Arabia Saudí
Pasados tres años de guerra en Yemen, el Reino Unido tiene las manos manchadas de sangre

El Gobierno británico continúa suministrando las armas que Arabia Saudí utiliza para matar a miles de yemeníes. Solo en 2017, han muerto 50.000 niños y niñas por hambre extrema o enfermedad como consecuencia de la guerra.

Yemen
Familia desplazada por la violencia en Yemen

Campaña Contra el Comercio de Armas.


publicado
2018-04-21 06:36:00

“Ayudaremos a los saudíes en todos los aspectos prácticos, excepto en el combate”. Estas fueron, en marzo de 2015, las palabras del entonces ministro de Exteriores Philip Hammond.

Respondía a la noticia de que el ejército saudí había comenzado su intervención en Yemen y estaba utilizando para ello aviones de combate británicos. Han pasado tres años, los bombardeos se producen todavía y, por desgracia, la promesa de Hammond se ha roto.

En ese tiempo, miles de personas han sido asesinadas como consecuencia directa de la guerra, y han muerto muchas más como resultado de la catástrofe humanitaria. Save the Children estima que, solo en 2017, han muerto 50.000 niños y niñas por hambre extrema o enfermedad.

La destrucción de las infraestructuras ha visto como se propagaban asesinos totalmente prevenibles, como el cólera. Más de un millón de personas han sido diagnosticadas con la mortal enfermedad, en lo que Oxfam ha llamado el peor brote de los registrados.

Nada de esto ha animado a la moderación al ejército saudí. La semana pasada, el gobierno del Reino Unido reconoció tener constancia de 350 posibles violaciones del derecho internacional humanitario (DIH), llevadas a cabo por las fuerzas saudíes.

A pesar de los análisis propios que sugieren que la violación del derecho internacional humanitario se ha convertido en algo corriente, Theresa May y sus colegas no han mostrado señales de que vayan a reconsiderar su apoyo.

Mientras el vuelo del príncipe heredero despegaba de Londres, se anunciaba que los Gobiernos de Arabia Saudí y del Reino Unido habían avanzado un paso en la firma de un acuerdo respecto a los aviones de combate

Por el contrario, desde que la intervención comenzó, el Reino Unido ha autorizado la entrega de aviones de combate, bombas y misiles, por valor de unos 5.300 millones de euros, al régimen. Son los mismos aviones que vuelan en este momento sobre Yemen, y las mismas bombas y misiles que se lanzan desde el cielo.

Hace solo tres semanas, Downing Street desplegó la alfombra roja para Mahammad bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, al que se ha descrito como el “arquitecto de la guerra”.

La aduladora visita fue acompañada de una llamativa campaña publicitaria con la que el príncipe heredero procuró proclamarse a sí mismo como un reformador liberal. Theresa May hizo todo lo que pudo para ayudarle a encubrir las atrocidades y los abusos que se cometen en Yemen.
Al prometer una “nueva era en las relaciones bilaterales”, posó en los escalones de Downing Street y le entregó esas imágenes poderosas y esa oportunidad fotográfica que había ido a buscar.

No solo Downing Street se permitió ser utilizada como vehículo de propaganda, también la Familia Real, en un almuerzo con la Reina y en una cena con los príncipes William y Charles, de las que disfrutó el príncipe heredero.

Todo esto era parte de un intento bien coreografiado para ganarse favores y vender más armas. Efectivamente, humillarse salió a cuenta. Mientras el vuelo del príncipe heredero despegaba de Londres, se anunciaba que los Gobiernos de Arabia Saudí y del Reino Unido habían avanzado un paso en la firma de otro acuerdo importante respecto a los aviones de combate.

Si el acuerdo sale adelante, significará miles de millones de euros para BAE Systems, la cual producirá los cazas, y 48 aviones más para el ejército saudí. También significará más dolor para el pueblo de Yemen. Mientras la guerra entra en su cuarto año, la opción de un arreglo pacífico parece difícil. El Gobierno siempre está dispuesto a destacar las ayudas que ofrece, pero la importancia de estas palidece ante los miles de millones que se han gastado en la guerra.

