Patrimonio cultural
El Casino de Carballo resiste, contracorriente, al tiempo

El histórico Casino 1889 de Carballo (A Coruña) continúa luchando contra la especulación inmobiliaria y se mantiene como centro cultural y social del pueblo.

Casino Carballo
Las socias del casino han contribuido a la rehabilitación del edificio. Óscar Górriz

publicado
2019-12-11 06:23

En el centro del pueblo los coches, los pasos de la gente apurada caminando y la música procedente de algún bar próximo acompañan un entramado de altos edificios y tiendas de todo tipo. Allí, en medio, una pequeña construcción de color amarillo pastel resiste al tiempo. Las ventanas están repletas de carteles que anuncian diferentes actividades culturales para todos los públicos. Dentro del Casino 1889, los miembros de la nueva directiva hacen un repaso de la historia del lugar, de lo que fue y de lo que es este emblemático edificio cuyo futuro cuelga en la incertidumbre.

Aún no hay fecha oficial para el juicio que aclarará lo que va a pasar con el Casino de Carballo. Hace más de un año, en agosto de 2018, la directiva recibió una notificación en la que se anunciaba que el edificio que estaban alquilando se había vendido a unos nuevos propietarios. Había sido unos meses antes, en febrero de 2018, cuando este nuevo grupo de personas había tomado el mando de la sociedad recreativa del Casino. Cada una de ellas se involucró en este proyecto a través de diferentes vías y contactos, pero todos y todas comparten la misma visión: “Queremos que el Casino sea un lugar donde haya actividades para todo el mundo y desde donde nacen iniciativas. Un hogar en el que, cuando abres la puerta, siempre hay alguien”.

Los inicios de la Sociedad Recreativa del Casino se remontan a 1889, pese a que no fue hasta 1925 cuando se trasladó al emplazamiento en el que perdura en la actualidad. “Antes era un club selecto al que solo podían entrar ciertas familias. Nosotros ahora queremos cambiar esa imagen y que este sea un espacio abierto para toda la comunidad”, narra Marina, miembro de la actual directiva. Hadrián García, vecino de Carballo e historiador especializado en Gestión del Patrimonio Cultural, recuerda los antiguos tiempos del Casino: “Tenemos que tener en cuenta que hasta hace no muchos años este era un edificio restringido, en el sentido de que estaba solo predestinado a ciertas personas de la sociedad carballesa”.

El nuevo grupo encargado de seguir para adelante con el Casino tuvo pocos meses de margen para intentar transformar el lugar. Su rutina de actividades culturales y sociales se vio relegada a segundo plano cuando, a partir de agosto de 2018, las energías de la directiva se tuvieron que focalizar en intentar salvar el edificio. “En agosto llegó la notificación de que un propietario había comprado el inmueble por el que nosotros estábamos pagando un alquiler. Observamos que lo habían adquirido por 70.000 euros y decidimos intentar conseguir ese dinero”, narra Suso, también miembro de la directiva.

“No queremos que nadie más pueda volver a especular con el Casino”, dice Marina, de la actual directiva

El retracto es el derecho que tienen los inquilinos a presentar una oferta de compra en un determinado plazo por el mismo dinero que la otra oferta. En pleno agosto, los miembros de la directiva del Casino se encontraron con poco más de dos semanas de plazo para conseguir esa cantidad de dinero y no perder el edificio. “Al principio pensamos que dos o tres personas vinculadas al Casino lo iban a comprar, pero nosotros queríamos darle la oportunidad de participar a los pequeños socios y, en el momento en el que propusimos esto, los empresarios que querían aportar dinero se echaron atrás”, narra Víctor Lorenzo, presidente de la asociación.

En ese momento, desde la directiva, decidieron elaborar un sistema de donaciones y préstamos de socios, socias y vecinos en general para poder salvar el Casino. En dos semanas habían conseguido más de 45.000 euros y durante los últimos días de recaudación superaron la cantidad de 70.000 euros necesaria para presentar el retracto. “Fue muy emocionante ver cómo la gente se involucró de esa manera con el Casino”, asegura Laura Tova, ilustradora y miembro de la Directiva. Según Marina, durante el período de recaudación del dinero para la presentación del retracto hubo ofertas de todo tipo: “Había gente que decía que nos daba los 70.000 euros, nos dejaba quedar con el bajo pero que después seguirían construyendo para arriba, pero nuestra idea siempre fue conservar el edificio. No queremos que nadie más pueda volver a especular con el Casino”.

