A lo mejor eres un poco ecologista… y (no) lo sabes

Nunca te has encadenado a una secuoya y no vas en bici al trabajo, y sin embargo a lo mejor eres un poco ecologista. Si no te parece normal que se esté volviendo normal llevar manga corta en noviembre, tenemos que hablar.


publicado
2017-11-09 12:44:00

Nunca te has encadenado a una secuoya y no vas en bici al trabajo, y sin embargo a lo mejor eres un poco ecologista. Si no te parece normal que se esté volviendo normal llevar manga corta en noviembre, tenemos que hablar.

Si fuiste allí cuando parecía que iban a desahuciar a tu vecina. Si te enciende que quieran privatizar el agua de tu ciudad. Si estás harto de Florentino, de Bankia, de Suiza, de los Paradise Papers. Si crees que es una estafa hipotecar lo público para pagar la fiesta a cuatro ladrones, a lo mejor eres un poco ecologista.

Si crees que es insostenible que sea tu madre quien cuida de tus hijos, o ver a tu pareja al final del día cuando solo queréis poner una serie y dormir. Si no entiendes por qué se te va la vida construyendo cosas que te importan una mierda... Si te interesa cualquiera que quiera estar vivo después de 2050, a lo mejor eres un poco ecologista.

Los incendios, los tornados, los tomates kilométricos. Esa isla del Pacífico hecha de plástico gris. La cara de idiota que se te pone después de sonreír diciendo: “No, si yo ya sé que no voy a tener una pensión”. Esa deuda a ochenta años que alguien ha firmado en tu nombre.

Si cuando se habla de soberanía de los pueblos tú piensas en que todo el mundo sea soberano para decidir qué come, dónde trabaja, a quién le paga el recibo de la luz y qué puede opinar sin que le pongan una multa… Bueno, ya sabes lo que te voy a decir.

Si te parece que suponer que cada persona actuando de forma egoísta y cortoplacista va a traer lo mejor para toda la población no es precisamente un plan sin fisuras, a lo mejor eres un poco ecologista.

No me importa si te gustan los pájaros. Si me apuras, me da igual si reciclas o no. Se trata de construir conjuntamente un sistema que nos permita vivir bien a largo plazo, saber de dónde podemos sacar el agua, la tierra, el combustible, el cobre, el tiempo para cuidarnos. Se trata de organizarnos de formas que no sean una bomba de relojería. No es tan difícil. Si te apetece vivir en un sistema que no juegue a llevarnos por delante, a lo mejor eres un poco ecologista.

Y, la verdad, algo así no se construye en un día, ni (afortunadamente) cada cual por su cuenta. Pero lo cierto es que tampoco se empezó ayer. La sociedad existe y es capaz de cambiar y algunas creemos que su sentido común ya es, al menos, un poco ecologista. Si este sentido está en las mentes, entonces la trinchera está en los bares, en la tienda, en la cena de Navidad. Un cambio solo puede darse si es aceptable, y solo es aceptable cuando a mucha gente le parece lógico.

Si quieres contribuir a hacerlo lógico, quizás podrías comenzar por imaginar cómo sería tu vida en ese mundo capaz de funcionar a largo plazo y para todas las personas… ¿Cómo comeríais? ¿Dónde viviríais? ¿Qué pasaría cuando alguien estuviese enfermo? ¿De dónde saldrían los tornillos o el papel? La verdad, lo más interesante es cuando te juntas a imaginártelo con otra gente. No es fácil tratar de vivir en un mundo que aún no existe, y sin embargo ya hay gente que lo va construyendo en su esquinita, por parcelas.

Es en estas parcelas donde algunas personas consideramos que se están conquistando las cosas que merecen la pena, incluidas nuestras propias formas de pensar. Porque sostener estructuras que le han declarado la guerra a la vida es, al menos, un poco locura… y lo sabes.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Activismo
“Estamos siendo castigados por tocar un tema sagrado como el fútbol”

Los activistas Fali Doblas y Leticia González se enfrentan a una pena de dos años de prisión por defender Arraijanal, la última playa virgen de Málaga.

