El municipalismo en Madrid: por una candidatura de “los peores”

A día de hoy, el municipalismo queda fuera de los cálculos entre partidos y eso no garantiza nuestro objetivo: poner en el centro de la nueva forma de hacer política la participación y el control por parte de los/las vecinos/as.

Maestre Carmena Desayuno Informativo Ayuntamiento
Rita Maestre y Manuela Carmena.
Montserrat Galceran

Catedrática de filosofía y concejal del Ayuntamiento de Madrid.


publicado
2018-11-16 12:38:00

En el torbellino de noticias sobre los preparativos para presentar una candidatura a las elecciones municipales en Madrid en 2019, una palabra ha desaparecido discretamente: proceso municipalista.

Abrió fuego la actual alcaldesa, Dña. Manuela Carmena, cuando anunció su voluntad de presentarse hará cosa de dos meses. A esta voluntad acompañaban sus condiciones: solo se rodearía de “los mejores”, como avalan sus méritos en las áreas que han gestionado en esta legislatura —quien esto escribe se sitúa entre “los peores”, por si alguien no se había dado cuenta—; no se harían primarias sino “participadarias” (¿?); elegiría a su equipo e impondría sus criterios. Su fuerza para imponer todas estas condiciones es que, según sus partidarios, es la única posibilidad de ganar.

Igual tienen razón, aunque para saberlo habrá que esperar a las elecciones y, en caso de no revalidar, solo suya será la responsabilidad. Pero no es eso lo que importa ahora, sino cómo en el camino desaparece lo que hizo posible el proceso de 2015: la sustancia municipalista.

Los y las que nos embarcamos en aquel proceso entendimos que el municipalismo era una experiencia inédita pues pretendía que el poder local no fuera el último eslabón de la cadena de mando cuyo origen es el Estado, sino el primer nivel de un poder que arranca de los vecinos y vecinas de nuestros barrios. Se trataba de acercar la toma de decisiones a los y las afectadas abriendo las instituciones a las asociaciones, movimientos sociales y el conjunto de la ciudadanía.

La democracia de base lo tiene muy difícil en una sociedad regida por los principios del liderazgo unipersonal, representado en este caso paradigmáticamente por Manuela Carmena

Tras casi cuatro años en la Institución nos hemos percatado de que este proyecto es más difícil de lo que suponíamos pues, a pesar de la retórica de igualdad y libertad que reina en ellas, topamos con lobbys y grupos organizados que intentan imponer sus intereses y a veces lo consiguen. No es fácil tratar a nivel de igualdad a un grupo de barrio y a un partido poderoso como el Partido Popular que exige un trato diferencial, o a un gran grupo empresarial o a un influyente medio de comunicación. La alianza con los poderosos forma parte de la Realpolitik, lección que todos hemos aprendido en estos años pero que algunas nos negamos a perpetuar, porque si lo hiciéramos, no solo nuestras promesas quedarían incumplidas, sino que daríamos al traste con cualquier proceso de transformación que es, justamente, para lo que vinimos. Siento que algunos compañeros y compañeras rápidamente hayan olvidado que éste era nuestro propósito.

Así pues, nos encontramos ante un dilema: si las conversaciones siguen por el camino que van, la candidatura de Manuela Carmena en 2019 no tendrá nada que ver con la de 2015. Se habrá dejado su sustancia por el camino. Aunque sobre el papel se diga que está por encima de los partidos, de hecho se conformará como una sopa de siglas: Podemos, IU, Equo y “carmenistas”. Ganemos Madrid, la plataforma que sirvió de base a Ahora Madrid, se da ya como difunta. Los y las concejalas que nos seguimos referenciando en ella es como si no existiéramos. Ahora Madrid resulta demasiado plural para el actual proyecto y los concejales que están en él lo hacen por su devoción a la alcaldesa, no por un proyecto colectivo ciudadano.

Nos comprometimos a paralizar la privatización de los servicios públicos sin que hasta la fecha hayamos sido capaces de revertir una situación que es sangrante para las arcas públicas

El discurso de estar más allá de los partidos es falso, pero además es perverso porque sustituye la fuerza desde abajo, de múltiples personas que forman parte de un proyecto colectivo y que discuten en plenarios y asambleas, por la sabiduría de la lideresa que desde su situación privilegiada escoge a los “mejores” para su lista. Ese devenir muestra, tal vez, que la democracia de base lo tiene muy difícil en una sociedad regida por los principios del liderazgo unipersonal, representado en este caso paradigmáticamente por Manuela Carmena. Y es muy difícil que quien se coloca en esta posición no aumente su narcisismo hasta el punto de considerarse el eje de rotación de todo movimiento. El poder atrapa hasta a los mejores, y a estos antes que a todos los demás que, por ser más humildes, son menos engreídos.

