Hemeroteca Diagonal
Cincuenta mil víctimas del amianto hasta 2044

El Estado y las empresas eluden su responsabilidad en el reconocimiento de las víctimas de este mineral letal.

Hemeroteca Diagonal
4 ene 2015 06:48

Carmen se casó con José en 1965, dos años después de que él comenzara a trabajar en Rocalla. Durante años, ella trabajó en el hogar que compartían. Entre otras faenas, lavaba la ropa de su compañero. Hasta 1984, Rocalla, que entonces ya había sido absorbida por Uralita, no estableció medidas para que el vestuario de buena parte de la plantilla fuese lavado por empresas que conociesen el riesgo de las pequeñas fibras que quedaban adheridas a la ropa. Ya era tarde para Carmen, que murió en 2011 a causa de un mesotelioma metastásico, un tipo de cáncer relacionado con aquellas pequeñas fibras de amianto, el material que durante años su marido cargó y descargó para Rocalla, una de las empresas que se lucró en el Estado español con la fabricación de compuestos fabricados con este grupo de minerales.

Una sentencia del juzgado número 14 de lo Social de Barcelona ha dado la razón a José y condenado a Uralita a pagar 86.000 euros de indemnización por la muerte de Car­men. Es sólo uno de los pleitos planteados por extrabajadores de fabri­cantes de amianto –en Castell­defels, Cerdanyola, Sevilla o Geta­fe–, o por empresas que han trabajado con amianto, como Renfe, Seat, Airbus o Michelin. Los procesos, interpuestos por el Col.lectiu Ronda de Barce­lona, la Asociación de Víctimas del Amianto, la aso­ciación vasca Asvia­me o CGT, tratan de romper el silencio en torno a lo que este sindicato considera la mayor tragedia laboral e industrial de todo el siglo XX. Según la CGT, en España morirán a causa de la exposición al amianto unas 100.000 personas. De ellas, 50.000 fallecerán en los próximos 40 años.

CGT presentó en noviembre un escrito a la Seguridad Social para que el Estado reconozca mediante un real decreto el impacto sociolaboral que ha tenido el amianto. Este ­sindicato pide pasos para el reconocimiento del derecho a coeficientes reductores a la hora de la jubilación, así como que se diriman las responsabilidades de las empresas que se beneficiaron del empleo del amianto, un material cuyos impactos sobre la salud se conocen desde finales del siglo XIX. La histórica sentencia que sentó en el banquillo a los “señores del amianto” en Italia, los multimillonarios propietarios de la empresa Eternit, es un horizonte para que se lleve a cabo un proceso similar en España, reconoce Paco Puche, un militante ecologista especializado en los efectos de este mineral.

Silencio administrativo

El Ministerio de Empleo aún no ha respondido al escrito de CGT. El silencio rodea lo relacionado con el uso de este mineral. “La característica principal de esta plaga es que la gente no sabe casi nada sobre ella”, afirma Puche. Las enfermedades asociadas a ella pueden tardar en manifestarse entre 15 y 40 años. En el caso de la ciudadanía expuesta a las fibras de amianto, es posible que nunca lleguen a reconocerse las enfermedades causadas por la pre­sencia de ­microfibras de asbestos. En este sentido, Puche resalta una causa interpuesta por la Fiscalía de Valla­dolid contra la empresa Reyal Urbis por el abandono incontrolado de la fábrica de Uralita en esa ciudad.

En el caso de las personas que en algún momento de su vida trabajaron con amianto, Puche señala que el mayor peligro es la rápida prescripción. “Desde que un enfermo sabe que está enfermo hasta que prescribe su posibilidad de reclamar no puede pasar más de un año”, explica. El sufrimiento de los enfermos y sus familiares, a menudo, pasa también por la Administración. La Seguridad Social no admite el origen profesional de muchas enfermedades. El 90% de las enfermedades por amianto no se declaran en los registros de salud. Pero, señala Puche, aunque el Insti­tuto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo reconozca el origen profesional, las mutuas de trabajo llevan ese dictamen a los tribunales para no pagar. Para Puche, el modelo francés, donde se ha creado un fondo de compensación sufragado por el Estado y las empresas, es una medida que se debe tomar para evitar “el calvario de Seguridad Social, mutuas y juicios” en que se convierten los últimos años de las víctimas del amianto.

Relacionadas

Amianto
Derechos laborales El largo recorrido para cobrar las indemnizaciones de muerte por amianto
Las empresas recurren las resoluciones del INSS que reconocen la enfermedad profesional a las personas que han trabajado expuestas al amianto.
Amianto
Contaminación El amianto sigue envejeciendo en los centros educativos de Madrid
Pese a los planes para elaborar un inventario de centros afectados, y la alarma en la comunidad educativa, la Comunidad de Madrid no avanza hacia la retirada del amianto de colegios e institutos.
0 Comentarios

