Feminismos
Mona Eltahawy: “El patriarcado te va a joder, seas de la religión que seas, seas de donde seas”

Mona Eltahawy es una de las voces más importantes del feminismo en el ámbito internacional. Periodista y columnista, escribió una de las obras más importantes para entender a qué se enfrentan las mujeres árabes que quieren romper barreras. El himen y el hiyab (Capitán Swing, 2016) es un manifiesto necesario que pone de relieve la lucha feminista en los países árabes a lo largo de los últimos años, habitualmente olvidada por los medios de comunicación.

Mona Eltahawy
La comunicadora Mona Eltahawy Víctor Serri

publicado
2019-06-15 06:00

Mona Eltahawy (Egipto, 1967) es una mujer convencida, firme y segura. Oradora internacional y distinguida con numerosos premios y reconocimientos, esta periodista ha sufrido en su propio cuerpo la represión del Estado cuando en 2011, detenida por manifestarse en la plaza Tahrir en el marco de la primavera árabe, fue violada y golpeada por la policía antidisturbios egipcia (le rompieron el brazo izquierdo y la mano derecha).

Habla sin tabús de feminismo, de la opresión de las mujeres racializadas, del supremacismo blanco y de lo que ocurre entre las piernas de las mujeres árabes. De Occidente, de las feministas blancas y de la violencia, necesaria para recuperar ese espacio público que desde siempre se les ha arrebatado a las mujeres. No cree en la igualdad, ya que “es demasiado tarde”. Lo tiene claro: hay que centrar todos los esfuerzos para hacer saltar el patriarcado por los aires. Y eso solo se conseguirá a través de la lucha feminista.

Se habla de una nueva ola de feminismo. ¿Crees que es una moda, una tendencia o que verdaderamente se está llevando a cabo una revolución?
Intento no usar los términos primera, segunda o tercera ola, aunque la gente los use. Lo que me gusta del feminismo actual es que es transnacional y está conectado de una manera sin precedentes, y esto se ha producido gracias a las redes sociales. Gracias a Facebook, Twitter o Instagram, las mujeres están más conectadas que nunca, pueden compartir dudas, buscar inspiración y se pueden coordinar para trabajar en ‘el mundo real’.

Estamos ante un movimiento mundial muy poderoso que reconoce que el patriarcado es un fenómeno global y universal y que debe ser destruido. Si me preguntas qué es el feminismo, es eso: la destrucción del patriarcado. Cuando hablamos de patriarcado, no hablamos de hombres en su individualidad, hablamos de un sistema de privilegios de hombres, de una institución. El patriarcado beneficia a todos los hombres. Cuando digo que hay que destruir el patriarcado, no hablo de destruir a los hombres, sino al sistema. Los hombres tienen que entender que se benefician del patriarcado siempre.

¿Qué pasa con todas esas mujeres que no están en las redes? Mujeres más mayores, mujeres que no tienen o no quieren tener acceso a las redes sociales. ¿Cómo llevar el #MeToo al mundo real?
Hay gente que existe en ambos mundos y aunque alguien no esté conectado a lo digital, seguro que conoce a otra persona que sí lo está. Los dos mundos juegan a favor de los movimientos sociales, ya que los hacen más poderosos. Creo que las redes sociales son importantes y poderosas porque son una plataforma potente para la gente que ha sido marginada de las plataformas tradicionales de poder. En Estados Unidos, por ejemplo, las afroamericanas o las mujeres indígenas han sido históricamente excluidas de cualquier forma de poder: arena política, medios de comunicación, espacios espirituales. Tienen poca representación, en cambio, tienen mucha representación en el mundo virtual.

¿Conoces el hashtag #OscarsSoWhite? Lo lanzó una activista y abogada que quería visibilizar cuán blancos son los Oscars. Ella empezó el hashtag hace cuatro años y como resultado, la Academia abrió la membresía a más gente de color y a más mujeres. Tenemos otro ejemplo, el #BlackLivesMatter. Todo esto empieza en el mundo virtual, pero se traduce en el mundo real y sienta las bases de la revolución. También lo vimos antes de la revolución de 2011 en Egipto y en Túnez: la gente que siempre había sido marginada de los puestos de poder empezó a empoderarse a través de Facebook y Twitter. Se encontraron y se dieron cuenta de que tenían un poder. Esto es revolucionario.