No hay duda de qué piensa la opinión pública. Cuando el príncipe heredero visitó Londres, fue recibido con grandes protestas, y unas encuestas tras otras muestran la creciente oposición a la acrítica relación política y militar de la que disfruta con Downing Street. Una de esas encuestas, realizada por Populus, descubrió que solo el 6% de los adultos apoya la venta de armas a la dictadura saudí.

Cuando se escriban los libros de historia, y la gente vuelva sus ojos a la terrible guerra, la verá como una catástrofe humanitaria completamente evitable. Una guerra que han alimentado quienes han ignorado el sufrimiento y perseguido la venta de armas a toda costa.
Theresa May lidera un gobierno inestable y podría dejar el cargo en poco tiempo pero, independientemente del momento en que se vaya, el coste humano de la guerra sobrevivirá a su mandato.

Para aquellos que sufren y se lamentan por la pérdida de sus seres queridos, el coste de la guerra permanecerá mucho más tiempo que el orgullo pasajero que debieron sentir May y el príncipe heredero al presentarse juntos en los escalones del Número 10.


red pepper
Publicado originalmente en Red Pepper. Traducido por Ricardo Molina Pérez.

Relacionadas

Industria armamentística
Trump fuerza la legislación estadounidense para profundizar en la venta de armas a su socio saudí

El presidente de Estados Unidos ha sorteado al congreso para garantizar la venta de armamento a Riad. Los acuerdos incluyen por primera vez el ensamblaje de armas de alta tecnología en territorio saudita y la transferencia de know how nuclear.

Crisis climática
La compañía con más beneficios del mundo es la que más contamina

El gigante petrolero Saudi Aramco es la empresa más rentable del planeta. También la que más toneladas de gases de efecto invernadero ha lanzado a la atmósfera.

Derechos Humanos
Colombia y México suman el 54% de los asesinatos de defensores de derechos humanos en todo el mundo

Front Line Defenders denuncia un aumento de la violencia contra el activismo en todo el mundo y la doble cara de la Unión Europea, que mira hacia otro lado mientras sus aliados cometen todo tipo de violaciones de los derechos humanos.

0 Comentarios

Destacadas

Salario mínimo
Un salario mínimo europeo y cinco historias de vida

La recién elegida presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, ha propuesto la creación de un salario mínimo europeo durante su mandato.

Carta desde Europa
Misión cumplida, pero el final del juego significa realmente que el juego todavía está por comenzar

Las elecciones griegas clausuraron una etapa, la de la insurgencia contra el diktat del Tratado de Ámsterdam, e inauguraron la posibilidad de una nueva tormenta que, según el autor, vendrá desde Italia.

Derecho al agua
Más de una décima parte de la población mundial podría carecer de agua potable en 2030

Las señales de colapso de la civilización industrial están a nuestro alrededor. Debemos prestar atención y prepararnos para vivir en el mundo que nos ha traído la perturbación climática.

Últimas

Laboral
El Ayuntamiento de Leganés hace contratos fraudulentos a paradas de larga duración

El sindicato CGT acusa al consistorio de aprovecharse de un programa de la Comunidad de Madrid para la inserción laboral de personas desempleadas “que precariza el empleo, los servicios públicos y que solo sirve para maquillar las cifras del paro”. 

Cine
El legado audiovisual de las misiones Apolo
El documental ‘Apolo 11’, de CNN Films, adereza el quincuagésimo aniversario de la llegada a la Luna
Fondos buitre
Fidere, la sombra de Blackstone convertida en el rey inmobilario

¿Quién está detrás del fondo estadounidense que se ha convertido en una de las principales empresas inmobiliarias en el Estado español?

Movilidad
Los gobernantes que perdieron la chaveta

La última ocurrencia del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y de la candidata a presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, es que Madrid Central supone mayor delincuencia. Qué menos que darle una vuelta a tan llamativa tesis.