Se vende imagen pública, negocien con mi representante

#FamososPublicidad es una campaña en redes sociales que cuestiona el papel de los famosos en la publicidad, en un contexto en el que la imagen pública es concebida como un bien más en venta, sin que se cuestione su uso ni suponga un perjuicio a la credibilidad personal.

Loquillo Banco Sabadell
Publicidad del Banco Sabadell con Loquillo e Inocencio Arias

publicado
2018-09-03 09:00:00

"Y dice la gente que ahora eres normal, y yo aquí borracho en mi Cadillac…” decía una vieja canción de Loquillo. Tiempo después ya podemos considerar al roquero un “tipo normal”, la edad nos cambia a todos y él ha abandonado esa rebeldía juvenil y virado a una imagen más conservadora y convencional. Prueba de ello es que ha pasado a protagonizar campañas publicitarias como la de la Constitución Europea , la de Mahou , la de Mitsubishi o la del Banco Sabadell, aprovechando esta última para explotar esa metamorfosis con afirmaciones como “mi generación vivió (…) la explosión del punk que era una manera de decir no hay futuro, vive la vida lo más rápidamente posible y disfruta mientras puedas. Entonces llega un momento en que cumples 50 años y te han jodido, porque es cuando empiezas a decir ésta es otra película…”

Loquillo no es el único que ha participado en las campañas del Banco Sabadell, en un momento en el que ha quedado más que claro el nulo compromiso social de las entidades financieras; entre otros, fueron protagonistas de sus anuncios Julia Otero, Luis Rojas Marcos, Luz Casal, José Corbacho, Pep Guardiola, Fernando Trueba, Paco León  y Rafa Nadal… Igualmente, Pau Gasol ha sido imagen del Banco Popular, aunque pocas voces han cuestionado su papel tras ser intervenida la entidad con las consiguientes pérdidas para sus accionistas.

Tampoco son éstas, ni mucho menos, las únicas participaciones de personalidades públicas en campañas publicitarias, cuestionables por el simple hecho de querer vender productos innecesarios o nocivos, por colaborar con empresas transnacionales que generan grandes impactos sociales, con un banco… Y es que, a priori, no esperaríamos que estos famosos tengan necesidades económicas acuciantes y, sin embargo, sí desearíamos de ellos mayor sentido crítico. Con ánimo de cuestionar estas conductas, el profesor de Ciencia Política, Carlos Taibo, iniciaba, hace unas semanas, una “modestísima campaña” en redes sociales, con la etiqueta #FamososPublicidad.He iniciado, en Facebook y en Twitter, una modestísima campaña que atiende al propósito de llamar la atención sobre la lamentable condición de los 'famosos' que hacen publicidad. Mucho agradeceré que, si a bien lo tienen, difundan su contenido. #FamososPublicidad

Y es que ejemplos hay muchos, como el popular futbolista Cristiano Ronaldo o el actor José Coronado, que publicitan a empresas de apuestas deportivas o juego “on line”, pese al acuciante problema de ludopatía que se extiende entre muchos jóvenes. Presentadores de telediarios que se aprovechan su supuesta credibilidad en campañas publicitarias, siendo el caso más patente el de Matías Prats que ha participado en campañas de ING  y Línea Directa; el de chef que se dedican a promocionar comida basura, caso de Dani García y Ramón Freixa con Mc Donald’s, o incluso los casos del divulgador científico Eduard Punset y del físico Stephen Hawking que han llegado a participar, respectivamente, en campañas de Bimbo y Jaguar.

De cualquier manera, no es cuestión de entrar a valorar decisiones personales, más desconociendo las circunstancias particulares de cada uno, se trata de señalar un fenómeno muy común, que muestra, por un lado, cómo los protagonistas asumen su imagen pública como un bien más en venta, pero que por otro lado, también refleja cómo la sociedad asume como normales estas conductas, sin que supongan un perjuicio a la credibilidad personal de aquel que participa en estas campañas. En ambos casos, es un reflejo muy claro de cómo la sociedad tiene asumido este sistema capitalista donde todo se compra y se vende y donde los valores personales y sociales pasan a un segundo plano.

Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas
2 Comentarios
#22487 19:48 4/9/2018

Que sigan vendiéndose y abriendo los ojos a sus seguidores sobre la catadura real del famoseo capitalista.

Responder
4
0
#22393 11:54 3/9/2018

Genial. Abajo la fama, aspiración social de analfabetos políticos.

Responder
11
0
Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Destacadas

Pensamiento
Thomas Fazi: “No puedes solucionar una crisis creada por el euro dentro del euro”

Políticas de identidad, crisis económica, arquitectura del sistema financiero, posibilidades de una coordinación de gobiernos de izquierda dentro de la UE... Thomas Fazi se mete en todos los jardines del presente político común a los Estados europeos.

Antiespecismo
¿Qué hace un oso en las Bardenas?

Sendaviva celebra su decimoquinto aniversario con la amplición del número de animales explotados en su zoológico y con una nueva inyección de dinero público, cuatro millones de euros para 2018 y 2019, que suman un total de 68 millones aportados por el Gobierno de Navarra.