Residuos
Nuevo frente antivertedero: la movilización llega a Colmenar

La Mancomunidad del Norte de Madrid aprueba por la mínima la ampliación de las instalaciones de Colmenar Viejo, en las que se entierran los residuos de 81 municipios. La plataforma Aire Limpio Norte convoca una manifestación el 15 de diciembre. El rechazo a la construcción del macrovertedero de Loeches reunió a un millar de personas el pasado día 2.

Banca
Liberémonos de la Banca
Desde la irrupción de la crisis financiera han ido surgiendo proyectos, cada vez más firmes, que permiten avanzar en el objetivo de liberarnos de la banca.
18 Comentarios
#2885 13:41 10/11/2017

Me ha encantado el artículo!

La verdad es que si, lo sabes, lo se, lo sabemos... aunque muchas veces de cara a los demás nuestro discurso sea mas bien neoliberal, o BAU (y es mi caso, lo reconozco aqui, cobardemente, por que es comodo por que es anónimo, por que entonces no tengo q explicarle a mis hijos que esto se va a tomar por saco), por aquello de que si lo admitimos a nivel individual, nos preguntarán ¿y ahora que? y claro, nos jode reconocer las contradicciones por que es duro... Pero lo sabemos...

Ya sabemos q esta jodido, ahora... ¿dejamos de lado el miedo a reconocer nuestras contradicciones... a no tenerlo todo clarisimo? ¿reconocemos lo que ya sabemos? ,auque incomode, aunque nuestros castillos se medio derrumben, aunque nos cause inseguridad. Primero hace falta esto y hace falta aprender como afrontar el problema y actuar (que no es facil, pero es inevitable). La primera linea , efectivamente y coincido con el artículo... son los bares, estas navidades en la sobremesa etc.. es bastante gratis solo hace falta un de ganas, solo hace falta sentir, que todavia no habiamos capitulado al desastre q se avecina...

Enhorabuena por el post.

Responder
3
1
David 12:22 10/11/2017

A los agricultores nos estais jodiendo la vida. No engañeis a la gente, las grandes organizaciones ecologistas estais ahí para pillar las suculentas subvenciones europeas y estatales. Una pregunta, ¿que parte de vuestro presupuesto son subvenciones?

Responder
2
27
#5742 18:32 31/12/2017

No todas las ONG ecologistas reciben subvenciones. Precisamente algunas para ser absolutamente independientes solo se financian a través de las cuotas y donaciones de los socios.

Responder
0
0
#2943 15:40 11/11/2017

El dinero de una subvención va destinado a pagar juicios, abogados, páginas webs o alquilar un local de reunión. Los ecologistas nos ganamos la vida como funcionarios, policías, médicos, agricultores o con nuestros negocios. La subvención no va a nuestro bolsillo; eso sí pasa en la agricultura. El problema ahí son los precios del producto, y competir en un mercado global donde los precios caen porque en otros países se paga aún menos.

Responder
16
1
Jabi 13:24 10/11/2017

Vaya hombre David, no sé por qué crees que las organizaciones ecologistas tienen la culpa... si os pagaran bien por los productos, sí que cambiaría la cosa.

Responder
15
0
Teresa Verde 12:48 10/11/2017

Los ecologistas somos gente que nos dejamos la vida, literal en países como Honduras, y aquí de camino, para que se pueda pasar por los caminos públicos sin que los cierren los señoritos, para que puedas escuchar el canto de los pájaros o contemplar el paisaje sin que la mansión del terrateniente te ensucie la vista. Ahí estamos peleando¡¡¡ y con ilusión y ganas vamos a seguir mucho tiempo

Responder
18
0
#2912 19:04 10/11/2017

Vete un poco a la mierda XD

Responder
2
1
María 12:50 10/11/2017

Las personas ecologistas estamos defendiendo lo que es de todas, antes que nos quiten el derecho a pasear, respirar y disfrutar del bosque.

