Euskal Herria
“Acusarme de integración en una organización armada que ha dejado las armas no tiene sentido”

Ainhoa Baglietto es una de las 47 imputadas del macrosumario 11/13, cuyo juicio arranca el lunes 16 de septiembre en la Audiencia Nacional. La fiscalía solicita penas de prisión que van desde los 8 a los 20 años.

Ainhoa Baglietto
La abogada Ainhoa Baglietto, una de las 47 acusadas en el macrosumario 11/13. Hordago El Salto

publicado
2019-09-13 06:00

El magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, el cual abandonó su carrera judicial entre 1995 y 2003 para ser nombrado director general de Justicia de la Generalitat Valenciana por el Partido Popular de Eduardo Zaplana, instruyó el macrosumario 11/13, en el que imputó delitos de terrorismo a 47 personas del entorno del colectivo de presos de ETA (abogados, familiares y médicos). Ainhoa Baglietto es una de las 12 juristas acusadas en este juicio que arrancará el próximo lunes 16 de septiembre en la Audiencia Nacional. 

¿Qué delito se te imputa?
Integración en banda armada.

Define como abogada ese delito.
Según los españoles, era integración todo lo que en su época sonara a vasco y a rebelión. En esa definición, que ha ido amoldándose a medida que se ha ido renovando el código penal, con un compendio de delitos dirigidos directamente contra las personas, ahora también incluyen a los catalanes. Es decir, es un delito personal, no objetivo.

¿Por qué es personal?
Si miramos uno de los artículos de terrorismo, vemos que no es lo mismo quemar un coche en Valencia que en Euskal Herria. Pasa de uno a tres años a veinte años de prisión.

Suenas a vasca y a independentista. ¿Eres culpable?
Según esa perspectiva, sí. Pero eso no puede ser delito.

¿Por qué crees que se te imputa?
Durante 20 años he sido abogada de personas que pertenecían al colectivo de presos. Y durante muchos años he denunciado lo que ocurría en la Audiencia Nacional, en otros tribunales y en comisarías. Por último, y sobre todo, diría que fui detenida en este procedimiento porque ETA había decidido dejar las armas y buscaban el aislamiento total y absoluto de los presos en un momento clave en el que estaban explorando distintas vías de resolver su camino en prisión. Había un debate sobre acogerse a grados y qué respuesta buscar, y decidieron dejarles solos. Para eso necesitaban detener a médicos, a abogados y a personas que indicaban que toda esta situación debía desbloquearse.

Arrestaron al amparo de los presos con la calle: abogados, familiares y médicos

¿Recuerdas el día de tu detención?
Casualidades de la vida, eran las seis y media de la mañana y me estaba preparando para salir a correr. Me asomé al balcón para ver si llovía y en la esquina de la plaza vi luz y a varias personas. Pensé “ya están aquí”. Aún así, me preparé y salí a correr hasta Getaria. A la vuelta, cuando llegué a casa, vinieron a detenerme como los hombres de Harrelson. Lo siguiente que recuerdo fue en el Patrol de la Guardia Civil viendo el amanecer al pasar por las peñas de Aia, que es un monte muy especial, y pensar que sería lo último que vería de mi tierra en un tiempo.

Tras la detención, dejaste la abogacía.
Era una decisión que ya estaba tomada, había enfermado antes. Ser abogada ha sido una de las cosas más bonitas que he hecho, pero también una de las más duras. Conoces a muchísima gente y situaciones que, desde fuera, no se ven. Durante muchos años, era un agujero por el que muchas personas han terminado condenadas sin defensa. Recuerdo a una compañera que, en el alegato final, dijo al juez que sentía que hablar con él era como hablar con una pared, que daba igual lo que ella dijera, que él haría lo que el fiscal mandara. Y dio su alegato de espaldas al juez.

