Seis consideraciones sobre una violación múltiple en Sanfermines y la respuesta judicial-gubernamental

Un Código Penal que odia a las mujeres, un movimiento feminista fuerte y populismo punitivo son algunos de los aspectos a analizar que han quedado tras la sentencia a La Manada.

Plaza del Castillo -Iruña -manifestación La Manada
Final de la manifestación contra la sentencia de La Manada en la Plaza del Castillo de Pamplona. Ekinklik

Miembro de la Coordinadora Feminista Navarra / Emakume Internazionalistak.


publicado
2018-04-29 12:23:00

Manifestaciones

Las movilizaciones impresionantes, en número, contundencia, radicalidad y denuncia, a medias entre espontáneas y lideradas por un movimiento fortalecido por el 8M , han poblado la ciudad de Iruñea, y muchos pueblos da Nafarroa, de reivindicación y protesta. Frente al despropósito judicial de una sentencia y el acoso bestial de un procedimiento penal, que no es protector de la víctima, hemos salido a la calle y ocupado el espacio público para gritar nuestro rechazo.

Estas movilizaciones se han multiplicado por todo el Estado de forma inmediata. En toda Euskal Herria se hizo ayer un llamamiento a una manifestación, convocada desde Euskal Herirko Mugimendu Feminista, que partió desde el denominado Palacio de la Injusticia hasta la Plaza del Castillo. Esta es la potencia del feminismo autónomo, este movimiento que está en nuestro inicio y en el horizonte: alfa y omega de nuestra lucha.

Destaco consignas

Una foto del Diario de Noticias de ayer 28 de abril, de una concentración donde se pueden ver dos carteles que portan sendas mujeres: “La manada no son 5. La manada es el sistema”, “Pelear con un guardia civil: 65 años. Que te viole uno: 9 años”. Sin editar en periódicos, veo un cartel colgado de un edificio emblemático de Iruñea, en Nabarreria, con las cinco fotos de las caras de los condenados por realizar once penetraciones a una chica de 18 años, contra su voluntad, en el tiempo record de la violencia machista de 18 minutos: “Para qué exponer sus fotos, si podemos disponer de sus cabezas”. Siguen las consignas habituales, reforzadas por un fallo injusto y machista: “No es no”, “Yo sí te creo” “Sinisten dizugu”, “No es abuso es violación”. Y un sinfín de ellas más que siembran la reclamación feminista contra la violencia machista.

Yo si te creo en el procedimiento penal

Nada más alejado del actual procedimiento penal y de las prácticas judiciales habituales, que pensar que quien denuncia una agresión sexual está diciendo la verdad. Es práctica habitual misógina no creer lo que dicen las mujeres. Menos si es frente a lo que se denomina violencia machista. Algún beneficio obtendrá de ello. El espectáculo constante de ver puesto en entredicho el testimonio de una víctima, incluso cuando hay pruebas grabadas inequívocas, solo existe para hundir la moral de resistencia de las mujeres. Ya no importa cómo terminará el juicio, qué dirá la sentencia. Pretende este procedimiento que cuando llegues al final estés humillada y derrotada y todo el mundo se haya paseado por tu cuerpo agredido. Sólo quieres eso, que acabe cuanto antes. Aquí está el movimiento feminista: nosotras sí te creemos y seguimos resistiendo en tu apoyo y solidaridad ¡Aquí no se rinde ni Dios!

Agresión, violación, abuso

El demente Código Penal que existe en vigor en el Estado español, por imposición, primero, de un Gobierno del PSOE, en 1995 y, posteriormente, por la aplicación del rodillo del PP que lo ha modificado a su antojo, solo con su paranoica voluntad, no resiste un primero de Máster de Derecho Penal democrático. Esto vaya por delante. Ni es garantista, ni pretende resocializar, ni plantea procedimientos alternativos.

En los delitos que atentan contra la libertad sexual, esencialmente padecidos por mujeres y ejecutados por hombres, las múltiples modificaciones y parcheos, con añadidos sucesivos de tipos penales y subtipos agravados, nos ha llevado a una imposibilidad de ser. O sea, el abuso sexual es una agresión sexual realizada sin el consentimiento de la víctima, pero sin violencia ni intimidación. Entonces, si no consiente, en un acto tan de querer en positivo como es una relación sexual, y no quiere tener esa relación sexual, ¿qué es lo que lleva a que la agresión se de contra su voluntad? Y el tribunal dice, y el propio Código dice, “la prevalencia”. Se valen de más, se prevalen. Se valen de su fuerza física y de su número. Se valen del encierro, o secuestro en un portal. Se valen de la reacción paralítica de miedo de la víctima. Se valen de que son hombres con impunidad. Se valen de que uno es guardia civil y otro militar, con formación específica para agredir y para matar, a veces portadores de armas. A veces algunos de estos hombres que pertenecen a estos cuerpos armados han sido denunciados por torturar en sus cuartelillos, y se lo han recriminado organismos internacionales que en varios lugares tienen mucho prestigio: Amnistia Internacional, Naciones Unidas, Tribunal de la Unión Europea. Se valen de que es una víctima propicia: joven, en un lugar desconocido, sola –entre multitudes de fiesta-. Se valen de que llevan planificando la acción y radiándola por sus móviles. Esto, que denominan prevalencia, es violencia intimidatoria. Esto que denominan abuso, es agresión sexual, múltiple: cinco personas, once penetraciones, 18 minutos, encerrada en un portal.