“Lo que ha pasado en Carballo es que la gente se ha unido por una causa común, la de salvar el Casino”, dice Laura Tova

Sin embargo, a pesar de haber conseguido la cantidad necesaria para presentar el retracto, el problema no está solucionado. “Los compradores afirman que hay unas segundas escrituras en la que se establece que ellos pagaron en realidad 360.000 euros por el edificio, pero esto no aparece reflejado en ninguna parte”, asegura Víctor Lorenzo. La nueva directiva del Casino también ha recibido demandadas por las obras de mantenimiento que realizaron en las instalaciones. “En el contrato de 1956 se decía que sí se podía trabajar en el mantenimiento de este edificio”, cuenta Lorenzo. Desde que el nuevo proyecto se puso en marcha, se ha rehabilitado el salón trasero del lugar con la ayuda de la ciudadanía que quiso participar en los talleres de recebado con barro y también se ha abierto el bar anexo.

“El Casino es de los pocos edificios históricos de Carballo, sumado a la antigua cárcel y a las escuelas del jardín —actual ludoteca— que sobrevive a la especulación inmobiliaria, que quiere destruir el patrimonio para seguirse enriqueciendo”, afirma el historiador Hadrián García. Para García, lo que está haciendo la nueva directiva es un ejemplo de “democratización del patrimonio” y asegura que espacios como este de “alto interés patrimonial tienen que acoger iniciativas desde, por y para la sociedad”.

Casino de Carballo II
Interior do Casino de Carballo. Óscar Górriz

Ahora están a la espera del juicio. “Si perdemos, tenemos un depósito y devolveremos de inmediato el dinero a todos los prestamistas. Si ganamos, el edificio pasa a ser nuestro y lo hipotecaremos para seguir adelante. Si lo conseguimos, cambiaremos los estatutos y estableceremos que, si en algún momento se disuelve la sociedad o el edificio se declara en ruinas, este lugar pasará a ser suelo público para que no se pueda volver a especular con el”, asegura Suso, miembro de la directiva.

El futuro del Casino aún no está decidido. Lo que sí, sigue sumando momentos históricos para el pueblo de Carballo. “Lo que ha pasado en Carballo es que la gente se ha unido por una causa común, la de salvar el Casino, y se ha creado un sentimiento de solidaridad y hermandad que se ha contagiado por todas partes”, cuenta Laura Tova. Desde el Casino mantienen, a pesar de todo, las actividades culturales. “Si tenemos que marcharnos de aquí, continuaremos haciendo lo mismo en otro lugar. Lo importante es que exista un espacio de encuentro donde se impulse a los artistas locales y donde todo el mundo pueda participar”, asegura Marina.

El futuro es incierto pero, por ahora, aún no es necesario recurrir a las fotografías antiguas de Carballo na memoria (Carballo en la memoria) ni a cuentos del pasado para contemplar, entrar y participar en el Casino de 1889.

Relacionadas

Andalucía
La llamada de la memoria

La Ruta de Blas Infante es un consorcio entre varios ayuntamientos de localidades donde el notario, nacido en Casares, vivió y dejó su impronta andalucista. A través de ella, se pueden conocer los elementos culturales y populares de la Andalucía que el padre de la patria defendió y sigue defendiendo más allá de aquel 11 de agosto de 1936, asesinado por el fascismo en aquel kilómetro 4 de la carretera de Carmona en Sevilla.

Patrimonio cultural
A receita de bacallau de María

O bacallau no escenario gastronómico galego apareceu por unha tradición clerical mesturada coa precariedade xeralizada. Acompañounos a través do tempo e hoxe continúa sendo parte da nosa historia cada que o comemos.

Patrimonio cultural
“En Lemoiz tenemos una oportunidad única a nivel mundial”
El arquitecto técnico Valentín Elortegi ha sido testigo de lo que ha supuesto la central nuclear de Lemoiz para su pueblo.
0 Comentarios

Destacadas

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Vivienda
Calviño vuelve a echar agua fría sobre la regulación del alquiler pactada con Podemos
La ministra de Economía y vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, respalda al Banco de España y dice que la regulación de precios del alquiler no ha funcionado en otras ciudades.
Historia
Éric Vuillard: “Las ideas de la Revolución Francesa aún tienen un largo recorrido por delante”

El pueblo contra las élites. Quizás una realidad más compleja cuando uno se adentra en las interioridades de la historia. Así lo reflejan los libros de Vuillard, galardonado en 2017 con el Goncourt, el mayor premio de las letras francesas, por El orden del día.

Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Capitalismo
Seis intuiciones recientes sobre economía digital del conocimiento y lo común

Se diría que, en la economía digital, el factor crítico y lo verdaderamente nuevo no es la idea, sino la existencia de un capital financiero masivo carente de alternativas más rentables.

Laboral
Meter prisa al repartidor en medio de un temporal

La falta empatía de los clientes, la precariedad y la ausencia de una normativa clara que les defienda hace que los repartidores de comida se jueguen la vida cuando hay un temporal como el que ha arrasado recientemente la costa mediterránea.

Últimas

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros. 

Filosofía
Unabomber y la fragilidad de las sociedades sostenibles
“Desarrollo sostenible” es el oxímoron con el que Occidente legitima un proyecto civilizatorio colonialista en el corto plazo, y suicida en el largo.
América Latina
“Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia