¿Qué medios de comunicación impulsa el Gobierno Vasco con la publicidad?

En 2017 se repartieron 8 millones de euros en publicidad institucional y patrocinio, un reparto que se demuestra que es político, ya que los medios más subvencionados son los del grupo Vocento, y se otorga más dinero en publicidad a los medios mayormente en español que a los medios en euskara mediante subvenciones de apoyo a la lengua 

Grafica general
Publicidad institucional del Gobierno Vasco por medios Argia

Las instituciones públicas reparten millones de euros entre los medios cada año. Por un lado, hacen contratos para que estos medios publiciten sus campañas: como las de la declaración de la renta, la vacuna contra la gripe, la promoción del turismo o contra las agresiones sexuales. Por otro lado, las instituciones apoyan algunos proyectos de los medios que consideran convenientes, como por ejemplo, el congreso San Sebastian Gastronómica de El Diario Vasco. En ese reparto, el Gobierno Vasco subvencionó con 10.991 euros a ARGIA en el año 2017. En comparación, después de la entidad pública EITB, fue El Correo el medio que recibió la mayor cantidad: 1.253.000 euros, y a El Diario Vasco, el cual pertenece al mismo grupo, le dieron 963.751. Los datos figuran en la gráfica principal, medio por medio.

Los datos de este reportaje fueron facilitados por el Gobierno Vasco. Para ello, hemos utilizado dos fuentes. Por un lado, los datos ofrecidos por la página web Irekia, el portal para la transparencia y participación ciudadana del Gobierno Vasco, y por otro, los que figuran en la plataforma Contratación Pública en Euskadi. Aunque se traten de datos públicos, no resulta fácil ser preciso. Algunos contratos figuran en una fuente, otros en otra, y en algunos casos, se repiten en ambos.

Vocento-Cope (ambos grupos firmaron un acuerdo estratégico en 2012) fue el que más dinero público recibió en el año 2017: más de 2.300.000 euros. Después, fueron los medios del grupo público EITB: 2.000.000. Deia, Noticias de Gipuzkoa, Noticias de Álava, Onda Vasca y Herri Irratia, todos miembros del grupo Noticias, recibieron en total más de 1.200.000 euros. En cuarto lugar, el grupo Prisa: El País, Cadena Ser, Los 40 y Cadena Dial, que recibieron en total 846.160 euros. El periódico Gara obtuvo 417.313, y Berria, 345.838. Las cifras del reparto pueden consultarse en la gráfica grupal.

Grafica grupos
Publicidad institucional del Gobierno Vasco por grupos mediáticos Argia

En el año 2017, el Gobierno Vasco, exceptuando el grupo público bilingue EITB, dio el 92% del dinero dirigido a publicidad y patrocinio a medios que ejercen en su totalidad o mayormente en español: 5.749.974 euros, y para aquellos en euskara, el 8%: 496.819 euros. En el grupo de medios de comunicación en euskara, Berria, el único periódico nacional integramente en euskara, recibió dos tercios de esa cantidad. Los medios locales de Tokikom recibieron 46.447 euros. Es evidente que el Gobierno Vasco apuesta por los medios en español. En comparación, los medios en euskara juntos recibieron en total la misma cantidad que recibieron solamente Deia o Cadena Ser. El Diario Vasco recibió el doble, y El Correo, perteneciente al mismo grupo, casi tres veces más que todos juntos.

Reparto conforme a los criterios políticos

El reportaje Evidencias de la sinrazón publicado por Egin en el año 1993 comenzaba así: “Por mucho que desde las instancias públicas traten de tapar con retórica lo injustificable, por mucho que el resto de medios de comunicación de Euskal Herria observen un tácito pacto de silencio, el intento de estrangulamiento económico que Egin está sufriendo por parte de los organismos públicos vascongados es de una evidencia tal, que por mucho que el portavoz del gobierno de Gasteiz asegure que el boicot está solo en la mente de los responsables del periódico, resulta más sincera la convincente argumentación esgrimida por el responsable de prensa del Departamento de Atutxa: 'No metemos publicidad en Egin porque no queremos'”. ARGIA también es familiar con ese tipo de declaraciones. La última decía así: Todos tomamos decisiones políticas, tanto nosotros como vosotros. La responsabilidad de esta situación no se encuentra solo en un lado, y todos tenemos que dar pasos para superar esta situación.

