Opinión
Queremos una izquierda que escandalice

Una izquierda que tenga la ambición de aunar mayorías sociales tiene que escandalizar. Tiene que incidir en el debate público con temas propios. Tiene que marcar lo que se hable en la calle. Porque en un proyecto rupturista de izquierdas la inversa no funciona.

Mitin Adelante Andalucía Sevilla
Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez, Antonio Maíllo, Alberto Garzón, Pilar Távora, Mari García y Pilar González en un acto de campaña de Adelante Andalucía en Sevilla Francisco Javier Huete

publicado
2019-08-04 06:00

En los últimos meses se puede ver algo en el panorama político que, sin duda, es digno de analizar. No es sorpresa para nadie ya la irrupción de Vox en el sistema de partidos español y dicha irrupción viene muy de la mano de su forma de comunicar, novedosa en nuestro país y, sin duda, efectiva, al menos de momento. La formación de Abascal utiliza sus redes sociales o mítines para verter ideas ácidas, consideradas fuera de la agenda pública; entendiéndose por agenda pública el conjunto de temas que forman parte del debate de una sociedad. En los últimos días se están dedicando a hablar sobre las “manadas de MENAs”, pero también lo han hecho sobre el Lobby LGTB, o la tenencia de armas para uso defensivo, por poner tan sólo unos ejemplos.

El en siglo XXI, los partidos políticos tienen poca capacidad de incidir en la agenda pública, ya que esta tiene grandes influencias de los contenidos que aparecen en los medios de comunicación de masas. Sin embargo, gracias al uso de las redes sociales, esa capacidad ha aumentado, aunque siga siendo residual. Esto lo ha analizado de forma correcta la formación de ultraderecha y ha intentado usar esta baza a su favor. Estos temas vertidos en redes sociales, al ser conflictivos y generar audiencia, son tomados por los medios de comunicación de masas y de ahí llegan a la agenda pública. Ante esto, la izquierda actúa criticando de forma vehemente estas medidas, posicionándose siempre radicalmente en contra, tanto en redes sociales como en prensa o declaraciones públicas. La izquierda se escandaliza de las declaraciones de la formación verde (con perdón del movimiento ecologista); pero el problema es mucho más profundo que la hipertensión por el sobresalto de escandalizarse.

Está bastante aceptado en el mundo de la comunicación política que hay temas de la agenda pública que favorecen a algunos partidos sobre otros, por lo que elegir qué temas intentar introducir en la agenda pública no es una decisión baladí. Eso Vox lo ha hecho con relativa destreza durante los últimos tiempos, lo que lo ha hecho pasar en escasos meses de ser una fuerza residual a una formación política con una presencia nada desdeñable en la mayoría de parlamentos de España. Sin embargo, aun observando esto, la izquierda en su conjunto, de forma activa o pasiva, está dispuesta a seguirle el juego a la formación de ultraderecha.

El Partido Socialista encuentra un enemigo exterior. Un enemigo al que culpar de todos los males, y así motivar a su militancia, engrosar el número de votantes y fidelizar el voto

Es una estrategia legítima como cualquier otra, de eso no cabe duda; pero esta decisión no afecta de igual manera a todo el espacio político del centro-izquierda. Para el Partido Socialista la jugada es casi perfecta. Por un lado, consiguen disgregar el voto de la derecha, y hacer que los partidos mayoritarios que pelean electoralmente por el espacio del centro-derecha pierdan votos, y por ende representación. Por el otro, encuentra un enemigo exterior. Un enemigo al que culpar de todos los males, y así motivar a su militancia, engrosar el número de votantes y fidelizar el voto.

Para los sujetos a los que podemos llamar izquierda transformadora, considerando esta como la que se encuentra en el espectro político a la izquierda del PSOE, la jugada no es tan redonda. Si bien para estas formaciones también se cumple que, al disgregarse el voto de derechas, proporcionalmente tienen más representación, las ventajas de darle tanta importancia mediática al partido de Abascal se acaban aquí. Ante el miedo de la irrupción de Vox el votante de centro-izquierda se ha decidido por el voto útil, estrechándose el espacio político de la izquierda transformadora en detrimento del PSOE.

