Movilidad
Una Liga de Apartinetes se propone combatir los patinetes que impiden el paso en las aceras de Madrid

Esos patinetes que impiden el paso a sillas y carritos o le hacen la vida más difícil a las personas ciegas tienen un enemigo: una Liga de Apartinetes. Su impulsor dice que es una “chorrada de viernes”. Pero la misión no es ninguna tontería: reclamar las aceras para los peatones.

Liga del Apartinete Madrid
Un patinete en medio de una acera, en una imagen cedida por la Liga del Apartinete.

publicado
2018-10-20 16:00
“Este patinete pensaba quedarse ahí a molestar toda la tarde. No contaba con que La Liga de #Apartinetes no descansa”. Con ese tuit se presentaba ayer la Liga de Apartinetes, voluntarios que apartan patinetes que molestan en las aceras de Madrid. Su impulsor, Miguel Ávarez, dice que es “una chorrada de viernes”. Pero lo cierto es que no parece una misión nada “chorra” la de quitar de las aceras estos patinetes que han llegado las ciudades acompañados de molestias a los peatones y precariedad.

“Trabajo por el centro y empecé a ver muchos, me pareció incómodo; así que lo puse un poco de broma, pero a algunas personas les ha molado y me preguntan”, explica por teléfono Miguel, que forma parte también de Nación Rotonda, un colectivo que documenta disparates urbanísticos y rotondas absurdas.

Para hacerse de este club no hay que registrarse ni pagar cuotas. Solo hay que levantar un patinete de una acera y colocarlo en una plaza de aparcamiento, “que es donde les corresponde estar”, dice Miguel. Ojo, que no es fácil: cuando lo levantas empieza a pitar y, además, pesa, explica.


¿Cuánta gente forma parte de esta Liga? “Pues unas doce personas me han dicho que les parece una idea genial, pero no estamos registrados ni hay que tener carné”. Se ríe, pero también añade que el tema no es tan gracioso cuando hay que pasar por una acera estrecha, o para las personas ciegas que se encuentran con un patinete en una línea de fachada, que les sirve de guía.

Las aceras, para quien las camina

La regulación de estos patinetes es inminente y los ayuntamientos de las grandes ciudades se han visto obligados a intervenir en la guerra de los patinetes de alquiler. En Valencia ha habido hasta una intervención policial: la Policía local requisó 50 patinetes eléctricos de Lime, la empresa de Uber responsable de este aterrizaje masivo de patinetes y que utiliza autónomos que recargan los patinetes en sus casas.

La anécdota de la Liga de Apartinetes o Liga de Defensa de las Aceras tiene entre sus referentes dos experiencias mexicanas: la Liga Peatonal y Peatónito. La Liga Peatonal es una organización que trabaja para hacer de las ciudades mexicanas lugares más amables para los peatones.

Peatónito, por su parte, tiene unos principios parecidos, pero lleva máscara para hacer “una revolución a favor de las ciudades para las personas”.

Mientras, en Madrid, a la Liga no le falta tarea...

Relacionadas

Movilidad
La ciclo-logística llega a Logroño
Logroño en Bici y Ecologistas en Acción celebran el primer reparto comercial en triciclo de carga en Logroño recupera una vieja práctica.
Movilidad
Los gobernantes que perdieron la chaveta

La última ocurrencia del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y de la candidata a presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, es que Madrid Central supone mayor delincuencia. Qué menos que darle una vuelta a tan llamativa tesis.

Movilidad
El último regalo de Madrid Central: segundo trimestre con menos contaminación

Entre abril y junio, los meses en los que se han emitido multas por entrar en la zona de bajas emisiones, los niveles de dióxido de nitrógeno han menguado hasta mínimos históricos.

7 Comentarios
AntonioOsteopata 11:17 2/11/2018

el problema es que a ojos del ayuntamienento las bicis, patinetes, ruedas electricas de equilibrista son "cool" y la gobernanza se hace desde un punto de vista político sesgado, no funcional. Si se acordasen de que la energía de un móvil es directamente proporcional al cuadrado de la velocidad (Ec = 1/2 mxv2) se darían cuenta de que en un choque con esos artilugios (bici incluida) el peaton sufre un tremendo impacto. Claro la EGB la olvidaron, parece ser.

Responder
6
0
AntonioOsteopata 11:07 2/11/2018

Hay que defender la parte mas débil; yo hago 450 km/mes andando por Madrid (por prescripción medica) y reivindico las aceras para peatones; OJO bicis fuera también de las aceras y obligados a respetar al peatón (y al coche) en la calzada. He sufrido dos atropellos por bicis; uno en un paso cebra que no respetó el ciclista y otro en la acera que, simplemente, me atropelló cuando yo iba andando. Mi forma física es relativamente buena y he esquivado otras dos bicis que venían directos hacia mi en la acera. Si a las bicis; no al 90% de los ciclistas actuales.

Responder
7
0
#24906 19:08 23/10/2018

Desde luego, ni Carmena es Ribó, ni Sabanés es Grezzi... Envidia, y vergüenza.

