Elecciones 10N
No os preocupéis por la izquierda

La muerte de la izquierda es un tema actual de debate en cualquier tertulia de bar o televisiva. Pero el cambio no llegará desde las élites ni desde los chalets de la sierra.


publicado
2019-09-26 14:24

Esta semana un nuevo partido ha llegado al tablero político. Ante las elecciones del 10 de noviembre, Iñigo Errejón ha presentado “Más País”, su salto nacional de lo que en mayo era una opción electoral solo en el ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

Tras esta “crónica de una candidatura anunciada”, que no supone ninguna novedad en realidad (la ruptura entre Iglesias y Errejón es Trendic Topic del año pasado, como mínimo), las tertulias hablan de división en la izquierda o de la muerte de la izquierda. Ni siquiera de cómo es esa nueva izquierda. ¿Qué más da eso? Nótese la ironía.

Hace años hubo una ola de cierres de librerías tradicionales, sangría que aun continúa. Alguna vez se me saltaron las alarmas y pensaba en lo trágico que serían las calles vacías de locales para abandonarse al mero disfrute de la prosa. Pero esas librerías cerraron y luego abrieron otras librerías. Solo que estas eran locales más modernos en los que incluso podías tomar un café. Cambiaba el continente pero no el contenido, ya que por suerte el precio del libro está regulado en España. Podemos, el antiguo Podemos, ya no está de moda. Al menos no tan de moda como en 2015.

Raya bastante tener que tragarse un discurso teórico sobre la lucha de clases, a pesar de que la vivamos en carne propia cuando pasamos más de 12 horas diarias fuera de casa para poder cobrar un sueldo cada mes, con suerte. Evidentemente esto también es irónico. Pero lo que sí es cierto es la incoherencia que supone hacer creer a la gente que hay que aspirar a tener un chaletazo cuya piscina consume agua para 10 familias. La mayoría de la gente con la que me cruzo por las mañanas en Carabanchel no sabe lo que es el Green New Deal del que habla Errejón, ni tampoco les hace falta. En Vallecas no dejaron de ir a votar en mayo a Carmena porque no les gustasen las magdalenas.

La izquierda no está muerta porque la izquierda era mi abuelo luchando desde la mina en un pueblo de Asturias, aunque eso no abriese telediarios ni fuese portada de periódicos.

La conciencia social se crea, se destruye y se transforma. Si hay algo que agradecerle al equipo de Iñigo Errejón son campañas electorales sencillas, comunicación moderna y digerible. Y sobre todo no dar la turra leyendo la Constitución. Ojalá esta vez algún partido haga un programa electoral formato Twitter o Instagram. Además, Rita Maestre ha dicho desde el primer momento que le darán los votos al PSOE. Eso es un ejercicio de honestidad valorable. Siempre es buena noticia que haya una opción política no de derechas que le quite votos a Pedro Sánchez.

La izquierda no está muerta porque la izquierda era mi abuelo luchando desde la mina en un pueblo de la Asturias más profunda, aunque eso no abriese telediarios ni fuese portada de periódicos. Izquierda era Marcelino Camacho trabajando como obrero metalúrgico en la fábrica Perkins Hispania. Son los trabajadores de Alcoa organizándose para mantener sus puestos de trabajo. Son las Kellys, las que limpian habitaciones y sus casas o las ajenas. Y eso da igual que se materialice en Podemos, Unidas Podemos, Más Madrid o Más País, si se hace con el consentimiento explícito de las protagonistas de estas luchas. No valen los monopolios cuando se trata de defender los derechos laborales.

Más allá del relato, de las traiciones y de las disputas que haya habido (tema que me interesa menos que Sálvame), es bastante llamativo que ningún partido nuevo pueda estar dirigido por alguien que no haya pisado la universidad o tenga un doctorado. La izquierda academicista no deja de ser un proyecto para élites. Tampoco parece sexy que esté liderado por una mujer, a pesar de que hay más mujeres universitarias que hombres. Me representa una mujer leída o no, pero con conciencia de clase y feminista.

Que todos los líderes de los principales partidos sean hombres dice mucho. También que lo que hace años se llama “cambio” venga desde Madrid capital. No fue casual que Juanma del Olmo no saliese diputado por Valladolid si ni siquiera votó allí ni se pasó por Villalar de los Comuneros el 23 de abril, fiesta de la comunidad.

Hay vida más allá de los parlamentos. Votar o no es una cuestión de voluntad, pero la responsabilidad de hacerlo o de abstenerse implica mucho más que meter un sobre en la urna. Es un trabajo fatigoso que nunca termina. Cómodo es creer en soluciones finalistas o programas amables, pero la sociedad no se transforma desde los salones de la Moncloa ni desde las butacas del Congreso de los Diputados.

La transforma la gente con sus acciones diarias. La práctica feminista y los cuidados son los mayores actos políticos. Se puede no ser de ningún equipo pero observar y valorar cómo juegan todos, abiertos a la escucha y al diálogo, precisamente de lo que adolecieron las negociaciones fallidas. Lo bueno es que esta campaña va a ser más divertida de lo que esperábamos.

Relacionadas

Tribuna
El Gobierno de coalición, TINA y el lobo

Desde ciertos sectores de izquierda se ha presentado el acuerdo de coalición como la única alternativa frente al fascismo, insuflando aire a todo aquello que antes tanto había criticado: el régimen neoliberal del 78.

