Sindicatos
Andalucía: precariedad y sindicalismo de clase

A partir de 1977, finalizada la Dictadura Franquista, se produjeron las legalizaciones de gran parte de las organizaciones sindicales de clase, desarrollando a partir de este momento una actividad conforme parámetros de normalidad comparables a otros países europeos. La estrategia sindical se ha plasmado a través de una programática dotándose de una identidad ideológica y un fundamento teórico en cada una de las actuaciones que han llevado a cabo en el marco de la acción sindical.

Bandera andaluza gigante con la estrella
Manifestación por el 1 de mayo en Sevilla Daniel Melendro
Graduado social

publicado
2018-12-04 08:54

El 4 de diciembre, como fecha clave en la identidad del pueblo andaluz, es la invitación perfecta para una necesaria reflexión encaminada a la construcción de herramientas colectivas que fortalezcan a la clase obrera de esta tierra en su lucha por una vida digna, y por ende hacia la emancipación. Valga como ilustración de la problemática de muchas personas cuyo día a día se desarrolla en Andalucía ciertas referencias que a continuación se exponen.

La población activa andaluza en 2017 estaba constituida por casi cuatro millones de personas. En 2011 (últimos datos) la tasa de actividad ascendía al 63,72% la cual puede desglosarse en un 68,31% para hombres y un 59,28% para mujeres. El empleo en 2017 viene recayendo principalmente en las mujeres en una proporción del 60% en el caso de las mujeres y del 40% para los hombres. La ocupación está marcada fundamentalmente por la temporalidad siendo ésta factor determinante en la calidad del empleo por sexos. En el caso de los hombres que trabajan por cuenta ajena en Andalucía, los indefinidos suponen más del 55% del total de personas contratadas. La proporción de trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena indefinidos sigue siendo inferior a la media del estado.

A partir de los "números" que se muestran, los cuales en cualquier caso no dejan de ser una mera pincelada del mercado laboral andaluz, cabe aseverar que los rasgos distintivos de éste son el desempleo y la precariedad laboral. Frente a este panorama poco alentador y manifiestamente desfavorable de la mayoría de la población andaluza es indispensable dilucidar el papel de los sindicatos. La organización sindical presenta peculiaridades que la hacen manifiestamente diferente de otras expresiones del fenómeno asociativo, respondiendo a la necesidad de contar con instrumentos colectivos para compensar la posición de debilidad resultante de la prestación laboral por cuenta ajena. Es especialmente significativo el papel jugado en Andalucía por parte de los sindicatos de clase, siendo aquellos que en su ideario priorizan la defensa de los intereses de la clase trabajadora en su conjunto, asentándose sobre una amplia conciencia de clase.

A partir de 1977, finalizada la Dictadura Franquista, se produjeron las legalizaciones de gran parte de las organizaciones sindicales de clase, desarrollando a partir de este momento una actividad conforme parámetros de normalidad comparables a otros países europeos. La estrategia sindical se ha plasmado a través de una programática que les ha ido dotando de una identidad ideológica y un fundamento teórico en cada una de las actuaciones que han llevado a cabo en el marco de la acción sindical.

Del estudio de la documentación emanada de los Congresos de CCOO, UGT, CGT, SAT y CNT, como eje sobre el que se articula la acción sindical y el posicionamiento político emanan una serie de conclusiones. Por un lado, el sindicalismo mayoritario y más representativo, representado por los sindicatos CCOO y UGT, ha experimentado una variación en sus postulados respecto a aquellos que mantenían en las fases iniciales del periodo democrático. Si en la clandestinidad reiteraban la necesidad de transformación del sistema capitalista en un sistema socialista como única vía para suprimir la explotación que sufría la clase trabajadora, la llegada de la Democracia supuso un aplazamiento de estas metas que finalmente han quedado en el camino. Por otro lado, el resto de sindicatos de clase objeto de análisis (CGT, SAT, CNT), con una representatividad que dista mucho a la de las organizaciones mayoritarias y unos medios cuantitativamente menores, han mantenido sus postulados y principios anticapitalistas en todo momento. Su firmeza en la convicción de la defensa y promoción de los intereses y derechos de la clase obrera no se ha visto correspondida habida cuenta de que, ni la afiliación ni el impacto que estas organizaciones tienen actualmente en la sociedad andaluza, han recogido el descontento sindical de quienes pudieran haberse visto traicionadas por los sindicatos mayoritarios o las nuevas generaciones. Cabe por tanto, cuestionar en términos estrictamente de crítica constructiva, acerca de la validez de los instrumentos empleados estas organizaciones sindicales y a partir de ahí buscar experiencias que pudieran ser exportables a la realidad del pueblo andaluz.

