Emakumeok* Planto: Si paramos todas, paramos todo

Si históricamente la huelga contemplaba un sujeto masculino y asalariado, que luchaba contra el capital bloqueando sus circuitos de producción y reproducción, la huelga feminista abre otros escenarios ampliándose hacia sujetos tradicionalmente invisibilizados

Si nosotras paramos, se para el mundo - Ilustración
Si nosotras paramos, se para el mundo María Garrido


EJE DE CUIDADOS 8M BRUJAS Y DIVERSAS

publicado
2018-03-07 11:52:00

Este 8 de marzo las mujeres nos plantamos y paramos, pero esta no es una huelga al uso. Se trata de un paro internacional, un grito de "¡ya basta!" fuerte y claro, que se planta frente a la profundización de múltiples violencias que se entrelazan y nos golpean cada vez más fuerte, afectando directamente nuestras vidas y nuestros cuerpos, y que quiere poner fin a la explotación, saqueo, colonización, vulneración, expropiación, cosificación, violación y asesinatos.

Es tiempo de cambios. No queremos seguir así. Recuperamos la huelga como herramienta de lucha, pero le damos otro sentido. Es un arma colectiva que va más allá de reformar este sistema. No se contenta con mejorar condiciones, ni con parchear este modelo. Paramos porque no nos detendremos hasta transformarlo de raíz.
Si históricamente la huelga contemplaba un sujeto masculino y asalariado, que luchaba contra el capital bloqueando sus circuitos de producción y reproducción, la huelga feminista abre otros escenarios ampliándose hacia sujetos tradicionalmente invisibilizados. Y está ya en curso, en cada asamblea, en cada espacio de encuentro, de organización colectiva, de alianzas cómplices.

Esta huelga no quiere más de lo mismo, porque otro mundo es posible... y urgente. Es una huelga que pone en el centro el conflicto capital-vida, cuestionando el actual modelo de producción, autosuficiencia y consumo basado en la posesión y acumulación, y revisando la actual organización social desigual de los trabajos de cuidados. La convocatoria se dirige a parar también el mundo reproductivo, porque hay trabajos que solo se ven cuando no se hacen, y un objetivo prioritario de esta huelga es visibilizarlos y evidenciar cómo la alianza entre heteropatriarcado, capitalismo, extractivismo y xenofobia se sustenta sobre todos los trabajos necesarios para sostener la vida y reproducirla. Se nutre y se beneficia de ellos. Nos negamos no sólo a sufrir sus consecuencias sino a ser cómplices de su sostenimiento.

Paramos porque este sistema nos quiere sumisas, calladas, pasivas, resignadas, obedientes, desencantadas, divididas, enfrentadas, desinformadas, con miedo, violentadas, muertas... Paramos porque somos fuertes, poderosas, rebeldes, insumisas, contestatarias, informadas, enredadas, creativas, inconformistas, curiosas, vivas… Ya lo estamos comprobando.

En Euskal Herria llevamos varios meses conspirando este proceso. Desde el eje de cuidados, uno de los principales retos está siendo revisar los conceptos de trabajo y de cuidado. Porque cuando nosotras hablamos de trabajos no hablamos solo de empleos. No todo el trabajo se encuentra en el marco del mercado laboral remunerado. Las actividades socialmente útiles que se realizan fuera de la relación mercantil, como el trabajo doméstico, de cuidados u otros trabajos motivados por la solidaridad, deben ser tenidos en cuenta a la hora de repartir responsabilidades y tiempos. Así, cuando hablamos de reorganización social de los trabajos y tiempos de cuidados, nos referimos a una alternativa necesaria y urgente para una redistribución de los recursos y la riqueza, basada en la justicia entre todas las personas.

Lo que no se nombra no se ve. Cuando definimos algo, sin darnos cuenta, estamos cargándole de sentidos y contenidos. Nombrar es visibilizar e invisibilizar a la vez. Es un hecho político, que implica decidir qué se tendrá en cuenta y qué no. Contemplar ciertos elementos implica omitir otros, nombrar tiene detrás una relación de poder disputada, que se naturaliza sin abrir posibilidad de modificación. Por eso convocamos esta huelga, para visibilizar, denunciar y confrontar. Pero, también, para transformar. Como dice Silvia Federici1: “Parar significa no solo interrumpir ciertas actividades laborales, sino que significa también comprometernos en actividades que tengan algo transformador, que en cierta manera nos llevan más allá de las ocupaciones rutinarias y de la vida cotidiana y que contienen en sí mismas otras posibilidades”.

