Sugui, una perra entrenada para proteger a Silvia de la violencia machista

Silvia solo se siente tranquila cuando la acompaña Sugui, una perra formada para protegerla. Su agresor tiene fecha de salida de la cárcel y ha amenazado con matarla. El parlamento navarro debe pronunciarse sobre una propuesta para regular los perros asistenciales como medida de protección para mujeres víctimas de violencia machista.

Silvia y Sugui Pamplona 1
Silvia González junto a su perra Sugui, en Pamplona. Jone Arzoz

publicado
2018-11-06 06:00:00

“Me acompaña a todas partes, con ella soy la mujer más feliz del mundo… no sé cómo explicártelo”, trata de resumir Silvia González. Esta superviviente de violencia de género explica por teléfono lo que supone para ella ir acompañada de Sugui, una perra formada para protegerla.

La condena al agresor que le hace temer por su vida acaba en enero, pero Silvia piensa que puede salir antes de prisión. Y tiene miedo. “Cuando salgo a la calle se me cierra el estómago, empiezo a sudar y a temblar, pero esto no me pasa cuando voy con Sugui”, cuenta a El Salto. “Este personaje ha roto 14 pulseras estando de permiso cuando ha salido porque se le acababa la condena, ya no sabía qué hacer y entonces me dio por pensar que la perra es lo único que podía ayudarme”, sigue.

El pasado 25 de septiembre, el Parlamento navarro tuvo que escuchar su caso. Porque con la historia de Silvia González, la asociación Andrea y Lunes Lilas —un referente por su trabajo contra la violencia de género en Navarra— trataban de argumentar ante los grupos políticos por qué es necesario apoyar una propuesta para regular la tenencia de animales de protección para mujeres víctima de violencia de género. “No se trata solo de que sirva como defensa”, explica Silvia: “Es un apoyo psicológico; es que sin ella no puedo salir ni a comparar el pan”.

Ella misma define su caso como “uno de los más peliagudos de Navarra”. Con 18 años conoció a Moisés y se fue con él a Girona. Pronto las palizas, violaciones y vejaciones se volvieron parte de la rutina. Una rutina que se agravó cuando llegó la primera hija y que no cambió con el segundo hijo. Cuando Silvia conseguió salir de esta espiral de violencia, él fue condenado a nueve años de prisión. Además, tiene otra condena por amenazas. Centenares de llamadas desde la cárcel y amenazas expresas en un juicio (“si no puedes ser mía, no serás de nadie”) sirven para retratar la violencia extrema del agresor. 

MODIFICAR DOS LEYES

Para que Silvia pueda ir acompañada 24 horas al día por Sugui, y para que otras mujeres puedan acceder a los perros asistenciales como medida de protección, es necesario modificar dos leyes, como propuso Podemos en el Parlamento navarro. Por un lado se trataría de modificar la Ley de Violencia de Género de 2015 para que incluya la figura de los perros asistenciales entre las medidas de protección contra la violencia machista. Por otro, Podemos pide cambiar la ley que regula la tenencia de perros asistenciales para permitirles el acceso a espacios en los que, de otra manera, están vetados, como edificios de la Administración o comercios.

“Son reformas necesarias y viables”, dice la parlamentaria de Podemos Tere Sáez. “Se trata de abrir la posibilidad, y a partir de ahí habrá que ver más medidas concretas, o establecer cómo se hace una valoración”, asegura Sáez, para quien esta regulación supondría también un reconocimiento de la diversidad de las mujeres. Tras la presentación y la exposición del caso de Silvia el 25 de septiembre, Sáez espera que el Pleno pueda votar la propuesta antes de que que acabe el mes de noviembre. 

Aunque novedosa, la propuesta que hace Podemos en Navarra tiene antecedentes. Así, la ley de tenencia y circulación de animales de compañía de Murcia fue modificada en 2017 para establecer que las limitaciones sobre circulación y acceso de estos animales en las vías, transportes y establecimientos públicos no serán de aplicación a aquellos perros utilizados como terapia asistida en casos de violencia de género.

En Aragón, las Cortes deben pronunciarse sobre una propuesta del Partido Popular para poner en marcha un plan piloto. La idea incluye desarrollar el derecho de acompañamiento de perros escoltas para las mujeres en riesgo o en situación de violencia de género, a decuar la figura del perro escolta para equipar los derechos, obligaciones y limitaciones a los de los perros guía y desarrollar un programa piloto de protección y atención a las víctimas a través de perros adiestrados para este fin.

EL PRECIO: UNOS 9.000 EUROS

¿Qué supone adiestrar a un perro para proteger a una mujer víctima de violencia de género en pareja? Lo saben bien los responsables del adiestramiento de Sugui. Se llaman Francisco y Ana. Su empresa, Centro Canino Riberbox, en La Rioja, nunca había recibido una petición de adiestrar a un perro para proteger una víctima de violencia de género. Hasta que llegó Silvia.

