Migración
La artificialidad del límite: 52 razones más

Hoy tenemos 52 razones más para ponernos en movimiento que las que teníamos el pasado sábado. A la política de cierre de fronteras, de muertes en el Mediterráneo, a la lógica de los CIE y de la explotación, este domingo más de tres millones y medio de personas han dicho abiertamente que sí, que incluso están dispuestas a ir más allá.

Vox celebra el resultado electoral del 10 de noviembre
Los líderes de Vox celebran el resultado electoral del 10 de noviembre. Sara Sda
Integrantes de Mundo en Movimiento

publicado
2019-11-13 09:36

El Estado español no es una burbuja al margen de la tónica general que recorre el mundo. El fantasma de la extrema derecha viene recuperando fuerza en Europa y, como es habitual por estas tierras, importamos del continente con algo de retraso. Alemania, Italia, Holanda, Dinamarca, Polonia y un largo etcétera vienen observando cómo cada vez que se sacan las urnas, el odio, la explotación, el racismo y la exclusión se hacen más fuertes. Pero dejemos los análisis sociológicos al mundo académico y salgamos a las calles.

Sin duda el impacto institucional es sumamente relevante en nuestras sociedades, pero este no refleja sino un sentir que se respira en los centros de trabajo, en universidades, en las calles y plazas de nuestros pueblos y ciudades. El discurso mediático más mainstream en torno a las migraciones, que potencia visiones sesgadas y a menudo apoyadas en datos pocos fiables, ha parecido calar hondo en buena parte de la población. Un discurso que pretende culpabilizar de la desigualdad social a aquellas personas que deciden, por muy diversos motivos, atravesar las fronteras europeas. Un discurso que no flota en el aire, sino que se asienta sobre unas prácticas desde hace tiempo integradas en las instituciones y Estados europeos.

La política de exclusión, del titubeo permanente ante la emergencia humanitaria en las fronteras europeas, el mercadeo constante de la población refugiada y el gueto como opción, integran entre la población europea un sentido común racista y xenófobo. La criminalización de las personas migrantes y refugiadas no solo exime de responsabilidad a quien debería asumirla, sino que también asegura una construcción negativizada del otro. El otro como diferente, el otro como amenaza. La migración como “invasión”, como “ola”, como algo que se muestra inasumible por los estados europeos.

Aquí tienen nacimiento parte de los 52 diputados que la extrema derecha ha incluido en las pasadas elecciones en el parlamento español. Cierto es que otros venían compartiendo sus planteamientos, callando ante sus llamadas de odio e incluso legitimando su racismo. Pero más allá del impacto limitado o no en el poder legislativo, nos encontramos ante un cambio sustancial entre el sentir común de la sociedad. No podemos considerar como un hecho casual la coincidencia en el tiempo de estos discursos, con las agresiones a menores migrantes en Madrid o en Catalunya.

Cada voz es un relato que no debe perderse

La Europa fortaleza necesita más que nunca de un discurso crítico que la enfrente y vuelva a poner sobre la mesa un enfoque democrático de la ciudadanía. Ciudadanía como derecho para todos y todas sin excepción, una ciudadanía global que no dependa de la manera en que las fronteras construyen la alteridad. 

Poner en movimiento el pensamiento crítico implica acercarnos a las migraciones como un fenómeno complejo, acercarnos precisamente desde las voces de quienes las han vivido de cerca y también de quienes las han acompañado. Implica que tengamos ahora más en cuenta que nunca que la interseccionalidad hace de cada vivencia un proceso único y de cada voz, un relato que no debe perderse. Es ahí donde tenemos que escribir la historia. El movimiento tiene barreras y efectos distintos en función del género y la identidad, de la orientación sexual, la procedencia, la clase social y el color de piel, entre otras cosas. Generalizar nunca ha conseguido producir conocimiento fiable, pero lo que sí ha logrado es construir desigualdad. 

