Derecho a la ciudad
Una protesta vecinal en Pacífico aviva el debate sobre la tala de árboles

Más de cien vecinos se manifiestan para evitar que el Ayuntamiento de Madrid construya una dotación policial y un centro de Madrid Salud en un parque que utilizan niños y mayores. Aunque otra asociación del barrio defiende el proyecto, la polémica sirve para relanzar el debate sobre la tala de árboles y el escaso cuidado que ponen las constructoras a la hora de trasplantarlos.

Pacífico (Madrid) protesta vecinal
Protesta vecinal contra la tala de árboles en Pacífico (Madrid). Alba Torres

publicado
2019-10-01 10:33

En el madrileño distrito de Retiro hay un edificio de cinco plantas que luce dos grandes pancartas. Una lanza un reclamo: “No a la tala de árboles”; la otra, avisa desafiante: “Mentira. No es un centro de salud”. Ambos carteles aluden a un pequeño parque que se encuentra justo debajo. Está un tanto descuidado, pero sus más de 20 árboles dan cobijo a los niños del barrio de Pacífico y a los ancianos que viven en el centro de mayores contiguo. Al menos, de momento.

El Ayuntamiento ha proyectado la construcción de una Unidad de Policía y un centro de Madrid Salud en ese espacio y, por eso, más de cien vecinos se han concentrado para intentar salvarlo. 
“Consideramos que hay otros solares donde no es necesario retirar una zona verde consolidada, talar 29 árboles y quitar columpios y bancos”, asegura a El Salto Juan Manuel Herrero, un hombre de mediana edad, entrecano y sonriente, que lleva de un lado a otro un amplio dossier con la documentación que ha facilitado el Ayuntamiento de Madrid sobre el proyecto. Recientemente, se ha reunido con el presidente de la Junta Municipal del Distrito de Retiro, Santiago Saura, y este le ha confirmado que las obras no tienen marcha atrás.

La parcela, denominada como ‘Cocheras EMT’, no cuenta con la calificación de ‘zona verde’ en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM), a pesar de que Herrero la defina de esta forma. Su uso es dotacional, es decir, es un suelo destinado a servicios públicos y, por eso, el Ayuntamiento destinará cuatro millones de euros para construir en ese espacio una Unidad de Policía y un centro de Madrid Salud. Este último punto ha ocasionado cierta confusión —a ello alude una de las pancartas—, pues no es lo mismo un Centro de Salud —un ambulatorio—, cuyas competencias dependen de la Comunidad de Madrid, que un centro de Madrid Salud —gestiona políticas relacionadas con las adicciones, la calidad del agua o la seguridad de los alimentos—, que está a cargo del Ayuntamiento. Al margen de esta puntualización, los vecinos replican que, después de más de 20 años de uso como parque de recreo, el área se ha consolidado como una zona verde.

Y dicen 20 años porque en 1999, poco antes de las elecciones, el exalcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, inauguró una zona ajardinada en esta parcela, muy cercana a la ajetreada Avenida de Barcelona. Años más tarde, la titularidad del terreno, que colinda con el centro de mayores Pérez Galdós y la calle y el pasaje Hoyuelo, e inicialmente era del Ayuntamiento, pasó a la Comunidad de Madrid. Esta última planeaba construir un centro de salud pero no pudo hacerlo por las protestas vecinales y, posteriormente, los terrenos volvieron al Consistorio. De vuelta a la actualidad, en enero de este año, el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad el plan actual y en los próximos meses se licitarán las obras.

En la concentración hay asistentes de todo tipo. David y José, por ejemplo, son dos jóvenes que acuden con sus hijos. Llevan coloridos carteles con consignas de corte ecologista. “El parque es un desahogo; es aire puro y luz”, explica José. David, que encuentra el barrio “muy bien equipado”, reclama “más zonas verdes, o al menos que no nos quiten las que ya tenemos”. Ambos manifiestan la necesidad de “hacer más ruido” y animan a otros vecinos a que se impliquen. El movimiento, que ha reunido más de 4.500 firmas, no descarta conformarse como asociación para seguir protestando e interponer recursos judiciales que eviten que se lleve a cabo el proyecto aprobado por el Consistorio.

