Condones caducados y restricciones en el suministro: la política anti-VIH de Cifuentes

Los colectivos que trabajan en prevención del sida denuncian la mala gestión por parte del gobierno de la Comunidad de Madrid, que, en los últimos trece años, acumuló la cuarta parte de los diagnósticos de VIH de todo el Estado.

Preservativos
Preservativos suministrados por la Comunidad de Madrid para las campañas de prevención. David Fernández

publicado
2018-02-14 06:39:00

Repartir un millón de preservativos a punto de caducar y, en los últimos meses, no disponer de más de 1.000 al mes, y con suerte, o directamente pasar cinco meses sin recibir nada. A esta situación se enfrentan las organizaciones que trabajan en las campañas de prevención del VIH en Madrid. ¿La razón? Mala gestión o falta de previsión por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, región que acumuló, entre los años 2003 y 2016, la cuarta parte de los diagnósticos de VIH de todo el Estado.

“A los recortes se suma el chapuceo y la mala praxis”, afirma a El Salto Adolfo Martínez, coordinador general de la asociación Respeta. En diciembre de 2017, Martínez ya denunció en el Pleno del Ayuntamiento de Getafe el mal funcionamiento de la Comunidad de cara a la prevención del VIH. Y ponía como ejemplo la entrega de 300.000 preservativos, de los que al menos 10.000 estaban a punto de caducar, a su organización en septiembre de 2016. “Cuando nos los dieron para repartir, muchos tenían fecha de caducidad en el mismo mes y, otros, pocos meses más”, explica Martínez, quien añade que, además, desde la Comunidad de Madrid intentaron que figurara otra organización como la responsable del reparto. Al negarse a que figurara otra organización como responsable de su trabajo, Martínez afirma que Respeta dejó de recibir recursos por parte de la Comunidad.

“Hay una mala gestión por parte de la Comunidad de Madrid de la que es responsable el consejero”, señala Gerjo Pérez Meliá, del equipo de salud de la Fundación Triángulo. Recuerda también cuando, en el verano de 2016, tuvieron que repartir un millón de preservativos a punto de caducar. “Como quedaban tres meses para que vencieran, nos dieron autorización para compartirlos con asociaciones de América Latina, pues nos parecía una falta de ética y responsabilidad que ese material se destruyera. Se mandó por valija diplomática”.

“Y ahora estamos en la situación contraria, hace meses que no tenemos condones. Es un problema de cómo se hacen los pliegos y las adjudicaciones para la provisión de preservativos”, añade.

El problema pasa, según explica Pérez, por una mala gestión en la compra de los preservativos y lubricantes. “Hay meses en los que no nos dan material. Ahora llevamos ya cuatro meses sin recibir nada, por ejemplo; no sabemos cuándo llegarán los próximos, y, cuando lleguen, seguramente no tendremos meses suficientes para poder repartirlos”, continúa Pérez, quien subraya que este no es un problema que venga de los técnicos de la comunidad, con los que afirma que hay una excelente coordinación a pesar de la escasa previsión de la consejería. “Sabemos que los técnicos se esfuerzan y son los primeros que sufren de este desabastecimiento, son personas responsables y para ellos esto no es fácil. Llamamos todos los días y siempre nos dicen que no hay”, afirma.

Desde Cogam se unen a la queja. “De repente quisieron repartir un montón de preservativos porque caducaban”, dice también en referencia al verano de 2016 Raúl García, gerente de este colectivo que, entre otros proyectos, trabaja con población especialmente vulnerable, como trabajadores masculinos del sexo, y también en locales donde se practica sexo.

“El problema que tiene la Comunidad de Madrid es que hacen compras muy ajustadas y en diciembre ya suele haber problemas, faltan tipos de preservativos o se restringe el suministro. Eso hace que nuestros programas se vean afectados”, explica García.

“Habitualmente recibimos preservativos, pero desde octubre o noviembre nos restringen la cantidad, nos dan muchos menos de los que necesitamos para nuestros programas”, continúa García, que cifra en 1.000 los preservativos que reciben mensualmente de la Comunidad de Madrid, cuando desde su asociación solicitan 5.000 para el mismo periodo.

El último anuncio publicado en el boletín oficial de la Comunidad de Madrid para la provisión de preservativos para campañas de prevención de VIH data de septiembre de 2017. El anuncio de la licitación es para un lote de 2,75 millones de unidades de preservativos masculinos, 15.000 preservativos femeninos y 350.000 unidades de lubricante por un precio estimado de 119.630 euros —menos de cuatro céntimos por preservativo—. La adjudicación se hizo el 10 de noviembre y la formalización del contrato —con tres empresas— el pasado 8 de enero.

Desde Respeta denuncian que en muchos locales con cuartos oscuros no se están proporcionando preservativos. “La Comunidad de Madrid da en algunos, pero en otros no”, señala Martínez. También afirman que en el World Pride, celebrado el pasado verano en Madrid, varias zonas de la Comunidad se quedaron sin campaña de prevención de VIH, a pesar de que la región recibió a un millón y medio de visitantes. “En el World Pride les pedimos preservativos y nos dijeron que, como muchos, nos daban 1.000 para los municipios del sur de Madrid”, cuenta.