Sin embargo, ellos contratacan con el #NotAllMen.
Incluso si no eres machista, si no eres un mal hombre, te beneficias del sistema patriarcal. Es lo mismo que pasa con la gente blanca: a pesar de no ser racista, te beneficias del supremacismo blanco. Lo que no se dan cuenta los hombres es que el patriarcado también les hiere a ellos. No se nos olvide que el patriarcado tiene unas reglas muy estrictas sobre como se supone que deben ser y comportarse los hombres. La masculinidad tóxica, lo heteronormativo. A los hombres que quieren destruir con nosotras el sistema, se les debe considerar aliados. De todos modos, los hombres me importan una mierda, me importa el patriarcado: o te unes a mi lucha o te quitas de en medio. ¡Que se callen! Escuchamos a los hombres todos los días del año, a todas horas. Cuando nosotras hablamos, que nos escuchen.

A menudo, las feministas racializadas no se sienten representadas por el movimiento feminista mainstream.
Las feministas blancas deben reconocer que, para ellas, la lucha normalmente es contra la misoginia, a veces es una lucha contra la opresión de clase también, pero las racializadas también tenemos que luchar contra la islamofobia, el supremacismo blanco o la transfobia en nuestro países. El patriarcado funciona como un pulpo y cada tentáculo tiene su forma de oprimir. En mi caso, soy una mujer, racializada, descendiente de musulmanes y queer: no puedo permitirme el lujo de luchar solo contra la misoginia.

Las feministas blancas tienen que amplificar la voz de las mujeres de color, invitarlas a los espacios, dar un paso atrás y reconocer que nos necesitan. No podemos solo luchar contra la misoginia. Nos sentimos excluidas, pero lo cierto es que nunca podremos destruir el patriarcado si los blancos y blancas no reconocen sus privilegios dan un paso atrás y dan más espacio a la gente racializada.

La comunicadora Mona Eltahawy entrevistada
Mona Eltahawy, durante la entrevista. Víctor Serri

Eres muy crítica con el islam y muchas veces tu discurso ha sido usado por la extrema derecha para cargar contra los musulmanes y criminalizar la religión.
Las mujeres musulmanas que viven en Occidente, o que son minoría, están atrapadas entre la espada y la pared: la misoginia de su comunidad y el discurso de la extrema derecha. Unos me quieren silenciada y los otros quieren usar mis palabras como arma para demonizar la religión, pero ninguno de los dos lados se preocupa ni por mí ni por las mujeres. Simplemente, se lanzan mensajes a través de ellas y sus cuerpos. Les importan una mierda las mujeres. Existir así resulta exhausto. Yo les digo: iros a la mierda los dos bandos, no me voy a aliar con ninguno de los dos ni me voy a quedar callada. Es la única manera de luchar contra el patriarcado dentro y fuera de la comunidad.

Conozco muchas mujeres musulmanas que callan porque no quieren hacer quedar mal a sus comunidades. Eso es un error y es muy peligroso. Tú proteges a la comunidad, pero ¿te va a proteger a ti tu comunidad? No. El patriarcado te va a joder, seas de la religión que seas, seas de donde seas.

Hay más mujeres ahora con el hiyab que hace 40 años. ¿Por qué esta tendencia?
Hay muchos factores que lo explican. En primer lugar, en 1979 se produjo la revolución islámica en Irán. Fue una revolución de sectores comunistas y también islámicos, liderados por el ayatolá Jomeini. Desafortunadamente, esta y otras tantas revoluciones que hubo en la región en aquella época fueron monopolizadas y secuestradas por los islamistas y se impuso el uso del hiyab. También el poder creciente de los Hermanos Musulmanes en Oriente Medio y la derrota en 1967 de algunos países árabes por parte de Israel. La derrota en la Guerra de los Seis días supuso un shock para el sistema. En ese momento todos los regímenes árabes eran seculares, Egipto o Siria; estaban respaldados por los militares. El movimiento religioso puso sobre la mesa su discurso: ‘nos habéis fallado, es la hora de la religión’. Los Hermanos Musulmanes empezaron a coger poder. También en esa época mucha gente de Egipto y otros países árabes que se mudó a Arabia Saudí a trabajar, un país donde domina el wahabismo salafí, la forma más radical y conservadora del islam. Esa gente volvió a sus países de origen con las ideas del wahabismo. Esos serían los tres ejes que yo identifico para explicar la vuelta al velo: la revolución iraní, el auge de popularidad de los Hermanos Musulmanes y la extensión del wahabismo.