De aquellas arenas estos lodos. El viraje ideológico de las organizaciones sindicales más representativas que tienen presencia en las empresas y capacidad de movilización social ha tenido una consecuencia lógica: la pérdida progresiva de derechos por parte de la clase trabajadora. Por tanto, en Andalucía, donde el sistema de acumulación capitalista se muestra con mayor voracidad por unas mayores tasas de desempleo y precariedad que vienen a ser estructurales al propio mercado de trabajo, el sufrimiento diario de muchas personas es manifiestamente mayor al de otras sociedades de nuestro entorno.

Esta situación se ha producido por la propia estructura productiva y el tipo de empleo que se ha generado pero también como consecuencia de la falta de capacidad de CGT, SAT y CNT para constituirse como defensores de los intereses de la totalidad de la clase trabajadora. Por tanto, queda patente la necesidad de articular los mecanismos y habilitar los espacios que permitan redefinir el papel del sindicalismo de clase, sus principios y estrategias como contrapoder a la propiedad de los medios de producción. Como agravante, el éxito del antagónico sindicalismo corporativo (SEPLA, USCA, CSIF) en determinados sectores productivos y el recrudecimiento de las políticas neoconservadoras con la aparición en escena de la ultraderecha a nivel institucional. Nada nuevo bajo el sol: reinvención o muerte.

Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Laboral
Piden 30.000 euros por denunciar la contratación de directivos en la televisión asturiana
Un trabajador de la Radiotelevisión del Principado de Asturias se enfrenta a un juicio por denunciar la contratación de tres directivos en 2016 en medio de un plan de recorte de gasto.
Agricultura
En marzo del próximo año se realizará el Congreso Extremeño de Reforma Agraria
El Congreso se celebrará del 20 al 22 de marzo en Mérida y contará con la presencia de organizaciones campesinas de ámbito extremeño, estatal e internacional.
Vejez
“Podemos aguantar la huelga de residencias de forma indefinida”, asegura el sindicato ELA

La huelga de las trabajadoras de residencias arrancó en septiembre de 2018 y el viernes cumplió la jornada 146. Lejos de solucionarse el conflicto, el sindicato mayoritario asume un mes más de huelga si el 11 de diciembre la patronal no aprueba su propuesta.

0 Comentarios
Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Destacadas

Educación
El fruto

Hace tiempo que se oye que hay que dejar un mundo mejor para nuestras hijas y parece lógico. Menos lógico resulta mostrar no solo comprensión sino incluso admiración cuando, desde el privilegio, alguien comete una falta, legal o simbólica, pero lo hace por el bien de sus hijas. 

Agricultura
Sindicato Labrego Galego se desmarca de otras patronales del campo y apoya la subida del SMI

Las principales organizaciones agrarias estatales hablan de "crisis de rentabilidad" en el sector y COAG advierte de que la subida del SMI sería "inasumible" en el campo. SLG se desmarca de esta posición patronal y anuncia su apoyo "claro e inequívoco" a la subida. 

Educación
El mal llamado pin parental. ¿Quién impone su ideología a quién?
Los pánicos morales que la derecha agita para su propuesta de veto parental ponen en peligro los principios más básicos de la educación pública.
Crisis climática
España rompe el termómetro: la década más cálida

La temperatura media de la última década ha sido de 15,7ºC, la mayor desde que existen mediciones y 1,7ºC más que la de la década de los años 70. Desde el Observatorio de Sostenibilidad instan al nuevo Gobierno a situar la adaptabilidad a la emergencia climática entre una de las prioridades.

Marruecos
‘Hirak’ rifeño: una revuelta descabezada pero no derrotada

A pesar de la represión, el movimiento de protesta que sacudió al Rif en el otoño de 2016 sigue vivo y aguardando otra oportunidad.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Francia
Youtubers recaudan 140.000 euros para la caja de resistencia de la huelga contra Macron

El colectivo Le Stream Reconductible recoge desde principios de diciembre, a través de una plataforma de retransmisión de vídeo, fondos para los trabajadores franceses en huelga contra la reforma de las pensiones.

Memoria histórica
Comienzan los trabajos de exhumación en la fosa común de Pico Reja en Sevilla

Familiares de las víctimas, activistas por la memoria y representantes institucionales se dan cita en el acto simbólico que da inicio a los trabajos de exhumación en el cementerio sevillano de San Fernando.

Industria armamentística
El negocio de las armas que van contra la ética y las personas

Los sistemas de armas autónomas nos sitúan en un claro escenario de deshumanización, fuera de los planteamientos éticos más básicos.

Memoria histórica
Piden la dimisión del alcalde de Madrid por destruir el Memorial del Cementerio del Este

Las organizaciones memorialistas acusan Martínez-Almeida de mostrar “un desprecio absoluto a las víctimas del genocidio y dictadura franquistas, así como la ignorancia de leyes y principios universales sobre los derechos a la verdad, justicia y reparación”.