Pista de aterrizaje
Aleka Manolas: “Cuando el arte no tiene nada de político, es decoración”

Ha sido ilustradora, guionista o dramaturga, y trabaja artísticamente con infraestructuras. Aleka Manolas decora e interviene desde hace meses el patio del Centro Social La Ingobernable.

Entrevista Aleka Manolas Artista Multicisciplinar
Aleka en el patio de La Ingobernable, donde trabaja en la creación de un jardín vertical. David F. Sabadell

Nació en Grecia y antes de llegar a Madrid vivió en París y Berlín. Ha sido ilustradora, guionista o dramaturga, y trabaja artísticamente con infraestructuras. Dice haber encontrado en Madrid el espacio donde siente que puede hacer lo que le gusta. Por ahora, Aleka Manolas decora e interviene desde hace meses el patio del Centro Social La Ingobernable, en el que lleva muy avanzado un curioso jardín vertical, además de elaborar mobiliario con material reciclado.

No sé cómo referirme a ti. ¿Eres artista?
El título de artista me representa pero no me convence. Para mí el arte es una parte integrada a la política y, si hay una persona que realmente se llama artista, hace falta que haga cosas muy fuertes. Si no, es decoración. Este jardín para mí es decoración, no una obra de arte. La obra puede ser el arte que hay dentro, la filosofía o las conversaciones que hay en él. Esto es solamente el cuadro. Creo que en mi vida he hecho algunas poesías, obras de teatro de la que puedo decir “esto es arte”, y otras cosas son decoración porque no tienen nada de político.

¿Qué haces en Madrid?
Estoy en Madrid desde hace poco más de un año. Antes estuve en Berlín para hacer teatro con un grupo, pero pinto y escribo desde siempre. Este es mi trabajo. En París fui también ilustradora de libros para niños, un trabajo artístico que hice para un editor. Pero lo que realmente me interesa es hacer algo del común en centros sociales. Cuando llegué a Madrid busqué durante algún tiempo un sitio que me gustase. Cuando vine a La Ingobernable por primera vez hice la propuesta de hacer este jardín vertical. Hice alguna cosa en el CS La Villana de Vallekas y ahora estamos haciendo algo también en Carabanchel.

¿Qué es eso que te gusta hacer?
Aquí, en el patio, se prepara un sitio para invitar a filósofos y otra gente. Este es un jardín para la filosofía. No es una obra en sí, es algo para participar, como un jardín de los filósofos antiguos.

¿Cuáles son los elementos que has trabajado en este proyecto?
Pues vamos a la calle a encontrar lo que haya, como los azulejos. Sí hemos comprado las estructuras metálicas y las ha fundido Guerri, de Zaragoza. Siempre salimos a la calle a buscar cosas. Hemos encontrado mármol y piedras. A veces también salimos al campo y recogemos todo. Compramos lo mínimo, que también es mi filosofía.

¿Aunque tú eres el motor, el trabajo acaba siendo colectivo?
Sí, siempre quise que más gente participara. Aquí en La Ingobernable están los “sábados rojos”, que son los días de trabajo colectivo para arreglar ventanas, puertas, pintar… el trabajo más constante lo hacemos dos, Joseo y yo. Para lo que queda del jardín esperamos que más gente venga a hacer sus mosaicos. Es un libro abierto para las ideas de la gente.

El jardín vertical aún no está terminado, ¿qué le falta?
Falta mucho. ¡Queremos ir todavía más arriba! Vamos poco a poco, primero con las plantas de sombra que van abajo y luego más arriba con plantas que no necesitan tanta agua pero si más luz. Tenemos plantas que hemos reciclado del Jardín Botánico [que está enfrente], del Retiro, de la calle y las que ha traído la gente, y también vamos a hacer una cascada. Muy importante, un jardín sin agua no es jardín.

Tu obra más visible es el jardín pero recién has elaborado más mobiliario para el centro social, ¿no?
Sí, hemos encontrado algunos materiales y hemos empezado a mejorar el mesón. Para mí todo eso va junto. Mi idea es plantar cosas para comer, no para ser autosuficientes sino para tener unas pocas plantas de huerto.

Aparte de esto, ¿sigues haciendo tus otras cosas?
Ilustración ya no, después de haber hecho 30 libros para niños. Lo que hago siempre es pintar mis cosas y escribir. Tengo varias obras de teatro terminadas y pienso adaptar algunas. Estoy leyendo también a filósofos que hablan de esta sociedad capitalista y me interesa el tema del poder, de cómo la gente no se da bien cuenta de las cosas que pasan en el poder.

¿Piensas seguir en Madrid?
No me importa tanto dónde viva, para mí lo importante es la gente que me encuentro. Pero por el momento me quedo. España ahora mismo no está tan mal y aquí, en este centro social, hay mucha más diversidad que en toda Europa.

Relacionadas

Pista de aterrizaje
Fátima Djarra Sani: “No debemos juzgar a nuestras madres y abuelas”

Nació en 1968 en la Guinea Portuguesa que Amílcar Cabral y su partido liberaron en 1974 para convertir en Guinea-Bisáu. Ha vivido 31 años en África, seis en América y 15 en Europa. Habla mandinga, fula, papel, criollo, portugués, francés y español. Dedica su vida a la prevención de las violencias contra las mujeres.

Pista de aterrizaje
“Todas as linguas son tesouros a conservar”

Ana Pillado Vega, creadora da colección de contos non sexistas Lila Lilaina, ven de publicar a súa primeira novela, En efecto Bolboreta. 

Pista de aterrizaje
Didi: “Lo que hago es para debatir y hacer pensar”

La grafitera Didi se vio envuelta recientemente en una absurda polémica cuando uno de sus grafitis, que viste la persiana metálica de un local en el barrio de Salamanca, no gustó a algunos vecinos.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
Gobierno de coalición
Yolanda Díaz: “Nuestro país vive una reforma laboral permanente desde el año 84”

Desde el comienzo de la crisis por la pandemia del covid-19, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tuvo claro que la prioridad era evitar la “flexibilización externa”, es decir, los despidos masivos que siguieron al estallido de la burbuja en 2008. En la entrevista, Díaz está mucho más cómoda hablando de bases de cotización y del modelo productivo que sobre lo que pasa en el Consejo de Ministros.

La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Pobreza
Un estudio proyecta que las personas sin hogar de EE UU aumentarán un 45% en solo un año
Más de 38 millones de personas se han apuntado ya al desempleo desde que comenzaron las cuarentenas en marzo, representando casi una cuarta parte de toda la mano de obra nacional.
Música
Al Altu la Lleva, un coro antifascista, internacional y feminista en Gijón

Nació como acompañamiento puntual para un concierto de Nacho Vegas, pero el coro antifascista Al Altu la Lleva ha continuado cantando canciones de otros tiempos que aún resuenan en el presente. Con buen humor, muchas voces y siempre desde abajo a la izquierda.

Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.