Los tres pilares de la formación de Sugui son la convivencia en ciudad, rastreo y defensa. Aunque el adiestramiento de un perro para otra finalidad suele durar unos seis meses, cuenta Francisco, “en el caso de Silvia hemos acordado hacer un seguimiento continuo, seguramente espaciando las clases conforme veamos que el animal y ella se van adaptando”.

“Me resultó curioso, no entendía cómo podía servir este perro a las personas; me informé con una víctima de violencia de género que tenía un perro de este tipo y empezamos”, explica Francisco, que pronto entendió una de las claves: “Estos animales sirven como apoyo psicológico, es un apoyo muy grande porque algunas mujeres no se atreven a salir solas”.

Silvia y Sugui Pamplona 2
Silvia González pide al Parlamento navarro que modifique una ley para que Sugui pueda acompañarla 24 horas. Jone Arzoz


El adiestrador lamenta que no exista una regulación estatal para esto, y advierte de que la poca regulación que existe asimila esta figura a la de los servicios de protección, pese que estos casos “no encajan totalmente en esa figura”. “En España el uso de un perro solo lo pueden hacer fuerzas y cuerpos de seguridad. El perro es una defensa pero es relativo porque no puede hacer daño a una personas, ellos están adiestrados para defender, y dar tiempo a una persona para reaccionar”.

¿El precio? Francisco calcula que puede rondar los 9.000 euros entre residencia canina, adaptación, adiestramiento y seguimiento. “La máxima dificultad estriba en adaptar el perro a la persona, no todas las personas pueden llevar un perro de este tipo”.

Silvia espera que el Parlamento navarro escuche su caso y modifique la ley para que Sugui pueda acompañarla. “Solo pido al Gobierno de Navarra que me escuche”, dice la superviviente, que hoy cuenta con el apoyo de su pareja y regenta un negocio en Pamplona. “Pido que me escuchen porque va a salir y me va a matar, y no sé cómo voy a defenderme sin Sugui”. 

Relacionadas

Violencia sexual
Hablar de violación
Publicamos una de las reflexiones más profundas sobre la violencia y el funcionamiento de la justicia patriarcal que pueden leerse.
Violencia sexual
Un premio Nobel de la Paz se enfrenta al #MeToo
1

Tres mujeres han denunciado por acoso sexual al premio Nobel de la Paz y ex presidente de Costa Rica, Óscar Arias Sánchez.

17 Comentarios
#25645 11:34 7/11/2018

Yo no veo normal las tonterias que poneis y sobre todo que hableis sin saberno veo justo las burradas que se ponen y aparte ella esta mejor atendida de lo que os podeis imaginar.Es una perra para ayudar sicologicamente a una mujer que le quiere matar su marido y como la justicia va mal ella se busca sus propios recursos para poder vivir no es maltrato animal ni esa chorradas que poneis ella estara en esa familia toda su vida ok.Antes de criticar ay que pensar un poquito y estar en esta situacion gracias

Responder
6
0
#25578 12:46 6/11/2018

Y si es violencia feminista, suchi pasa del tema?, o le han incluído en su formación lo de hombre mujeres, o es selectivo a la horta de atacar, no sé.

Responder
3
14
#25615 20:45 6/11/2018

leidos algunos comentarios, no se si es que estan en contra de la "explotacion" de los animales, o es que entienden que las mujeres son un objeto natural de maltrato.....manda narices.

Responder
4
0
#25617 20:52 6/11/2018

Una vez más damos medios a las víctimas para que se defiendan por su cuenta, ya que somos incapaces de cambiar las leyes y que los criminales dejen de campar a sus anchas.
Debería darnos vergüenza la última frase de este artículo.

Responder
5
0
Cástor 15:28 6/11/2018

Ese perrazz@ es un pastor alemán DE TRABAJO . No hay que someterlo, al contrario, hay que desarrollarlo... disfrutará el adiestramiento.
Y solo con ver cómo lo miran en la foto se despejan dudas sobre su vida futura.
Aprovecho para dedicarles una féliz existencia.

Responder
7
1
#25588 15:39 6/11/2018

Dale con lo del perro de "trabajo"... que los animales no están a nuestra servicio, joder.

Responder
0
7
#25574 12:43 6/11/2018

¿Qué culpa tiene el perro? Lo crían, lo someten, lo venden. Y todos los que no llegan ser vendidos que como en cualquier criadero o mueren o los matan.

Responder
3
6
#25568 11:25 6/11/2018

Y quién se encarga si el perro enferma, si ya no lo necesita? Hasta qué punto el adiestramiento merma la capacidad del perro para actuar de forma libre y no como una cosa al servicio de nosotras?