Antifascismo
Un antifascismo metafórico
El PSOE de Pedro Sánchez ha contestado a los últimos ataques de la extrema derecha reafirmando su antifascismo. Pero, ¿es su respuesta suficiente?
Congreso de los Diputados
La excepción y la regla

La investidura de Pedro Sánchez supone una excepción histórica tras más de 40 años de bipartidismo. Se explora una “terra incógnita” en un contexto internacional poco propicio

1 Comentario
#40021 24:34 26/9/2019

Es decir, es una buena noticia que una opción política, no de derechas, le quite votos a Pedro Sánchez, a la vez que es un ejercicio de honestidad valorable, "además", regalarles a continuación esos mismos votos. ¡Pues vale! De actitudes que pretenden ser eclécticas pero que al final no son ni chicha ni limoná hay ejemplos para cansarse. Que la sociedad la transforma la gente con sus acciones diarias...pues sí. Pero el poder que tiene el BOE para ayudar a esa transformación es vital porque, no nos engañemos, hay fuerzas muy potentes cuyo principal empeño es anular la capacidad de análisis crítico, que esa gente adopte las posturas más cómodas, sin mucho discernimiento, que dormite, que sea conservadora por pura comodidad. Así es que, políticos o artículos que navegan entre dos aguas no aportan nada.

Responder
10
2

Destacadas

Especulación urbanística
Más de 2,5 millones de personas han sido desahuciadas en España desde 2008

Desde el inicio de la crisis en 2008, más de un millón de familias han sido víctimas de un desahucio. Hoy, el 68% de los desalojos son por impago de alquiler. 

Crisis climática
Se busca empleado: razón, crisis climática

El calentamiento global también modificará el mundo laboral. La diferencia entre cientos de millones de desempleados y una transformación social inclusiva dependerá de las políticas públicas y la rapidez y determinación con las que se aborden dichos problemas.

Huelga general
Media escuela a la huelga pensionista

El movimiento de pensionistas saldrá mañana a la calle junto con estudiantes y trabajadoras en la primera huelga general conjunta por unas pensiones, condiciones laborales y vida dignas. De momento, 1500 comités de empresa y el 50% de la enseñanza pública ha mostrado su adhesión.

Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT)
El SAT asume la responsabilidad civil por la “expropiación” en Mercadona
El 12 de febrero se reanuda en Sevilla el juicio por la acción llevada a cabo por el SAT en un supermercado de Mercadona en Écija (Sevilla) en agosto de 2012. Desde el sindicato piden la absolución de las 20 personas que se sientan en el banquillo y que afrontan penas de un año y medio de prisión.
COP26
Tras el rastro de Greta: a la cumbre de Bonn a través del Atlántico

25 jóvenes cruzarán el océano en el Regina Maris desde Colombia para asistir a la cumbre interseccional del clima que se celebrará en Bonn en junio. El objetivo de la organización detrás de la iniciativa, Sail for Climate Action: llevar las nuevas generaciones del sur global a la negociaciones internacionales sobre la emergencia climática.

Teatro
Gabriela, Rocío y Jaime: “El poliamor requiere mucha imaginación”

La escritora Gabriela Wiener estrena este jueves en el Teatro del Barrio ‘Qué locura enamorarme yo de ti’, una historia sobre la crisis de una familia poliamorosa: la suya.

Últimas

Huelga general
Hacia la huelga general del 30 de enero en Euskal Herria

Los sindicatos ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde, Hiru, CNT y organizaciones juveniles, feministas, ecologistas y de pensionistas convocan a sus 200.000 militantes y al conjunto de la clase trabajadora a una huelga general ofensiva sobre “pensiones, salarios y vida digna”. SINDIKALAGENDA : Urtarrilaren 28tik aurrera

Centros sociales
Nace la red de espacios de Madrid autogestionados

La Red de Espacios de Madrid Autogestionados (REMA), que reúne a veintidós espacios, ha visto la luz después de varios meses de asambleas y a pesar de la desaparición de algunos centros sociales emblemáticos como La Dragona y la Ingobernable.

Google
El matonismo de Trump, la Tasa Google y las dudas de Calviño

Las amenazas de Estados Unidos funcionan y Francia da marcha atrás al impuesto a las grandes tecnológicas. Este movimiento abre la pregunta sobre cuál será la reacción de España y la ministra Calviño.

América Latina
El paraíso de las empresas, el infierno de los pueblos en las orillas del río Santiago en México

Durante décadas de políticas públicas neoliberales cientos de empresas se instalaron en la cuenca del río Santiago, en Jalisco, México. Cáncer, problemas neurológicos y muertes vinculadas a la contaminación del ambiente emergen como resultado en un contexto de violencias múltiples.

Crisis climática
Un pacto europeo que incluya energía nuclear y gas natural no será un pacto verde

El Pacto Verde europeo ha de servir para impulsar un modelo energético distribuido, basado en la eficiencia y ahorro energéticos y en el autoconsumo con energías renovables. Sin embargo, es una grave contradicción que en la taxonomía del Pacto Verde se pretenda considerar como energías verdes la energía nuclear y el gas natural.