A unos metros de ellos, un grupo de señoras amenaza con encadenarse a los árboles si no se escuchan sus demandas. Los organizadores de la concentración han repartido silbatos y es complicado comunicarse, pero todas coinciden en que no están en contra de que la policía cuente con otras instalaciones —actualmente, están en unos barracones cercanos a las vías del tren— ni de que se construya un centro de Madrid Salud; eso sí, que no sea a costa del parque. “Llevo 30 años en el barrio y se necesitan zonas verdes. Que no les quiten este espacio a las personas mayores”, sentencia María José mientras los organizadores de la protesta leen un manifiesto. 

La concentración transcurre ante la atenta mirada de esos mayores que habitan en el centro Pérez Galdós y a esta hora del día están sentados en los bancos cercanos. Marcelino, un anciano de rostro apergaminado, reconoce que “el barrio necesita más jardines” y pone de relieve que los árboles “son los que de verdad quitan la contaminación”. Varios de ellos lamentan la lejanía del parque del Retiro —a 1,5 kilómetros— y sostienen que “es una pena que quiten espacios verdes y que talen árboles”.

LOS ÁRBOLES, UN ESTORBO PARA LAS EMPRESAS

La tala de árboles o su trasplante descuidado es un problema con el que lleva años lidiando Ecologistas en Acción. Uno de sus miembros, Luciano Labajos, considera que “más allá de la ideología política que esté gobernando, los árboles son un estorbo para las empresas constructoras”. 

Un ejemplo claro son las obras de Plaza España. Cuando se iniciaron los trabajos de remodelación, Ecologistas alertó de que los árboles estaban en riesgo y no tardó en constatar que “hay decenas que, si no están muertos, han perdido todas sus hojas y se encuentran en muy malas condiciones”. Además, por mucho que desde la Administración competente se prometa que se van a plantar mil árboles más, “uno consolidado es más valioso que cien recién plantados, desde todos los puntos de vista”, según especifica el responsable de Ecologistas.

Otro de los problemas que enumera Labajos es que, en muchas ocasiones, no es hasta años después de trasplantar los árboles cuando se ven los daños. “A veces se caen, no sabemos por qué es, y resulta que al moverlos se les hizo daño en las raíces”, apunta, y subraya que “cuando los árboles manifiestan el problema, ya nadie es responsable”. La primavera pasada, relata, “hubo que hacer una tala de 750 árboles en el Paseo de la Castellana porque estaban en malas condiciones. Creemos que se debió a unas obras de remodelación que se ejecutaron hace 15 años, en las que se tocaron muchas raíces”.

Para evitar estas situaciones, Labajos reclama que “antes de empezar la obra se liciten los proyectos con medidas correctoras [acciones destinadas a reducir los impactos medioambientales] y que las empresas que no las cumplan, no puedan obtener la adjudicación”. En el anuncio sobre el proyecto del parque de Pacífico que aparece en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), por ejemplo, un epígrafe refleja que “se prohíbe la tala y poda drástica indiscriminada”, así como que el trasplante “se realizará con las normas marcadas por la Dirección General de Patrimonio Verde y bajo su supervisión técnica”. Sin entrar en valoraciones sobre el caso concreto del parque de Pacífico, Labajos insiste en que este tipo de formulaciones deben ser más claras para que las empresas cumplan; es necesaria más formación, más voluntad y más conocimiento.

De vuelta a la manifestación de los vecinos de Pacífico, pocos conocen la polémica que ha suscitado el evento en la Asociación Vecinal de los Pinos del Sur, precisamente, por lo que consideran una “defensa acrítica de los árboles que encubre el interés de unos propietarios para que no les tapen las vistas con un equipamiento colectivo”. Respaldada por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), ha emitido un comunicado en el que defienden el proyecto en base a que el Retiro es “un distrito muy consolidado urbanísticamente y cuenta con escasas parcelas de uso dotacional”. Una de ellas es la de ‘Cocheras EMT’ y otra está en la calle Pajaritos. “Ambas deben ser utilizadas para solventar carencias” del barrio, observan. Esas necesidades son, para Pinos del Sur, un centro de Madrid Salud, un centro de especialidades y ubicar el centro de salud de Adelfas en un local de propiedad pública. 