Responder
3
11
#25571 12:23 6/11/2018

Aquí un ejemplo de cómo interpreta la vida una persona antiespecista. Todo es maltrato animal.

Responder
4
4
Anónimo 15:40 6/11/2018

Para una feminista todo es machismo, para un comunista todo es opresión... por favor,un poquito de claridad en las reflexiones.

Responder
1
3
#25584 15:28 6/11/2018

Sí hay opresión, hay opresión. Ese comentario es un poquito ridículo. Es como si digo que un anticapitalista ve explotación laboral por todos lado.

Responder
1
1
#25591 15:46 6/11/2018

Hablando de ridiculeces .......
Hablar, yajantemente ademas, de opresión es haber perdido el Norte y el Sur....

Responder
1
0
SOY SILVIA 11:24 7/11/2018

VER YO ME OCUPO DE MI PERRA SI ESTA ENFERMA LA CURO YO .Y QUE PASA QUE UNA PERSONA QUE ES CIEGA NO PUEDE HACER VIDA NORMAL O KE

Responder
3
0
#25575 12:43 6/11/2018

Otro ejemplo de histeria ante la convivencia entre especies. Desde que se domesticaron los lobos y las lobas (no quiero líos), la "naturalidad" del animal que fué surgiendo desapareción en favor de otra diferente, "domesticada". Aún y todo, en el comportamiento de los perros ( y perras), y dependiendo de su raza, se puede apreciar ecos de aquella Naturaleza primigenia. En fin, tendría curiosidad de saber qué opina esta señora de los perros-guía, por ejemplo, en caso de perder ella la visión. Saludos.

Responder
7
1
#25569 11:58 6/11/2018

joder... qué ganas de sacar punta a todo coño... 25568... pues claro que está al servicio de las personas... este perro y otros muchos.... el adiestramiento merma la capacidad para actuar libre??? vamos por favor.. bien de estupideces se oyen hoy en día

Responder
12
2
#25587 15:38 6/11/2018

De los perros guía opino que cumplen un buenñisimo servicio social, pero sus adiestramientos, son durísimos y se les deshinhibe de sus instintos, además de que se les usa para tener una vida útil al servicio de una persona y después se le jubila, pasando a ponerse en adopción como ocurre con los perros que trabajan para la policía. Son animales que están trabajando horas al día. No me gusta la opción del perro guía , porque existen alternativas y, entre otras muchas cosas. Y creo que seguir usando a los animales en beneficio nuestra es un error, porque existen métodos eficientes que ni explotan ni usan animales. Creo que hace falta poner una mirada antiespecista o mínimamente empática con el resto de seres que componen el relato.

Responder
1
4
#25592 15:50 6/11/2018

Pues nada, acabemos con la tiranía humana. Devolvamos a los perros su naturaleza cánida. Abajo las rejas de las perreras !!!! Dejémolslos libres en el bosque !!!@@

Responder
5
1

Destacadas

Pobreza energética
6,8 millones de personas sufren pobreza energética en España

Con motivo de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, organizaciones como la PxNME, la PAH y EeA reclaman el derecho fundamental y humano a la energía. La última reforma del bono social de electricidad, que entró en vigor el 1 de enero, rebaja sus potenciales beneficiarios de 2,3 a 1,1 millones de personas.


CIE de Aluche
El caso de la muerte de Samba Martine irá a juicio en junio

El Juzgado Penal número 21 de Madrid celebrará los próximos días 3, 4 y 7 de junio el juicio por la muerte de Samba Martine, que falleció en 2011 en el CIE de Aluche.

Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

Marruecos
“En Marruecos cuanto más rico eres, más libre eres”

¿Qué le pasa en Marruecos a una joven si —estando soltera— se queda embarazada? Sobre esta pregunta la cineasta Meryem Benm'Barek-Aloïs traza el argumento de Sofía (2018). La película, primer largometraje de la directora, fue galardonada en el festival de Cannes y aún puede verse en algunas salas del estado.  

Últimas

Almería
Dos décadas de acuerdos incumplidos
La revuelta del año 2000 forzó una negociación para sortear los costes de la huelga.
Ocupación de tierras
Nueva acción en el Cerro Libertad a diez días de que acabe el acuerdo con el BBVA

Desalojado en abril de 2018 por 300 guardias civiles, el Cerro Libertad, en Jaén, se enfrenta a un posible nuevo periodo de abandono a escasos días de que el acuerdo con el BBVA, propietario de la finca, deje sin acceso al colectivo que reivindica la defensa de la tierra andaluza. 

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

Fotografía
Paula Artés retrata a la invisible Guardia Civil
Paula Artés ha trabajado desde 2015 retratando las dependencias de la Guardia Civil en Catalunya para su libro ‘Fuerzas y cuerpos’.