Tristemente, la manera de adherirse a estas corrientes se hizo a través de la mujer, de cubrir a la mujer, mejor dicho. Ahora los hombres se dejan crecer la barba para mostrar su religiosidad, pero hasta ahora se ha mostrado la religiosidad mediante el cuerpo de la mujer: ha sido cómo las sociedades musulmanas han mostrado su religiosidad, cubriéndolas a ellas. Estoy cansada de que los cuerpos de las mujeres se usen como campo de batalla y muro en el cual la gente inscribe sus mensajes. Las mujeres tenemos que reivindicar nuestros cuerpos. Ese es el motivo por el cual escribí El himen y el hiyab. Estoy cansada de que el cuerpo de las mujeres quede reducido a lo que llevan en la cabeza y lo que tienen entre las piernas.

¿El incremento del uso del hiyab no podría también responder a manera de reivindicación de la identidad tanto individual como colectiva de las musulmanas frente al auge del racismo y la extrema derecha?
Absolutamente. Y te puedo poner el ejemplo de mi madre, mi hermana y el mío mismo. Yo llevé el hiyab durante nueve años y me costó ocho años quitármelo. Es más fácil quitárselo que ponérselo, escoger llevarlo que escoger no llevarlo. Por eso en el libro cuestiono la elección de llevarlo o no llevarlo: hay mucha presión. Mi madre usa el hiyab porque cree que es un requerimiento del islam, lo lleva por piedad. Mi hermana es 19 años más joven que yo y empezó a llevarlo por piedad, pero ahora lo lleva para joder a los racistas. Ella vive en Estados Unidos. Pero yo me pregunto: ¿por qué la única manera que encontramos para joder a los racistas es taparnos? ¿Por qué la manera de demostrar que somos buenos musulmanes consiste en taparnos? ¿Por qué la única manera de mandar un mensaje a los racistas occidentales es cubriendo a la mujer? ¿Por qué siempre se usa el cuerpo de la mujer? Es el patriarcado en estado puro. Y no es específico del islam, sino de todas las religiones y sociedades. Las mujeres católicas y las ultraortodoxas judías también se cubren, de otra manera, pero se cubren.

¿Cómo cambió la situación de las mujeres en los países árabes después de las revoluciones de 2011?
En 2011, los medios de comunicación solo se centraron en la revolución política en los países árabes, sin prestar atención a lo que estaba pasando en la sociedad. En Baréin, la revolución se silenció con la intervención de Arabia Saudí apoyada por Estados Unidos. En Siria la revolución fue secuestrada por grupos yihadistas próximos a Arabia Saudí y Catar y secuestrada también por Irán y Rusia. Ahora hay una guerra civil que parece no tener fin. Túnez es probablemente el único ejemplo donde la revolución ha tenido un final más o menos satisfactorio, con unas elecciones democráticas, un parlamento diverso que tiene un 33% de representación femenina, más que en Estados Unidos, Francia o Gran Bretaña. La Constitución tunecina es la Constitución más progresista de la región y, a pesar de que no vea su traducción en la calle, es importante tener los principios de igualdad escritos en los documentos. Ahí tienes un ejemplo de un país que persigue la igualdad entre hombres y mujeres. Desde 2011 se permite el matrimonio entre mujeres musulmanas y hombres de otra religión y se ha comenzado a debatir en el Parlamento la necesidad de que las mujeres tengan el mismo derecho a heredar que los hombres. Finalmente, se ha abolido la ley que permitía a un violador casarse con su víctima para librarse de la pena.

