Becarios
Echar las cuentas

Tengo una frase motivacional mejor que la de Jobs: nuestro tiempo es limitado, no lo malgastemos viviendo las vidas que los empresarios quieren que vivamos.


publicado
2019-06-21 07:00:00

Las oficinas están en el centro de Valencia, en una de las zonas más caras de la ciudad. Una secretaria me pregunta mi nombre y me invita a sentarme en un sofá del vestíbulo. Todo tiene aspecto funcional y caro, el tipo de decoración que le gustaría a alguien que habla de restaurantes con estrellas Michelín en los descansos del partido de pádel. Me han prestado una camisa y unos zapatos, pero creo que se nota que no estoy acostumbrada a vestir así. No importa, en cuanto entro al despacho le suelto el rollo que quiere oír. Le hablo de crecimiento exponencial, de mercados competitivos, de proyección de futuro. Le cuento hasta lo de la zona de confort, porque he visto que lo pone en su página web. Por teléfono ya le he contado un rollo sobre que somos una editorial joven que necesita los servicios de su consultora, pero se lo vuelvo a repetir ahora utilizando un montón de palabras como implementación y plan estratégico. Durante unos instantes me da la sensación de que todo está sonando ridículo, pero luego me acuerdo de que el fundador de la consultora se define a sí mismo como “escultor de organizaciones” en la página web. Imposible superar eso.

Llevo la conversación al tema del personal. Nuestra supuesta empresa necesita contratar y hemos pensado en la posibilidad de que fuesen becarios porque hemos oído que hay bonificaciones para ese tipo de contratos. Mi interlocutor comienza a hablar, se nota que es un tema que conoce a fondo y no se anda con rodeos. Me dice que los becarios son una buena opción para una empresa como la nuestra: no tienen sueldo, no tienen vacaciones y las universidades apenas ponen exigencias al firmar los convenios.

Para el próximo curso parece que va a ser obligatorio darles de alta en la Seguridad Social, pero se calcula que el importe va a estar en torno a los 50 euros al mes y que una parte del mismo lo va a tener que pagar el propio becario. La cifra no me sorprende, antes de venir he intercambiado correos y llamadas telefónicas con varias consultoras y asesorías de empresas y todas me han dicho lo mismo. En realidad no se trata de una relación laboral, sino de formación: la trampa está en que se supone que el becario está aprendiendo, no trabajando. Pero todos sabemos que la realidad es otra. En mi papel de empresaria he echado las cuentas: calculando unos ocho euros al día en comida, un esclavo me saldría por 240 euros al mes. Si a eso le sumo el alquiler de un barracón prefabricado para que duerma, que viene a costar unos 115 euros al mes, tengo un total de 355 euros. Es decir, por el precio de un esclavo puedo tener siete becarios. Además, estos becarios estarán mucho más sanos y mejor alimentados y descansados que mis hipotéticos esclavos, obligados a dormir en un barracón y con una dieta escasa y de mala calidad, así que seguramente su rendimiento será mayor.

Me acomodo mejor en la silla mientras el consultor sigue hablando. Detrás de toda esa palabrería sobre planes estratégicos y crecimiento exponencial, lo que me está diciendo es que contratar becarios me permite ganar dinero de muchas formas: evito pagar un salario y recibo dinero de forma indirecta de las familias y del Estado. Las familias de los estudiantes becados les proporcionan alimentación, vivienda y cuidados; y el Estado, educación y sanidad, así que puedo disfrutar de trabajadores sanos, descansados y bien alimentados sin que me cueste nada. La sociedad entera financia mi enriquecimiento personal.