Responder
4
1
Anónimapeiomari 10:35 11/11/2017

Si con esta "calidad/cantidad" no socavamos el futuro a mejor... La "cosa" irá A pior... Qué cosas tienen las matemáticas mezcladas con la física la química y el "cuanto". Je je.
Aúpa que esto es para teclado más dimensionado en/por/para una "escala" humanoide.
Ya os visitaré con buen "calzado".aurrera

Responder
0
0
#2894 15:31 10/11/2017

Yo no se si es ecologista o no pero si quiero un mundo más justo para nuestros hijos y nietos.
Compartido con toda las especies que también son dueñas de este nuestro planeta.

Responder
10
0
vmongay 18:28 10/11/2017

Hay agricultores que contaminan y agricultores que producen de forma sostenible ¿A qual pertenece ? Felicidades por el artículo. Si todos fuéramos algo ecologistas, otro gallo cantaría al planeta

Responder
11
0
#2875 12:32 10/11/2017

Las ONGs ecologistas son ecologismo de salón. Dejad los despachos de Madrid y salir mas al campo

Responder
1
20
Anónimo agricultor 16:23 11/11/2017

Soy ecologista, vivo en el campo, trabajo en el campo, mis tatarabuelos, bisabuelos, abuelos y padres han sido agricultores y ganaderos; y yo sigo manejado la azada y conducido el tractor, empecé desde pequeño, quitando hierbas a mano con una zoleta y amontonado alubias con una horca. Vivo en un pueblo y soy ecologista. Lo soy porque me duele ver latas y plásticos en cada cuneta, cada arroyo y cada zarza. Donde antes había nidos ahora hay bolsas de plástico. Soy ecologista porque no me gusta encontrarme montones de escombros en los lugares donde solia haber hierba y flores; y donde jugaba de pequeño. Soy ecologista porque cada árbol que cortan en mi pueblo es como perder un amigo; la ausencia de su sombra deja el suelo vacío; me parece justo que en mi tierra me pidan que ponga un árbol por cada tantas hectáreas. Mi abuelo me enseñó a nombrar los pájaros y a reconocerlos por su vuelo, y ellos viven en esos árboles. Me duele cuando el vecino prende fuego al humedal y entre los juncos muere la familia de patos y la de cormoranes que me daban un espectáculo cada mañana. Soy ecologista porque no puedo entender que mi vecino agricultor prenda fuego a sus ruedas y aceite de motos viejos en el campo y nos ahume el día a todos por no pagar la recogida correcta. Me duele tener que recoger envases vacíos de insecticida, y pilas del reguero y la acequia y me avergüenza que, siendo yo mismo y todos mis antepasados de este pueblo sean mis vecinos, que han estudiado y viven en la ciudad, los más paletos. Soy ecologista porque sé que quien no lo es es el que mató a tiros a una de las cigüeñas que seguían mi tractor comiendo saltamontes y acompañando mi tarea. Quien no es ecologista es ese que viene de la ciudad al pueblo en cada fiesta, se codea con el alcalde, caza con él, y nos deja a dos perros malheridos que ya no le servían rogando un poco de comida por las calles lamiéndose las heridas de las perdigonadas. (ahora los tengo yo, Juanito, el veterinario no fue gratis pero ellos me lo pagan solo con lo alegres que se ponen al verme. Todo ello, lo pueden hacer algunos sin perder el favor del alcalde ni el permiso para seguir disparando cuando quieran, incluso fuera de veda, pisando lo sembrado de los demás y cerrando el camino a los terrenos públicos; porque el hijo pródigo del pueblo, cuando vuelve, lo tiene todo para él. Es curioso que se piense que somos ecologistas de salón. Soy ecologista porque no puedo entender a quien no lo es, de egoístas que me parecen sus acciones. Recojo la basura en el campo de mi pueblo; y sé que quien la tira, no es ecologista. Denuncio los escombros que tira el que se cree rural porque viene en fiestas a la casa de sus abuelos al pueblo. Me gustaría poder volver a bañarme en el río, como cuando era niño; y por eso soy ecologista y busco a quien tira purines de su granja, y aceite de motor del taller y hasta un frigorífico en este río, en mi pueblo. Y todo eso me hermana con todos los que odian estas cosas en sus pueblos y ciudades: aire sucio, agua contaminada, escombros, basura, favores y privilegios por encima de la ley, impunidad ante las leyes, destrucción de humedales, tala de árboles indiscriminada, crueldad innecesaria con los animales, y corrupción, nepotismo, prevaricación y malversación de impuestos....

