Explotación laboral
Llamadme XX, XY o como queráis, porque lo importante es que trabajo 12 horas

Qué bien se lo ha montado esta sociedad capitalista, porque tengo tan metido en mi cabeza el eslogan de “querer es poder” que cuando no soy capaz de cumplir con mi trabajo, socializar, aprender y hacer las responsabilidades varias del día a día, me siento culpable y miserable.

Economía colaborativa

publicado
2019-01-03 14:24

En la aventura social que nos hemos montado de “trabaja para lograr el éxito, ser mejor persona y que te beatifiquen por explotación y vivir para el objetivo que más realiza: trabajar” yo trabajo doce horas, más o más.

No tengo dos trabajos, solo uno; uno con horario partido, y además vivo a las afueras, en un barrio obrero o, como se dice ahora, de “clase media baja” de una gran provincia.

Trabajo doce horas, diez en realidad, aunque se alargan cuando hay exceso de trabajo. Al tiempo de trabajo también hay que añadirle el trayecto de ida y vuelta. Vale, puede que le dedique al trabajo más de doce horas.

En mi aventura vital estoy intentando, aún, dar con el placer de trabajar más de doce horas, regresar a casa a las mil para simplemente ducharme, cenar y dormir. Estoy investigando el placer de que mi cerebro aspire cada vez más a ser un encefalograma plano que solo siente alivio con programas de telebasura y con un encierro en casa.

He entrado en el agujero negro de no poder quedar con mis amigas porque estoy más cansada que la bella durmiente, y de no tener fuerzas para poder seguir formándome. ¡Ah! Y, por supuesto, no me puedo olvidar del foso del descuido, de mi descuido.

En serio, qué bien se lo ha montado esta sociedad capitalista, porque tengo tan metido en mi cabeza el eslogan de “querer es poder” que cuando no soy capaz de cumplir con mi trabajo, socializar, aprender y hacer las responsabilidades varias del día a día, me siento tan culpable, miserable, ser humano de medio pelo que no cumple con el estándar de ser humano capaz de vivir en esta sociedad, que la frustración va en aumento.

Además de tener la impresión de que lo que me pasa es un capricho de un ser humano neoliberal, hay gente que está peor que yo, así que me quejo por vicio.

Está muy bien hecho, de verdad, aplaudo, porque con todo eso habéis conseguido que, estando metidos en un hoyo, nos creamos que no somos más que unos caprichosos que nos quejamos por gusto, que siempre hay que pensar que hay alguien que vive en peores condiciones y, así, desaparece cualquier atisbo de darnos cuenta de que nuestro sistema está evolucionando a prácticas más abusivas, que convierte nuestros días en ciclos, en días de la marmota. Estamos cayendo en el “al menos tengo algo”, al menos tengo doce horas durante las cuales mi altruista forma de ser se olvida de su propia existencia y solo está para un trabajo mal remunerado y que se lleva por delante cualquier forma de crecer.

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Explotación laboral
El chino del barrio
La liberalización de los horarios comerciales en Madrid ha traído aparejada una explotación blanqueada y jornadas laborales contrarias al Estatuto de los Trabajadores.
Turismo
Al otro lado de la barra: precariedad laboral en la hostelería chipionera

En la actualidad el turismo es el gran amigo de la política. Moneda de cambio y ventanilla de compra-venta para “enriquecer” a nuestra Andalucía. Hartos estamos de ver en los medios de comunicación al personaje político alardeando de medidas para el fomento de este sector en los diferentes puntos de la Comunidad autonómica andaluza.

Explotación laboral
Eragin denuncia jornadas laborales de hasta 15 horas diarias en el BBK Live

La Asamblea de Jóvenes Precarias de Bilbo asegura que ha recibido presiones de la empresa Last Tour para evitar que difundiera mensajes sobre las condiciones laborales del festival y ha decidido publicar testimonios de personas trabajadoras. También ha convocado una concentración para hoy a las 19.00.

4 Comentarios
#28928 9:24 10/1/2019

Muy de acuerdo, sobre todo con la reflexión final: empezamos frescos, nos desgastamos durante las horas de empleo para acabar tan reventados que no tenemos fuerzas para pensar en el camino que llevamos o como cambiarlo. Ellos ganan.

Responder
0
0
Anónimoha 9:14 10/1/2019

Que verdad y que triste pero lo más frustrante aún es ver que todavía muchísima gente cree que la sociedad está mejorando con tantas leyes restricciones e imposiciones.

Responder
0
0
#28730 10:27 4/1/2019

Hay un dicho castellano referente al tema que se expone... de las quejas y de que si en otros lugares están peor...Se suele responder: " MAL DE MUCHOS CONSUELO DE TONTOS".

Responder
4
0
#28708 19:21 3/1/2019

Retrato certero de esa "clase media" que en realidad es clase precaria.
Admitirlo es el primer paso para cambiarlo.

Responder
5
0
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

Aporofobia
Aporofobia: el doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Contigo empezó todo
Las dos Marías en la locura franquista

Dos hermanas de Compostela retaron al franquismo con color y alegría. Las llamaron “locas”, pero la locura estaba a su alrededor.

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

Últimas

Sexualidad
La homosexualidad como "conducta de riesgo"
Una experiencia personal sobre los prejuicios en las consultas médicas acerca de la sexualidad y las relaciones homosexuales.
Chernóbil
Turismo de desastres: visita guiada al infierno

Desde que HBO estrenó la serie sobre el desastre en la central nuclear ucraniana, las visitas de turistas a esta zona se han multiplicado. 

Sexualidad
Polifonías de amor y deseo

El paisaje de los afectos se puebla de teorías y prácticas que impugnan los parámetros normativos del amor. De fondo, el capitalismo y el deseo innovan en su eterno romance. En la tensión entre la libre elección, los cuidados y el compromiso se configuran las relaciones amorosas del futuro. 


Guerra civil
Federico García Lorca, rojo y maricón
En un ejercicio de revisionismo histórico consciente, algunos especialistas lorquianos se empeñan en desligar la implicación política y la orientación sexual del poeta, de las causas de su asesinato