Carta al ministro Fraga del periodista Miguel de Mora sobre la resistencia antifranquista

En un viaje clandestino a España en 1964, el periodista hispano-mexicano reflejó la existencia de esa resistencia coincidiendo con la campaña de los “25 años de paz”.

Libro de Miguel de Mora sobre la reistencia antifranquista
Libro de Miguel de Mora sobre la reistencia antifranquista

publicado
2019-03-12 10:35:00

El conocido y reputado periodista mejicano Juan Miguel de Mora Vaquerizo (1921-2017) fue un entusiasta y activo defensor de la segunda República Española. Hijo de padre mejicano y madre española, llegó a Madrid siendo un adolescente y se afilió de inmediato a las Juventudes Socialistas Unificadas. En 1936, falsificando su edad, pretendió combatir en el Quinto Regimiento, pero fue expulsado en cuanto se supieron sus años. En 1938 sí se alistó en la XI Brigada Internacional, adscrita a la 35ª División del 15 Cuerpo de Ejército, a las órdenes de Manuel Tagüeña (1913-1971).

De Mora combatió en la Batalla del Ebro y dejó escrita su experiencia militar en Cota 666 y en La libertad, Sancho. Herido de bayoneta, fue internado en un hospital, de modo que cuando se le dio de alta ya se había producido la retirada oficial de los brigadistas. Se negó a irse, como otros, y fue nombrado comisario de campaña (equivalente, en jerarquía, a capitán) en una unidad española. Desempeñó ese cargo hasta el final de la contienda y la retirada final.

Además de periodista y escritor, fue investigador, indólogo y traductor del sánscrito, así como profesor emérito de la Universidad Nacional Autónima de México. Viajero incansable, trabajó como corresponsal en el extranjero, siendo de destacar sus crónicas desde Vietnam, las primeras escritas en español en aquella larga guerra por un enviado especial. Entre sus numerosos libros cabe citar: La filosofía en la literatura sánscrita (1968), Tlatelolco 68 (1973), Tantrismo hindú y proteico (1988), El yelmo de Mambrino (1993), Sólo queda el silencio (2000) e Historias de ignominia (2005).

El director de la revista mexicana Siempre, José Pagés Llergo (1910-1989), le propuso a Juan Miguel de Mora viajar clandestinamente a la España franquista en 1964, al objeto de dar conocimiento de la resistencia interior que se registraba contra la dictadura. Contó para la entrada en el país con la ayuda de miembros del Partido Nacionalista Vasco, según recoge Josep Mengual. Al año siguiente, De Mora presenció la invasión norteamericana en Santo Domingo. Sobre estas dos actividades periodísticas tratan sus respectivos libros Misión de prensa en España y Misión de prensa en Santo Domingo.

Con motivo de ese viaje clandestino a España, coincidente con aquella intensda y extensa campaña del régimen llevada a cabo bajo la consigna "Veinticinco años de paz", Juan Miguel de Mora provocó las iras siempre fragorosas del entonces ministro de Información y Turismo Manuel Fraga Iribarne, que trató de rebatir lo que contaba el periodista acerca de la resistencia a la dictadura -mediante artículos sin firma escritos por un profesional a sus órdenes- y que en tan mal lugar dejaban la campaña de prensa y propaganda orquestada por régimen aquel año desde el ministerio que dirigía el propio don Manuel. Los descalificativos son de grueso calibre, al tildar al periodista de sapo y alimaña, según podemos leer en uno de los titulares.La respuesta de Juan Miguel de Mora no se hizo esperar y fue una carta al ministro franquista, fundador y presidente de honor muchos años del Partido Popular y unos de los padres de la vigente Constitución, carta que me ha facilitado amablemente Luis Alberto Egea y se publicó en su día en la revista mexicana Siempre.

Un año después, el periodista hispano-mejicano fue nombrado Caballero de la Orden de Liberación de España, galardón que le impuso el presidente de la II República Española en el Exilio, Luis Jiménez de Asúa, en un acto celebrado en la embajada de la República Española en México.


De las obras escritas por Juan Miguel de Mora sólo se conocen en España -en donde el autor estuvo por última vez en 2014- las ediciones llevadas a cabo por Doga y la Universidad de Castilla-La Mancha de La libertad, Sancho, y Testimonio de un soldado de las Brigadas Internacionales, coeditado por Edamex y esa misma universidad. Tal como señala Josep Mengual, después de referirse a la posibilidad de que la agencia Balcells hubiera podido publicar hace años alguno de sus libros, no deja de ser una amarga anomalía más en contra de nuestra Memoria Histórica que no exista todavía una edición en nuestro país de libros como Cota 666, Los muertos estaban quietos o la misma Misión de prensa en España, que tanto indignó a Manuel Fraga, al que De Mora dirigió la siguiente carta:

Sr. D. Manuel Fraga Iribarne. Ministro de Información y Turismo. Madrid, España.
Le escribo para darle las gracias. Yo se agradecer, aun cuando la intención de quien merece mi agradecimiento no haya sido favorecerme. Le agradezco, pues, sus ataques virulentos en la prensa que usted inspira y sostiene, ataques que prueban cuánta razón tuve al entrar en España clandestinamente para ver la trágica realidad del pueblo, tan diferente del rosado panorama que usted presenta en su propaganda. Le agradezco expresiones como "sapo", "alimaña" y otras que el buen gusto nos impide en México reproducir en letras de molde ("La Gaceta del Norte", Bilbao 4-XII-1964), exabruptos que son clara muestra de mi razón y de la impotencia de usted ante alguien a quien no pudo comprar para que mintiese en favor de la oligarquía que mantiene al régimen totalitario y tiránico en la patria de Lope de Vega, esa España a la que los mexicanos tanto queremos y que no puede ser la del eructo cuartelero ni la de la mano alzada al modo nazi. (Pero ahora, aunque Franco ya no lo haga, si alza usted su mano comprobará que sí llueve, porque hoy, como hace 25 años, llueve el desprecio y la censura. de los hombres honrados y conscientes sobre la farsa sangrienta del franquismo). [El texto al que se refiere no lleva firma y parece una crónica (Aquí Madrid) desde la capital de España].