Hace un rato que no estoy escuchando lo que dice mi interlocutor, pero vuelvo a conectar cuando oigo nombres que conozco. Oprah Winfrey, Steven Spielberg, Ferrán Adrià: todos tuvieron su primera oportunidad trabajando como becarios. Y Steve Jobs, digo. He visto su perfil en la web de la consultora antes de venir y sé que tiene una frase suya: “Nuestro tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otro que no seas tú”. Joder, ya hay que ser cutre. Seguro que tiene la biografía de Jobs subrayada y hasta arriba de post-its encima de la mesilla. Me dice que una beca puede ser una gran oportunidad, que permite ganar experiencia y tener un primer contacto con el mundo laboral, conocer realmente cómo es el trabajo. Estoy a punto de interrumpirle para preguntarle si su consultora empezó en un garaje, pero no estoy segura de poder hacerlo sin reírme. Me revuelvo en la silla, me cuesta seguir escuchándole. La primera parte de la conversación, cuando me hablaba de cifras, era indignante, pero todo este parloteo sobre oportunidades me parece mucho más cruel y retorcido. El becario no solo tiene que aguantar esa explotación, sino además estar agradecido. No solo le están enseñando: le están dando la posibilidad de ser el próximo Steve Jobs, el siguiente Bill Gates. Y si no lo consigue es porque no se ha esforzado lo suficiente, porque no ha estado a la altura. Se niegan a pagarte y se dedican a extraer renta de familias y servicios públicos, pero es tu culpa ser pobre.

Nos despedimos y salgo del despacho. Me cuesta manejar la rabia, porque, además, todo lo que me ha contado es legal. Aunque, por supuesto, lo legal y lo justo son dos cosas muy diferentes. Escribo esta columna y me quito un poco de encima el cabreo, pero sé que la solución solo puede ser colectiva y que pasa mucho más por el carné del sindicato que por la denuncia en medios o redes. Tengo una frase motivacional mejor que la de Jobs: nuestro tiempo es limitado, no lo malgastemos viviendo las vidas que los empresarios quieren que vivamos.

Relacionadas

Laboral
Derechos laborales en la última milla

A mediados de julio del 2019, llegó un correo al Ministerio de Economía y Competitividad y al Ministerio de Trabajo cuyo contenido ha sido anunciado, paralelamente, por todos los periódicos del país, concediendo entrevistas a su remitente en los principales espacios informativos audiovisuales. ¿La noticia? Las plataformas digitales van perdiendo la batalla jurídica frente a los “riders”. Pero en la derrota también existen clases.

Turismo
Al otro lado de la barra: precariedad laboral en la hostelería chipionera

En la actualidad el turismo es el gran amigo de la política. Moneda de cambio y ventanilla de compra-venta para “enriquecer” a nuestra Andalucía. Hartos estamos de ver en los medios de comunicación al personaje político alardeando de medidas para el fomento de este sector en los diferentes puntos de la Comunidad autonómica andaluza.

Explotación laboral
Eragin denuncia jornadas laborales de hasta 15 horas diarias en el BBK Live

La Asamblea de Jóvenes Precarias de Bilbo asegura que ha recibido presiones de la empresa Last Tour para evitar que difundiera mensajes sobre las condiciones laborales del festival y ha decidido publicar testimonios de personas trabajadoras. También ha convocado una concentración para hoy a las 19.00.

1 Comentario
anonimander 4:53 23/6/2019

Salvo una coma, que para mi gusto sobraba, me ha gustado mucho. Es una rabieta bien redactada. Ya ves qué consuelo.

En otra escala, la de los que no hemos ido a la universidad, la cosa es similar. Pregunta, preferiblemente a curritos viejunos, qué pasa con los "cursos del paro", qué con las prácticas de empresa tras esos cursos. Nuestra mano de obra, formativa y altruista, son prácticas de empresa, y sirven para que trabajes gratis y de paso aprendas a tragar toda la mierda que el jefe y sus subalternos de turno vayan esparciéndo, desde su despacho el uno, desde sus puestecillos precarios con derecho a-creerse-más-que-tú los otros; sirve para que no se te olvide que si pretendes volver a ingresar una nómina (de mierda) has de estar dispuesto a tragar y callar. Esa es la principal función pedagógica de los cursos del paro con prácticas de empresa incluidas...

