China, las máquinas y los empleos

No es casual que China, un país razonablemente famoso por la existencia de mano de obra barata, esté siendo pionero en implementar los supermercados del futuro. De momento, hay personal orientando las compras, metiendo los artículos en bolsas y atendiendo en stands. Pero la cadena de supermercados de Alibaba ya ha advertido que su aspiración es funcionar sin personal

supermercado china
No es casual que China, un país razonablemente famoso por la existencia de mano de obra barata, esté siendo pionero en implementar los supermercados del futuro (FOTO: geralt / Pixabay)

publicado
2018-02-26 12:15:00

Una de las noticias que está revolucionando el mundo del retail mundial es la nueva forma de hacer la compra en China: máquinas inteligentes, carros de la compra automáticos, menos espacio a la exposición de productos en favor de espacios donde poder probarlos, pago con el móvil y, por supuesto, un refuerzo estratosférico de la venta online.

Las cifras no parecen querer dejar lugar a dudas de que la nueva forma de ir al súper es el futuro: los grandes de los grandes de la distribución en el gigante asiático, como Alibaba, JD.com y hasta Carrefour se han subido al carro del súper del futuro y la venta a través de Internet. Una venta que, por cierto, se multiplicará por cuatro el año que viene en China, según las previsiones de distintas empresas de consultoría. De esto, hay datos, estudios e informes de sobra. Lo que no hay es un análisis serio de las consecuencias socioeconómicas.

Está claro que estas cifras no serían alcanzables sin la introducción de máquinas y la consolidación definitiva del e-commerce. La diferencia es abismal, sobre todo porque en los últimos años la mano de obra en los establecimientos ha ido cada vez a menos, y las nuevas tecnologías permiten agilizar y multiplicar las compras casi a la velocidad de la luz. Más compras y menos personal al frente, en detrimento, claro está, de la atención al cliente, esa gran olvidada que se nos acabará olvidando por completo si no nos paramos a analizar lo que está pasando, antes de que sea demasiado tarde.

Este no es un artículo apocalíptico, sino un convite a la reflexión. No es casual que China, un país razonablemente famoso por la existencia de mano de obra barata, esté siendo pionero en implementar los supermercados del futuro. De momento, hay personal orientando las compras, metiendo los artículos en bolsas y atendiendo en stands que funcionan a modo de restaurante. Pero pronto habrá quejas de los negocios de hostelería (suponiendo que no las haya ya), y Hema, la cadena de supermercados de Alibaba, ya ha advertido que su aspiración es funcionar sin personal.

Hay quien apunta que la plantilla que se recorte en caja compensará el refuerzo de la misma en la gestión de almacén pero, ¿quién se encarga de asegurarnos eso? Pensemos, por ejemplo, en los perfiles de género que las empresas suelen asignar, por mero estereotipo, a cada tarea laboral: ¿No es demasiado inocente dar por hecho que el actual personal de cobros, con alta presencia femenina, será derivado automáticamente a cargar y ordenar cajas?

O, sin fijarnos en la cuestión de género (porque ya sabemos que a algunos todavía les cuesta), miremos la especialización. Si sustituimos la actividad de cobro por una función puramente comercial y la hostelería, ¿quién les asegura a las personas que trabajan en caja que podrán dar el salto a las nuevas funciones? ¿Se les dará (y, por tanto, pagará) formación específica? ¿O, puestos a ahorrar, después de introducir maquinaria que nos ha costado millones, se irá incorporando personal que ya venga con la lección aprendida?

Por no hablar de que vivimos en un oligopolio mundial del e-commerce en el que Amazon y Alibaba se disputan el mercado, y donde no se sabe si ambos gigantes convivirán felizmente durante muchos años o si uno se acabará merendando al otro. ¿Qué pasa si el asiático pierde la partida? ¿Cuántas personas, hombres y mujeres, se irían a la calle?

No hace falta ser economista ni profesional de la psicología para entender que el personal humano aporta un plus de cara al público que no ofrecen las máquinas. Tampoco es necesario para saber que, a pesar de los pingües beneficios que puede obtener una empresa con su innovación tecnológica, eso no se traduce en oleadas de contrataciones ni sueldos más que dignos para toda la plantilla. Eso ya no.

Por eso sorprende tanto que nos alegremos cada vez que pagamos con el móvil, o sonriamos ante la idea de ser perseguidos por un carrito de la compra por todo el súper. Estamos a tiempo de reflexionar y, sin necesidad de negarnos a abrazar la tecnología, poner el parche antes de la herida.