Responder
35
1
#27444 9:11 10/12/2018

Genial

Responder
0
0
Peaks 19:36 11/11/2017

Debieras escribir un articulo amigo agricultor ecologista.

Responder
11
0
#2944 15:43 11/11/2017

Nos reunimos en nuestra capital de provincia (que no es Madrid precisamente) pero el 70% de los miembros vivimos en pueblos. El mío tiene 300 habitantes, y soy ecologista.

Responder
4
0
#2878 13:02 10/11/2017

No tienes ni idea. Te animo a que conozcas las ONGs ecologistas y salgas al campo con ellas

Responder
5
1
Isabel Coderch (telosirvoverde.com) 15:28 10/11/2017

Gran artículo y mucho humor. Cómo a mi me gusta :)). Es reconfortante sentir como no estamos solos, aunque ojalá fuéramos más. Gracias

Responder
4
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Empresas autonómicas de capital riesgo
CRM destinó 1,5 millones de euros a una empresa cuando un primo de Esperanza Aguirre entró en su accionariado

La empresa de capital riesgo madrileña Capital Riesgo Madrid perdió 1,3 de los 1,5 millones de euros que invirtió en la empresa textil Suprasport coincidiendo con la entrada de Esperanza Aguirre en el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Chalecos amarillos
“La protesta de los chalecos amarillos tiene que ver con la vida, la gente dice: ‘No conseguimos vivir así’”

Conversamos con la filósofa francesa Judith Revel sobre los chalecos amarillos franceses, los movimientos sociales que les precedieron durante esta década y cómo Foucault puede ayudarnos a entender estos tiempos.

Brexit
La propuesta de Theresa May fracasa, su gobierno sobrevive, y el Brexit sigue siendo un enigma

En la práctica, hay un motivo muy sencillo para que May haya sobrevivido la moción: Jeremy Corbyn es el líder de la oposición. La moción fallida de censura alimenta las posibilidades de un segundo referéndum sobre el Brexit.

Opinión
Cómo deshacerse de Vox rápidamente
2

A pesar de todas las diferencias entre el panorama político de España y Alemania, parece que ahora se ha encontrado un nuevo rasgo común: el surgimiento de un partido de extrema derecha.

Balcanes
Ha empezado: la protesta de Uno entre Cinco Millones en Serbia
1

Cuando el presidente ultranacionalista serbio Aleksandar Vucic dijo que no cedería ante las demandas de los manifestantes “incluso si hubiera cinco millones de personas en la calle” [Serbia tiene una población de siete millones], prendió la mecha.

Últimas

México
El perdón del Gobierno de Mexico a la periodista Lydia Cacho llega con 14 años de retraso

El Gobierno de México pide perdón a la periodista Lydia Cacho por la persecución, detención y tortura que sufrió en 2005 tras la publicación de su libro Los demonios del Edén, una investigación sobre las mafias de la trata y la explotación infantil en el sur del país.

Pueblos recuperados
La Audiencia Provincial confirma la sentencia a los pobladores de Fraguas

Los seis jóvenes condenados afirman que no pagarán la demolición del pueblo, por lo que la pena de cárcel podría ampliarse al año y cinco meses.

Refugiados
¿A qué huele un refugiado?
1

Los pabellones que todavía se mantienen en pie en el campo de concentración franquista de Montijo son un monumento (no reconocido) a la memoria de las víctimas de la represión fascista. Estos días, el bloqueo en el puerto de Barcelona del barco de Open Arms devuelve al presente la indignidad del trato degradante a los refugiados.  

Catalunya
Dos alcaldes y ocho activistas detenidos en una operación de la Policía Nacional en Girona

Los arrestos no han sido ordenados por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Girona, que lleva la causa, sino directamente por las fuerzas de seguridad españolas. Las acusaciones de desórdenes públicos están relacionadas con la ocupación de las vías del AVE durante el aniversario del 1 de octubre.