Catalunya, laboratorio de represión

El próximo 9 de marzo (Ateneu Roig, Barcelona) celebramos un encuentro con las abogadas Isabel Elbal y Anaïs Franquesa en el que analizaremos cómo la reacción al proceso independentista catalán está suponiendo un recorte de derechos y libertades dentro y fuera de Catalunya.


publicado
2018-02-28 17:11:00

El próximo 9 de marzo (19 horas) volvemos al Ateneu Roig de Barcelona con una nueva edición de ‘Salts’.

En esta ocasión reunimos a dos abogadas defensoras de los Derechos Humanos. Desde Madrid viene Isabel Elbal, abogada penalista, asesora del European Center for Constitutional and Human Rights de Berlín e integrante del equipo de litigios estratégicos del Observatori DESC de Barcelona. En Barcelona nos recibe Anaïs Franquesa, abogada penalista y directora de litigios de Irídia - Centre per la defensa dels Drets Humans. Con ellas, analizaremos cómo los últimos meses del proceso independentista catalán están suponiendo un recorte de derechos y libertades en todo el Estado español.

El debate, moderado y presentado por el periodista y colaborador de El Salto, Sato Díaz, será el próximo día 9 de marzo, viernes, a las 19 horas, en el Ateneu Roig (Carrer del Torrent d'En Vidalet, 34), en el barrio de Gràcia. Y, por supuesto, se podrá seguir por streaming a través de la web de ‘El Salto’ gracias a WebTV.

¡Os esperamos!


Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas
2 Comentarios
Mamita 14:19 2/3/2018

Mi opinión sobre Cataluña, es que nunca ha sido un problema para España, sino al revés, España un problema para Cataluña. Opino, como la inmensa mayoría de los ciudadanos que merecen un referendum sobre su futuro, aunque me gustaría que siguieran perteneciendo a España. Pero si consiguieran ser una república independiente demostraría la madurez, no del pueblo catalán, que ya no necesita demostrar nada, sino del pueblo español, que está demostrando su formación filofranquista. La transición no resolvió las cuestiones fundamentales que ahora nos acucian. Configuración del estado, sistema político, sistema electoral y actualización de los derechos fundamentales en la constitución, de acuerdo con la declaración de los derechos universales de la ONU. Nuestra derecha no es homologable democráticamente hablando - PP, Cs´- y nuestra socialdemocracia, -PSOE, PNV, etc- como la europea ha sido útil al capital cuando necesitaban presentarla como la izquierda dentro del sistema, una vez caído el muro de Berlín, han ido desapareciendo del panorama político por innecesarias. Así pues es prioritario una actualización de la Constitución y como el pueblo español, en su conjunto, no es capaz de asumirlo, cada vez estoy más convencido de que el pueblo catalán tiene derecho a su independencia. Tal vez pueda servir de ejemplo, aunque vista la guerra de banderas los que quedamos en esta trinchera...

Responder
6
0
miquel carpio 12:21 6/3/2018

Pues sinceramente no sé si España es un problema para Catalunya o viceversa. Más bien me parece que el nacionalismo, de un lado y de otro, es un problema para las personas, dobladas de ciudadanía, de ambas partes.
Obsérvese cómo nos hemos olvidado de los recortes y de la corrupción rampante en Catalunya. Y cómo el procés ha servido para que el empeoramiento de la vida de la mayoría social pase desapercibida.
En ese sentido la corrupción de aquí es tan institucional como la
de España. Pero peor. Porque mientras en el resto de España no hay nadie que considere aceptable tal cosa (otro tema es que luego en las elecciones pesan más otras cuestiones) aquí en Catalunya la masa de fieles justifican y han justificado siempre los cobros de comisiones por parte de los políticos (los Pujol y Andorra, Mas y Liechtenstein y el sum sum corda). Del mismo modo es obvio que TVE manipula a más no poder, pero sus trabajadores protestan y manifiestan su desacuerdo. Nada que ver con los medios públicos de Catalunya (especialmente TV3) en que también manipulan pero, curiosamente, nadie protesta. E incluso los que no están de acuerdo dentro de la casa hablan en privado pero callan en público.
Conclusión hay un nacionalismo de Guatemala que nos oprime. Hay otro de Guatepeor que nos aplasta.
Entre el clavel y la rosa, su majestad es-coja.

Responder
0
5
Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas

Destacadas

Medio ambiente
Las otras víctimas de los incendios

Insectos, conejos, córvidos, caballos... la fauna gallega padeció el pasado octubre una experiencia traumática con los incendios.

Refugiados
Un modelo de acogida resiste en Riace

El alcalde de Riace lleva 13 días en huelga de hambre para exigir el desbloqueo de fondos que tiene al modelo de acogida y convivencia del ayuntamiento que preside, en grave peligro de desaparecer.

Música electrónica
Prisma: un sueño hecho realidad

“La música electrónica no es lo opuesto a la calidez humana, es exactamente lo mismo”. Estas palabras de Bill Laswell son la sensación que te sube por el cuerpo cuando entras en Prisma y la música suena hasta el amanecer.

Crímenes del franquismo
La vida secreta de los chacales. Farsa y ocultación de las biografías de torturadores

Ante la petición de la ARMH, el Gobierno de Pedro Sánchez afirma que "no existe" ningún informe  sobre las condecoraciones otorgadas a los antiguos funcionarios de la Brigada Político Social. Esta información esta consignada en los expedientes personales de los funcionarios como 'Billy El Niño', Eduardo Quintela Bóveda o Pedro Polo Borreguero.

Últimas

Memoria histórica
Fachas y lo políticamente correcto
27

Nos tendría que hacer pensar en qué punto está la democracia española la existencia de un lugar como el Valle de los Caídos o el mantenimiento, incluso con dinero público, de una fundación que lleva el nombre de Francisco Franco.