Palestina: el lado correcto de la historia

Córdoba es el único colegio público que se encuentra en Tel Rumeida, un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera, de no ser por el destino que la ocupación israelí le ha reservado a sus habitantes.

Militares israelíes
Todos los hombres y mujeres israelíes están obligados a realizar el servicio militar durante dos años. Las prácticas militares las realizan con los propios habitantes de los territorios palestinos, poniendo a prueba la eficacia de sus armas. Julia Rodríguez
Hebrón (Palestina)

publicado
2018-01-31 09:15:00

El nombre de Córdoba resuena en la ciudad palestina de Hebrón. Es el nombre del único colegio público que se encuentra en Tel Rumeida, un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera, de no ser por el destino que la ocupación israelí le ha reservado a los habitantes de este barrio. Los niños que acuden a este colegio tienen que enfrentarse cada día a la cara más dura de la ocupación, tratar con soldados extranjeros fuertemente armados y jugarse la vida para asistir a las clases. Dicen los libros de historia que en Hebrón (Al-Jalil) se cerraron las primeras transacciones comerciales y que sus fábricas y telares eran famosas en todo el mundo. Un ciudad dividida en un país no reconocido, donde si las paredes hablaran contarían historias de dolor y heroicidad casi diarias. Hebrón, una localidad al sur de Cisjordania con 4.000 años de historia, es un microcosmos de lo peor de la ocupación israelí.

Colegio Córdoba, en Hebrón
El colegio Córdoba es el único centro escolar público en la colonia ilegal Tel Rumeida, en el centro de Hebrón. Para asistir a clase, los niños y niñas tienen que cruzar el checkpoint y enfrentarse a los soldados armados cada día. Julia Rodríguez
Un año después de la Guerra de los Seis Días, en 1968, se instaló el primer asentamiento israelí en Hebrón. Desde entonces, sus calles son testigo de la impotencia, lucha por la tierra, violencia y contradicciones de la ocupación. En la actualidad, 800 colonos israelíes, la mayoría provenientes de Estados Unidos y todos muy violentos, son escoltados por más de 2.000 soldados. Según los Acuerdos de Oslo, la ciudad está teóricamente dividida en dos partes: la H1, que está bajo control de la Autoridad Palestina, y la H2, bajo control militar israelí. Pero nada más lejos de la realidad. Israel controla los accesos y dicta caprichosamente la vida diaria de todos sus habitantes. 

Nisreen Hashem Azzeh es una artista y activista palestina que resiste con sus hijos en Tel Rumeida, una colonia ilegal, según el derecho internacional, en el centro histórico de la ciudad. Malvive en una ladera rodeada por colonos israelíes, amenazada de forma constante y con el miedo de posibles agresiones, como ya ha sufrido repetidas veces. “Estudié Artes en la Universidad de Jordania, hago pinturas para ganarnos la vida y aprovecho para evadirme de todo”, relata Nisreen en el salón de su casa. Su historia es la de una heroína, una historia que bien pudiera repetir cualquiera de los habitantes de esta ladera de Hebrón.

Nos recibe con una sonrisa honesta y, por ello, con mirada triste. Desde que murió su marido, el doctor Hashem Azzeh, el 21 de octubre de 2015, tras inhalar gases lacrimógenos lanzados por el Ejército de ocupación israelí, ella ha ocupado su lugar.

Hebrón militarizado
La militarización de las calles oprime a la población. Desde el inicio de las protestas ha habido más de 1.700 heridos, nueve fallecidos y decenas de detenciones. Julia Rodríguez
El doctor Azzeh se dedicaba en su tiempo libre a mostrar a periodistas y activistas la crudeza de la ocupación. Ahora su hogar ya no tiene la privacidad deseada. Los periodistas y activistas la visitan casi a diario para conocer su historia. “Es nuestra obligación mostrar nuestra angustia para que todo el mundo sepa lo que aquí está pasando y lo detenga”, subraya.

Desde el sitio a la ciudad, puerta a puerta, los colonos asaltan su casa, envenenan sus parras y sus olivos y golpean las ventanas con el único objetivo de echarlos de sus casas. “Una noche sentimos mucho miedo porque intentaron romper las ventanas, desde entonces hemos puesto unas rejas para evitarlo”, confiesa Nisreen mientras muestra una precaria reja colocada en su ventana.

Nisreen vive junto a sus cuatro hijos, y trabaja en la ciudad de Hebrón, por lo que cada día tiene que cruzar el checkpoint que bloquea la calle Shuhada, que da acceso a la colonia, y enfrentarse a la caprichosa voluntad de los soldados. Cuando llega a casa, hace repaso de todas las tareas del hogar, pero ya no sube a la terraza a tender la ropa: una torre militar se encuentra a escasos diez metros de su tejado con soldados apuntándole. La vida aquí es angustiosa, casi un castigo.

La calle comercial, Al-Shuhada, está siempre desierta, excepto cuando los niños y niñas palestinos salen del colegio Córdoba, el único colegio palestino dentro del asentamiento colono. “Intentamos mantenerlos alejados del ambiente de violencia y opresión que conlleva la ocupación”, explica Nora, directora del colegio. Todo alumno o alumna que viva fuera de la colonia tiene que pasar diariamente por el conocido Check­point 56. Nisreen solo puede acompañar a sus hijos hasta la puerta del puesto de control por miedo a alguna agresión. “Tratamos psicológicamente a los niños con juegos psicosociales e intentamos celebrar actividades más entretenidas para que olviden la situación por un tiempo”, dice Nora.

