Explotación laboral
Llamadme XX, XY o como queráis, porque lo importante es que trabajo 12 horas

Qué bien se lo ha montado esta sociedad capitalista, porque tengo tan metido en mi cabeza el eslogan de “querer es poder” que cuando no soy capaz de cumplir con mi trabajo, socializar, aprender y hacer las responsabilidades varias del día a día, me siento culpable y miserable.

Economía colaborativa

publicado
2019-01-03 14:24:00

En la aventura social que nos hemos montado de “trabaja para lograr el éxito, ser mejor persona y que te beatifiquen por explotación y vivir para el objetivo que más realiza: trabajar” yo trabajo doce horas, más o más.

No tengo dos trabajos, solo uno; uno con horario partido, y además vivo a las afueras, en un barrio obrero o, como se dice ahora, de “clase media baja” de una gran provincia.

Trabajo doce horas, diez en realidad, aunque se alargan cuando hay exceso de trabajo. Al tiempo de trabajo también hay que añadirle el trayecto de ida y vuelta. Vale, puede que le dedique al trabajo más de doce horas.

En mi aventura vital estoy intentando, aún, dar con el placer de trabajar más de doce horas, regresar a casa a las mil para simplemente ducharme, cenar y dormir. Estoy investigando el placer de que mi cerebro aspire cada vez más a ser un encefalograma plano que solo siente alivio con programas de telebasura y con un encierro en casa.

He entrado en el agujero negro de no poder quedar con mis amigas porque estoy más cansada que la bella durmiente, y de no tener fuerzas para poder seguir formándome. ¡Ah! Y, por supuesto, no me puedo olvidar del foso del descuido, de mi descuido.

En serio, qué bien se lo ha montado esta sociedad capitalista, porque tengo tan metido en mi cabeza el eslogan de “querer es poder” que cuando no soy capaz de cumplir con mi trabajo, socializar, aprender y hacer las responsabilidades varias del día a día, me siento tan culpable, miserable, ser humano de medio pelo que no cumple con el estándar de ser humano capaz de vivir en esta sociedad, que la frustración va en aumento.

Además de tener la impresión de que lo que me pasa es un capricho de un ser humano neoliberal, hay gente que está peor que yo, así que me quejo por vicio.

Está muy bien hecho, de verdad, aplaudo, porque con todo eso habéis conseguido que, estando metidos en un hoyo, nos creamos que no somos más que unos caprichosos que nos quejamos por gusto, que siempre hay que pensar que hay alguien que vive en peores condiciones y, así, desaparece cualquier atisbo de darnos cuenta de que nuestro sistema está evolucionando a prácticas más abusivas, que convierte nuestros días en ciclos, en días de la marmota. Estamos cayendo en el “al menos tengo algo”, al menos tengo doce horas durante las cuales mi altruista forma de ser se olvida de su propia existencia y solo está para un trabajo mal remunerado y que se lleva por delante cualquier forma de crecer.

Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Filosofía
Vida y productividad: la existencia humana como capital
En la conversión de lo humano en capital propia del neoliberalismo es nuestra existencia la que acaba convirtiéndose en útil o inútil
Explotación laboral
Efemérides contra la explotación y la precariedad laboral

En 2013, más de 1100 trabajadoras murieron y más de 2000 resultaron heridas al derrumbarse el edificio en el que trabajaban, el Rana Plaza, en condiciones de explotación para marcas como Mango, Beneton, Inditex, Primark o El Corte Inglés. Son organizaciones pequeñas, defensoras de los derechos sociales las que están llevando a cabo la tarea de pelear contra el olvido, un olvido que nos llevaría a la negación en la práctica de los hechos, como si aquello nunca hubiera ocurrido, como si nuestra ropa no estuviera manchada de sangre, sudor y lágrimas.

Filosofía
Las falacias del liberalismo
El trabajo como fundamento de la propiedad y la libertad y autonomía del individuo: esas son las dos falacias del liberalismo a desenmascarar.
4 Comentarios
#28928 9:24 10/1/2019

Muy de acuerdo, sobre todo con la reflexión final: empezamos frescos, nos desgastamos durante las horas de empleo para acabar tan reventados que no tenemos fuerzas para pensar en el camino que llevamos o como cambiarlo. Ellos ganan.

Responder
0
0
Anónimoha 9:14 10/1/2019

Que verdad y que triste pero lo más frustrante aún es ver que todavía muchísima gente cree que la sociedad está mejorando con tantas leyes restricciones e imposiciones.

Responder
0
0
#28730 10:27 4/1/2019

Hay un dicho castellano referente al tema que se expone... de las quejas y de que si en otros lugares están peor...Se suele responder: " MAL DE MUCHOS CONSUELO DE TONTOS".

Responder
4
0
#28708 19:21 3/1/2019

Retrato certero de esa "clase media" que en realidad es clase precaria.
Admitirlo es el primer paso para cambiarlo.

Responder
5
0
Sobre este blog
El espacio para la libre expresión de los socios y las socias de El Salto. Si quieres participar escribe a socias@elsaltodiario.com. El Salto no se responsabiliza de las opiniones que sus socios/as expongan en este blog.
Ver todas las entradas

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
El PSOE gana la cita electoral del 26 de mayo. Las ciudades del cambio sucumben
El descalabro de la izquierda en la Comunidad de Madrid chafa la gran noche de Pedro Sánchez y el PSOE, que virará del rojo al azul la comunidad de La Rioja, mantendrá Asturias, Extremadura, Castilla -La Mancha y previsiblemente gobernará en Islas Canarias y Baleares.
Elecciones del 26 de mayo
Así te hemos contado este 26M

Minuto a minuto con toda la información en directo de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de este super domingo 26 de mayo.

Elecciones del 26 de mayo
Denuncian la manipulación de un voto en Cáseda

El partido Izquierdas de Cáseda-Kasedako Langileak ha denunciado la posible manipulación del voto de una vecina a la que el Ayuntamiento da empleo municipal. El alcalde, Jesús Antonio Esparza, pertenece a la Agrupación San Zoilo de Cáseda y lleva gobernando el pueblo veinte años.