Euskal Herria
“Acusarme de integración en una organización armada que ha dejado las armas no tiene sentido”

Ainhoa Baglietto es una de las 47 imputadas del macrosumario 11/13, cuyo juicio arranca el lunes 16 de septiembre en la Audiencia Nacional. La fiscalía solicita penas de prisión que van desde los 8 a los 20 años.

Ainhoa Baglietto
La abogada Ainhoa Baglietto, una de las 47 acusadas en el macrosumario 11/13. Hordago El Salto

El magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, el cual abandonó su carrera judicial entre 1995 y 2003 para ser nombrado director general de Justicia de la Generalitat Valenciana por el Partido Popular de Eduardo Zaplana, instruyó el macrosumario 11/13, en el que imputó delitos de terrorismo a 47 personas del entorno del colectivo de presos de ETA (abogados, familiares y médicos). Ainhoa Baglietto es una de las 12 juristas acusadas en este juicio que arrancará el próximo lunes 16 de septiembre en la Audiencia Nacional. 

¿Qué delito se te imputa?
Integración en banda armada.

Define como abogada ese delito.
Según los españoles, era integración todo lo que en su época sonara a vasco y a rebelión. En esa definición, que ha ido amoldándose a medida que se ha ido renovando el código penal, con un compendio de delitos dirigidos directamente contra las personas, ahora también incluyen a los catalanes. Es decir, es un delito personal, no objetivo.

¿Por qué es personal?
Si miramos uno de los artículos de terrorismo, vemos que no es lo mismo quemar un coche en Valencia que en Euskal Herria. Pasa de uno a tres años a veinte años de prisión.

Suenas a vasca y a independentista. ¿Eres culpable?
Según esa perspectiva, sí. Pero eso no puede ser delito.

¿Por qué crees que se te imputa?
Durante 20 años he sido abogada de personas que pertenecían al colectivo de presos. Y durante muchos años he denunciado lo que ocurría en la Audiencia Nacional, en otros tribunales y en comisarías. Por último, y sobre todo, diría que fui detenida en este procedimiento porque ETA había decidido dejar las armas y buscaban el aislamiento total y absoluto de los presos en un momento clave en el que estaban explorando distintas vías de resolver su camino en prisión. Había un debate sobre acogerse a grados y qué respuesta buscar, y decidieron dejarles solos. Para eso necesitaban detener a médicos, a abogados y a personas que indicaban que toda esta situación debía desbloquearse.

Arrestaron al amparo de los presos con la calle: abogados, familiares y médicos

¿Recuerdas el día de tu detención?
Casualidades de la vida, eran las seis y media de la mañana y me estaba preparando para salir a correr. Me asomé al balcón para ver si llovía y en la esquina de la plaza vi luz y a varias personas. Pensé “ya están aquí”. Aún así, me preparé y salí a correr hasta Getaria. A la vuelta, cuando llegué a casa, vinieron a detenerme como los hombres de Harrelson. Lo siguiente que recuerdo fue en el Patrol de la Guardia Civil viendo el amanecer al pasar por las peñas de Aia, que es un monte muy especial, y pensar que sería lo último que vería de mi tierra en un tiempo.

Tras la detención, dejaste la abogacía.
Era una decisión que ya estaba tomada, había enfermado antes. Ser abogada ha sido una de las cosas más bonitas que he hecho, pero también una de las más duras. Conoces a muchísima gente y situaciones que, desde fuera, no se ven. Durante muchos años, era un agujero por el que muchas personas han terminado condenadas sin defensa. Recuerdo a una compañera que, en el alegato final, dijo al juez que sentía que hablar con él era como hablar con una pared, que daba igual lo que ella dijera, que él haría lo que el fiscal mandara. Y dio su alegato de espaldas al juez.

ETA mató a tu tío en 1980 cuando era alcalde por UCD en Azkoitia. Tu familia es un caso típico de dicotomía política en Euskal Herria. 
Tengo amigas del PSOE, del PNV y familiares que se presentan en listas por el PP. En muchas ocasiones, el que la historia la escriban unos y no todos hace que haya bandos diferentes. Lo que pasó en Euskal Herria durante la dictadura marcó una situación de la que algunos no quieran escuchar hablar. Sin embargo, durante el franquismo era el PSOE el que quería hablar de independencia, no soy yo la que ha cambiado.

