Coronavirus
“Si para alguien sin ningún problema de salud mental el confinamiento es duro, imagínate para mí”

Un mes después de haberse decretado el estado de alarma, Miriam, Ohiana y Ara cuentan cómo es vivir el confinamiento con problemas de salud mental.

Coronavirus en Malasaña 1 mes de encierro - 10
Vecinos de Malasaña (Madrid) durante el confinamiento. Álvaro Minguito

Miriam ya no sale a pasear, ni va a sus clases de cerámica, ni a nadar a la piscina. Sale, cada 21 días, para ir a su centro de salud mental, donde le ponen una medicación inyectable por la que no puede esperar. El resto del tiempo lo dedica a ver “programas basura” en la televisión. Se va a la cama tarde y se levanta tarde. Su diagnóstico es Trastorno Bipolar y TDA (Trastorno Déficit de Atención). “Si para alguien sin ningún problema de salud mental el confinamiento es duro, imagínate para mi”. Dice que está cansada, aburrida. “Estoy al borde de la locura”. Sigue teniendo consultas telefónicas con su enfermera de salud mental, pero siente que no es lo mismo hablar sin mirar unos ojos. Miriam es miembro de Activament, un colectivo de personas con la experiencia del trastorno mental. Y en estas semanas, cada dos días, habla con una chica de la ONG El Teléfono de la Esperanza que le pregunta cómo está y con la que se desahoga.

Miriam está dentro del 9% de la población española que, según datos de la OMS, tiene algún tipo de problema de salud mental. En situaciones normales acude al centro de salud, visita a una enfermera y a un psiquiatra. Ahora, algunos centros, hospitales y residencias de salud mental y sus profesionales han empezado a notar los efectos de no poder salir a la calle y temen que si el confinamiento continúa alargándose la situación los acabe desbordando. “Hay un paciente con trastorno psicótico que tenía muy buena evolución, prácticamente sin síntomas, sin delirios ni alucinaciones, pero a partir de estar en casa empezó con la sintomatología”, explica Alba, enfermera de salud mental, que ha preferido no revelar ni su apellido ni el nombre del hospital donde trabaja, “seguramente si hubiera seguido con su rutina diaria y con su trabajo no hubiera brotado”.

Algunos centros, hospitales y residencias de salud mental han empezado a notar los efectos de no poder salir a la calle y temen que si el confinamiento continúa alargándose la situación los acabe desbordando

Aún así, Alba asegura que en general, la situación está controlada: “Nos expresan su malestar, su ansiedad, frustración y el estrés que provoca esto. Pero no ha habido ninguna situación complicada. Lo han comprendido todo muy bien”. Esta es la realidad también en la Llar Residència Pàdua, en Vilanova i la Geltrú, que acoge a 45 personas adultas con enfermedades mentales, la mayoría de ellas con esquizofrenia. Eva Montes, directora del centro explica que “al principio estaban un poco más nerviosos y desorientados, pero ahora ya han entrado en una fase más de adaptación y aburrimiento, han entendido que no se puede salir y la importancia de incorporar y cumplir estas medidas higiénicas para que la residencia sea un espacio seguro para todos”.

La principal labor de los profesionales está siendo de contención. “Acuden a nuestro despacho y hacen preguntas sobre cosas que han visto en las noticias y sobre cuándo saldremos”, explica Eva, “y nosotras les damos la información que necesitan y una visión más optimista: se fijan mucho en el número de muertos, pero también hay muchas personas que se recuperan. Tanto en los espacios grupales como a nivel individual hablamos abiertamente del coronavirus para desmitificar algunas ideas y bajar el nivel de ansiedad”.

Mantener las rutinas

Eva asegura que la clave ha sido el mantenimiento de las rutinas. No poder salir a la calle ha obligado a tener que cambiar algunas de ellas, poniendo mucho énfasis en la higiene personal, en la limpieza de la casa y en el mantenimiento de las medidas de distancia. El ejercicio físico es también clave durante estos días. “Por suerte la casa es grande y tenemos una terraza donde podemos hacer muchas actividades. Mientras un grupo está dentro haciendo cinefórum, otro está fuera haciendo psicomotricidad”.

Desde que empezó el confinamiento los usuarios no han podido recibir visitas de sus familiares, ni tampoco acudir a las citas con los psiquiatras, pero el contacto lo siguen manteniendo de forma telemática. “Es importante también mantener el contacto familiar, por lo que se ha ampliado el acceso a los ordenadores y, además, disponen de un teléfono 24h para hablar con las familias”.