Destacadas

Monarquía
PSOE El Gobierno traza con opacidad la ley de transparencia de la Casa Real
El rey emérito Juan Carlos de Borbón recibe en Abu Dabi una asistencia domiciliaria que paga toda la ciudadanía española y que jamás obtendría ningún súbdito, mientras el PSOE negocia con la Casa Real y el PP la futura Ley de la Corona para renovar su imagen.
Estado de alarma
Estado de alarma Fin del estado de alarma: las medidas adoptadas por cada comunidad autónoma
Idas y vueltas de unas horas frenéticas en las que se decide cómo continúa la lucha contra la pandemia en el post estado de alarma.
Laboral
Ford de Almussafes 45 años de la Ford, ¿cuántos más cumplirá?
En 1976 se fundó Ford España, filial de la multinacional estadounidense de fabricación de automóviles. La sede, ubicada en Almussafes, València, ha cerrado recientemente las negociaciones de un ERE que afecta a 630 personas.
La semana política
Diez años en doce horas
Gürtel, Púnica, Lezo; los sucios secretos del PP de la Comunidad de Madrid tienen la misma influencia electoral que los malos resultados del Club Estudiantes de Baloncesto.
Colombia
El Salto Radio Berenice Celeita analiza desde Cali la represión militar y policial en Colombia
El Salto Radio entrevista desde Cali, actual epicentro de las movilizaciones en Colombia, a Berenice Celeita Alayón, defensora de derechos humanos y directora de la Asociación para la Investigación y Acción Social.
La Ingobernable
Fotogalería | La Ingobernable o cómo dar vida a un edificio abandonado
Un viejo hotel abandonado con más de 120 habitaciones en un barrio sin vecinos y en una ciudad gentrificada que expulsa a su gente. Ante esas lógicas, resurgen las Oficinas de Derechos Sociales de la mano de La Ingobernable.
Alemania
Un diario alemán denuncia la intromisión del Gobierno en su derecho a informar
El Ejecutivo incluye a la publicación 'junge Welt' en su Informe anual sobre extremismo. Argumenta que la el diario se reconoce como “marxista” y que, por tanto, sus objetivos serían inconstitucionales.
El Salto
Nuestra herramienta, la que apunta al amo
Ante una batalla que se ha recrudecido, necesitamos construir y hacer crecer las herramientas que nos ayuden a subir de escala. En El Salto queremos ser una de ellas para crecer contigo.

Últimas

Crisis climática
Crisis climática Alemania aumenta al 65% su reducción de emisiones para 2030 mientras España se queda en el 23%
La primera economía de la UE adelanta sus planes de neutralidad climática de 2050 a 2045. Desde el Movimiento por el Clima exigen al Gobierno que incremente sus esfuerzos en la tramitación de la Ley de Cambio Climático.
Glovo
Tribunales Euskadi añade por la vía judicial a 285 riders de Glovo como trabajadores asalariados
Siguiendo la jurisprudencia de otros tribunales autonómicos, el Tribunal Supremo y el criterio de Inspección de Trabajo, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dictaminado que los trabajadores de Glovo en Euskadi son falsos autónomos.
Gasto militar
Ni balas ni acoso: cartas “no amenazantes” a Felipe VI, Kichi o Margarita Robles por la objeción fiscal al gasto militar
Como parte de la campaña de objeción fiscal al gasto militar, el Grup Antimilitarista Tortuga envía cartas a personalidades relacionados con la militarización de la sociedad pidiéndoles que se sumen a la iniciativa pacifista.
El laberinto en ruinas
La ofensiva de los infraseres
Entraron en escena para alimentar la caldera mediática, mantener en tensión a la ciudadanía y justificar las políticas de control

Recomendadas

Actualidad africana
Actualidad africana Pulsos por la democracia en Chad y contra la violencia sexual en Uganda
En los últimos días se ha demostrado que el rodillo de las autoridades ejerce una fuerte presión, pero que las sociedades civiles hacen todo lo posible por resistirse.
Opinión
Tras la resaca
El sector de la restauración no tiene ya nada que ver con el bar Manolo sino que es un sector capitalista en el máximo sentido de la palabra.
Represión
Castelló Dos personas son detenidas durante la protesta contra la presencia del rey en la UJI
El grupo de estudiantes que manifestaba su rechazo a la monarquía ha sido fuertemente reprimido por la policía. CGT denuncia la detención de dos personas e informa de 40 jóvenes agredidas y más de 50 identificaciones.
Medios de comunicación
Ganar en tiempos de postverdad
¿Qué estrategia es posible en un mundo donde cada vez hay más personas que piensan que la tierra es plana?
Elecciones Madrid 4M
El consumo permanente de mierda produce monstruos
El ecosistema mediático español es demencial, sin medios de izquierda capaces de frenar el poder del mensaje tóxico. La derecha y los fanáticos han conseguido colocar todos y cada uno de sus mensajes este 4M, y se los hemos comprado meme a meme. Toca repliegue, reorganización y repensarse.
Política
Tras el 4M El reto de la izquierda: construir un relato sugerente de un futuro demoledor
La noche del 4 de mayo hubo dos vencedoras: la irrefutable Isabel Díaz Ayuso y Mónica García, que adelantó al PSOE. Ambas tienen en común que ejercen de oposición.