Carta desde Europa
Atención, Alemania

A pesar de lo desagradables y deprimentes que han sido los acontecimientos de Chemnitz, no se perfila en el horizonte la toma del poder por los fascistas en Alemania.

Chemnitz neonazi
Un “escuadrista" de extrema derecha durante los sucesos de Chemnitz el pasado verano. Foto de Karl-Ludwig Poggemann.
Wolfgang Streeck

Director emérito del Max Planck Institute for the Study of Societies de Colonia.

Todos sus artículos en El Salto.

1 oct 2018 06:52

Durante las últimas semanas dos acontecimientos han colocado a Alemania en el centro de interés de la atención europea: las manifestaciones antiinmigrantes acaecidas en la parte oriental del país, especialmente en Chemnitz, y el esfuerzo —Aufstehen, entendido en el sentido de ¡levántate!— de romper y reconstruir el sistema de partidos políticos de la izquierda alemana en respuesta al surgimiento de un nuevo partido, Alternative für Deutschland (AfD), en las filas de la derecha. Por un momento, Chemnitz robó la atención al Aufstehen, cuando las imágenes espectaculares de lo allí sucedía se propagaron por la prensa europea, que informó sobre las manifestaciones, los disturbios callejeros, los neonazis gritando ¡Heil Hitler! y los conciertos de grupos de rock, que actuaban gratuitamente como forma de protesta. Cosas similares han sucedido en otras partes, últimamente en Italia, pero también en Francia y en el Reino Unido, con las consabidas modificaciones en los símbolos utilizados en cada caso. Pero Alemania es especial.

Entre las condiciones prevalecientes en Alemania del Este que explican esta radicalización derechista destaca el hecho de que se trata de una sociedad regional, que no se ha recuperado prácticamente de la disrupción causada por 1989, cuya integración es baja y sus niveles de organización escasos, ya que apenas cuenta con sindicatos y cuyos partidos políticos carecen de miembros que los conecten con lo que sucede a pie de calle. Por otro lado, Alemania del Este depende todavía económicamente de lo que era la antigua Alemania Occidental, registrando un PIB per cápita que crece en torno al 70 por 100 de lo que lo hace el del conjunto del país, lo cual la amenaza con un mayor declive económico. Sus elites políticas, económicas y culturales fueron íntegramente importadas de la antigua Alemania Occidental, a lo que se añade que ha sido abandonada por el grueso de su tradicional partido regional, Die Linke, que ideológicamente se ha movido hacia el oeste.

A pesar de lo desagradables y deprimentes que han sido los acontecimientos de Chemnitz, no se perfila en el horizonte la toma del poder por los fascistas en Alemania. La derecha radical se halla social y culturalmente aislada y los protagonistas de los disturbios son considerados la escoria de la tierra por casi todo el mundo, excepto, quizá, por un número desconocido de activistas de AfD. Las conexiones con la clase capitalista no existen, ni tampoco se registra un apoyo activo desde el seno de la burocracia estatal o del ejército. AfD explota el miedo suscitado por una inmigración ilimitada producto de fronteras abiertas, que Merkel declaró inevitable en 2015 y que los internacionalistas liberales consideran moralmente obligatoria.

El miedo es independiente de cuántos migrantes la gente encuentra en sus comunidades locales: es fuerte en el este del país, donde hay pocos migrantes, y en las regiones de la parte occidental, especialmente en el próspero sudoeste, que han absorbido más de la parte que le correspondería del reciente flujo de población migrante. La inmigración es una cuestión divisiva tanto en sociedades débilmente integradas, como en sociedades locales prosperas en las que la gente ama su tradicional modo de vida y teme por él.

En cuanto al Aufstehen decir que este no responde únicamente al surgimiento de AfD, sino también al declive del SPD, el Partido Socialdemócrata Alemán, que, como era de esperar, se muestra incapaz de renovarse mientras ocupa posiciones de gobierno y parece destinado al mismo ocaso que los otrora orgullosos partidos de centro-izquierda de Suecia, Austria, Holanda e Italia. Se trata de un intento de reunir a aquellos miembros del SPD, los Verdes y Die Linke hartos del estancamiento de la política alemana, que es la marca de la era de Merkel, y de recuperar a los antiguos votantes socialdemócratas que han optado por AfD o, simplemente, han dejado de votar.

Su hipótesis de trabajo es que existen problemas más importantes que la migración y el asilo, los cuales pueden en principio clarificarse y resolverse si se alcanza el acuerdo de que una inmigración ilimitada, producto de la apertura total de las fronteras, no es ni económica ni políticamente viable.

Entre los problemas que el gobierno escamotea de la atención pública al centrar su interés en las guerras morales y culturales con la derecha destacan el “freno al endeudamiento” —la enmienda constitucional que sancionó el presupuesto equilibrado— y las desastrosas consecuencias que la austeridad ha traído consigo en la eurozona; el pésimo estado de las infraestructuras físicas; la creciente desigualdad entre las clases y las regiones (también registrada en el oeste de Alemania); el incremento de la pobreza, que golpea especialmente a las familias monoparentales; la promesa hecha a Trump de incrementar los gastos de defensa más del 50 por 100; la agresiva postura tomada contra Rusia; el previsible fracaso a la hora de cumplir los objetivos climáticos y la completa ruina del viejo modelo tecno-burocrático centralista de integración europea, que se manifiesta en los conflictos cada vez mayores con los Estados miembros del este de Europa, en las profundas divisiones existentes entre los países del norte y los países mediterráneos y en la inminente consumación del Brexit. Si Alemania, la mayor potencia europea, fracasa a la hora de abordar estos y otros problemas de larga data, ¿quién lo hará?