“Están 24 horas dentro de la habitación en la que tienen una cama y el baño, no hay nada más, ni tele, ni nada. Pueden tener su móvil, tablet, libros… pero ya está”, dice una enfermera sobre la situación de los nuevos ingresos en la planta de agudos

Lo que más echan de menos es salir para dar una vuelta o tomar un café. Para tratar de mantener, dentro de lo posible, las rutinas, en la residencia han instaurado la hora del café, durante la cual las actividades se detienen, y los usuarios pueden tomar cafés y refrescos. “Es importante que ubiquen también sus momentos de ocio”, aclara Eva.

En la planta de agudos en la que trabaja Alba lo más complicado son los nuevos ingresos, ya que tienen que pasar unos días en la habitación, no pueden salir ni al pasillo, ni a las salas comunes. “Están 24 horas dentro de la habitación en la que tienen una cama y el baño, no hay nada más, ni tele, ni nada. Pueden tener su móvil, tablet, libros… pero ya está”, lamenta.

Vivir con ansiedad

La primera vez que Ohiana fue al psicólogo tenía 15 años. Y en ese momento, dice, supo que no estaba loca. Tiene 40 años y sufre ansiedad social desde siempre. Trabaja como sanitaria, pero lleva seis meses de baja por una crisis que le dio en el trabajo, antes del confinamiento. Antes, su tratamiento era a base de pastillas e intentar salir y relacionarse. Nada de lo que puede hacer ahora. “Así que es curioso, antes tenía ansiedad por nada, una ansiedad irracional”. La de ahora, dice, es un ansiedad racional, de respuesta a un peligro y eso, de algún modo, es bueno para su mente.

Según datos presentado en 2019 por Confederación Salud Mental España, el 6,7% de la población del país está afectada por la ansiedad, exactamente la misma cifra de personas con depresión. En ambas es más del doble en mujeres (9,2%) que en hombres (4%).

Antonio Cano Vindel, catedrático de psicología de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, pone énfasis en la importancia de manejar la información que tenemos con tal de que esta no nos produzca un exceso de ansiedad y en la necesidad de no poner toda la atención en el hecho de estar encerrado y no poder salir: “Si yo pienso que estar encerrado es un problema, surgirá ansiedad, pero si yo pienso que estar encerrado es una oportunidad para cuidar de mis hijos, leer, ver más cine o descansar, no tendré ansiedad”.

El confinamiento puede hacer aumentar los síntomas de esas personas que ya tienen diagnosticada la enfermedad: “La incertidumbre y la amenaza de la infección pueden provocar miedo y estrés”

El confinamiento, apunta Cano, puede hacer aumentar los síntomas de esas personas que ya tienen diagnosticada la enfermedad. “Toda la información que estamos recibiendo, la incertidumbre y la amenaza de la infección, que de hecho es una amenaza de muerte, puede provocar miedo y estrés” y a su tiempo, “generar más ansiedad e incluso nuevos trastornos”. También esas personas no diagnosticadas, pero con muchos síntomas se pueden ver afectadas por el encierro, y acabar desarrollando la enfermedad.

A Ara, la ansiedad se le presentó en 2016. “El problema para mí en este confinamiento es que mi ansiedad aparece en situaciones de espera”, asegura. Tiene la necesidad de aprovechar al máximo el tiempo. Le cuesta hacer cola en un banco, en el supermercado, estar muchas horas sentada en un avión, incluso el aguantar dos horas sentada en el cine. Así que estas semanas se le hace muy complicadas. De momento, dedica parte del día en planificar el día siguiente. También, cocina platos más elaborados y ha estado colaborando cosiendo mascarillas para el hospital.

“Esto para mí es un reto muy grande, sé que habrán días en los que no estaré bien, pero también sé que cuando esto pase, porque pasará, voy a decir “si esta cuarentena sin poder salir ni hacer nada no pudo conmigo, ya no va a poder nada que se me presente de aquí en adelante”. Y así se anima durante estos días. Repitiendo ese pensamiento en su cabeza a todas horas.