ETA mató a tu tío en 1980 cuando era alcalde por UCD en Azkoitia. Tu familia es un caso típico de dicotomía política en Euskal Herria. 
Tengo amigas del PSOE, del PNV y familiares que se presentan en listas por el PP. En muchas ocasiones, el que la historia la escriban unos y no todos hace que haya bandos diferentes. Lo que pasó en Euskal Herria durante la dictadura marcó una situación de la que algunos no quieran escuchar hablar. Sin embargo, durante el franquismo era el PSOE el que quería hablar de independencia, no soy yo la que ha cambiado.

¿Cómo se construye la paz y la convivencia?
Escuchando a los demás y, sobre todo, con mucha libertad. Escuchando a los demás debes entender que, si alguien quiere ser libre, quién eres tú para negarle esa libertad. Hablando, entendiéndose y colocándose en el lugar de los demás. Hay mucho dolor y sufrimiento por todas partes, eso es así. Pero creo que se ha hablado mucho del sufrimiento de una parte, que es real, por supuesto, y muy poco de la otra. Creo que esto se arregla como se está arreglando y hablando en Errenteria, pero no con procedimientos como este. Y se arregla desactivando todas las medidas excepcionales y de guerra que se impusieron cuando ETA ejercía una actividad armada, como la aplicación de 30 o 50 años íntegros o el deber de pedir perdón, cuando eso no existe en cualquier delito para pedir la condicional, ni en pederastas.

Es la Audiencia Nacional quien me juzga y la Guardia Civil es la única prueba

Conseguiste tumbar la doctrina Parot. ¿Tu detención tiene tintes de venganza?
No lo achaco tanto a ello, para ellos podría ser. Fue algo importante que nos hizo creer que Europa iba a impartir más justicia. Por supuesto que les haría daño, pero no es casualidad que nos acusen de la época en que ETA deja su actividad armada. No nos acusan de épocas anteriores. Me acusan de ser de ETA en el momento en que ETA decide dejar las armas y de ayudarles a dejarlas.

¿En qué consistía tu trabajo?
Yo era abogada, nada más.

¿Qué relación hay entre el sumario 11/13 y el 18/98?
Que todo es ETA. Esperemos que no acabe como aquello. Mi delito y relato de hechos no es individual. El sumario no dice “Ainhoa hizo tal, el día tal y se encontró con tal”. A mí se me acusa de dar ruedas de prensa y de ser del colectivo que defiende a los presos de ETA.

¿Qué esperáis que ocurra en el juicio?
Distinguiría dos impresiones. Mi primera impresión es la jurídica, la segunda es la que tengo que pensar. La impresión jurídica es que no hay absolutamente nada. Que se me acuse de estar integrada en una organización armada que ha dejado las armas no tiene sentido. El sumario no tiene ni pies ni cabeza. Responde a un solo objetivo: dejar solos a los presos. Y por eso fuimos detenidos médicos, familiares y abogados. Arrestaron al amparo de su realidad con la calle, las personas que daban voz a lo que estaba ocurriendo en las prisiones, a por qué no se les daba el grado, por qué no se les daba la libertad condicional, por qué se les torturaba y por qué se les incomunicaba sistemáticamente. Y esto obedece al mismo modus operandi sistémico de detención, incomunicación, tortura y condenas de una época.

¿Cuál es tu segunda impresión?
Desde mi punto de vista personal, y como todo el mundo me recuerda, es la Audiencia Nacional quien me juzga y la Guardia Civil es la única prueba. Si siguen con la misma teoría del sumario 18/98, seremos condenados todos a la pena máxima que nos piden. De 8 a 20 años. A mí me piden 11.

¿Cómo os enfrentáis a ello emocionalmente?
Si quieres que te sea sincera, siempre he pensado que hay que ser fuerte porque siempre he estado en el otro lado de la barrera inculcando valor. Pero la verdad es que cuando te toca, es muy duro. Yo no tengo hijos, pero hay situaciones muy graves.

Para construir la paz, el problema está en los partidos políticos porque ponen muchos límites a lo que podemos construir la gente del pueblo

¿Sientes apoyo social?
Tengo amigos que irán a la manifestación de mañana en Bilbao y otros que no irán, pero su apoyo lo siento igual. Ha venido a hablarme muchísima gente, mucha no la esperaba, que ven lo injusto de la situación. A la hora de construir una verdadera situación de paz o de entendimiento el problema está, en muchas ocasiones, en los partidos políticos porque ponen muchos límites a lo que podemos construir la gente del pueblo.

