Idiomas
Palral estremeñu: una cuestión de conciencia

La realidad lingüística de la región es un reflejo de su realidad patrimonial. Solo la concienciación la salvará del olvido.

estremeñu
Cartel indicador en San Martín de Trevejo, Cáceres.

publicado
2018-11-06 11:12

Cada vez que una lengua muere, muere con ella una forma de interpretar el mundo. Muere un hilo conector de personas con una conciencia colectiva, con su folclore, con sus filosofías; una parte insustituible del patrimonio cultural inmaterial de nuestro planeta. Aunque esto parecen escenas lejanas de cuentos de tribus, no es necesario salir de Extremadura, donde se hablan al menos tres lenguas minoritarias, para hallar esta realidad.

Las lenguas minoritarias son aquellas que tienen un número reducido de hablantes, es decir, en el caso de nuestra región son el portugués rayano y la fala, descendientes del galaico-portugués, y el estremeñu, del astur-leonés. Por factores como la globalización, los medios de comunicación, la educación estandarizada o el “prestigio”, los idiomas más débiles tienden a desaparecer en pro de los mayoritarios. Hace quince años, la UNESCO ya alertaba de que para finales de siglo, en torno al 90% de las lenguas existentes podría ser sustituido por lenguas dominantes, como podría suceder en Extremadura con el español.

Tal vez el caso del estremeñu sea el más delicado de los tres, porque muchos de sus hablantes no tienen conciencia de estar utilizando un idioma distinto, sino una suerte de español “mal hablado” o “deformado”. “El problema del estremeñu siempre ha sido que se parece demasiado al castellano, entonces, era muy fácil decirle a la gente que hablaba mal castellano”, dicen desde el Órgano de Seguimiento y Coordinación del Extremeño y su Cultura (OSCEC).

Los últimos datos de Ethnologue, de 1994, cifraban su número de hablantes activos y pasivos en alrededor de 200.000 personas

Desde esta organización insisten en la importancia de concienciar a los hablantes. Con respecto a las cifras, apuntan que la cuestión no es “cuánta gente lo habla, sino cuánta gente es consciente de estar hablándolo”. Los últimos datos de Ethnologue, de 1994, cifraban su número de hablantes activos y pasivos en alrededor de 200.000 personas. Sin embargo, observando la tendencia general de las lenguas minoritarias y otros factores como los anteriormente mencionados, es muy probable que hoy en día la cifra sea mucho menor.

De hecho, la concienciación es un elemento primordial en el resurgimiento del estremeñu para el OSCEC. Por ejemplo, señala la organización, se han encontrado núcleos fuera de la zona típicamente considerada del extremeño, —la zona del noroeste de Cáceres—, donde se habla este idioma. Algunos de estos sitios son la Sierra de Francia, los montes de Toledo, el norte de Huelva y algunas poblaciones del oeste y sur de Badajoz. Si en estas zonas atípicas sus habitantes no tienen conciencia de hablar una lengua propia, terminará por ser sustituida por el español.

Tras la toma de conciencia, lo más importante para la revitalización de su uso es la educación. Desde que la organización surgió, ha publicado la Ortografía del extremeño y el Diccionario de equivalencias, primeros pasos para la enseñanza y aprendizaje del idioma. Desde entonces, esta organización que no cuenta con apoyo institucional, se dedica a la difusión de esta lengua por los municipios de la región.

Actualmente, el estremeñu no recibe reconocimiento alguno como lengua por parte de la administración extremeña

Actualmente, el estremeñu no recibe reconocimiento alguno como lengua por parte de la administración extremeña. A pesar de que el Estatuto de Autonomía recoge que los poderes públicos han de proteger y difundir el patrimonio cultural regional —que incluye al lingüístico—, su difusión y enseñanza no se hallan amparadas por la ley regional. Además, en la Universidad de Extremadura, aunque se llevan a cabo investigaciones sobre el habla extremeña, tampoco hay órganos específicos que estudien esta lengua o la fala y el rayano.