Desde esta asociación afirman que repartieron entre 50.000 y 60.000 preservativos durante los días que duró el World Pride, a pesar de que desde la Comunidad solo les proporcionaron 1.000. “Nos dijeron como excusa que ya había muchos dispositivos, pero no sabemos dónde. En Chueca no nos encontramos casi ninguno, por poner un ejemplo”, afirma.

Y también problemas en las subvenciones

“Varias entidades nos hemos reunidos y hemos pedido una reunión con el consejero porque ha sido esta semana cuando acaban de pagar las subvenciones para las campañas de prevención de 2016, y ha sido porque tanto desde Podemos como desde el PSOE han hecho una pregunta en la Asamblea de Madrid”, explica Gerjo Pérez, de la Fundación Triángulo, a El Salto. “Es la consejería con mayor gasto de la Comunidad de Madrid, alguna manera habrá para hacerlo un poco mejor”, añade.

Desde Cogam también subrayan los retrasos en los pagos de las subvenciones. El año pasado recibieron el importe correspondiente a las subvenciones de 2015 y 2016. “Se paga muy tarde y, así, es muy difícil, tenemos que adelantar un trabajo que es propio de nuestra entidad para prevenir, pero no sabemos si después vamos a contar con esos recursos o no, así que tenemos que gestionarlo con muy pocos recursos”, explica García.

Madrid, record en diagnósticos de sida

Gerjo Pérez señala que la Comunidad de Madrid es una de las comunidades con más diagnósticos de sida del Estado español, que está, a su vez, por encima de la media europea. El último informe de Vigilancia Epidemiológica del VIH y sida en España, fechado en 2016 y publicado en junio de 2017 por el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, expone que en Madrid, entre 2003 y 2016, se diagnosticaron 11.071 infecciones de VIH, la cuarta parte de todo el Estado español, aunque en el último año del estudio, los casos diagnosticados bajaron notablemente hasta los 409. Desde Respeta advierten de que los casos de VIH en Madrid siguen creciendo. También los de sífilis y clamidia. “Los jóvenes siguen contagiándose, chavales de 20 años”, subraya Martínez.

“Y a pesar de ello, desde 2009 no hay inversión en subvenciones a proyectos de prevención”, lamenta Pérez.

0 Comentarios

Destacadas

Melilla
Colectivos recuerdan la ilegalidad de las devoluciones en caliente tras la muerte de una persona en un salto a la valla de Melilla

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía pide coherencia al Gobierno de Pedro Sánchez y recuerda que las devoluciones en caliente son ilegales tras la entrada de 200 personas en un salto a la valle. La Delegación de Gobierno asegura que la muerte se produjo por una parada cardiorespiratoria.

Argentina
[Exclusiva] Habla el exrepresor Scilingo: “Estar preso es muy llevadero”
Tras dos décadas de silencio, El Salto entrevista en exclusiva a Adolfo Scilingo, el exrepresor argentino que destapó en 1995 los Vuelos de la Muerte.
Violencia policial
Mujeres y ‘whistleblowers’: el derecho a violar de los infiltrados policiales
En Reino Unido, policías encubiertos establecieron relaciones con mujeres a las que luego abandonaron sin dar ninguna explicación.
Pensamiento
Emmanuel Rodríguez: “La clase media es el pueblo del Estado, el problema es que eso anula la política”

La configuración de los Estados como centros de concentración de poder entró en crisis en el último tercio del siglo XX. Muy avanzado el siglo XXI, el ensayista Emmanuel Rodríguez aborda el problema del Estado y la imposibilidad de una revolución con las mimbres de las experiencias históricas.

Arabia Saudí
Nuestro “amigo” Mohammed Bin Salman

La arrogancia y los métodos de Mohammed bin Salman pueden ser el detonante de una crisis sin precedentes en Oriente Medio... o de su propia defenestración.

Últimas

Opinión
Día por la Despatologización de la Transexualidad: transitar para ganar todas
Aún con varias leyes en diferentes puntos del trámite parlamentario, los movimientos por los derechos de las personas trans tienen todavía mucho por hacer.
Libertades
Mil maneras de ser personas trans

En Construcciones identitarias. Work in progress la fotógrafa y activista Mar C. Llop reflexiona sobre la diversidad de relaciones, tránsitos y experiencias que implica la vivencia trans.

Movilidad
Una Liga de Apartinetes se propone combatir los patinetes que impiden el paso en las aceras de Madrid
Esos patinetes que impiden el paso a sillas y carritos o le hacen la vida más difícil a las personas ciegas tienen un enemigo: la Liga de los Apartinetes.
Madrid
Malasaña: un bar por cada 50 habitantes y otras historias de la gentrificación

Vecinos de Malasaña denuncian que el barrio ha entrado en una espiral de degradación que parece imparable, salvo que las autoridades tomen medidas enérgicas y con carácter urgente. El Salto ha hablado con algunos, que pintan un escenario de franca decadencia para el emblemático barrio madrileño.