Llamadme XX, XY o como queráis, porque lo importante es que trabajo 12 horas

Qué bien se lo ha montado esta sociedad capitalista, porque tengo tan metido en mi cabeza el eslogan de “querer es poder” que cuando no soy capaz de cumplir con mi trabajo, socializar, aprender y hacer las responsabilidades varias del día a día, me siento culpable y miserable.

Economía colaborativa

publicado
2019-01-03 14:24:00

En la aventura social que nos hemos montado de “trabaja para lograr el éxito, ser mejor persona y que te beatifiquen por explotación y vivir para el objetivo que más realiza: trabajar” yo trabajo doce horas, más o más.

No tengo dos trabajos, solo uno; uno con horario partido, y además vivo a las afueras, en un barrio obrero o, como se dice ahora, de “clase media baja” de una gran provincia.

Trabajo doce horas, diez en realidad, aunque se alargan cuando hay exceso de trabajo. Al tiempo de trabajo también hay que añadirle el trayecto de ida y vuelta. Vale, puede que le dedique al trabajo más de doce horas.

En mi aventura vital estoy intentando, aún, dar con el placer de trabajar más de doce horas, regresar a casa a las mil para simplemente ducharme, cenar y dormir. Estoy investigando el placer de que mi cerebro aspire cada vez más a ser un encefalograma plano que solo siente alivio con programas de telebasura y con un encierro en casa.

He entrado en el agujero negro de no poder quedar con mis amigas porque estoy más cansada que la bella durmiente, y de no tener fuerzas para poder seguir formándome. ¡Ah! Y, por supuesto, no me puedo olvidar del foso del descuido, de mi descuido.

En serio, qué bien se lo ha montado esta sociedad capitalista, porque tengo tan metido en mi cabeza el eslogan de “querer es poder” que cuando no soy capaz de cumplir con mi trabajo, socializar, aprender y hacer las responsabilidades varias del día a día, me siento tan culpable, miserable, ser humano de medio pelo que no cumple con el estándar de ser humano capaz de vivir en esta sociedad, que la frustración va en aumento.

Además de tener la impresión de que lo que me pasa es un capricho de un ser humano neoliberal, hay gente que está peor que yo, así que me quejo por vicio.

Está muy bien hecho, de verdad, aplaudo, porque con todo eso habéis conseguido que, estando metidos en un hoyo, nos creamos que no somos más que unos caprichosos que nos quejamos por gusto, que siempre hay que pensar que hay alguien que vive en peores condiciones y, así, desaparece cualquier atisbo de darnos cuenta de que nuestro sistema está evolucionando a prácticas más abusivas, que convierte nuestros días en ciclos, en días de la marmota. Estamos cayendo en el “al menos tengo algo”, al menos tengo doce horas durante las cuales mi altruista forma de ser se olvida de su propia existencia y solo está para un trabajo mal remunerado y que se lleva por delante cualquier forma de crecer.

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas
4 Comentarios
#28928 7:24 10/1/2019

Muy de acuerdo, sobre todo con la reflexión final: empezamos frescos, nos desgastamos durante las horas de empleo para acabar tan reventados que no tenemos fuerzas para pensar en el camino que llevamos o como cambiarlo. Ellos ganan.

Responder
0
0
Anónimoha 7:14 10/1/2019

Que verdad y que triste pero lo más frustrante aún es ver que todavía muchísima gente cree que la sociedad está mejorando con tantas leyes restricciones e imposiciones.

Responder
0
0
#28730 8:27 4/1/2019

Hay un dicho castellano referente al tema que se expone... de las quejas y de que si en otros lugares están peor...Se suele responder: " MAL DE MUCHOS CONSUELO DE TONTOS".

Responder
4
0
#28708 17:21 3/1/2019

Retrato certero de esa "clase media" que en realidad es clase precaria.
Admitirlo es el primer paso para cambiarlo.

Responder
5
0
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Municipalismo
Cómo y en qué nos afectará la Directiva Bolkestein

De aprobarse la Directiva Bolkstein, el organismo dirigido por Juncker tendría la última palabra en las regulaciones o normativas locales o regionales en materias como vivienda, casas de apuestas o servicios de prostitución.

Derechos Humanos
Colombia y México suman el 54% de los asesinatos de defensores de derechos humanos en todo el mundo

Front Line Defenders denuncia un aumento de la violencia contra el activismo en todo el mundo y la doble cara de la Unión Europea, que mira hacia otro lado mientras sus aliados cometen todo tipo de violaciones de los derechos humanos.

Feminismos
Silvia Federici: “La caza de brujas contribuyó a destruir el poder social de la mujer”

La activista y teórica feminista Silvia Federici está de gira por el Estado español. La autora de Calibán y la Bruja abordará uno de sus temas de estudio fundamentales, la memoria histórica de la caza de brujas, en un encuentro que tendrá lugar el próximo fin de semana en Pamplona. 

Memoria histórica
Ian Gibson: “Un país que olvida su pasado está condenado a la mediocridad”

El hispanista, junto a un equipo formado por el experto en georradar Luis Avial y el periodista Víctor Fernández, entre otros, realizaron una investigación sobre la ubicación de los restos de Federico García Lorca, la cual impulsó que la Junta de Andalucía propusiera llevar a cabo una nueva búsqueda en otoño de 2018. Un informe del Ministerio de Justicia en enero frustró el intento.

Últimas

Sistémico Madrid
Hermanos Entrecanales Franco, seres complejos

Habituales de los patronatos de fundaciones y ONG, los cuatro hijos de Juan Entrecanales dominan el capital de Acciona gracias a una sociedad holandesa que cobra los dividendos y los deriva a sus empresas madrileñas.

Fridays for Future
Politizar la crianza en defensa del planeta: nace Madres por el Clima

Un grupo de madres impulsa un colectivo para apoyar las movilizaciones estudiantiles de los Fridays for Future y ayudar a denunciar la falta de acción real contra el cambio climático.