Laboral
Meter prisa al repartidor en medio de un temporal

La falta empatía de los clientes, la precariedad y la ausencia de una normativa clara que les defienda hace que los repartidores de comida se jueguen la vida cuando hay un temporal como el que ha arrasado recientemente la costa mediterránea.

glovo temporal
Un rider de Glovo durante el temporal de enero de 2020 | Foto de Eudald Espluga
24 ene 2020 09:00

Primero su comida y luego mi seguridad. Fredy ordena las prioridades del cliente cuando éste le azuza por teléfono al ver que se retrasa con el pedido. Son cerca de las dos y está jarreando en València. Tormenta, frío, viento en rachas de 80 km/h; el temporal Gloria no se guarda nada, pero la deferencia en el trato con el rider de Glovo sigue siendo la acostumbrada: “Aún en circunstancias difíciles siento que al cliente no le preocupa lo que pase con los repartidores. No es su problema”.

Entregue la comida impoluto o calado hasta los huesos, las conversaciones y las propinas son casi siempre nulas. Luego, en lo relativo a las condiciones laborales, el salario con lluvia se incrementa “un 30% si completas la hora y realizas un mínimo de dos pedidos, ganando entre 8 y 10 euros”, cuenta el rider entre servicio y servicio. “Estos días la empresa no para de mandar bonus salariales y tú decides si trabajas asumiendo el riesgo”, enuncia Fredy. Como el temporal no ha caído en fin de semana o festivo —días señalados “de alta demanda”—, la empresa no penaliza por dejar la bici aparcada.

Los días de temporal la empresa no deja de mandar bonus salariales y el rider decide si trabaja asumiendo el riesgo

Con València en alerta sorprende ver tantas mochilas amarillas, azules y verdes cruzándose en el bicicarril de calle Colón, en una suerte de danza del trabajador explotado. Avanzan afanosos quienes pedalean contra el viento. Irreconocibles en sus chubasqueros largos. Algunos echan pie a tierra tras dos repartos, hartos de jugarse el tipo. Una chica que evita dar su nombre por temor a las represalias —de no sabe muy bien quién—, dice que el lunes dejó a medias la faena porque no le rendían las piernas. “¿Si me reconocieron el esfuerzo? La gente solo quiere su comida a su hora”.

Pero no solo los riders sufren la falta de empatía. Joan reparte en furgoneta para una tienda de comidas a domicilio y, aunque tiene mejores condiciones, el trato de los clientes también le revuelve las tripas. “Muchos me desprecian incluso en mitad de la borrasca, después de cargar con paellas para 35 personas, con los pies mojados y sudando como un pollo, luchando contra el vendaval, entrando y saliendo de oficinas con calefacción —narra—. Aun así llaman y meten prisa por WhatsApp. El lunes un cliente escribió diciendo que tenía una reunión en dos minutos. Yo le dije que estaba una planta por encima esperando a que sus compañeros pagaran la comida, que viniera a por su paella. Era subir una planta. Me canceló la comida”.

No extraña por tanto que, junto a los destrozos y las olas de ocho metros, el paso de Gloria haya dejado un comentario compartido: arrastrar a los riders al temporal es de tener muy poca empatía. Pero luego está la otra perspectiva. Los repartidores consultados afirman que no pueden permitirse el lujo de librar incluso en las horas más difíciles. Como autónomos —especialmente los rider—  podrían renunciar, pero no lo hacen por razones evidentes. Aun con alertas meteorológicas, valoran recibir pedidos porque necesitan el dinero. 

Arrastrar a los riders al temporal es de tener muy poca empatía, pero los repartidores consultados afirman que no pueden permitirse el lujo de librar incluso en las horas más difíciles

¿Entonces? “Yo no digo que haya que dejar de pedir o que haya que prohibir las plataformas de reparto. Lo que tenemos que hacer es cambiarlas”, opina Pepe Fores, de Riders X Derechos València. “Hemos de hacerlo legal para que dejen de emplear a trabajadores en régimen autónomo y de ese modo puedan reventar precios. Que cada uno llame a quien quiera, pero por lo menos pensemos un poco en cómo estas empresas tratan a los chavales y tomemos partido”. Es decir, que el compromiso obrero no se esfume con el primer rayo de sol. Una presión sostenida tal vez mejore sus condiciones materiales durante todo el año.

Sobre las insistencias y los desprecios de los últimos días Fores se explica en el lenguaje del marketing. Quizás así llegue a más usuarios. “Supón que pides la comida por Uber Eats y pagas el reparto a 1,80 euros. Teniendo en cuenta que como repartidor lo mínimo a cobrar son 2,80 euros, ya hay un euro que estás dejando de pagar: contratas un servicio low cost, pero llamas y exiges como si fuera premium”, ejemplifica el activista. “Cuando envías algo por Fedex pagas el doble para que llegue urgente. Aquí pagas lo mínimo y siempre reclamas esa urgencia”.

¿Quién me protege?

Al orbitar sobre el comercio y las emociones pudiera desviarse la atención del problema de fondo, la carencia de ciertos derechos, absolutamente transparente cuando el temporal lo empapa todo. Aquí conviene recordar que todos y todas las trabajadoras sin distinción están regulados por el Estatuto de los Trabajadores, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y los convenios colectivos de cada sector.