¿Cómo se construye la paz y la convivencia?
Escuchando a los demás y, sobre todo, con mucha libertad. Escuchando a los demás debes entender que, si alguien quiere ser libre, quién eres tú para negarle esa libertad. Hablando, entendiéndose y colocándose en el lugar de los demás. Hay mucho dolor y sufrimiento por todas partes, eso es así. Pero creo que se ha hablado mucho del sufrimiento de una parte, que es real, por supuesto, y muy poco de la otra. Creo que esto se arregla como se está arreglando y hablando en Errenteria, pero no con procedimientos como este. Y se arregla desactivando todas las medidas excepcionales y de guerra que se impusieron cuando ETA ejercía una actividad armada, como la aplicación de 30 o 50 años íntegros o el deber de pedir perdón, cuando eso no existe en cualquier delito para pedir la condicional, ni en pederastas.

Es la Audiencia Nacional quien me juzga y la Guardia Civil es la única prueba

Conseguiste tumbar la doctrina Parot. ¿Tu detención tiene tintes de venganza?
No lo achaco tanto a ello, para ellos podría ser. Fue algo importante que nos hizo creer que Europa iba a impartir más justicia. Por supuesto que les haría daño, pero no es casualidad que nos acusen de la época en que ETA deja su actividad armada. No nos acusan de épocas anteriores. Me acusan de ser de ETA en el momento en que ETA decide dejar las armas y de ayudarles a dejarlas.

¿En qué consistía tu trabajo?
Yo era abogada, nada más.

¿Qué relación hay entre el sumario 11/13 y el 18/98?
Que todo es ETA. Esperemos que no acabe como aquello. Mi delito y relato de hechos no es individual. El sumario no dice “Ainhoa hizo tal, el día tal y se encontró con tal”. A mí se me acusa de dar ruedas de prensa y de ser del colectivo que defiende a los presos de ETA.

¿Qué esperáis que ocurra en el juicio?
Distinguiría dos impresiones. Mi primera impresión es la jurídica, la segunda es la que tengo que pensar. La impresión jurídica es que no hay absolutamente nada. Que se me acuse de estar integrada en una organización armada que ha dejado las armas no tiene sentido. El sumario no tiene ni pies ni cabeza. Responde a un solo objetivo: dejar solos a los presos. Y por eso fuimos detenidos médicos, familiares y abogados. Arrestaron al amparo de su realidad con la calle, las personas que daban voz a lo que estaba ocurriendo en las prisiones, a por qué no se les daba el grado, por qué no se les daba la libertad condicional, por qué se les torturaba y por qué se les incomunicaba sistemáticamente. Y esto obedece al mismo modus operandi sistémico de detención, incomunicación, tortura y condenas de una época.

¿Cuál es tu segunda impresión?
Desde mi punto de vista personal, y como todo el mundo me recuerda, es la Audiencia Nacional quien me juzga y la Guardia Civil es la única prueba. Si siguen con la misma teoría del sumario 18/98, seremos condenados todos a la pena máxima que nos piden. De 8 a 20 años. A mí me piden 11.

¿Cómo os enfrentáis a ello emocionalmente?
Si quieres que te sea sincera, siempre he pensado que hay que ser fuerte porque siempre he estado en el otro lado de la barrera inculcando valor. Pero la verdad es que cuando te toca, es muy duro. Yo no tengo hijos, pero hay situaciones muy graves.

Para construir la paz, el problema está en los partidos políticos porque ponen muchos límites a lo que podemos construir la gente del pueblo

¿Sientes apoyo social?
Tengo amigos que irán a la manifestación de mañana en Bilbao y otros que no irán, pero su apoyo lo siento igual. Ha venido a hablarme muchísima gente, mucha no la esperaba, que ven lo injusto de la situación. A la hora de construir una verdadera situación de paz o de entendimiento el problema está, en muchas ocasiones, en los partidos políticos porque ponen muchos límites a lo que podemos construir la gente del pueblo.

¿Tienes Altsasu en la cabeza?
La tengo por dos cosas. Para recordar que es casi imposible una situación de justicia y para recordar todo el tiempo que llevan esos chavales en prisión. Pero como de ellos, también me acuerdo de los catalanes y de los 250 presos que siguen en prisión y deberían estar en libertad, en progresión de grados y muchísimos, en casa.

Relacionadas

Zaragoza
El TSJ de Aragón ordena repetir el juicio de Rodrigo Lanza

El alto tribunal aragonés considera que el jurado popular que condenó a Lanza a cinco años de prisión por lesiones dolosas en concurso con homicidio imprudente por la muerte de Víctor Laínez no motivó su resolución.