Ahora bien, que nadie se equivoque, esto no tiene nada que ver con un proceso municipalista. Este se define por sus prácticas democráticas, abiertas y de composición colectiva. Habrá que empezar a pensar en otro proceso municipalista que, tal vez, consiga el favor de la ciudadanía.

Este otro proceso debería centrarse en articular soluciones alternativas a los grandes problemas de la ciudad, entre otros y especialmente la cuestión de la vivienda que en 2015 considerábamos la prioridad número 1. Débilmente hemos puesto en marcha en algunos distritos programas de emergencia para los casos de desahucio que no somos capaces de parar, pero la cuestión de la vivienda exige una reflexión meditada y una política compleja que hasta ahora el equipo municipal ha sido incapaz de plantear.

Si las conversaciones siguen por el camino que van, la candidatura de Manuela Carmena en 2019 no tendrá nada que ver con la de 2015

Debería incluir también reformas importantes en el área de servicios sociales para dejar de tratar la pobreza como un estigma de las personas que la sufren, incluida la pobreza energética que sigue siendo un grave problema en el invierno que se avecina; para ello se puede contar con la ayuda de las múltiples personas que trabajan en este ámbito y, aunque sabemos de la dificultad de poner en consonancia a colectivos con su programa propio y las restricciones administrativas, es mucho lo que se puede hacer.

También nos comprometimos a paralizar la privatización de los servicios públicos sin que hasta la fecha hayamos sido capaces de revertir una situación que es sangrante para las arcas públicas. Hemos introducido con éxito las cláusulas sociales pero el programa de remunicipalización sigue esperando.

Por último muchas de nosotras seguimos pensando que las operaciones especulativas, como la operación Chamartín, no caben en nuestro proyecto. Las múltiples dilaciones y opacidades del proyecto, contra el que tan valientemente están luchando las asociaciones, prueban la parcialidad del mismo y a qué intereses se debe.

Alguien podría pensar que nuestro enfado se debe a que también nosotras estamos peleando por nuestro sillón. Pero defender que el municipalismo tenga cabida en el Consistorio madrileño es un fin en sí mismo, independientemente de las personas que lo defiendan, ya sean algunos de los que estamos ahora u otros muchos que lo harán igual o mejor que nosotros. Lo que nos importa es que, a día de hoy, el municipalismo queda fuera de los cálculos entre partidos y eso no garantiza nuestro objetivo: poner en el centro de la nueva forma de hacer política la participación y el control por parte de los/las vecinos/as.

Relacionadas

Tribuna
Stop Desahucios: un propósito para año nuevo
3

Frente al debate sobre cómo recuperar una conciencia comprometida con los problemas sociales, los Stop Desahucios son realmente revolucionarios. No tan solo porque el derecho de la familia a un hogar prevalece sobre los intereses económicos de bancos y fondos buitre. Sino también porque une a personas de todo tipo y condición.

Tribuna
El llamazarismo más allá de Llamazares
6

No sabemos si Llamazares, cual mago Houdini, sobrevivirá dentro de IU al cerco que sus enemigos le están tendiendo en estas fiestas navideñas. Lo si que parece claro es que hay una cierta cultura política, por así decirlo, "llamazarista", que podrá perfectamente sobrevivir al propio Llamazares.

Tribuna
Una mirada diferente a las luchas migrantes

En el día internacional de las personas migrantes hemos unido nuestras genealogías de lucha para tener un diálogo directo con nuestra sociedad, preguntarle: ¿cuánto más tenemos que esperar para tener representación política?

Tribuna
2019: ¿resistencia o avance?
1

2019 no debe ser el año de la resistencia, sino del avance. Porque no ha llegado el momento de poner trincheras sino de hacer factibles las utopías.

9 Comentarios
Otro rumbo 9:41 19/11/2018

Hacia otro proceso municipalista, alternativo, plural, amplio, republicano, soberanista, madrileño y castellano. Solo así, con una nueva visión en todos los aspectos y que tenga en cuenta todas las sensibilidades, Madrid y toda la gente en Castilla pueden tener una opción distinta de futuro e ilusión. Desde abajo, entre todos. La CUP abrió hace años una vía en su tierra. Atrevámonos a construir algo aquí.

Responder
7
2
#26386 20:14 19/11/2018

La votación es paripé para que la gente se crea que decide algo, pero no decide nada

Responder
7
2
#26367 9:48 19/11/2018

“Los peores serán los mejores”. Ánimo, lo pequeño es hermoso.

