La paradoja de los Tamagotchi

Los nuevos dispositivos de salud nos transforman en Tamagotchis cuya salud es convertida en deseo inalcanzable a pesar del cumplimiento estricto de los deseos de la “máquina”.

Tamagotchi
Tamagotchis

publicado
2019-02-12 10:43:00

Recordarán los Tamagotchi, un pequeño dispositivo en el que se aunaba la experiencia de lo puramente lúdico junto una aparente lección de responsabilidad. Mediante distintas alarmas, el artefacto nos alertaba de que tenía sueño, hambre o ganas de jugar. Adaptábamos nuestras rutinas a las suyas para mantenerlo con vida, incluso si su llamada era de madrugada. Sin embargo, cuando ese ser virtual moría por falta de sueño o por inanición nuestra responsabilidad como progenitores no sufría un verdadero revés, o al menos no vivíamos aquella pérdida como un hecho irreparable. Simplemente volvíamos a reiniciar el juego con un nuevo ser al que cuidar.

La vida real es bastante distinta a la paradoja de los Tamagotchi. Las decisiones tienen consecuencias y, en determinadas ocasiones, el camino que tomamos en algunos de los momentos de nuestra vida hace que dichas consecuencias sean irreversibles.

En la actualidad se produce un fenómeno contrario. Distintos dispositivos están al alcance de la mano para que, nuevamente, adaptemos nuestras rutinas a los dictados de una pequeña máquina. “Cierra tus círculos” es el nuevo slogan del smart-watch de moda. Si optamos por hacer caso de las recomendaciones de la máquina, cada día habremos de realizar una serie de pasos (para abandonar la vida sedentaria), medir nuestras pulsaciones, tomar tantas piezas de fruta, etc. Si en el caso de los Tamagotchi nosotros éramos los responsables directos de la durabilidad de una vida virtual, en la actualidad confiamos nuestros hábitos de salud a una máquina para que nos guíe como un perro lazarillo. Ahora el Tamagotchi eres tú.

Más novedosas aún si cabe son las apps que pagan a sus usuarios, a cambio de correr o caminar un determinado número de kilómetros, una cantidad de dinero virtual que estos podrán destinar a compras en una tienda online.

Piensen en una app que nos recordara cada dos horas que debemos ser generosos con el prójimo, o que nos avisara con una alarma de las personas que van muriendo de hambre en tiempo real.

Sin embargo, no existen dispositivos electrónicos que nos ayuden a enfrentar otros problemas de la vida incluso más acuciantes que el cuidado de nuestro cuerpo que, por otra parte, este artículo tampoco pretende desmerecer. Sin embargo, la soteriología, el concepto de salvación de nuestros tiempos, sufre el reduccionismo de cuidar sólo de una parte de nosotros (el cuerpo) mientras se va dejando de lado todo lo demás. Piensen en una app que nos recordara cada dos horas que debemos ser generosos con el prójimo, o que nos avisara con una alarma de las personas que van muriendo de hambre en tiempo real para que vayamos tomando conciencia de los graves problemas estructurales que posee el sistema capitalista y la acumulación de riqueza. Sería impensable y económicamente un fiasco.

Resulta curioso analizar la paradoja del Tamagotchi al amparo del concepto de voluntad de Schopenhauer. Para Schopenhauer, un tipo bastante pesimista, la voluntad no es la capacidad humana para decidir con libertad lo que se desea y lo que no. La voluntad en Schopenhauer es una fuerza del universo, irracional. Lo que quiere es querer. Es decir, que se quiere a sí misma y se reafirma a sí misma. Desea para desear, y por lo tanto es imparable. Esta voluntad, esta fuerza de la naturaleza, es lo que nos mueve, según Schopenhauer. Deseamos cosas y sufrimos al no tenerlas, nos dice el pensador alemán. Pero al alcanzar el objeto del deseo, rápidamente nos hastiamos de aquello que hemos conseguido, y por lo tanto de nuevo deseamos nuevos objetos y sufrimos nuevamente. Es un círculo vicioso en el que lo único que permanece constante es el propio deseo, ya que estos objetos que deseamos son meras representaciones que la voluntad pone delante de nosotros. Es simplemente la zanahoria delante del burro (o el reloj inteligente en la muñeca). Nada es un fin en si mismo y nada satisface verdaderamente. Todo es un medio para seguir y seguir y seguir deseando hasta el infinito. Por lo tanto, para Schopenhauer la vida es absurda porque la voluntad nunca se sacia.