¿Tienes Altsasu en la cabeza?
La tengo por dos cosas. Para recordar que es casi imposible una situación de justicia y para recordar todo el tiempo que llevan esos chavales en prisión. Pero como de ellos, también me acuerdo de los catalanes y de los 250 presos que siguen en prisión y deberían estar en libertad, en progresión de grados y muchísimos, en casa.

Relacionadas

Represión
Una decena de policías reclama indemnización sin reconocer a los acusados de Rodea el Congreso

Doce personas se enfrentan a entre tres y seis años de cárcel por delitos de desórdenes públicos y atentado a la autoridad en el marco de la manifestación Rodea el Congreso, de diciembre de 2013.

Represión
Un guardia urbano de Barcelona, juzgado por agredir a un ciclista al grito de “te reviento”

La fiscalía y la acusación piden penas de hasta cuatro años de prisión por un delito contra la integridad moral y un delito de lesiones para un agente de la Guardia Urbana de Barcelona que agredió a un ciclista tras una discusión en 2016.

2 Comentarios
#39321 19:41 14/9/2019

Ainhoa, tienes toda la razón de tu parte. Suerte estoy contigo Aurrera

Responder
18
3
Núria 13:03 16/9/2019

Ser catalana e independentista tampoco es delito.
Estoy con vosotros a pesar de la distància.

Responder
7
0

Destacadas

Vejez
“Podemos aguantar la huelga de residencias de forma indefinida”, asegura el sindicato ELA

La huelga de las trabajadoras de residencias arrancó en septiembre de 2018 y el viernes cumplió la jornada 146. Lejos de solucionarse el conflicto, el sindicato mayoritario asume un mes más de huelga si el 11 de diciembre la patronal no aprueba su propuesta.

Medio ambiente
Mar Menor, ecocidio anunciado

El Campo de Cartagena ha sufrido una profunda transformación en apenas unas décadas. Los excesos de una agricultura industrial intensiva y del turismo de masas han colapsado la mayor laguna salada de Europa. Los habitantes de la zona exigen frenar la debacle.

Partido Laborista (Reino Unido)
Raíces radicales: Corbyn y la tradición del radicalismo inglés

Las ideas que sustentan el corbynismo están profundamente integradas en la tradición radical inglesa. Reclamar esta tradición puede jugar un papel clave en la revitalización de nuestras ambiciones para el futuro.

Homofobia
CGT denuncia un despido “homófobo” en la estación de esquí de Sierra Nevada

La empresa Cetursa prescinde de los servicios de un trabajador fijo discontinuo con 15 años de experiencia. El sindicato CGT relaciona el despido con la orientación sexual del empleado.  

Contigo empezó todo
La muerte con la que Joan Peiró se ganó a sí mismo

Mientras esperaba el consejo de guerra, el franquismo victorioso hizo una oferta irrechazable al sindicalista y ministro republicano Joan Peiró.

Infancia
Alicia Murillo: “Una mujer adulta es una persona opresora respecto a la infancia”

El feminismo de hoy en día es adultocentrista porque solo defiende a las mujeres adultas. Así lo denuncia Alicia Murillo, activista feminista, artista y ama de casa que desde hace tres años lidera el proyecto Becas La Caja de Música, destinado a niños que han sufrido maltrato por parte de su padre o madre.

Últimas

Racismo
Medio millar de personas rechazan en Hortaleza el ataque de la granada y piden convivencia

Cerca de 500 personas han apoyado la convocatoria de las asociaciones vecinales de Hortaleza por la convivencia y contra el racismo, a cinco días del ataque con una ganada contra el centro de primera acogida de menores. 

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
COP25
Carteles para el fin de este mundo

Hay espacios donde los principios no se trafican y no es fácil que los mercaderes se hagan hueco. Este parece ser uno de ellos.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.