Cuando has currado ya unos años en diversos puestos y la mal llamada crisis no te deja otra opción que hacerte cursillista profesional del SEPE (INEM) te conviertes en el negocio de cualquier academia que vive del desempleo, vinculada generalmente con una UGT o una Comisiones Obreras, o una fundación vete-a-saber-de-quién que tiene un amigo concejal, otro liberado de uno de esos sindicatos mayoritarios. Y otros tantos patronos, empresaurios todos ellos del Unemployment Business. Tragas módulos de medio ambiente, de igualdad de género y de búsqueda de empleo. Se conoce que los parados tenemos que ser reeducados en esas doctrinas: la falta de trabajo nos hace propensos a ser maltratadores y seres sin conciencia ecológica, además de inútiles buscando y consiguiendo empleo, que por eso y no por la crisis estamos haciendo el cursillo que nos "ofrecen". Si además estamos cobrando prestación los reclutadores de las academias ya se encargan de advertirnos de que si no accedemos a hacer el curso la perderemos. Y condición "sine qua non" (he tenido que buscarlo en Gúguel) para obtener el "título", es muchas veces hacer prácticas de empresa "para completar la formación". A currar por la patilla, y-no-te-quejes, durante unos meses. Y esmérate, que a lo mejor te contratan... La zanahoria y el palo siempre van juntos.

Tras haber hecho ya-uno-no-se-acuerda cuántos cursos, es obligatorio repetir en bucle el módulo Medio Ambiente, documental de Al Gore incluido; el módulo Igualdad de Género, con "Te doy mis ojos" (que está bien, pero no es plan de verla de continuo, a no ser que quieran que se realimente tu machismo con tanto condicionamiento); y volver a escuchar las técnicas repetidas una y otra vez de cómo elaborar (el verbo hacer aquí no queda bien, no tiene el aura del lenguaje de infojobs) un currículo competitivo; y de cómo comportarte en una entrevista que cada año que pasa es más difícil que exista. Al fin y al cabo todo esto puede considerarse terapia ocupacional comparado con las prácticas de empresa: a producción le llaman formación, a barrer el local le llaman aprender todas las facetas de la empresa. Y al bocadillo que te llevas de casa le llaman almuerzo de trabajo...

Desde hace muchos años el proceso no ha cambiado en nada. Y es que no les interesa que cambie.

Responder
2
0

Destacadas

Congreso de los Diputados
Unidas Podemos se abstiene y al PSOE le faltan 46 votos de cara a la votación decisiva

Como se esperaba, el PSOE no ha obtenido la mayoría absoluta de la cámara. El próximo jueves se producirá la votación definitiva, en la que el voto de Unidas Podemos, PNV y otros partidos que se han abstenido hoy serán claves.

Residuos
Frente ecologista para que España adopte el sistema de depósito

Entidades nacionales e internacionales abogan por los Sistemas de Depósito, Devolución y Retorno como único camino posible para aumentar las tasas de reciclaje de envases, cumplir con los objetivos fijados por la UE y frenar el abandono diario de millones de botellas y latas en el medio.

Gordofobia
Vamos a escaparnos

La normatividad es así de evidente pero en vez de desautorizarla, de prenderle fuego al club o escupir en su puerta, nos dejamos la piel para formar parte de ella.

Galicia
Xulio Ferreiro: “Mi retirada no fue un repliegue táctico”

Xulio Ferreiro analiza el estado actual del espectro más a la izquierda del arco parlamentario gallego y estatal un mes después de perder la alcaldía de A Coruña en las últimas elecciones municipales.

Últimas

Opinión
Indibidualismo kolektiboa eta humanitate digitalak

Egoistak gara infinituraino, baina ez beti.  Geurekoiak gara inporta duten gaietan eta gai horietan eragiteko daukagun ahalmena erabiltzerakoan. Indibidualista solidario-ustekoz osaturiko gizarte batean bizi gara.

Becarios
Condenan a la Universidad Carlos III a readmitir como trabajadora a una falsa becaria

El Juzgado de lo Social número 21 de Madrid reconoce la relación laboral y condena a la Carlos III a readmitir a una becaria despedida tras dos años haciendo labores administrativas.

Educación
Granada, ciudad de la concertada

En todas las capitales de provincia de Andalucía, la educación concertada tiene una presencia notable. Excepto en Jaén y en Almería, este modelo de enseñanza supone el 40% del total, mientras que en Cádiz y Granada supera incluso a la pública. Las asociaciones de madres y padres advierten de los perjuicios que esto puede tener en la financiación de la red pública. Algunos sindicatos denuncian que esta situación puede convertir en guetos algunos colegios.

Insólita Península
La olmeda que resiste

En las afueras de Cieza, al otro lado del puente de los Nueve Ojos, la olmeda de Maripinar marca los límites de la carretera RM-532.