Por desgracia, esta no se ha dado cuenta del error que está cometiendo, o si lo ha hecho no se ha propuesto virar el rumbo del barco. De hecho, estas formaciones son las que de forma más ferviente han criticado al partido de ultraderecha. La mayoría de las personas que lean este artículo recordarán a Pablo Iglesias entonando aquello de “alerta antifascista” en la noche electoral del 2D. Es doloroso que alguien como Iglesias, Doctor en Ciencia Política, abandone la rigurosidad académica por una táctica política, sabiendo él de sobra que el partido de Abascal no tiene las características de los partidos fascistas.

Para desgracia de los intereses de la izquierda transformadora, el miedo a la ultraderecha solo alimenta el caladero de votos del PSOE

Más allá del error de conceptualización, lo cierto es que esta estrategia dista mucho de ser óptima. La izquierda transformadora y Vox no compiten por el mismo electorado, es una afirmación bastante obvia, y los estudios sobre trasvase de voto, tanto de las elecciones andaluzas como de las generales, así lo han corroborado. Por lo tanto, el único sentido que puede tener escandalizarse de este modo es fidelizar el voto del centro-izquierda pero para desgracia de los intereses de la izquierda transformadora, el miedo a la ultraderecha solo alimenta el caladero de votos del PSOE, como hemos dicho anteriormente.

Con esto podemos concluir que, como dijo Antonio Maíllo poco antes de retirarse de la primera línea de la política, “si la izquierda se dedica a ser cronista de lo que dicen otros, ya ha perdido antes de empezar la partida”. Esto tiene una doble explicación. Por un lado, al hablar sobre un tema puesto en la agenda por el adversario, y en un marco impuesto por el adversario, las posibilidades de ganar el debate son bastante pequeñas. Por otro, el tiempo y el esfuerzo que gastas en hablar sobre temas que propone el adversario, no lo puedes utilizar en incidir en la agenda pública con temas más interesantes para tú electorado, como podrían ser la precariedad laboral, la desigualdad de género o la crisis climática.

Una izquierda que tenga la ambición de aunar mayorías sociales tiene que escandalizar. Tiene que incidir en el debate público con temas propios

Por tanto, una izquierda que tenga la ambición de aunar mayorías sociales tiene que escandalizar. Tiene que incidir en el debate público con temas propios. Tiene que marcar lo que se hable en la calle, usando sus medios de difusión propios para que, de este modo, los temas den el salto a los medios de comunicación. Porque en un proyecto rupturista de izquierdas la inversa no funciona.

Nadie dice que sea fácil, que no sea un trabajo laborioso y que muchas veces no se conseguirán los objetivos, pero es más necesario que nunca. En política siempre ha sido importante cómo comunicar, pero en los tiempos que corren aún más. De poco sirve tener un mensaje trabajado y beneficioso para la mayoría social de este país, si después no se sabe comunicar, y hacer llegar este mensaje a cada una de las personas corrientes que se aspira a representar.

Relacionadas

Españolismo
Un antiespañolismo inevitable

España está maculada de pecados originales que ningún Jordán podría limpiar: su desgana a la hora de enfrentar las libertades, su ausencia de cintura cultural y su reticencia a aceptar la contestación. España es el viajero que pierde todos los trenes y el tipo que llega tarde a fiestas a las que no le invitan. Con una unidad territorial en cuestión y una identidad en solfa, el Estado Español se enroca, insiste en hacerse cada vez más antipático de puertas adentro.

Catalunya
La ‘sorpresa de octubre’ catalana antes de las elecciones del 10 de noviembre

Calma tensa en Catalunya. A la espera de la sentencia sobre los hechos del Procés, se le suman las detenciones de nueve militantes de los CDR y los movimientos en clave electoral de las CUP.

3 Comentarios
#37990 3:34 5/8/2019

Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez, Antonio Maíllo, Alberto Garzón, Pilar Távora, Mari García, Pilar González ... Esta es una izquierda complaciente, española, no rupturista. Empezando por el primer nombre que quiso colocar a Julio Rodríguez, el carnicero de Libia, en Andalucía.
Si quieren una izquierda andaluza que escandalice voten a partidos soberanistas. En la Meseta comenzarán a mirar hacia el sur con preocupación y respeto.