En Egipto, hay que dejar de mirar hacia la revolución contra el Estado y dejar de lado la dicotomía entre Hermanos Musulmanes y los militares. No quiero que ninguno de los dos gobierne mi país, porque son fascistas. Cuando los medios hablan de las revoluciones de 2011, se refieren al invierno árabe y las tildan de fracaso, pero miremos con detenimiento: en el campo social y sexual hay cosas que sí han cambiado. En mi propia familia, desde 2011 ha habido divorcios y algunas de mis primas se han ido a vivir solas a otros países. Algunas se han quitado el velo. ¡Mi tía de 60 años se ha divorciado! Ellas no estaban en la Plaza Tahrir, pero fueron testigos de lo que pasó: una rebelión en contra de la autoridad. Y esta rebelión las ha inspirado para rebelarse contra sus propias autoridades. La revolución sexual y social ha empezado en los países árabes, pero en Occidente no se habla de estos, sino de las rebeliones políticas fallidas.

Muchas de las agresiones a las mujeres se dan dentro de casa, pero también en el espacio público ¿Cómo recuperarlo? En alguna ocasión tú has usado la violencia para defenderte de tus asaltantes.
Si nos fijamos, el transporte público urbano, la iluminación, los garajes… Todo está diseñado y pensado para el hombre. La seguridad de la mujer nunca ha sido una prioridad. Lo espacios públicos son un constructo patriarcal. También el sistema legal está diseñado para proteger a los hombres y el estado, no para proteger a mujeres y niños. El sistema legal continua sin responder a los abusos y asaltos por parte de hombres a mujeres y niños y pocos casos se toman en serio. Si te asaltan, se puede recurrir a la violencia. Yo no quiero ser como los hombres, pero siempre que se pueda, si te asaltan y te tocan sin permiso, que les den. Se reacciona con violencia.

Los movimientos de liberación usaron la violencia contra los ocupantes en el pasado, durante la colonización. El patriarcado es una forma de colonización y tenemos el derecho a luchar. Y es con este discurso que los hombres empezarán a prestar atención. A las mujeres no se nos enseña a luchar, a los hombres se les enseña a socializar en la violencia y a nosotras en la pasividad. Tenemos que enviar a las mujeres a que aprendan artes marciales para que se sepan defender. Tenemos que hacerles entender a los hombres que ellos no son los amos del espacio público y recuperarlo. A los hombres no les gusta este discurso, y eso es positivo. Se sienten incómodos porque se cuestiona su privilegio. No creo en la igualdad, es demasiado tarde para eso, quiero la destrucción del patriarcado.

Relacionadas

Ibex 35
La CNMV pedirá (pero no exigirá) que se aumente el número de consejeras al 40%

Las empresas no cumplen las recomendaciones presentadas por el organismo en 2015, en las que se pedía que las mujeres formasen al menos el 30% en los consejos directivos. El organismo abre una consulta pública para el nuevo Código de Buen Gobierno.

Feminismos
Solo dos de cada diez ensayos españoles están firmados por mujeres

Un estudio realizado por la asociación Clásicas y Modernas que analiza la producción ensayística española entre los años 2017 y 2018 destaca el desequilibrio de género y la consiguiente falta de presencia femenina en el liderazgo de autoridad intelectual.

Represión
El movimiento feminista de València irá a juicio por las multas del 8M

Tres de los veinte procesos con los que se sancionó al movimiento feminista valenciano ya han sido resueltos por la vía administrativa, por lo que se abre la vía judicial. El valor de estas veinte multas amparadas bajo la conocida como ley mordaza asciende a 11.000 euros.