Nuestra respuesta fue clara: “Nosotros no utilizamos el concepto de la culpa. Exigimos un trato respetuoso. El espacio para la publicidad bien vale el precio que se paga. Y el respeto que exigimos es que, por poner publicidad pública en ARGIA, nadie trate de cambiar nuestra linea editorial.

Además de tener que justificar las ayudas económicas hasta el último céntimo, los medios en euskara cargan con el falso peso del subvencionado, mientras que los medios en español reciben más dinero público a través de la publicidad
Según los datos de la empresa Oficina de Justificación de la Difusión –conocida como OJD– con sede en Madrid, la venta de El Diario Vasco ha bajado constantemente entre 2010 y 2017. En el año 2010 vendía aproximadamente 71.948 ejemplares, y en 2010, 48.949, de acuerdo con los datos de dicha fuente. Al preguntarles sobre los criterios de reparto del dinero público, la respuesta de las autoridades es siempre la difusión de los medios de comunicación. Pero los datos no concuerdan, ni en el reparto de publicidad y patrocinio del Gobierno Vasco, ni en el de las diputaciones de Gipuzkoa y Araba. La principal prueba de ello es la cantidad que reciben en total los medios del grupo Noticias. Por ejemplo, Noticias de Gipuzkoa (NG) recibió 265.257 euros, y El Diario Vasco (DV), casi cuatro veces más. Sin embargo, según los datos de 2017 la empresa CIES, la cantidad de lectores de DV es diez veces mayor que la de Noticias. La comparación es aun más clara en cuanto a ARGIA: según los datos de CIES, aunque ARGIA tenga el doble de lectores que NG en la CAV, El Gobierno Vasco concedió 25 veces más dinero al periódico Noticias de Gipuzkoa que a ARGIA.

En el ámbito de las radios, CIES estimó que Cadena 100 tenía una media de 95.000 oyentes en 2017, y recibió 24.000 euros. Según esa misma fuente, Onda Vasca contaba con 35.000 oyentes, pero, a pesar de todo, El Gobierno Vasco subvencionó con 200.000 euros públicos. Los datos sobre la radio Info7 no están disponibles, pero el año pasado recibió 248 euros. Por lo tanto, si la subvención dependiese de la cantidad de oyentes, Info7 tendría que tener 43 en 2017. Y eso no es cierto.

Según CIES, ARGIA tenía 52.000 lectores en la CAV a principios del año 2018. Las siguientes revistas recibieron una mayor subvención que ARGIA: Entre Mayores, El Karma, La ría del Ocio o Dato Económico, así como el Der Spiegel alemán, con casi el doble.

Los medios en castellano son “los medios subvencionados” 

En ocasiones se ha incriminado a los medios que trabajan en euskara por estar “inflados de dinero público”, debido al dinero que reciben por parte de las instituciones públicas por su labor en el proceso de normalización del euskara.

Grafica euskara
Publicidad institucional del Gobierno Vasco por idioma Argia

Las cifras, en cambio, dicen lo contrario: en el año 2017, la subvención por parte del Gobierno Vasco a los medios en euskara fue de 4.875.000 euros. Si le añadimos el total de 469.819 euros recibidos por la publicidad institucional, el resultado es de 5.371.819 euros. Sin embargo, la cantidad subvencionada a los medios en español a través de publicidad institucional fue de 5.749.974 euros, y a eso hay que sumarle la elevada cantidad que reciben algunos medios por publicar algunos artículos en euskara, dinero proveniente de las subvenciones para los medios euskaldunes. Como esta tendencia se repite en el reparto de la publicidad de las tres diputaciones de la CAV, la diferencia es aun mayor. Por lo tanto, todos los medios reciben dinero público, pero además de tener que justificarlo hasta el último céntimo, los medios en euskara tienen que deshacerse del falso mito “del subvencionado”. En cambio, los medios en español reciben en total más dinero público, y asimismo, las instituciones son el principal apoyo para estos medios en cuanto a viabilidad económica, lo que puede originar una relación de clientelismo hacia el poder.

