampoco un hipotético fracaso de estas negociaciones abocaría necesariamente al país a un adelanto electoral. Cabría la posibilidad de que el Gobierno, que ya asumió en la moción de censura los presupuestos para 2018 del PP, decidiera, ante la falta de acuerdo, prorrogarlos para 2019 y así, si no agotar la legislatura hasta julio de 2020, acercarse a su final. “Sin acuerdo en los Presupuestos —explica Txema Guijarro— la gobernabilidad quedaría resentida”. Pero que eso implicara nuevas elecciones es otra cosa.

Sin embargo, el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, daba a entender este lunes en la Cadena SER que la prórroga de los Presupuestos no era su opción. “Estos —en referencia a los de 2018, heredados del PP— no son mis presupuestos”, por lo que su intención es presentar los nuevos a finales de noviembre o principios de diciembre. De su aprobación depende la viabilidad del Gobierno, admitió Sánchez, quien eludió en cualquier caso hablar de adelanto electoral.

Relacionadas

Presupuestos Generales del Estado
Presupuestos Generales del Estado 2019: ¿Se cambian las Reglas de Juego?

Uno de los argumentos más rancios que ha esgrimido Unidos Podemos (UP) para su acuerdo presupuestario 2019, para poder “cogobernar” sobre lo posible y, a la vez intentar “salvar la cara”, despreciando de esta manera tanto la memoria de la gente, como la nítida renuncia a terminar con el pago de la deuda ilegítima, ilegal en la mayor parte de los casos y siempre no ética, ha sido precisamente que el gobierno se encontraba en la senda de la consolidación fiscal y, en consecuencia renunciaban a la derogación del artículo 135 de la CE.

Seguridad Social
La reforma de los permisos de paternidad afronta el reto de acabar con la brecha de género
El acuerdo entre Gobierno y Unidos Podemos incluye la ampliación de los permisos de paternidad hasta 16 semanas, el mismo tiempo de permiso que tienen las madres.
Remunicipalización
Las trabas a las remunicipalizaciones son anticonstitucionales

El Tribunal Constitucional da la razón a Unidos Podemos y ha dictaminado que las Disposiciones Adicionales contra las remunicipalizaciones del Partido Popular y apoyadas por Ciudadanos en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 son anticonstitucionales.

Salario mínimo
A favor de aumentar el salario mínimo
5

Son sorprendentes las reacciones de PP y Ciudadanos contra el aumento del salario mínimo cuando estos han votado en contra de limitar los sueldos desorbitados de los políticos allí donde se ha planteado la medida.

4 Comentarios
Satán 6:39 5/9/2018

Si esta es la izquierda española, es para ponerse a temblar. El psoe y unidos podemos no son mas que una pandilla de impotentes y pusilanimes, vende humos, incapaces de hacer frente, a los fascistas de la derecha española (pp,c 's, vox,), vasca (pnv) y catalana (pdcat), para generar leyes que beneficien a las clases trabajadoras y no a los franquistas de siempre. Por eso grito a la cara de los dirigentes del psoe-podemos ¡¡¡SOIS UNOS TRAIDORES A LA CLASE PROLETARIA Y UNOS COBARDES!!

Responder
8
0
#22470 18:38 4/9/2018

Hay que plantarse y dejar de pagar la deuda ilegitima.
Aumentar el techo de gasto no evitaría seguir pagando una deuda que es imposible de pagar y sigue creciendo.

Responder
1
0
#22423 10:19 4/9/2018

El partido blanqueador de Fascistas, Unidos Podemos...

Responder
15
1
#22428 10:40 4/9/2018

" Podemos, en boca de su Secretario General, Óscar Urralburu, ofrece al Psoe de Diego Conesa, “al igual que ocurre en Madrid”, pactar una hoja de ruta común de cara a las elecciones de mayo para desbancar a la derecha en esta oportunidad histórica de nueva redistribución electoral y fragmentación del arco político. Óscar, un hombre más inteligente que toda la ejecutiva del PSRM junta, tienta a Diego Conesa con la golosina de un “gobierno” que ni es suyo, ni puede ofrecer, ni puede prometer, para salvar sus propios muebles electorales ante la caída en picado que su formación política está experimentando en los últimos tiempos. "
http://diario16.com/psoe-la-mano-podemos-no-entendido-nada/

Responder
4
1

Destacadas

Municipalismo
El último asalto de la CE a los ayuntamientos

Una nueva directiva europea pretende que la Comisión Europea tenga la última palabra en las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

Militarismo
"Se quiere impulsar el culto al militarismo"
Entrevistamos a Edgard Vega y Quique Sánchez, activistas e investigadores del Centro de Estudios por la Paz J.M Delàs.
Feminismos
Miles de personas se concentran frente al Parlamento de Andalucía en defensa de los derechos de las mujeres

En el mismo momento que Juan Manuel Moreno leía su discurso de investidura, más de ciento cincuenta colectivos feministas provenientes de todas las provincias andaluzas se han movilizado a las 12 horas frente a la sede parlamentaria en Sevilla. 

Música
Laibach: cuando Bertolt Brecht trolea a Leni Riefenstahl

Las herramientas de Laibach son versiones grotescas y marciales de éxitos pop, himnos nacionales y un repertorio propio que bascula entre lo altisonante, lo ridículo y lo majestuoso.

Masculinidades
Gillette y la mercantilización de las masculinidades

El anuncio de Gillette sobre las masculinidades tóxicas ha levantado airadas críticas y pasiones, pero la campaña abre también el debate sobre la cooptación y mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades por parte de grandes empresas.

Feminismos
Movilizaciones en todo el Estado tras la primera sesión de investidura

Los lemas #NiUnPasoAtrásenIgualdad y #NuestrosDerechosNoSeNegocian se han trasladado de Andalucía a un centenar de ciudades en todo el Estado para mostrar el rechazo al acuerdo del PP con Vox para investir a su candidato en Andalucía.

Últimas

Feminismos
Un siglo después del asesinato de Rosa Luxemburgo, ¿vuelven los Freikorps?

En el centenario de la muerte de la teórica revolucionaria sale a la luz un escándalo en el ejército alemán que recuerda a las unidades paramilitares de voluntarios que acabaron con su vida.

América Latina
Bolsonaro y López Obrador, dos estilos para gobernar las grandes potencias de América Latina
1
Con pocas semanas de diferencia Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador asumieron la presidencia de sus países, Brasil y México, las dos mayores economías latinoamericanas.
Minería
Contra la megaminería, el pueblo iluminado

Surge poco a poco, sin hacer ruido, pero cuando una minera pone el pie en tu municipio, ya no hay vuelta atrás. O estás con ellos o estás contra ellos.

Agricultura
Falta de mano de obra en el campo: un cuento más viejo que un arao
2

La alerta sobre la falta de mano de obra local es una campaña de marketing pagada por una parte de la patronal agraria para penetrar en la opinión pública y reducir su resistencia mental a la precarización del trabajo en el campo.