El contundente comunicado acusa a los organizadores de la protesta de situar “los intereses particulares disfrazados de un interés por las zonas verdes por encima del bien común” y pone de manifiesto que “el desmantelamiento de la comisaría prefabricada liberaría una superficie superior a la que se pierde para plantar nuevos árboles”. Anochece y los manifestantes se dispersan. Al hilo de la polémica, surge una reflexión: ¿qué resulta más legítimo, defender un centro de Madrid Salud o un parque?, ¿quién sitúa por encima el interés general, el que quiere evitar la supresión de un espacio vecinal común o el que apuesta por la construcción de una dotación de policía?

Relacionadas

Vivienda
El auge de los proyectos de vivienda en derecho de uso choca con la falta de financiación

Los proyectos en derecho de uso, una modalidad entre el alquiler y la compra, crecen de forma sostenida. Pero no resulta sencillo. Deben superar las dificultades para encontrar solares accesibles y financiación en el contexto de una nueva burbuja y un mercado inmobiliario cada vez más voraz. Más de 20 iniciativas se reúnen en Madrid en el primer encuentro estatal.

Securitización
Mucha policía en Madrid

Más agentes y más cámaras de vigilancia: esa es la seña de identidad del nuevo modelo securitario, que da la mano a la gentrificación en Lavapiés, Vallecas y Tetuán.

Madrid
En la calle, en silla de ruedas, con un 100% de discapacidad… y abandonado por las instituciones

Desde la Red Solidaria de Acogida denuncian que el Samur Social de Madrid da como única respuesta a personas en situación de extrema vulnerabilidad un listado con hoteles y pensiones baratos.

7 Comentarios
#40405 23:56 3/10/2019

Un artículo muy objetivo que muestra la preocupación de la gente del barrio

Responder
0
0
Isabel Sánchez 11:46 3/10/2019

Soy vecina del barrio del Pacifico y socia del Salto.
Me ha extrañado e indignado la falta de información y de rigor de este artículo, en el que el autor,( que esta claro que no conoce el barrio), solo ha escuchado a una de las partes.
Desde mi punto de vista las protestas,(disfrazadas de ecologismo y de defensa de los árboles), responden a unos intereses puramente individuales e insolidarios (unos vecinos que no quieren que les quiten "las vistas" de sus viviendas), además están creando en el barrio una alarma social injustificada y totalmente desproporcionada, difundiendo informaciones falsas y demagógicas que rozan el racismo y la aporofobia.
La parcela es de uso dotacional y los vecinos llevamos mucho tiempo pidiendo que se cumpla con esta calificación, así que estamos encantados de que por fin se vayan a construir en la parcela instalaciones públicas: un Centro de Madrid Salud y otro para la policía municipal que lleva muchos años instalada en barracones, seguro que en la construcción de estos equipamientos se tienen en cuenta criterios ecológicos y se contemplan zonas verdes.
Como socia,agradecería que contrastaran sus informaciones y que no se dejen llevar por "protestas" y "consignas" que responden a unos intereses individuales y políticos muy concretos y bastante peligrosos.

Responder
3
0
#40306 11:54 2/10/2019

Magnifico y neutral articulo. Ojalá salven el parque,

Responder
0
0
#40273 23:15 1/10/2019

No debemos, NADIE, cortar la vida de los árboles

Responder
0
0
#40287 24:59 1/10/2019

Supongo los muebles de tu casa son de plástico, un material respetuoso con la naturaleza.

Responder
0
0
#40265 21:48 1/10/2019

Magnifico artículo...confío que los vecinos consigan salvar esa zona verde

Responder
0
0
#40235 16:19 1/10/2019

El artículo me parece muy positivo para que los dirigentes tengan más conciencia de no cortar por lo sano el proceso de la vida de un árbol,tan necesario para el bien estar físico y mental de la poblacion

Responder
0
0

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Medio millar de juristas denuncian que la sentencia del Procés vulnera el principio de legalidad

El informe publicado por la plataforma International Trial Watch sobre la sentencia del Tribunal Supremo señala que esta viola los derechos fundamentales por falta de previsión jurídica y por menospreciar los derechos de reunión y expresión.

