Pasados tres años de guerra en Yemen, el Reino Unido tiene las manos manchadas de sangre

El Gobierno británico continúa suministrando las armas que Arabia Saudí utiliza para matar a miles de yemeníes. Solo en 2017, han muerto 50.000 niños y niñas por hambre extrema o enfermedad como consecuencia de la guerra.

Yemen
Familia desplazada por la violencia en Yemen

Campaña Contra el Comercio de Armas.


publicado
2018-04-21 06:36:00

“Ayudaremos a los saudíes en todos los aspectos prácticos, excepto en el combate”. Estas fueron, en marzo de 2015, las palabras del entonces ministro de Exteriores Philip Hammond.

Respondía a la noticia de que el ejército saudí había comenzado su intervención en Yemen y estaba utilizando para ello aviones de combate británicos. Han pasado tres años, los bombardeos se producen todavía y, por desgracia, la promesa de Hammond se ha roto.

En ese tiempo, miles de personas han sido asesinadas como consecuencia directa de la guerra, y han muerto muchas más como resultado de la catástrofe humanitaria. Save the Children estima que, solo en 2017, han muerto 50.000 niños y niñas por hambre extrema o enfermedad.

La destrucción de las infraestructuras ha visto como se propagaban asesinos totalmente prevenibles, como el cólera. Más de un millón de personas han sido diagnosticadas con la mortal enfermedad, en lo que Oxfam ha llamado el peor brote de los registrados.

Nada de esto ha animado a la moderación al ejército saudí. La semana pasada, el gobierno del Reino Unido reconoció tener constancia de 350 posibles violaciones del derecho internacional humanitario (DIH), llevadas a cabo por las fuerzas saudíes.

A pesar de los análisis propios que sugieren que la violación del derecho internacional humanitario se ha convertido en algo corriente, Theresa May y sus colegas no han mostrado señales de que vayan a reconsiderar su apoyo.

Mientras el vuelo del príncipe heredero despegaba de Londres, se anunciaba que los Gobiernos de Arabia Saudí y del Reino Unido habían avanzado un paso en la firma de un acuerdo respecto a los aviones de combate

Por el contrario, desde que la intervención comenzó, el Reino Unido ha autorizado la entrega de aviones de combate, bombas y misiles, por valor de unos 5.300 millones de euros, al régimen. Son los mismos aviones que vuelan en este momento sobre Yemen, y las mismas bombas y misiles que se lanzan desde el cielo.

Hace solo tres semanas, Downing Street desplegó la alfombra roja para Mahammad bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, al que se ha descrito como el “arquitecto de la guerra”.

La aduladora visita fue acompañada de una llamativa campaña publicitaria con la que el príncipe heredero procuró proclamarse a sí mismo como un reformador liberal. Theresa May hizo todo lo que pudo para ayudarle a encubrir las atrocidades y los abusos que se cometen en Yemen.
Al prometer una “nueva era en las relaciones bilaterales”, posó en los escalones de Downing Street y le entregó esas imágenes poderosas y esa oportunidad fotográfica que había ido a buscar.

No solo Downing Street se permitió ser utilizada como vehículo de propaganda, también la Familia Real, en un almuerzo con la Reina y en una cena con los príncipes William y Charles, de las que disfrutó el príncipe heredero.

Todo esto era parte de un intento bien coreografiado para ganarse favores y vender más armas. Efectivamente, humillarse salió a cuenta. Mientras el vuelo del príncipe heredero despegaba de Londres, se anunciaba que los Gobiernos de Arabia Saudí y del Reino Unido habían avanzado un paso en la firma de otro acuerdo importante respecto a los aviones de combate.

Si el acuerdo sale adelante, significará miles de millones de euros para BAE Systems, la cual producirá los cazas, y 48 aviones más para el ejército saudí. También significará más dolor para el pueblo de Yemen. Mientras la guerra entra en su cuarto año, la opción de un arreglo pacífico parece difícil. El Gobierno siempre está dispuesto a destacar las ayudas que ofrece, pero la importancia de estas palidece ante los miles de millones que se han gastado en la guerra.

No hay duda de qué piensa la opinión pública. Cuando el príncipe heredero visitó Londres, fue recibido con grandes protestas, y unas encuestas tras otras muestran la creciente oposición a la acrítica relación política y militar de la que disfruta con Downing Street. Una de esas encuestas, realizada por Populus, descubrió que solo el 6% de los adultos apoya la venta de armas a la dictadura saudí.