Coronavirus
Fuerza mayor, fuerza de ley, fuerza de trabajo

¿Vamos a ser capaces de encarnar el común de las fuerzas de trabajo confinadas? ¿Vamos a ser capaces de señalar la dualidad irreconciliable entre las exigencias de su cuidado y su reproducción y las exigencias de la ganancia y la renta parasitarias?

Memoria histórica
Antes, ahora y siempre, la memoria colectiva para encarar el futuro
Tras este marzo de pandemia y confinamiento, arropamos la memoria, dolida y resistente, recordando a uno de los imprescindibles brechtianos del cono sur, Rodolfo Walsh, mientras venimos penando la pérdida consecutiva, en nuestro sur europeo, de otros dos indispensables que lucharon toda la vida: Manolis Glezos y Chato Galante.
2 Comentarios
#39321 19:41 14/9/2019

Ainhoa, tienes toda la razón de tu parte. Suerte estoy contigo Aurrera

Responder
18
3
Núria 13:03 16/9/2019

Ser catalana e independentista tampoco es delito.
Estoy con vosotros a pesar de la distància.

Responder
7
0

Destacadas

Coronavirus
Amazon gana: sus trabajadores advierten de que trabajan al mismo ritmo que en diciembre

La compañía de Jeff Bezos aparece como una de las ganadoras por la situación de alarma. Sus ventas han repuntado en marzo, pero afronta las protestas de trabajadores en Estados Unidos y las denuncias sobre las medidas para proteger la de salud de sus trabajadores en Europa.

Coronavirus
¿Qué aplaudes, Nadia?

El Eurogrupo acaba una reunión que parece contentar a todos donde anuncian una “triple red de seguridad” que se queda corta en sus tres vías, que cede ante una nueva Troika que parece encabezada por Holanda y que se olvida de los coronabonos.

Economía digital
Mujeres, bienvenidas a la discriminación 3.0

La economía de plataforma reproduce los sesgos y discriminaciones que ya existen en la sociedad. La brecha salarial y la división sexual del trabajo por tipo de tarea demuestran que la tecnología no es neutral y que es necesario establecer criterios feministas para evitar la discriminación en la economía digital.

Coronavirus
Las películas que nos contaron las crisis del pasado y del futuro

El próximo capítulo de las crisis mundiales se está rodando ahora mismo. Para entenderlo, es necesario haber visto los anteriores. Este listado de películas y documentales nos ayudará a comprender cómo hemos llegado hasta aquí y cómo funcionan esas crisis.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.
Coronavirus
Movimientos sociales africanos lideran la prevención contra el covid19

Y’en a Marre en Senegal, Balai Citoyen en Burkina Faso y Lucha en la República Democrática del Congo han iniciado una serie de campañas de sensibilización y concienciación contra el virus.

Coronavirus
El panorama general se esconde tras un virus

El “mundo real”, tal como se nos presenta, raramente refleja algo que podamos ser capaces de catalogar como realidad objetiva. Es un conjunto de prioridades políticas, económicas y sociales que han sido fabricadas para nosotros. En un momento como este tenemos una oportunidad de reconocer esta verdad y desarrollar nuestra perspectiva crítica.

Últimas

Periodismo
Nace Nortes, una revista digital asturiana “centrada en la periferia”

La revista digital asturiana Nortes se presenta el 10 de abril con una apuesta por el periodismo independiente y una reivindicación de la búsqueda del bien común como guía para su trabajo.

Coronavirus
Una red de cuidados antirracista vuelve a ser multada por repartir alimentos a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona multa de nuevo a la Red de Cuidados Antirracistas. El grupo estaba concluyendo una de las rutas por las que distribuyen alimentos a un centenar de personas migrantes.

Memoria histórica
La generación de los “campaneros” de Ensidesa: “Aquello era para morirse”

Fueron muchos los accidentes y las enfermedades mortales derivados de aquel arriesgado trabajo de cimentación en los terrenos pantanosos e inundables donde se instaló la factoría.

Coronavirus
¿Y cuál es la verdadera pandemia? Una denuncia feminista desde Ecuador

Es evidente que esta “cuarentena” y el teletrabajo, presentado como gran alternativa de la crisis, tienen un claro corte de clase. Los días transcurren y el gobierno del Ecuador sigue sin dar respuesta a la crisis social generalizada, donde la gente más precarizada está muriendo de hambre, del contagio o de la indiferencia

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.