6 Comentarios
sepuedeopinar? 17:17 18/6/2019

Siempre me he planteado lo siguiente:
Prensa sectaría de derechas: La Razón. OK Diarío, El MUndo, ABC....
Prensa Sectaría de izquierda: Público, Diario.es, El País, Huffpost....
Ha habido 2 noticias MUY PERO QUE MUY trascendentes, que se han echo eco no solo la prensa de derewchas señaladas sino también las de la izquierda.
1ª noticia. Profesora de ESO y num 2 del PSOE en Fuerteventura castradora de niños.
2. Una pareja de lesbianas en Brasil cortó el pene a uno de sus hijos (5años) por heterofobia.
EL SALTO NI MUUUUUUUUUUUUU.
Quiero decir, es la prensa más sectaria entre todas las sectarias

Responder
2
1
#40609 15:39 7/10/2019

Si vienes a leer prensa seria aquí no vengas. Tómatelo como un entretenimiento, el 95% de lo que aparece son columnas de opinión normalmente muy sesgada ocasionalmente solo sesgadas. Todos los medios tienen una linea editorial pero aquí es una autopista. No están donde sucede la noticia, es todo desde un ordenador. Acusando a todos los demás como siervos del sistema pero siendo siervos de sus suscriptores que vienen a confirmar sus ideas sobre un hecho. Eso si, permiten comentarios y por ello es interesante.

Responder
0
0
#35949 20:14 17/6/2019

Me encantó conocerla. Buscaré su libro. Coincido con su argumentario.

Responder
1
3
#35901 11:47 16/6/2019

Feministas blancas!??

Responder
0
0
Leila Hicheri 11:42 16/6/2019

Veo en el texto vocablos como "blancas/os" " mujeres de color" " racianiladas", y esto la verdad me revuelve el estómago. blancas, ¿quienes?, mujeres de color, ¿ de qué color, malva, rosa, azul,...? ¿ es que el blanco no es un color?, ¿Racializadas? ¿Qué quieren decir por ello?. No sé quien ha hecho la traducción, pero se ha lucido!

Responder
0
0
#35898 8:21 16/6/2019

Al Azhar aprueba golpear a las esposas "sin romperle ningún hueso" y desata la polémica

Responder
0
0

Destacadas

Crímenes del franquismo
La justicia española da la espalda a 59 de las 61 querellas presentadas por crímenes del franquismo

Ceaqua lamenta que los juzgados españoles han ido archivando prácticamente todas las querellas presentadas, tanto por particulares como por instituciones, por crímenes del franquismo. La causa por el bombardeo de la aviación italiana en Barcelona es una de las pocas que sigue en fase de investigación.

Infancia
Vicente Tovar: “El caso Infancia Libre no existiría sin los medios”

El abogado Vicente Tovar asumió en octubre de 2019 la representación de María Sevilla y Rocío de la Osa, presidenta y vicepresidenta de la asociación Infancia Libre.

Infancia
Un juez ordena la entrega inmediata a su madre de la hija de la exvicepresidenta de Infancia Libre

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Granada devolvió en noviembre la custodia de su hija a Rocío de la Osa, que le había sido retirada de forma provisional en junio. La familia ha obstaculizado desde entonces la entrega de la menor.

Especulación
La subida de alquileres expulsa al partido de Merkel de su sede en Berlín

La formación conservadora se opone a la congelación de los alquileres que se aprobó en la capital alemana el pasado verano, pero se ha convertido en otra víctima del desmedido aumento de precios.

Música
Arca, caos y revolución

Cada progresión impulsada por Arca remite a un peligro constante. Sonidos que nunca suenan como la primera vez, ni la segunda, ni la tercera.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.
Residuos
Cuando despertó, los residuos todavía estaban allí

Es necesario poner en marcha sin mayor retraso una política de residuo cero. Casos como el acontencido en la Comunidad de Madrid en las últimas semanas evidencian la falta de previsión y la inacción de las administraciones públicas (in)competentes sobre el tema de residuos.

Oriente Próximo
EE UU-Irán: cuatro décadas de tensión contenida... y entonces llegó Trump

El asesinato selectivo del general Solemani se suma a los miles que ha llevado a cabo Estados Unidos en el extranjero tanto bajo gobiernos republicanos como demócratas, pero es la 'ejecución extrajudicial' que más graves consecuencias puede tener a nivel mundial.

Capitalismo
Capitalismo y patriarcado

Si queremos analizar el nivel de patriarcalización de un país, deberemos medir no solo la mercantilización de las mujeres sino su familiarización.