Relacionadas

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

6 Comentarios
#60802 22:05 16/5/2020

Muy interesante el tema de la salud mental y la cuarentena. Les adjunto un artículo creado por nuestro equipo para que nos conozcan, saludos cordiales: https://www.centroalianza.cl/blog/salud-mental-coronavirus

Responder
0
0
#59103 12:55 1/5/2020

Buenos días,
Es muy interesante ver como sobrellevar el confinamiento en estas situaciones.
El hecho de no poder salir a la calle nos puede agobiar a todos, pero sin ninguna duda esto se agudiza en este caso.
Considero que tener recursos telemáticos es indispensable para poder controlar dentro de lo que cabe la situación, ya que es comprensible que no se pueda parar ningún tipo de terapia de golpe por el confinamiento. Es verdad que no es lo mismo, como dicen, no es lo mismo si no puedes mirar a los ojos, pero es un avance en el que se ha tenido en cuenta la importancia de las terapias.
El trabajo realizado en el centro me parece magnifico, manteniendo las rutinas y explicando a los ingresados en el todo a cerca del Covid-19, para mantener la calma.
Me ha parecido muy interesante, muy fácil de comprender. Gracias por hacer visible lo complicado que es vivir confinado en esta situación.

Responder
0
0
#57631 12:58 19/4/2020

Tengo Tlp trastorno de ansiedad generalizada 34 años un perro y vivo sola... Llevaba de baja ya unos meses con insomnio, algo que sigo sin poder controlar al igual que la ansiedad sin motivo aparente... La salud mental que se me ha dado en estos meses antes del confinamiento a sido inexistente, hasta que entre en el grupo del epap... Antes cuando podían pasaban un rato ahora me llamaba a veces... No creo que mi situación haya cambiado mucho para mí pero si para aquellos que me rodean que minúsculamene estan sintiendo lo que yo llevo sintiendo años... Sin el agravante de que quizá ellos diferencien bien lo real de lo que no lo es... Estar días sin hablar con nadie sin tener nada más que hacer que estar en una casa que al final conseguí tener con el miedo y la incertidumbre que se siente cuando no se sabe si tu salud te lo deja mantener... Pero ahora hablo más con la gente que antes e incluso con más gente... Parece que ahora se sienten un poco como yo... Hay días que no puedo hablar con nadie más porque mi empatía me hace sentir lo que cada uno siente...

Responder
0
0
#57156 9:06 16/4/2020

Gracias, miles. Por dedicarnos un espacio, una lectura rápida y fácil de comprender para lxs lectores.
Espero que sigamos teniendo un hueco de visibilidad, hay muchos vacíos.

Responder
0
0
#57124 21:45 15/4/2020

No es que el doble de mujeres sufran de depresión, es que los hombres suelen reportar síntomas y buscar atención menos debido al estigma social que implica en la sociedad productiva y también debido a ese machismo subyacente en este tipo de asuntos que sigue sin desvanecerse. El machismo afecta a los hombres no machistas, que no quieren tomar privilegios por su sexo y que tienen que lidiar con este tipo presiones, así como con responsabilidades que no deberían ser cargadas por su sexo. Durante la cuarentena, en muchos países, salen mucho más los hombres que las mujeres y en casas de familia son los que más suelen exponerse, así que la afección también existe en la repartición de labores, no es unilateral. Y es triste, aunque el que aún en varios lugares del mundo ni siquiera sea bilateral lo es aún más.

Responder
0
0
#57551 20:42 18/4/2020

Muy interesante, no lo sabía

Responder
0
0

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Elecciones atípicas con resultados previsibles en País Vasco y Galicia

Los límites de acceso al derecho al voto trastornan unas elecciones a las que los gobiernos de Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo llegan con muchas opciones de reelección. El Bloque Nacionalista Galego puede situarse como segunda fuerza en el parlamento. En el País Vasco, EH Bildu se mantendría como segundo partido.

Migración
Colectivos migrantes piden que el debate sobre regularización llegue al Congreso

El movimiento #RegularizaciónYa saluda que Unidas Podemos se posicione a favor de una regularización extraordinaria, y les invita a dialogar para avanzar en la Proposición No de Ley presentada hace unas semanas y rubricada por la formación, una propuesta que consideran más amplia que la que el partido hizo pública la semana pasada.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.
Editorial
Cuestión de necesidad

Transformar el modelo económico para hacerlo menos subordinado al ladrillo y a la precariedad y mucho más dependiente y volcado en el fortalecimiento de los servicios públicos ha dejado de ser un reto o un horizonte deseable: ahora mismo es una necesidad.

Últimas

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.