Esta actitud de los organismos oficiales se explica, en parte, si se tiene en cuenta que hay sectores que niegan la existencia del extremeño como idioma. Expertos filólogos como el especialista en Dialectología extremeña José Antonio González Salgado han expresado abiertamente su postura de que no hay una lengua extremeña como tal. Así mismo, el catedrático en Historia de la Lengua española Antonio Salvador Plans decía el pasado mayo que “podría discutirse si es dialecto o habla, pero desde luego, lo de lengua, en absoluto”.

Y es que, en mayo de este año, el OSCEC fue invitado al Congreso de Lenguas Cuestionadas en el Viejo Mundo para presentar el caso del estremeñu. A pesar de la falta de reconocimiento que existe a nivel regional o estatal de esta lengua, aparece registrada por organismos como la UNESCO -dentro del astur-leonés—, y cuenta con su propio código SIL International en Ethnologue. Ambas entidades, en sus estudios, catalogan al idioma en peligro de desaparición.

El hecho de que reciba un mayor reconocimiento en el exterior que en el interior hace preguntarse qué es lo que falla. Daniel Gordo, presidente del OSCEC, reflexiona que “tenemos asumida la resignación de que ‘es normal que aquí no pongan, o que aquí no hagan…’” y que, por tanto, su oficialización supondría un “empoderamiento colectivo”. Se trata ya, por tanto, de un deber con nuestra moral histórica regional, aparte de patrimonial, pues como él añade, la lengua “es lo que te dice qué haces en el mundo”. O, para el caso, como rapea Mala Rodríguez, “sin palabras no hay personas”. Veleaí.

Relacionadas

Galego
A lingua das crianzas (I): Paus nas rodas ao galego na infancia

Nos últimos anos, Feijóo, Pocoyó e os seus amigos aceleraron o proceso histórico de substitución lingüística do galego a prol do castelán. A política lingüística da Xunta e a súa inacción ante a imposición estrutural do castelán favorece unha desgaleguización que comeza coa vulneración dos dereitos lingüísticos dos nenos e nenas galegas.

Idiomas
Un encuentro lingüístico contra la norma de la RAE

El I Encuentro Internacional: derechos lingüísticos como derechos humanos congregó a miles de personas en Córdoba (Argentina) y puso en el centro del debate las realidades más cercanas de Latinoamérica. También huyó de la solemnidad y el enclaustramiento de los congresos oficiales.

15 Comentarios
Diana Luna 24:31 6/11/2018

Qué triste carecer de parte de nuestra identidad y no ser consciente de ello.
Hermoso artículo. Enhorabuena.

Responder
4
2
#25621 24:20 6/11/2018

Ferrocarriles, autovías e inversiones productivas. Dejaos de rescatar/inventar lenguas/hablas que nadie usa, nadie recuerda. A no ser, claro, que se puntúe en oposiciones, entonces, ya hay hecho diferencial. Pero prefiero lo primero: ferrocarril, autovías e inversiones productivas. Y menos clientelismo.

Responder
1
13
#25807 12:48 11/11/2018

¿Qué tiene que ver los cojones pa'comer trigo?

Responder
2
0
Anónimo 23:35 6/11/2018

Un artículo claro y conciso.
Espero que las autoridades tomen nota y hagan (algo) por defender nuestra cultura en estos aspectos tan importantes.y tan dados de lado.

Responder
4
1
Quirón Gallardo 20:52 6/11/2018

Muy bueno el artículo.
Sólo hay varias cosas que matizaría:
Mejor nombrar castellano a la lengua oficial de España.
También se habla extremeño en el Norte de Córdoba (Los Pedroches), Valle de Alcudia y Tierras de Talavera e incluso hay influencias en El Andévalo y la Sierra Norte de Sevilla.
Y el extremeño se parece mucho al castellano en la actualidad porque ha sufrido una castellanización muy agresiva por falta de reconocimiento que ha desembocado en disglosia.