ARGIA, nuevamente marginada

ARGIA recoge en sus páginas 100 años de historia viva del periodismo de Euskal Herria y en euskara. Su sustento económico principal son las miles de personas que forman nuestra comunidad. Estos ciudadanos, como ARGIA, pagan aquí los impuestos, pero la distribución de la publicidad del Gobierno Vasco los discrimina. Los 8 millones de euros que el Gobierno Vasco adjudicó en 2017 en calidad de publicidad y patrocinio, fueron dirigidos desde 25 departamentos y subdepartamentos. Pues bien, los lectores de ARGIA no recibieron ninguna información por parte de algunos departamentos y subdepartamentos, entre otros: Puertos Deportivos de Euskadi, la Red Ferroviaria Vasca, Ihobe, Hacienda, Osalan, SPRI, el Departamento de Turismo o la Agencia Vasca del Agua.

Según CIES, ARGIA tenía 52.000 lectores en la CAV a principios del año 2018. Las siguientes revistas recibieron una mayor subvención que ARGIA: Entre Mayores, El Karma, La ría del Ocio o Dato Económico, así como el Der Spiegel alemán, con casi el doble

La base de la relación entre la publicidad pública y los medios debería ser informar. Las instituciones públicas hacen uso del espacio, del trabajo, de las infraestructuras, del sistema de distribución y de la credibilidad de los medios para que la mayor cantidad de ciudadanos posible tenga conocimiento sobre las actividades públicas subvencionadas con el dinero de todos. La información es un servicio público pagado con dinero público, pero debe ser gestionado y cuidado prudentemente, ya que la historia de los medios condicionados por el poder es tan larga como oscura. Por ello, dentro de la publicidad institucional, los criterios claros, la paridad y la transparencia son fundamentos imprescindibles cuando el uso del dinero público está en juego.

Estar relacionado con instituciones públicas, sea a través de subvenciones, publicidad o patrocinio, no debe suponer la restricción de libertad de prensa y de expresión, ya que ello limitaría el derecho a la información de los ciudadanos. Es por ello preocupante que el Gobierno Vasco, a través del reparto desigual de la publicidad y el patrocinio público, condicione el ecosistema de los medios.

Queda todavía un largo camino por recorrer en relación a la transparencia y la precisión de los criterios sobre la distribución de la publicidad. Sin embargo, son asuntos de fácil solución si existe voluntad por parte de las instituciones públicas, y si los medios ofrecemos un seguimiento cercano a nuestros lectores sobre el uso del dinero público.

Apoyar la diversidad de expresión o eternizar el status quo

El siguiente apartado fue publicado en el reportaje que redactamos en ARGIA sobre la distribución de la publicidad de la Diputación de Gipuzkoa el pasado febrero. Casi un año después, las preguntas están aun sobre la mesa.

La publicidad, y mayormente, el patrocinio y la publicidad pública, son ingresos económicos imprescindibles para la supervivencia de muchos medios. La relación económica entre el poder político y las empresas privadas es un aspecto a controlar con prudencia en cualquier democracia. Y en el caso de los medios que tienen que garantizar la libertad de información, aun más, ya que es un factor que puede poner en tela de juicio la independencia –tanto económica como política–, la cual es esencial para que el periodismo sea periodismo.

“Si repartes el dinero arbitrariamente, estás comprando voluntades y perjudicando la libertad a la información. La libertad de expresión sufre daños visibles si no va de la mano de la libertad de prensa; y la libertad de prensa no puede desarrollarse sin reglas equitativas”. El director del medio Eldiario.es, Ignacio Escolar, habla sobre el panorama mediático del Estado Español en unas jornadas organizadas por Amnistía Internacional. “Tenemos una prensa plural, donde casi todos los españoles pueden encontrar prensa con opiniones y puntos de vista afines; lo que no tenemos es un campo de juego justo para la prensa”, decía, refiriéndose al control que ejercen los actores políticos y económicos en la información. Con esa frase, concretamente, hacía referencia a la publicidad institucional, a la distribución del dinero público que se hace siguiendo unos criterios arbitrarios y opacos.