Relacionadas

Carta desde Europa
Todas las apuestas están abiertas

En la vida real, como siempre sucede en Europa, cuando las cosas se ponen serias, la acción contra el coronavirus se ha producido a escala nacional.

Carta desde Europa
Ahora, Alemania

2020 puede ser el año en el que caiga el último partido centrista que gobierna en Europa.

Carta desde Europa
¿Posbrexit, poslaborismo?

Las elecciones del 12 de diciembre de 2019 tal vez han sellado el divorcio de la clase obrera británica y su partido tradicional.

2 Comentarios
yerbasmagicas
yerbasmagicas 13:23 1/10/2018

La ultraderecha alemana si tiene contactos politicos en las altas esferas, sin ir mas lejos el actual ministro del ramo represivo (Interior), y ademas los nazis cuentan con la colaboración y/o simpatia de amplios sectores de la policía.

Responder
1
0
#23708 12:28 1/10/2018

Bonito panfleto pro-Aufstehen. Pero la realidad es que dicho movimiento ha sido creado por una camarilla de 4 gatos ya criticada dentro de Die Linke por sus posiciones más a la derecha. De ahí su discurso similar al AfD contra la inmigración. Si creen que 4 personas, ansiosas de votos y oprtunistas, procedentes de lo peor de la socialdemocracia (SPD, Verdes y Die Linke) son los que van a parar a la derecha, es que su contacto con la realidad es inexistente.

Responder
1
1

Destacadas

Coronavirus
Afrontar el covid19 lejos de las grandes ciudades

La crisis del coronavirus pone en evidencia las carencias en infraestructura y personal sanitario de la España vaciada y muestra la importancia de la función preventiva de la atención primaria. 

Coronavirus
El coronavirus lo ha cambiado todo

A tres semanas del inicio del confinamiento, acertamos a conjeturar que no acabará en anécdota. Lo que venga estará marcado por esta compleja experiencia. Este vídeo desea cosas buenas para ese después. Animación de Silvana Youlton, guion de Pablo Elorduy, música de Lionel Scardino y locución de Rebeca Hernando

Coronavirus
Libera tu wifi: iniciativas para que todo el alumnado pueda ‘ir’ a la escuela online

Las clases no han parado durante la pandemia y entre el 10 y el 12% de los y las estudiantes no acceden a las plataformas. Iniciativas ciudadanas como ‘Liberad a Wifi’ luchan por alcanzar un acceso universal a la red. Mientras, las comunidades ofrecen dispositivos, en algunos casos insuficientes, como denuncian las organizaciones.

Coronavirus
Fuerza mayor, fuerza de ley, fuerza de trabajo

¿Vamos a ser capaces de encarnar el común de las fuerzas de trabajo confinadas? ¿Vamos a ser capaces de señalar la dualidad irreconciliable entre las exigencias de su cuidado y su reproducción y las exigencias de la ganancia y la renta parasitarias?

Coronavirus
El cierre temporal de la producción en época de pandemia

El debate sobre la paralización de la producción sigue abierto. Los intereses empresariales y el mantenimiento de la actividad deben quedar supeditados a evitar el colapso hospitalario y garantizar la salud en el trabajo, a pesar de las patronales y el Gobierno vasco

Coronavirus
La distopía de detrás del espejo (I Parte)

Las distopías plantean escenarios de una sociedad indeseable por tiránica o deshumanizada para que sirva de reflexión. Una vacuna que ponga fin a la crisis sanitaria dependiente de recursos limitados podría ser el principio de una crisis social agónica.  Nuestras aspiraciones individuales y colectivas dirigidas desde el sigilo de una élite codiciosa llevan décadas provocando escenarios similares.

Libertad de información
Eva Joly: “Si Julian Assange es extraditado, es el fin del estado de derecho en Occidente”

La abogada, exmagistrada y europarlamentaria hasta el 2019, Eva Joly, habla de la situación de Assange y denuncia torturas y violanciones de derechos humanos por parte de Estados Unidos.

Movimientos sociales
Instantes de una década de movilizaciones

El periodista audiovisual Juan Zarza lleva desde 2011 retratando las movilizaciones sociales acaecidas en Madrid. Ahora añade la pluma a la imagen y lanza Sombras Blandas, un volumen en el que realiza un recorrido “no idealizado” sobre la eclosión social en la capital del Estado desde el 15M. Recogemos cinco instantes del libro.

Costa de Marfil
La lucha contra la violencia sexual toma fuerza en Costa de Marfil

Cientos de jóvenes marfileñas han unido fuerzas para formar dos movimientos, en sintonía, que erradiquen el abuso y las agresiones sexuales en el país. Time to Act y Let’s fight together educan en el consentimiento, apoyan y asesoran jurídicamente a las víctimas, con la igualdad y la justicia en el horizonte.

Últimas

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.