Paramos porque queremos denunciar este sistema, plantarle cara y gritarle que conocemos de hace largo tiempo sus herramientas. Desde las más sutiles, como el amor romántico, la familia nuclear, la ética reaccionaria del cuidado...., a las más burdas y contundentes, como la violencia en todas sus formas. Pero, esto mismo nos da la potencia de nuestro propio poder y nos muestra que es momento de hacerle conocer las nuestras....y esta huelga es una de ellas.

Valgan estos motivos para contagiarnos. Porque juntas y diversas nos hacemos más fuertes y visibles, movilicémonos unidas este 8 de marzo, cada una desde su lugar. Cada mujer, seguro, puede encontrar las razones que la muevan y le hagan sentir que esta huelga también es suya. Y lo es.

Porque si paramos TODAS, paramos TODO.

Relacionadas

Huelga feminista
Tras el ocho de marzo, ¿los hombres qué?
3

El papel asignado a los hombres el día de la huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

Huelga feminista
Todos os vídeos da folga feminista en Galiza
O 3M conversamos co feminismo galego coa mente posta na folga do 8M, que nos emocionou nunha xornada histórica e exemplar.
Huelga feminista
“Estoy a dos de petar”. Reflexiones post 8M del pre 8M
10
Conforme se acercaba el 8M cada vez me sentía más extraña, miraba a mis compañeras preparando cosas sin cesar, y la sensación de que nada de eso iba conmigo crecía y crecía
0 Comentarios

Destacadas

Municipalismo
Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Las licitaciones y compras por parte de las administraciones públicas pueden ser una herramienta efectiva para luchar contra la desigualdad de género y el machismo. Los ayuntamientos están jugando un papel muy importante en esa lucha, pese a las reticencias no solo de las empresas, sino también internas.

Vivienda
El movimiento por la vivienda consigue la primera multa por acoso inmobiliario

Con esta medida sin precedentes, el Ayuntamiento de Barcelona aplica por primera vez la ley de vivienda de 2007 que permite multar a la propiedad por acoso inmobiliario. Una “gran noticia” para el movimiento por la vivienda que ha impulsado el caso.

Feminismos
Sara Ahmed: “La felicidad es una técnica para dirigir a las personas”

Sara Ahmed, escritora feminista y académica independiente, lleva años investigando los mecanismos institucionales que dificultan e impiden que las quejas por sexismo, racismo o acoso sean escuchadas y atendidas.

Opinión
No desistir

Hay tantas y tantos a punto de bajar la guardia... ¿Rendirse? Eso sería demasiado poético.

Eléctricas
Usagre, capital europea de la energía solar

La Transición Energética en Extremadura marca como primer hito la planta fotovoltaica de Iberdrola en Usagre, la que será la instalación de energía solar más grande de Europa. Algunos especialistas consultados, sin embargo, mantienen serias objeciones al modelo implementado de transformación hacia energías limpias. 

Últimas

Maltrato animal
Animalistas protestan contra la ‘McCrueldad’
La asociación animalista Igualdad Animal protesta frente a un restaurante McDonalds en el Día Mundial Sin Carne.
Extremadura
El 25 de Marzo de este año llegará hasta Madrid
La acciones centrales de este año se trasladan de Mérida a Badajoz, adelantando la jornada reivindicativa al sábado día 23 para facilitar la participación ciudadana en los actos.
Huelga feminista
Tras el ocho de marzo, ¿los hombres qué?
3

El papel asignado a los hombres el día de la huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

Tribuna
Por una política de la vida cotidiana
Que la entrada en esto de la política institucional tiene un punto de no retorno creo que es algo que no se le escapa a nadie a estas alturas. Ahora bien, caer en que las personas que han ocupado determinados cargos públicos son insustituibles es un error que no deberíamos cometer.