Para recibir dinero público, ¿Deben los medios que estén bajo la propiedad de las multinacionales estar al mismo nivel que los que estén bajo propiedad de los trabajadores, tal y como ocurre con ARGIA?

Sin dejar de lado los problemas para calcular la difusión de los medios, es eficaz convertir la difusión en criterio fundamental para la distribución, para así eternizar tanto el status quo de los medios, como la hegemonía del español, en perjuicio del euskara. No tener en cuenta el trabajo de algunos medios en las redes sociales favorece a algunos medios grandes, y perjudica a otros.

Para recibir dinero público, ¿deben los medios que estén bajo la propiedad de las multinacionales (por ejemplo, en el caso de Vocento, el banco BBVA es el accionista mayoritario) estar al mismo nivel que las que estén bajo propiedad de los trabajadores, tal y como ocurre con ARGIA? Es una competencia desigual entre un medio patrocinado por un banco grande y uno que sobrevive gracias a sus propios recursos. El primero tiene asegurado la publicación diaria si los inversores consideran conveniente tener ese medio entre los ciudadanos, aunque tenga pérdidas económicas. No obstante, el segundo necesita obtener financiación para cada número que publica. Si las instituciones deben proteger la pluralidad informativa, ¿Qué sentido tiene la política de publicidad actual?

Sobre este blog
ARGIA es un medio de comunicación independiente del Euskal Herria, sin ninguna relación orgánica con empresas o partidos políticos, cuyo mayor valor es la organización a modo de cooperativa donde las y los trabajadores son los propietarios. ARGIA publica una revista semanal, un suplemento de pensamiento crítico, Larrun, y una actividad diaria en la web y redes sociales. En el 2019 ARGIA cumplirá 100 años.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Movimiento obrero
En la clase obrera no hay glamur, pero sí muchos prejuicios
5
¿Es justo centrarse en las declaraciones homófobas del líder de los taxistas Tito Álvarez, o es un simple rechazo clasista?
Laboral
Radiografía laboral de la eterna crisis del cuarto poder

Las direcciones de PlayGround, ABC, El Periódico y La Voz de Galicia han planteado ajustes salariales y despidos a unas plantillas que viven desde hace años en la constante devaluación de las condiciones laborales que es el periodismo en la era de internet.

1 Comentario
#27855 18:11 14/12/2018

La credibilidad y la estima crece con la menor dependencia de las subvenciones gubernamentales.
GORA ARGIA!

Responder
7
0
Sobre este blog
ARGIA es un medio de comunicación independiente del Euskal Herria, sin ninguna relación orgánica con empresas o partidos políticos, cuyo mayor valor es la organización a modo de cooperativa donde las y los trabajadores son los propietarios. ARGIA publica una revista semanal, un suplemento de pensamiento crítico, Larrun, y una actividad diaria en la web y redes sociales. En el 2019 ARGIA cumplirá 100 años.
Ver todas las entradas

Destacadas

Derechos Humanos
Siete detenidos por resistencia en el desahucio simultáneo de tres viviendas de Argumosa, 11

Cuatro desahucios en la mañana del 22 de febrero en Madrid. La operación de Delegación de Gobierno ha acarreado siete detenciones.

México
Superar los muros de Tijuana

Los habitantes de esta joven ciudad mexicana han normalizado la presencia del colosal muro que los separa de Estados Unidos

Ley Trans
“Podemos ha secuestrado nuestros derechos al dejar la Ley Trans en un cajón”

La Plataforma Trans ha pedido a Unidos Podemos, que registró la ley el 23 de febrero de 2018, que se comprometa a volver a hacerlo tras las elecciones. La convocatoria de elecciones generales deja sin salida este texto, surgido del trabajo de personas trans para garantizar sus derechos.

Últimas

Arte
Unos apuntes sobre las niñas de Balthus

Quienes leemos las imágenes debemos esforzarnos en no caer en tópicos que aporten poco o nada a la lectura. Que nuestras lecturas se basen en el compromiso con la obra y la imagen y estén fuera de todo marketing o negocio.

Tribuna
Hagamos memoria

Si entre los atributos del ser humano estuviera extraer conclusiones de provecho sobre su trayectoria como especie, la historia no sería la historia de nuestras guerras.