Responder
4
0
Esther Manzano 20:59 18/11/2018

Hombre señora Garcerán! para quienes lean su artículo, y no conozcan su distrito, está muy bien. Yo desde luego lo suscribiría. Ahora, una cosa es predicar y otra dar trigo. Ya solo leer el subtítulo afirmando que la base del municipalismo debiera estar presidida por el control de ese gobierno y la colaboración por parte de los ciudadanos, da como risa. Yo le he escrito a usted varias cartas para tratar temas de limpieza, de movilidad y de urbanismo de la zona donde yo vivo, y no han movido ustedes un solo dedo. Dejan ustedes construir donde no se debiera, no se ocupan de aumentar el transporte público, escudándose en el Consorcio, y lo de la limpieza ya es innenarrable: las paradas de los autobuses municipales, a lo largo de la Carretera de Castilla, son auténticos vertederos de basura. Cuando se les reclama nos remiten ustedes a otras instancias del Ayuntamiento. Hombre! Yo no tengo que hacer su trabajo. Ya pago mis impuestos, y bastante elevados por otro lado para que ustedes que cobran un salario por hacerlo gestionen y se ocupen adecuadamente de los distritos de su competencia. Este gobierno municipal, es una penosa combinación de ineptitud y derechismo. No se han trazado vías alternativas de gestión a las que ya había y, a esa ineficacia se suma una enorme confusión ideológica. Han frustrado nuestras esperanzas de cambio y han abierto las puertas para que vuelva el PP y sus socios Ciudadanos. Qué grandísima oportunidad perdida.

Responder
5
4
#26208 13:13 16/11/2018

Realpolitik = Que en vez de repartir directamente a partes iguales el dinero recaudado entre todos los ciudadanos dandoselo directamente a todos los ciudadanos (porque es dinero publico que pertenece a todos a partes iguales), se desvia a cosas inutiles que van a 1 ciudadano, 1 lobby o 1 lo que sea (mientras la economia, aspiraciones y vida del resto de personas del lugar se va hacer puñetas sin ese dinero que de antemano ya les pertenecia).

Responder
4
6
#26287 14:11 17/11/2018

Como hay que dar voto a todos por eso de la democracia. Ahora que alguien escriba desde el punto de los que apoyan el proyecto de carmena. Los pensamientos unidireccionales son cosas de la derecha.

Responder
2
5
#26272 9:23 17/11/2018

por ejemplo: https://municipalistas.net

Responder
1
1
#26260 23:34 16/11/2018

"Habrá que empezar a pensar en otro proceso municipalista que, tal vez, consiga el favor de la ciudadanía."
Sí, por favor.

Responder
12
2
#26223 14:19 16/11/2018

A por ello!

Responder
8
1

Destacadas

Fiscalidad
Las tasas Tobin y Google, insuficientes e infladas

El Consejo de Ministros aprueba hoy el anteproyecto de ley del impuesto a las transacciones financieras y el impuesto a las grandes empresas de servicios digitales, pero las cifras y su alcance no convencen a organizaciones sociales ni a los técnicos de Hacienda.

Unión Europea
El ascenso de la ultraderecha y la nueva Europa

Los partidos de extrema derecha han cambiado paulatinamente de discurso. Ya no abogan abiertamente por la salida de la Unión Europea sino que han recuperado la vieja idea fascista de “reconquistar” el continente.

Sanidad
Atención Primaria en Madrid: “Hemos estado viendo hasta 70 pacientes al día”

La comunidad de Madrid estrena un plan piloto que reduce el horario de consultas hasta las 18:30 horas, mientras los profesionales piden medidas estructurales y un incremento en la inversión en medicina familiar que acabe con las consultas abarrotadas.

Vivienda
Victoria contra los gigantes inmobiliarios en Berlín

Tras semanas de movilización por parte de los vecinos del barrio, el Senado de la Región de Berlín decidió iniciar un procedimiento para comprar estas viviendas y no permitir que un fondo buitre las acapare.

Últimas

Crímenes del franquismo
Las tres muertes de Enrique Ruano

Hoy hace 50 años, moría a manos de la Brigada Político Social, la policía política de la dictadura franquista, el estudiante y militante del FLP, Enrique Ruano Casanova. Un claro caso de tortura policial, de manipulación informativa y de impunidad judicial.

Comunidad de Madrid
Iglesias anuncia que Podemos disputará las autonómicas a la marca de Errejón

El secretario general de Podemos envía una carta en la que muestra su tristeza por el anuncio de Errejón y Carmena y anuncia que saldrán “a ganar” las elecciones autonómicas.

Tren
Milana Bonita propone una ITV social para los trenes extremeños

La plataforma presenta una propuesta de Ley en la Asamblea de Extremadura para que los extremeños puedan decidir sobre su propio tren.

Medio ambiente
Luz verde al embalse de Barrón en contra del criterio ecologista

El Ministerio de Transición Ecológica emite una declaración de impacto ambiental favorable al proyecto, un plan cuya utilidad vecinos y ecologistas ponen en entredicho y que afectaría a una zona de gran valor ecológico.