Responder
0
0
Chorch 11:32 22/10/2018

Pues hombre, a mi me parece que hay que diferenciar entre el uso del espacio publico que hacen las empresas (bares con sus terrazas, talleres mecanicos con los coches que aparcan fuera del garaje, empresas de alquiler de motos, bicis y patinetes por horas/minutos) y el uso que hacemos los ciudadanos. Primero de todo, ¿qué pasa que por ir en bici o patinete no tengo derecho a usar la acera si no hay un lugar definido para ello o si no me siento seguro yendo por la calzada? Pues no, los mismos derechos tiene el ciudadano que anda que el que va en bici o patinete. Segundo, yo entiendo que el peaton se asuste ( a veces con razon pero muchas veces simplemente por falta de costumbre, como cuando vas por Amsterdam por la acera), pero regular en base a que cierta gente no "se asuste" cuando las estadisticas de denuncias y accidentes no revelan que hay un conflicto en las aceras me parece hacer mas caso aun colectivo que a otro (cuando no deberia de ser asi). Por último creo que se esta intentando solucionar el tema sin "molestar" al vehiculo que mas problemas causa en las ciudades, el coche. El futuro pasa por penalizar el uso urbano e individual del coche, y entonces habra espacio para todos los demas. Lo que pasa es que no se quiere ir en contra del lobby de la automocion que siguen con la idea de que el coche particular es un signo de progreso (sobre todo para ellos) cuando , en las ciudades, los gobiernos (municipales, autonomicos y estatal) debieran hacer lo necesario para que los ciudadanos podamos tener calidad de vida diaria sin necesidad de tener un coche e ir en la direccion contraria, que tener un coche en la ciudad (trayectos urbanos y metropolitanos) sea incomodo para quien lo tiene y lo usa y no para los demas.

Esto implicaria evidentemente que el tiempo del coche, y de las empresas y corporaciones que se dedican a fabricar coches se ha terminado, y eso... antes morimos el 40% de cancer debido a la contaminacion que asumir eso...

Responder
4
4
José Luis Moreno Sánchez 9:36 22/10/2018

Hace escasamente un año escribí una carta al Ayuntamiento de Madrid mostrando mi indignación por la sistemática ampliación de terrazas en las aceras que dificultan el tránsito de las personas. Preguntaba si era dejación de cumplimiento de ordenanzas o afán recaudatorio lo que ha convertido este espacio tradicionalmente peatonal en gigantescos abrevaderos básicamente de alcohol. Tres o cuatro meses después me contestaron con la cortesía apropiada."..felicitandole por su civismo, estamos preparando una nueva normativa sobre movilidad que regula de manera más rigurosa estos espacios". Bien pues efectivamente parece que la regulación rigurosa es para los peatones que ahora si que debemos estar alerta para esquivar las terrazas a la vez que mirar a todas partes para no ser atropellados por bicicletas minicipales o privadas, patinetes eléctricos, patinetes biciclos de turistas..etc. ¿Qué somos para el Ayuntamiento'.¿SIMPLES OBJETOS QUE MOLESTAN A LOS NEGOCIOS PRIVADOS?

Responder
2
1
Oiga 14:51 21/10/2018

Excelente y totalmente necesaria iniciativa que recoge la natural indignación de, creo que miles de personas que tenemos que toparnos con estos trastos plantados en las aceras, o bien esquivar a los maleducados que circulan con ellos por estos espacios urbanos reservados a los peatones. ¡Adelante Apartinetes!

Responder
10
3
#24782 11:26 21/10/2018

A ver si también colocan donde no estorben los carteles que los comercios ponen en las aceras y que molestan a ciegos y peatones

Responder
7
2

Destacadas

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

Aporofobia
Aporofobia: el doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Contigo empezó todo
Las dos Marías en la locura franquista

Dos hermanas de Compostela retaron al franquismo con color y alegría. Las llamaron “locas”, pero la locura estaba a su alrededor.

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

Últimas

Sexualidad
La homosexualidad como "conducta de riesgo"
Una experiencia personal sobre los prejuicios en las consultas médicas acerca de la sexualidad y las relaciones homosexuales.
Chernóbil
Turismo de desastres: visita guiada al infierno

Desde que HBO estrenó la serie sobre el desastre en la central nuclear ucraniana, las visitas de turistas a esta zona se han multiplicado. 

Sexualidad
Polifonías de amor y deseo

El paisaje de los afectos se puebla de teorías y prácticas que impugnan los parámetros normativos del amor. De fondo, el capitalismo y el deseo innovan en su eterno romance. En la tensión entre la libre elección, los cuidados y el compromiso se configuran las relaciones amorosas del futuro. 


Guerra civil
Federico García Lorca, rojo y maricón
En un ejercicio de revisionismo histórico consciente, algunos especialistas lorquianos se empeñan en desligar la implicación política y la orientación sexual del poeta, de las causas de su asesinato