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Rojava
Una cadena internacional de mujeres para defender Rojava

La campaña Women Defend Rojava apela a la solidaridad de las mujeres para defender el proyecto político del Confederalismo Democrático que, tras haber vencido al Daesh, ahora se enfrenta a la invasión de Turquía. El pasado 9 de noviembre estuvieron en La Ingobernable, en un encuentro que dejó el germen de un nuevo comité de apoyo, grupo que viene a sumarse a una larga lista en varias ciudades del Estado y de Europa. 

Minería
Cómo la minería perturba el interior de Murcia
Ecologistas en Acción Murcia y ACUNA señalan los impactos ambientales y culturales de la minería en el territorio de Peña Zafra de Abajo, Balonga y Quibas.
Represión
De pertenencia a banda armada a recibimientos de presos: 102 años por solidarizarse

La Audiencia Nacional considera a Causa Galiza y Ceivar organizaciones criminales para la comisión de delitos de enaltecimiento, y solicita la ilegalización de ambas y 102 años de cárcel para 12 de sus miembros.

Bolivia
“No se acaba por ley con el racismo y en Bolivia ha habido un golpe racista y fascista”

Adriana Guzmán representa al feminismo comunitario antipatriarcal boliviano. Forma parte de los movimientos sociales que llevan días manifestándose continuamente para denunciar que lo que ha habido en Bolivia ha sido un golpe de Estado que ha derivado en la salida de Evo Morales del país.

Últimas

Elecciones 10N
Carabanchel y de nuevo el miedo

Cada papeleta de Vox que cogía una mano humana era un trallazo en el alma de quien fue una niña que vio a sus mayores tener verdadero miedo a hacer o decir lo inconveniente. Una niña a la que le contaban los “paseados” de los pueblos de sus padres en León durante la guerra, y los fusilados de después.

Flamenco
Pedro Lópeh: “Es esta una época de mucho sufrimiento, de odio y al final el flamenco habla de eso”
Este viernes Pedro Lópeh lleva a Mérida ‘Ramo de coplas y caminos’, una introducción sentimental al cante, un mapa con indicaciones llanas para todos los que quieren acercarse al flamenco.
Represión
Resistência Galega, un concepto

La operación contra Causa Galiza y Ceivar se articula en base a la vinculación de estas organizaciones con Resistência Galega. Pero incluso la existencia de este grupo resulta controvertida.

Tribuna
Cómo gobernar a La Ingobernable. Relatos de una negociación imposible

El exconcejal Pablo Carmona explica cómo desde la corporación municipal anterior se evitó reconocer a La Ingobernable como sujeto político y por qué la perspectiva de una cesión del espacio nunca estuvo encima de la mesa.

Música
Buscando el hechizo de la música negra
“Sin swing y sin baile, la música tiene poco aliciente”, asegura el periodista Jaime Bajo, quien ha recopilado en un libro 20 entrevistas a músicos que tratan de descifrar el hechizo del ‘groove’.
Bolivia
Bolivia: la venganza de la Media Luna

Estamos ante la respuesta viril y torpona de aquellos que temen perder sus privilegios. Estamos ante una ofensiva oligárquica, frustrada por la imposibilidad de derrotar al MAS en las urnas. Estamos, en definitiva, ante la venganza de la Media Luna.

Fútbol
Las futbolistas de primera división comenzarán su huelga este fin de semana

El pasado 22 de octubre las futbolistas decidieron por mayoría ir a la huelga en la novena jornada si no se llegaba a un acuerdo con la Asociación de Clubes de Fútbol Femeninos, ACFF en el que se recogieran sus demandas de mínimos. Las profesionales se rebelan contra los bajos salarios, la alta parcialidad en los contratos y la falta de derechos laborales.