Pero, ¿qué ocurre en días de alerta roja? Si me niego a trabajar y me obligan, ¿quién me ampara? “Existe una figura en la Ley de Riesgos Laborales que se llama el riesgo laboral grave e inminente. Es aquel que resulta probable, racionalmente, que se materialice en un futuro inmediato y pueda suponer un daño grave para la salud de los trabajadores”, explica Daniel Patiño, secretario de Salud Laboral de CCOO PV.

Aunque la facultad para paralizar la actividad la tiene la empresa o la Inspección de Trabajo, el sindicalista afirma que si por el temporal un trabajador comunica a la empresa que le es imposible trabajar, en el supuesto caso de que la empresa tome medidas disciplinarias de descuento salarial o de compensación de inactividad, el derecho laboral garantiza la defensa en esas situaciones de riesgo. “El lunes había elementos objetivos susceptibles de ser defendidos, como los avisos de emergencia de toda clase”.

Eso en el caso de los asalariados en empresa privada. En el de los autónomos bastaría con no pisar la calle ese día. ¿Qué ocurre con los riders? “Les llaman “colaboradores”, pero los riders son trabajadores por cuenta ajena, así lo dicen numerosas resoluciones judiciales, de modo que un repartidor que sufre cualquier tipo de represalia en situación de riesgo laboral debe ir al juzgado y defenderse”, explica Patiño.

La fórmula del riesgo inminente contemplada por la ley es tan amplia y ambigua que perfectamente puede caer en saco roto

No es tan sencillo: si una persona forzada a trabajar en el temporal plantea un pulso a su empresa y lo gana, la empresa deberá afrontar una sanción administrativa. Una simple multa. Luego, en la práctica no hay alertas que determinen claramente ese riesgo, pues la llamada “alerta roja” no tiene implicaciones a nivel laboral; no es vinculante. Y por último, la fórmula del riesgo inminente contemplada por la ley es tan amplia y ambigua que perfectamente puede caer en saco roto. Además, ¿cuántos trabajadores pueden permitirse pleitear con sus empresas?

Toca tirar de sindicato y muchos riders lo están haciendo, aunque después sus empresas incumplen permanentemente las resoluciones. “Glovo tiene actas de infracción en diferentes provincias, pero sin un recurso de casación para la unificación de doctrina seguirán demorándose en su cumplimiento”, afirma Patiño. “El problema de estas plataformas es que actúan con maneras mafiosas. Y luego estamos los consumidores, a los que también hay que darnos de comer aparte”. 

Laboral
Los 97 riders de Deliveroo en Valencia ganan la primera sentencia: son empleados, no autónomos
La primera gran sentencia colectiva de un juicio sobre la relación entre Deliveroo y sus repartidores de comida no deja lugar a dudas: los 97 riders de Valencia son empleados de la empresa, no trabajadores autónomos.

Relacionadas

Laboral
Una victoria judicial para las Kellys

El síndrome del túnel carpiano es una dolencia que afecta al nervio de la muñeca y provoca entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular, en manos y dedos. El colectivo de las Kellys, nombre con el que se conoce a colectivos de camareras de piso unidas contra la precariedad laboral, sufre con frecuencia esta patología y lleva años reivindicando su carácter profesional. En este artículo, la abogada Ana Isabel Fernández hace un repaso jurídico y técnico con el que se ha conseguido que esta enfermedad sea reconocida, por fin, como “profesional” en el Tribunal Supremo.

Laboral
Economistas feministas demandan mayor perspectiva de género en la ley del teletrabajo

Investigadoras de la economía feminista piden una visión más global en el anteproyecto de la ley de trabajo a distancia e incidir en la perspectiva de género para no perpetuar desigualdades.

5 Comentarios
#46301 15:58 26/1/2020

Mi enhorabuena a El Salto Diario.
Si de cuatro comentarios, cuatro son bots y trolls es que vaís en la buena dirección.
¡Animo!

Responder
0
0
#46277 2:20 26/1/2020

De los currantes de Just eat no decís ni Pamplona.
Q nosotros también nos jugamos la vida esos días yo uno de ellos.

Responder
0
0
#46269 18:56 25/1/2020

¿Freddy no se va para casa con estas condiciones? Yo como repartidor de Glovo lo hago siempre.
Por cierto, ante vuestra demagogia ya ni leo vuestros artículos, pero me suelen pedir comida los súper anticapitalistas y se les cae la cara de vergüenza, pandilla de vagos.

Responder
0
0
#46226 13:51 24/1/2020

Reflexión: La gente que demanda los servicios de estas empresas es de todo tipo, mujeres feministas, sindicalistas, fachas, comunistas... Puedes ir de mani por la mañana a cualquier tema social y por la noche lloviendo tratar como esclavo al repartidor. No sera que la gente en general nos da igual todo cuando no nos ven y por lo tanto no nos van a juzgar? El estado en el que trabajan es lamentable y aun así lo utilizamos y señalamos al empresario malvado

Responder
1
0
#46228 14:31 24/1/2020

porque la culpa es siempre del patriarcado opresor fascista, nunca de los que nos creemos progresistas

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Los gigantes de la alimentación se embolsan 18.000 millones mientras el hambre se extiende por el covid-19

Las hambrunas provocadas por la pandemia pueden provocar más muertos que el propio virus, según un informe de Oxfam. Mientras, las mayores empresas de alimentación y bebidas reparten 18.000 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos
El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.
Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenerife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.