La Asociación Al-Quds de Solidaridad con los Pueblos del Mundo Árabe lleva desde 1999 realizando labores de denuncia y apoyo internacional en toda Palestina. Desde Málaga, ofrecen apoyo al Centro de Información Alternativa, que se dedica al monitoreo y denuncia de la situación en Hebrón. Desde la asociación dan cuenta de cómo la impunidad de los israelíes ante la ley es latente en los asentamientos ilegales. Tel Rumeida, en la parte oeste de Hebrón, fue ocupado en 1984, violando la Resolución 446 de la ONU, aprobada en 1979. Es uno de los asentamientos ilegales existentes en Cisjordania, en los que, según el censo israelí de 2012, vive más de medio millón de colonos judíos.

Mientras, los palestinos y palestinas ven cómo su futuro y sus tierras son robados sin que la comunidad internacional haga nada para impedirlo. Issa Amro, conocido activista palestino, nos habla de un sistema de apartheid y recuerda las resoluciones de Naciones Unidas incumplidas, así como las constantes violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos por parte de Israel. “Tenemos a la ley de nuestro lado, tenemos la razón de nuestro lado, el derecho a permanecer en nuestra tierra. Estamos en el lado correcto de la historia”, subraya.

12 Comentarios
MIH 13:58 1/2/2018

Al troll anónimo, no hace falta que nos paguen, sólo hay que ir y verlo. Yo lo vi, hace 5 años, los colonos parecen talibanes violentos y ametzionenazantes, los soldados, excuso decir, armados hasta los ojos y muertos de miedo, ellos! los controles exhaustivos, DENTRO de la mezquita de Abraham están soldados armados!!! Y así podemos seguir hasta mañana. El mundo lo está viendo, en las colinas de alrededor globos estáticos de vigilancia controla a 4 pastores y sus cabras a los que no dejan levantar 4 paredes y rezan al aire libre, con el altavoz camuflado en un árbol para llamar a oración. Enfrente espléndidos edificios de las colonias de Gush Etzión con escuelas, centros comerciales, urbanizaciones de adosados...
Un espanto. Los palestinos no necesitan pagar, tienen la razón y la justicia de su lado.

Responder
0
0
#7861 4:59 3/2/2018

Los palestinos no existen son un invento de la Liga Arabe de 1967, que a partir de ese año comenzo a llamar a los árabes jordanos y egipcios palestinos.

Responder
0
0
#7768 10:34 1/2/2018

Es sorprendente como los troll sionistas se cuelan en todos lados. La pregunta es distinta ¿Cuánto os paga Israel para difamar y criminalizar la solidaridad con el pueblo palestino? #BDS

Responder
1
0
#7751 18:37 31/1/2018

El nivel de mentiras es tan aterrador que uno se pregunta ¿cuanto dinero recibieron los autores de este cuento para escribirlo?

España ya llevo adelante una inquisicion para matar judíos. Eso fue hace unos 500 años. Y siguen insistiendo.

Responder
3
10
#7764 9:23 1/2/2018

Invent

Responder
1
0
#7752 19:28 31/1/2018

¿Donde están las mentiras?

Responder
7
0
Anónimo 16:29 31/1/2018

Israel es el que esta en el lado correcto de la historia,los judíos ya habitaban esa tierra más de mil quinientos años antes de Cristo, y al menos mil quinientos años antes de que los pueblos árabes aparecieran sobre la faz de la tierra, Hebrón es la cuna histórica del Pueblo de Israel, fue la ciudad donde vivieron y están sepultados los padres fundadores de la nación hebrea.

Responder
5
13
#7789 17:11 1/2/2018

Muéstreme restos arqueológicos fiables de la presencia de judíos en Egipto.

Responder
0
0
#7742 17:53 31/1/2018

Jjajaaja. Eres ridículo.

Responder
10
3
#7732 16:11 31/1/2018

Nota antisemita. Europa Mato a 6.000.000 de judios y todavía no lo reconocen. Son pura escoria.

Responder
3
9
#7788 17:11 1/2/2018

No había ni 6 millones de judíos viviendo en Europa en esa época, así que...
Además, el mismo comportamiento de los nazis es el que están teniendo los sionistas con Palestina:
https://www.youtube.com/watch?v=zHr__eXShnw

Responder
0
0
#7743 17:53 31/1/2018

Nota de tu maestra del instituto. Sigues suspensa en lengua.

Responder
6
1

Destacadas

Energías renovables
Un legado nefasto en renovables

El más que probable final del impuesto al sol es el epílogo a siete años de políticas en materia de renovables que, a ojos de los grupos ecologistas, han supuesto una marcha atrás sin precedentes.

Crímenes del franquismo
Los esclavos del franquismo

Aunque el trabajo forzado de los presos era algo corriente desde el golpe de Estado, la construcción del Valle de los Caídos será una de las primeras grandes obras en utilizar mano de obra esclava de forma masiva.

Cómic
Emil Ferris, el cómic como reflejo y abismo

La ópera prima de Emil Ferris, Lo que más me gusta son los monstruos, se ha ganado a crítica y público y se presenta como una de las nóvelas gráficas más interesantes de la temporada.

Violencia sexual
Romper el silencio: el fin de la cultura de la violación

Oprimir a las mujeres no era una opción ideológica, formaba parte de la cultura popular. Una cultura impregnada por el patriarcado que mujeres de todas las edades ya no están dispuestas a tolerar

Últimas

Música
Doctor Deseo: “Cualquiera con dos dedos de frente y un poco de corazón se identifica con el feminismo”

La peculiar idiosincrasia de Doctor Deseo, verso suelto en el ámbito del rock con denominación de origen vasca, ha permanecido intacta durante tres décadas. Al conversar con Francis Díez, voz cantante del grupo bilbaíno, es fácil entender por qué.

Fotografía
Nuevas miradas para combatir la hegemonía
Binomio Mujeril es un proyecto fotográfico que propone miradas desde las que cuestionarse y cuestionar.
Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.