Grabación y uso de móviles

Ahora resulta que propagar la imágenes por las redes, además de no servir de prueba, pues cada juez interpreta lo que quiere, tampoco está penado. El robo se convierte en hurto, otra vez sin violencia. Y se considera como subtipo agravado específico de delito continuado. Así no hay más delitos. Todo es un único delito para llegar a que la mujer ni consienta, ni se oponga, ni se resista, ni sufra violencia, ni se la intimide. El limbo de la libertad acaba de nacer. Se llama violar a una joven sin violencia, ni intimidación, ni consentimiento.

No en nuestro nombre

La guinda la quiere poner el PP y algunos que le ayudan en esta tareas. Ahora se trata de modificar –una vez más- el Código Penal. Eso sí para agravar las penas. Ni sabemos que penas ni en qué delitos. Siempre lo hemos dicho. En esto somos irreductibles: el primer deber del procedimiento penal es la averiguación de los hechos realmente sucedidos. Y relatarlos. El relato hoy y aquí es agresión sexual, lo que la calle conoce como once violaciones perpetradas por cinco hombres, en un lugar de secuestro. Los años de cárcel son el cálculo matemático de la calificación de los hechos. Ahí si que estos los tribunales de prácticas machistas no pueden intervenir.

La última consigna oída

Herriak es du barkatuko (El pueblo no perdonará) Nosotras tampoco.

Módulo suscr artículo campaña Hordago
4 Comentarios
Reset_ 12:21 30/4/2018

Soy chico/hombre, fui a la manifestación convocada el pasado jueves 26 en mi ciudad, estaba petada, mucha indignación, mucha rabia y mucha vida, larga vida al feminismo. No he tuiteado desde entonces, pero he callado, leído y aprendido de cientos de experiencias desde el hashtag #cuentaló. He leído la sentencia completa y algunas partes varias veces, también muchos artículos y columnas... Este texto es uno de los mejores en cuanto a diagnóstico, fortalezas, retos, visión, perspectiva y demuestra la inteligencia, fortaleza y determinación del movimiento feminista. Sólo queda empezar a tomar parcelas de poder, cuanto antes mejor, porque es bueno para la sociedad, para todos.

Responder
3
1
A 17:29 10/7/2018

O es mentira que te has leido la sentencia o miedo me da pensar que traumas tienes para despues de haberla leido pensar que el "articulo periodistico?" este tiene un minimo sentido.

Seria muy facil citar alguna de las cosas que se mencionan en la sentencia y pedirte que me expliques en que manera crees que concuerdan con las escritas en el "articulo periodistico?". Pero no voy a perder el tiempo, si despues de leerla has llegado a tales conclusiones, solo dios sabe como. Simplemente me gustaria que otros que tienen la duda de como sucedieron las cosas en este mediatico caso o que simplemente tienen la curiosidad de enterarse de primera mano del testimonio directo de unos jueces que han estado expuestos a todos los detalles, o a la mayoria de ellos, y de la manera en la que presentan sus conclusiones, me gustaria decirles que la sentencia de este caso es facilmente encontrable en internet. Algunos pasajes de la misma son complicados de entender para los no versados en derecho como yo, pero las partes que se entienden compensan con mucho esa pequenia dificultad y es un enriquecimiento cultural que no tiene precio. Todo el mundo habla de las sentencias judiciales sin haberselas leido incluidos politicos y periodistas, es una pena.

Disculpas si alguien se ha molesteado por alguna falta de ortografia, escribo desde un teclado ingles.

Responder
0
0
#15255 9:23 30/4/2018

El artículo más explícito y el mejor razonado de entre todos los artículos que se ha publicado estos días tan convulsos a raíz de unos hechos tan deleznables. Mi felicitación

Responder
2
1

Destacadas

Sector del juego
Las apuestas entran en tu vida

La gran exposición mediática en los eventos deportivos y los espacios publicitarios ha encendido las alarmas acerca del aumento del gasto en apuestas por parte de la población. A continuación mostramos algunos datos sobre el crecimiento exponencial de este sector.

África
La fiebre del Cobalto en el Congo

Para el pueblo congolés la historia se repite. En tiempo en los que los smartphones y los automóviles eléctricos marcan la pauta, las vastas reservas de cobalto situadas en el subsuelo de la República Democrática del Congo son objeto de codicia por parte de las grandes multinacionales. Empresas chinas y el gigante minero suizo Glencore se reparten un jugoso mercado.

Estados Unidos
La izquierda en los Estados Unidos de Bernie Sanders: una revolución desde dentro

En un año de elecciones de mitad de período (mid term) fundamentales, el creciente ala izquierda del Partido Demócrata se distingue tanto por cómo se organiza como por las políticas que defiende.

Ley de Memoria Histórica
¿Se pondrá fin a la infamia?

La nueva propuesta de reforma de la Ley de Memoria Histórica de 2007 anunciada por el PSOE no habla de poner fin a la infamia que estableció la norma de 2007 al dividir y separar a las víctimas de la represión franquista entre las ejecutadas antes y después de 1968.