Cuando se escriban los libros de historia, y la gente vuelva sus ojos a la terrible guerra, la verá como una catástrofe humanitaria completamente evitable. Una guerra que han alimentado quienes han ignorado el sufrimiento y perseguido la venta de armas a toda costa.
Theresa May lidera un gobierno inestable y podría dejar el cargo en poco tiempo pero, independientemente del momento en que se vaya, el coste humano de la guerra sobrevivirá a su mandato.

Para aquellos que sufren y se lamentan por la pérdida de sus seres queridos, el coste de la guerra permanecerá mucho más tiempo que el orgullo pasajero que debieron sentir May y el príncipe heredero al presentarse juntos en los escalones del Número 10.


red pepper
Publicado originalmente en Red Pepper. Traducido por Ricardo Molina Pérez.

Relacionadas

Industria armamentística
La venta de armas a Arabia Saudí en 2018: grandes cambios para que todo siga igual
2

El espejismo duró poco: Sánchez mantuvo los “negocios como siempre” cuando la presión de los inversores, lobistas y señores de la guerra indujeron al presidente socialista a mantener las relaciones con Arabia Saudí en el mismo punto en que estaban con Rajoy.

Petróleo
Disputas en la industria del petróleo
1

En medio de la guerra comercial lanzada por Trump, las nuevas potencias orientales que desafían a las viejas metrópolis y las protestas ciudadanas, el precio del petróleo determina el futuro de la economía global.

Cambio climático
El clan del petróleo torpedea la COP24

Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait se unen para paralizar el apoyo al informe del IPCC sobre el cambio climático y reducir la ambición global en la lucha contra el calentamiento del planeta.

0 Comentarios

Destacadas

Comunidad de Madrid
Iglesias anuncia que Podemos disputará las autonómicas a la marca de Errejón

El secretario general de Podemos envía una carta en la que muestra su tristeza por el anuncio de Errejón y Carmena y anuncia que saldrán “a ganar” las elecciones autonómicas.

Empresas autonómicas de capital riesgo
CRM destinó 1,5 millones de euros a una empresa cuando un primo de Esperanza Aguirre entró en su accionariado

La empresa de capital riesgo madrileña Capital Riesgo Madrid perdió 1,3 de los 1,5 millones de euros que invirtió en la empresa textil Suprasport coincidiendo con la entrada de Esperanza Aguirre en el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Industria
Reconversión industrial del automóvil, pero con mejores condiciones laborales

CGT denuncia la utilización por parte de la patronal de la transición hacia el coche eléctrico para una “reestructuración salvaje” de las plantillas, y plantea aprovechar la oportunidad para mejorar las condiciones laborales en las plantas. 

Catalunya
16 detenidos, entre ellos dos alcaldes, en una operación de la Policía Nacional en la comarca de Girona

Las detenciones no han sido ordenadas por el Juzgado de Instrucción número 4 de Girona, que lleva la causa, sino ejecutadas directamente por las fuerzas de seguridad españolas. Las acusaciones de desórdenes públicos están relacionas con la ocupación de las vías del AVE durante el aniversario del 1 de octubre.

Últimas

Laboral
Konecta despidió a 92 personas discapacitadas con la aprobación de la Agenda Tributaria
La Justicia madrileña da la razón al sindicato CGT y considera nulo el despido de 92 trabajadores con discapacidad de la multinacional del call center Kontacta. El sindicato señala la responsabilidad de la Agencia Tributaria, cliente de la empresa, a la que acusa de “cómplice” de los despidos. 
Refugiados
¿A qué huele un refugiado?
1

Los pabellones que todavía se mantienen en pie en el campo de concentración franquista de Montijo son un monumento (no reconocido) a la memoria de las víctimas de la represión fascista. Estos días, el bloqueo en el puerto de Barcelona del barco de Open Arms devuelve al presente la indignidad del trato degradante a los refugiados.  

México
El perdón del Gobierno de Mexico a la periodista Lydia Cacho llega con 14 años de retraso

El Gobierno de México pide perdón a la periodista Lydia Cacho por la persecución, detención y tortura que sufrió en 2005 tras la publicación de su libro Los demonios del Edén, una investigación sobre las mafias de la trata y la explotación infantil en el sur del país.

Pueblos recuperados
La Audiencia Provincial confirma la sentencia a los pobladores de Fraguas

Los seis jóvenes condenados afirman que no pagarán la demolición del pueblo, por lo que la pena de cárcel podría ampliarse a los dos años y tres meses.

Catalunya
Dos alcaldes y ocho activistas detenidos en una operación de la Policía Nacional en Girona

Los arrestos no han sido ordenados por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Girona, que lleva la causa, sino directamente por las fuerzas de seguridad españolas. Las acusaciones de desórdenes públicos están relacionadas con la ocupación de las vías del AVE durante el aniversario del 1 de octubre.