Sobre este blog
Goldmans Sachs no es un aftershave, es el banco de inversión que creó las hipotecas subprime. Bretton Woods no es una marca de whisky, es el sistema económico mundial. Somos cinco periodistas dispuestas a desafiar los estereotipos. Si este blog habla de moda, es más probable que sea sobre las maquilas en Bangladesh que del último “outfit” de Beyoncé. Nos interesa el periodismo internacional y esperamos despertar esa curiosidad en vosotr@s con un estilo directo y feminista. Queremos contar la vida como es: con hombres y mujeres por igual. Frente al exceso de testosterona, un poco más de estrógenos.
Ver todas las entradas
1 Comentario
Fran 23:54 28/2/2018

Me ha encantado el artículo, describe muy bien hacia dónde nos dirigimos, sin embargo, estoy seguro de que no hay reflexión válida: nos dirigimos hacia la automatización en términos absolutos. Esto va a ser muy distinto a los trabajos perdidos tras la invención de la máquina de vapor. Ya no sirve el dogma de ''se contratará a ingenieros que diseñen y construyan esas máquinas y así se compensa la pérdida de los anteriores empleos''. Si fuese cierto, ya nadaríamos en empleos hoy dia, y los profesionales más demandados y remunerados por el mercado laboral serían ingenieros, técnicos en mantenimiento, etc. Sólo en algunos países, muy pocos.

El coche autónomo terminará con taxistas, buseros y demás en primera instancia, después vendrá todo el transporte: camioneros, transportistas, y no se debe descartar que barcos y aviones también lo hagan, si bien requerirá más años de investigación.

La pequeña distribución de alimentos, la que atañe a este artículo, también afectará a muchos otros sectores, ya lo estamos viendo con las gasolineras ''hágaselo usted mismo''. En muchas cadenas de hostelería se está implementando la opción a no pedir en caja, sino mediante un panel o a través del propio móvil, y el ''limpielo usted todo'' lleva ya con nosotros unos cuantos años.

Estas cosas van llegando gradualmente, está claro, pero a pesar de la formación académica que, se supone exige ''el mercado'', no veo que las nuevas tecnologías demanden a tanta mano de obra cualificada en contraposición a las pérdidas de mano de obra no cualificada.

La culpa? diría que tenemos que hacer autocrítica y saber que en función de lo que consumimos, crearemos un modelo de sociedad. Si todos compramos en amazon, todos comemos en el McDonal´s, y compramos un móvil cada tres meses porque ha salido el modelo nuevo, después no podemos quejarnos de que Amazon destruye comercios, de que McDonals obtiene puro beneficio por no tener ni a un empleado despachando las comandas, y que el mundo está lleno de plástico, contaminantes y basura, comprando chismes cada dos por tres.

Responder
0
0
Sobre este blog
Goldmans Sachs no es un aftershave, es el banco de inversión que creó las hipotecas subprime. Bretton Woods no es una marca de whisky, es el sistema económico mundial. Somos cinco periodistas dispuestas a desafiar los estereotipos. Si este blog habla de moda, es más probable que sea sobre las maquilas en Bangladesh que del último “outfit” de Beyoncé. Nos interesa el periodismo internacional y esperamos despertar esa curiosidad en vosotr@s con un estilo directo y feminista. Queremos contar la vida como es: con hombres y mujeres por igual. Frente al exceso de testosterona, un poco más de estrógenos.
Ver todas las entradas

Destacadas

Salud mental
¿Conseguirán las máquinas predecir el suicidio?

Solo somos capaces de adivinar quién va a morir por suicidio con una precisión apenas superior a la del puro azar. Para colmo, estos discretos resultados casi no han mejorado durante los últimos 50 años.

Altsasu
Un millar de personas protestan ante el Ministerio de Justicia por la sentencia de la pelea de Altsasu

La manifestación, que ha salido a las 19h desde la Puerta del Sol, ha recorrido un kilómetro gritando consignas contra la sentencia que condena a los jóvenes a penas de entre 2 y 13 años de cárcel.

Carbón
Muerte lenta en Siberia

Los gobiernos y negocios de Europa quieren que creamos que el carbón es extraído de formas inocuas, pero la verdad es justo la contraria. 

Crímenes del franquismo
Los esclavos del franquismo

Aunque el trabajo forzado de los presos era algo corriente desde el golpe de Estado, la construcción del Valle de los Caídos será una de las primeras grandes obras en utilizar mano de obra esclava de forma masiva.

Contigo empezó todo
Los pobres de EE UU que querían ya el pastel
Miles y miles de europeos, asiáticos y latinoamericanos se unieron a otros tantos estadounidenses nativos y conformaron este ejército de pobres en huelga.

Últimas

Centros sociales
Chueca estrena centro social: La Pluma

Un pasacalles transmaricabollo convocado en el marco del Orgullo Crítico ha terminado frente a las puertas del nuevo centro social.

Música
Doctor Deseo: “Cualquiera con dos dedos de frente y un poco de corazón se identifica con el feminismo”

La peculiar idiosincrasia de Doctor Deseo, verso suelto en el ámbito del rock con denominación de origen vasca, ha permanecido intacta durante tres décadas. Al conversar con Francis Díez, voz cantante del grupo bilbaíno, es fácil entender por qué.

Fotografía
Nuevas miradas para combatir la hegemonía
Binomio Mujeril es un proyecto fotográfico que propone miradas desde las que cuestionarse y cuestionar.
Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.