Responder
1
2
VERDUGO.. de PODEMOS. 23:04 24/8/2019

Cuando Murio Franco, Todos que rian apropiarse del Botin del Tio Pako.. Incluido Carrillo. Que fue el primero en marcharse cuando las cosas se pusieron calientes...Si un PESOE de 140 Years... Los cuarenta ultimos De LADRONES.. No solo Felipe tambien Aznar, Rajoy..I lo Peor de todo una monarquia saturada de ladrones, Incluso el Rey provoco Una dictadura Monarquica, I el pobre Junqueras por hacer algo parecido, lo meten entre Rejas,, Pero Junqueras, no tenia tankes, Quien es mas culpable, Lo que encuentro raro Como a la Periodista PILAR URBANO No la encontraran Muerta...O es que les interesaba Que vieran los Españoles que tenemos una dictadura Monarquika....SIIIIIII.....I encima PEDRO SANCHES, es asesorado Por todos los ladrones que nos quieren quitar hasta los madroños de nuestra tierra.

Responder
0
0
Anónima Livertad de expresión 22:52 24/8/2019

No soy Comunista, No soy De Reyes, Ni de ladrones, que acampan por un gobierno, Con jueces Corruptos con una monarkia corrupta, Soy Republicano...¡¡No comunista !! si ustedes, leyeran un poco.. Verian que en los paises nordicos, nos abanzan 200 años Luz!!..Que se hizo de la españa de las 2 Velocidades, Que se estrello contra una pared De ladrones enpezando por Felipe gonzales Marquez, ...Como e dicho antes los paises nordicos emplean tres Componentes de la MERY POPINS,, Caballeros, Un poco de Comunismo...Un poco De Socialismo I un poco de la Filosofia de Marx.. Por esto Stalin lo mando sacar del medio... Esto Pasa con el capital i empresas, Porque Estos señores, Se pueden unir a la Banda de cuatreros de Donal TRUM, que quiere lo suyo y lo de los demas.

Responder
0
0

Destacadas

Elecciones 10N
Las patronales presionan para que haya gran coalición entre PSOE y PP

Las principales asociaciones de empresarios urgen a la formación de un Gobierno “estable y moderado” tras los resultados del 10 de noviembre. Ni PSOE ni PP parecen dispuestos a dar pasos hacia esa gran coalición, de momento.

Rojava
El pueblo kurdo se enfrenta a su destino en Siria

El apoyo al pueblo kurdo por parte de la sociedad civil internacional no ha impedido a Turquía seguir avanzando en su proyecto de destrucción en Rojava. Ante una amenaza que puede venir de todas partes y en cualquier momento, las autoridades kurdas insisten en que no están preparadas para renunciar tan fácilmente a una autonomía ganada con tanto sacrificio.

Tecnología
El drama tecnológico liberal
En ‘Ciberleviatán’, José María Lassalle habla de “la filosofía transhumanista” para presentar un instante de peligro, el autoritarismo digital, que solo puede evitar la eficiencia de los mercados.
Opinión
Tras la sentencia: paradojas de una revuelta esperada

Si en algo destaca en el “problema catalán” es en que presenta una coexistencia contradictoria entre un mandato imperativo activo, con formas organizadas de contrapoder ciudadano, y un subsistema de partidos catalán completamente esclavo de sus apuestas en el casino de la crisis de régimen. Primera parte.

Bolivia
Bolivia y el golpe de estado neoliberal

La derecha latinoamericana ansía acabar con la totalidad de proyectos de cambio progresista que durante las últimas décadas dominaron la geopolítica continental.

Últimas

Elecciones 10N
La hora del pueblo

La batalla está en la calle, en la asfixia al fascismo a través de la movilización, la persecución en los tribunales cada vez que su desprecio a las leyes les juegue una mala pasada, en afear comportamientos de odio en los círculos próximos y en la intervención como sociedad cuando estos comportamientos se den en la vía pública.

Elecciones 10N
Albert Rivera abandona la presidencia de Ciudadanos tras el hundimiento electoral

Perder 47 diputados en siete meses ha sido una losa demasiado pesada como para que Albert Rivera siga presidiendo Ciudadanos. Así lo ha comunicado al Comité Ejecutivo Nacional del partido. Rivera también deja la vida política.

Elecciones 10N
10N. Me duele España

Mientras el denominado bloque del cambio se desangraba la recomposición de la derecha ha sido meteórica. Hoy las preguntas se suceden ¿qué ha podido pasar?¿Por qué de nuevo el crecimiento de la abstención? ¿Qué consecuencias tendrá el aumento de la extrema derecha en España?

Bolivia
Las juntas vecinales de El Alto le declaran la guerra al golpe de Estado en Bolivia

La poderosa organización de El Alto, ciudad situada a cinco kilómetros de La Paz, llama a “conformar comités de autodefensa, bloqueos, movilización permanente y contundente”. Esta organización fue clave en la caída del presidente neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003.