Responder
9
2
Irene Olmedo del Sol 21:49 7/11/2018

Buenas, Quirón.
Si lo llamo español es para no provocar confusión terminológica: castellano también es el término que se utiliza para lo que fue este habla romance, por tanto, no me parece un término muy adecuado en este artículo puesto que uno de los puntos que quiero aclarar es que realmente el estremeñu viene del leonés, es decir, que tiene un pasado diferenciado de lo que es el castellano actual.
Muchas gracias por leerme y por tu aportación.

Responder
2
0
Pedro 20:07 6/11/2018

Ya era hora que un periódico de Extremadura, se empezara a preocupar por la cultura de su región. Y la base de cualquier cultura, es su lengua. Enhorabuena por este artículo.

Responder
10
2
#25608 20:31 6/11/2018

Iba a decir lo mismo, fundamental que un medio de comunicación divulgue la cultura e idiosincrasia extremeña

Responder
4
2
Anje Cumplido 19:29 6/11/2018

Un gran artículo, noragüena. Sólo comentarte sobre lo que dices que el estremeñu SE PARECE DEMASIADO al castellano, y es por la gran influencia que ya tiene grácias al bombardeo intensivo que tiene hoy dia por todos los medios de información y demás. Pero el autentico estremeñu pata negra es parecido como cualquier otra lengua que evolucionó del latín. La mi mas agralecia noragüena pol tu trebaju, comu ya menté anantis.

Responder
9
1
#25596 18:42 6/11/2018

No olvidarse de este colectivo que tanto hace por la pervivencia y difusión del extremeño, Juntaeru: https://es-la.facebook.com/Juntaeru/

Responder
7
4
#25595 18:33 6/11/2018

Qué pena que sea tan desconocida la propia historia, sentir, costumbres y hablas extremeñas. Gracias por recordarla con artículos como éste

Responder
12
2
#25589 17:40 6/11/2018

Un artículo muy necesario

Responder
12
2
Anónimu 15:15 6/11/2018

Estremaúra libri, rural i n'estremeñu!!

Responder
14
3
#25572 14:23 6/11/2018

¡Enhorabuena!

Responder
12
3
Paula Muñoz 13:58 6/11/2018

Me ha encantado el cierre y me ha parecido muy interesante. Gracias por darle visibilidad a las lenguas que, desgraciadamente, no tienen el protagonismo que se merecen.

Responder
20
2

Destacadas

Dependencia
Los fondos de inversión desembarcan en el cuidado de mayores

En Madrid existen 426 residencias para la tercera edad, de las que 25 son 100% públicas y 18 tienen su gestión externalizada. El resto son privadas, un pastel que no pasa desapercibido a las empresas que buscan maximizar la rentabilidad del cuidado de personas mayores.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (y 2)

Los golpistas lanzan una carrera contrarreloj para aplastar brutalmente la resistencia popular, inhabilitar a Evo Morales y García Linera y desmontar los logros de la revolución antes de convocar nuevas elecciones.

Corrupción
Griñán condenado a seis años de cárcel y nueve de inhabilitación para Chaves

La audiencia de Sevilla condena por malversación a José Antonio Griñán y a Manuel Chaves por prevaricación a causa de las prejubilaciones en Andalucía, conocidas como “caso de los ERE”.

Internet
El presente como distopía ochentera

¿Cómo juzgaríamos el mundo actual en caso de poder observarlo desde la perspectiva de los años 80?

Literatura
Luna Miguel: “La generación de escritores macho ya se está muriendo”
La escritora y periodista Luna Miguel se suma con ‘El coloquio de las perras’ al trabajo de recuperación gracias al cual, si estás atenta, tu lista de lecturas pendientes tendrá pocos autores de los de siempre.

Últimas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.