Si hacemos una traslación de las ideas del filósofo alemán a la paradoja que anticipábamos al principio, la máquina a la que nos conectamos representa así un puente hacia la consecución de un deseo o lista de deseos concretos. A priori, el deseo de ser personas con hábitos más ordenados, más saludables. El deseo de alejar de nosotros, en todo lo posible, la muerte del Tamagotchi en el que, poco a poco, nos hemos convertido. La máquina nos pone nuevos retos que, al instante, se convierten en nuevos deseos. De esta forma, también la máquina va eligiendo por nosotros. Elige cuáles son los deseos que más nos convienen y desecha aquéllos que no están incluidos en su programa. Porque, sublimaciones aparte, no se alcanza a desear aquello que no se conoce.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Filosofía
Un Marx desconocido
De entre todos los aspectos de la vida intelectual de Marx, quizá el más olvidado sea el de su labor como periodista.
Filosofía
Por un rearme filosófico: un mini manifiesto
3

Va siendo hora de tomarnos en serio que la filosofía no es algo anecdótico ni prescindible en las sociedades tecnológicamente avanzadas, sino más bien su médula espinal, su columna epistémica fundamental.

1 Comentario
#30520 19:39 13/2/2019

Por no hablar del nuevo invento idiotizante que nos están vendiendo por tierra, mar y aire: los ASISTENTES DIGITALES.

Los cacharritos que sustituyan la voluntad de las personas las hace dependientes y jilipollas. Por no hablar de la perdida de intimidad al estar conectadas a internet. CONTROL MENTAL CONTROL SOCIAL DE LOS QUE UNA CORPORACIÓN SE ENRIQUECE.

Cuando pase esta moda, nos vamos a encontrar con toneladas de chatarra electrónica.

Responder
0
0
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.

Literatura
La espía que me amó... y lo contó en un libro
La novela de espías es aún un género vigente en un tablero global marcado por el auge de la extrema derecha, los atentados del Daesh y la sobreexposición mediática.
Feminismo poscolonial
Silvia Rivera Cusicanqui: “Tenemos que producir pensamiento a partir de lo cotidiano”

Cusicanqui es una de las referentes en el pensamiento subalterno en Bolivia. En su último libro, Un mundo ch'ixi es posible. Ensayos desde un presente en crisis, nos habla de lo ch'ixi como práctica descolonizadora.

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Últimas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita
5

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Migración
Japón necesita miles de trabajadores extranjeros

El gobierno de Abe defiende una ley con la que pretende facilitar la entrada de 340.000 trabajadores extranjeros. La medida es confrontada por la extrema derecha que critica que se fomente la inmigración, y por la izquierda, que teme por los derechos laborales de quienes lleguen al país. 

Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Memoria histórica
Guadiana Despierta frente a Guadiana del Caudillo

La Plataforma “Guadiana Despierta” convoca una nueva concentración en Guadiana para exigir la eliminación de simbología franquista en su localidad. Tendrá lugar en la Plaza Mayor del pueblo el próximo sábado, día 16 de febrero, a partir de las 17:00 horas.

Precariedad laboral
La plantilla de Navarpluma lleva 15 días de huelga frente a las coacciones de la empresa y la precarización
El comité de huelga denuncia bajadas de salario de hasta 400 euros mensuales, condiciones de control abusivas con cámaras de seguridad y la falta de mascarillas homologadas para las personas que trabajan desparasitando pluma en el taller, la mayoría inmigrantes.