Filosofía
La paradoja de los Tamagotchi

Los nuevos dispositivos de salud nos transforman en Tamagotchis cuya salud es convertida en deseo inalcanzable a pesar del cumplimiento estricto de los deseos de la “máquina”.

Tamagotchi
Tamagotchis

publicado
2019-02-12 10:43:00

Recordarán los Tamagotchi, un pequeño dispositivo en el que se aunaba la experiencia de lo puramente lúdico junto una aparente lección de responsabilidad. Mediante distintas alarmas, el artefacto nos alertaba de que tenía sueño, hambre o ganas de jugar. Adaptábamos nuestras rutinas a las suyas para mantenerlo con vida, incluso si su llamada era de madrugada. Sin embargo, cuando ese ser virtual moría por falta de sueño o por inanición nuestra responsabilidad como progenitores no sufría un verdadero revés, o al menos no vivíamos aquella pérdida como un hecho irreparable. Simplemente volvíamos a reiniciar el juego con un nuevo ser al que cuidar.

La vida real es bastante distinta a la paradoja de los Tamagotchi. Las decisiones tienen consecuencias y, en determinadas ocasiones, el camino que tomamos en algunos de los momentos de nuestra vida hace que dichas consecuencias sean irreversibles.

En la actualidad se produce un fenómeno contrario. Distintos dispositivos están al alcance de la mano para que, nuevamente, adaptemos nuestras rutinas a los dictados de una pequeña máquina. “Cierra tus círculos” es el nuevo slogan del smart-watch de moda. Si optamos por hacer caso de las recomendaciones de la máquina, cada día habremos de realizar una serie de pasos (para abandonar la vida sedentaria), medir nuestras pulsaciones, tomar tantas piezas de fruta, etc. Si en el caso de los Tamagotchi nosotros éramos los responsables directos de la durabilidad de una vida virtual, en la actualidad confiamos nuestros hábitos de salud a una máquina para que nos guíe como un perro lazarillo. Ahora el Tamagotchi eres tú.

Más novedosas aún si cabe son las apps que pagan a sus usuarios, a cambio de correr o caminar un determinado número de kilómetros, una cantidad de dinero virtual que estos podrán destinar a compras en una tienda online.

Piensen en una app que nos recordara cada dos horas que debemos ser generosos con el prójimo, o que nos avisara con una alarma de las personas que van muriendo de hambre en tiempo real.

Sin embargo, no existen dispositivos electrónicos que nos ayuden a enfrentar otros problemas de la vida incluso más acuciantes que el cuidado de nuestro cuerpo que, por otra parte, este artículo tampoco pretende desmerecer. Sin embargo, la soteriología, el concepto de salvación de nuestros tiempos, sufre el reduccionismo de cuidar sólo de una parte de nosotros (el cuerpo) mientras se va dejando de lado todo lo demás. Piensen en una app que nos recordara cada dos horas que debemos ser generosos con el prójimo, o que nos avisara con una alarma de las personas que van muriendo de hambre en tiempo real para que vayamos tomando conciencia de los graves problemas estructurales que posee el sistema capitalista y la acumulación de riqueza. Sería impensable y económicamente un fiasco.

Resulta curioso analizar la paradoja del Tamagotchi al amparo del concepto de voluntad de Schopenhauer. Para Schopenhauer, un tipo bastante pesimista, la voluntad no es la capacidad humana para decidir con libertad lo que se desea y lo que no. La voluntad en Schopenhauer es una fuerza del universo, irracional. Lo que quiere es querer. Es decir, que se quiere a sí misma y se reafirma a sí misma. Desea para desear, y por lo tanto es imparable. Esta voluntad, esta fuerza de la naturaleza, es lo que nos mueve, según Schopenhauer. Deseamos cosas y sufrimos al no tenerlas, nos dice el pensador alemán. Pero al alcanzar el objeto del deseo, rápidamente nos hastiamos de aquello que hemos conseguido, y por lo tanto de nuevo deseamos nuevos objetos y sufrimos nuevamente. Es un círculo vicioso en el que lo único que permanece constante es el propio deseo, ya que estos objetos que deseamos son meras representaciones que la voluntad pone delante de nosotros. Es simplemente la zanahoria delante del burro (o el reloj inteligente en la muñeca). Nada es un fin en si mismo y nada satisface verdaderamente. Todo es un medio para seguir y seguir y seguir deseando hasta el infinito. Por lo tanto, para Schopenhauer la vida es absurda porque la voluntad nunca se sacia.

Si hacemos una traslación de las ideas del filósofo alemán a la paradoja que anticipábamos al principio, la máquina a la que nos conectamos representa así un puente hacia la consecución de un deseo o lista de deseos concretos. A priori, el deseo de ser personas con hábitos más ordenados, más saludables. El deseo de alejar de nosotros, en todo lo posible, la muerte del Tamagotchi en el que, poco a poco, nos hemos convertido. La máquina nos pone nuevos retos que, al instante, se convierten en nuevos deseos. De esta forma, también la máquina va eligiendo por nosotros. Elige cuáles son los deseos que más nos convienen y desecha aquéllos que no están incluidos en su programa. Porque, sublimaciones aparte, no se alcanza a desear aquello que no se conoce.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Filosofía
Vidas gobernadas: la biopolítica según Foucault
La biopolítica supone el despliegue de tecnologías, prácticas, estrategias y racionalidades políticas que tienen como objetivo el gobierno de la vida.
Filosofía
El tamaño de lo que importa
¿Es posible construir un Gran Relato tan flexible e inclusivo con la capacidad de hacer frente al discurso capitalista y sus prácticas totalizadoras?
1 Comentario
#30520 21:39 13/2/2019

Por no hablar del nuevo invento idiotizante que nos están vendiendo por tierra, mar y aire: los ASISTENTES DIGITALES.

Los cacharritos que sustituyan la voluntad de las personas las hace dependientes y jilipollas. Por no hablar de la perdida de intimidad al estar conectadas a internet. CONTROL MENTAL CONTROL SOCIAL DE LOS QUE UNA CORPORACIÓN SE ENRIQUECE.

Cuando pase esta moda, nos vamos a encontrar con toneladas de chatarra electrónica.

Responder
0
0
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Migración
“Queremos votar y no nos dejan”
Aunque las personas migrantes se movilizan para luchar por sus derechos políticos serán muchas las que, una vez más, se quedarán sin votar.
Pensamiento
Anselm Jappe: “Ningún problema actual requiere una solución técnica. Se trata siempre de problemas sociales”

Para el pensador alemán Anselm Jappe, el capitalismo narcisista en el que estamos insertos ha dado lugar a la sociedad “autófaga” que, como en el mito, termina devorándose a sí misma cuando ya nada sacia su apetito.

Argelia
Argelia en revuelta: “¡Nos despertamos y vosotros lo pagaréis!”

Argelia atraviesa desde hace tiempo una grave crisis multidimensional. El país ha experimentado una crisis política durante décadas, en particular desde el golpe militar de 1992 y la brutal guerra civil que siguió.

Racismo
Capirotes blancos
6

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.