Los límites son cuestionables cuando son barrera a la justicia social

La sociedad civil tiene que ponerse en movimiento y comenzar a desarticular el discurso. Reflexionar y actuar ante la amenaza palpable de quiénes gritan “¡a por ellos!”. ¿A por quién? ¿Para qué? Los límites son cuestionables cuando suponen una barrera para la justicia social y los derechos humanos. Las fronteras son parte de estos límites en torno a los que reflexionar.

Con este horizonte desdibujado, hemos puesto en marcha las jornadas “La artificialidad del límite”, que durarán hasta este jueves 14 de noviembre, en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid. A través de diferentes películas y cortometrajes, nos adentraremos en temas como la construcción de la frontera en los cuerpos de las personas migrantes en clave de género y derechos humanos, o en los efectos de estos muros institucionalizados entre culturas.

Hoy tenemos 52 razones más para ponernos en movimiento.

Relacionadas

Migración
El racismo estructural destroza la salud de menores y jóvenes migrantes

La Campaña Contra el Racismo, una iniciativa internacional que lucha contra el racismo y sus efectos en la salud, creó en septiembre un grupo de trabajo en Barcelona centrado en migrantes menores no acompañados y jóvenes extutelados.

Migración
Rescatar a pesar de todo en la frontera sur de la Europa fortaleza

Entre los obstáculos impuestos por Europa y el acoso de las milicias libias, los barcos de las organizaciones civiles continúan sus operaciones de rescate en el Mediterráneo. 

Eventos
Proyección del documental Cuidar entre tierras y debate
El 16 de diciembre, gracias a La Directa, proyectamos y debatimos con las directoras del documental "Cuidar entre Tierras" sobre el sostenimiento de la vida cuando las mujeres migran.
1 Comentario
Flipaillo 11:51 13/11/2019

No hay más de 3 millones y medio de personas contrarias a la sustitución étnica, los votantes de la caspa voxera, sino que la inmensa mayoría de la población es contraria. En Hungría votaron y más del 90% de la población era contraria a meter refugiados. Aquí no sería tanto, pero si una amplia mayoría. Incluso entre los votantes de Podemos. Vivís en un mundo de ficción.

Responder
0
0

Destacadas

Las Kellys
Las kellys impulsan una organización internacional contra las subcontratas

Con el nombre de We end outsourcing, un grupo de kellys españolas junto a sindicalistas de Reino Unido y Francia trabajan en la creación de un colectivo internacional contra las subcontratas abusivas.

COP25
Greta Thunberg, en Madrid: “Necesitamos más activistas climáticos”

La  joven activista sueca, instigadora de las protestas Fridays for Future que hoy se reproducen por todo el planeta, ha pedido a las naciones que se pongan de acuerdo de una vez por todas y cierren un Acuerdo de París ambicioso.

Feminismos
Ana Bernal Triviño: “Los bulos y la desinformación ponen en riesgo el apoyo social a las víctimas”

A principios de otoño Ana Bernal Triviño, reconocida periodista feminista, presentaba el libro No manipuléis al feminismo: una defensa contra los bulos machistas. En ese marco conversamos con ella sobre el rol de los medios en el auge y blanqueamiento de discursos misóginos. Pero también abordamos un debate nada fácil, el que enfrenta a los feminismos en torno a la prostitución.

Marruecos
El amor no es un crimen, la lucha por reformar el Código Penal marroquí

Nace una iniciativa popular para “forzar” al Parlamento a debatir sobre la legislación que castiga las relaciones sexuales fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo, el adulterio y el aborto.

Cárceles
De la celda al estigma social

La prisión no acaba cuando un recluso cumple su pena. Ya en la calle, las personas que han pasado por los centros penitenciarios se enfrentan a la falta de trabajo y al estigma social. Los voluntarios de asociaciones como Darse o Cupif explican las dificultades que encuentra una persona presa a la hora de reinsertarse y el trabajo que realizan para allanar el camino.

Últimas

Racismo
Hortaleza distorsionada

Alguien dibujó una diana gigante en la paredes del centro de primera acogida de Hortaleza, y otros han ejecutado.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.