Ocho maneras de liarla en la huelga del 8M

Pequeña guía para todas aquellas que quieran hacer del 8M una huelga salvaje.


publicado
2018-03-01 10:32:00

Algunos tweets de amor han tildado a El Sobresalto de ser un grupo de "heterazos". Término que Oto Vans lanzó a C. Tangana durante la entrevista que realizó en el sofá de Chester, ese asiento por donde pasan los famosos y en el que la raja de Risto Mejide ha dejado pegado el tufillo de macho alfa. El de Mala Mujer asume el rol de machirulo, tratando de explicar al entrevistador (o al entrevistado, al final no se sabe quién es quién y se reparten unas palmaditas en la espalda de vacile) por qué ambos caen bajo esta categoría. Pero Risto no entendía.

Nosotras somos más de C. Tangana que de Risto. Lo reconocemos, la redacción de El Sobresalto empezó como un campo de nabos, ante lo que las compañeras que vamos colaborando hemos tenido que sacar la katana y podar un poco. Les hemos dejado el Tinder puesto, el canal de OT con los mejores momentos para empezar a sensibilizarles, y hemos cogido el mando. Que quede claro que aquí somos nosotras la voz sobre la huelga feminista del 8 de Marzo. Porque lo primero que deben hacer los hombres para esta fecha es dar un paso atrás, callar y escuchar, apoyar en una lucha que no es la suya pero en la que replantearse sus hábitos y comportamientos tiene un gran impacto.

Como os contábamos la semana pasada esto del derecho a huelga, del trabajador afiliado a la seguridad social, empieza a ser un poco mito. Además de que, cuando nos vemos obligadas a trabajar, no solo nos hace la vida imposible un jefe (y en masculino porque suele ser hombre), sino todo un sistema pensado para que nos sintamos menos por ser mujeres. Para colmo, al final de nuestra jornada tenemos que cargar con otra jornada, la del cuidado de las personas de nuestro entorno. Gracias patriarcado.

¿Pero dónde puedo ir y qué puedo hacer para joder al patriarcado? Yo personalmente querría castrar a bastantes hijos de perra y lo haría en plan guillotina de cojones, a lo revolución francesa. Pero bueno, ya sé yo que no voy a convencer a mucha gente. Todo a su tiempo. Así que el 8 de marzo con "las bitches de mi crew", vamos a tomar las calles dejando que el apoyo y el cuidado que nos podemos dar, sea la fuerza para quebrar este sistema.

Aquí algunas propuestas que salen de experiencias de sabotaje feminista. De ese que se extiende desde pequeños nodos, desordenados e invisibles pero que a cada llamada se multiplican.

1. Agredir al agresor

Esta siempre ha sido mi sueño más húmedo. El #MeToo ha puesto sobre la mesa algo que ya veníamos años gritando: nos agreden a todas. Desde el cabrón que se la meneaba en la parada de bus de madrugada la primera vez que volvía sola a casa o el novio adolescente que quería follar independientemente de que le dijera que me dolía. A esos que tenemos la mala suerte de seguir cruzándonos (lo que es bastante probable porque el agresor no es un perturbado mental como lo pintan, sino un conocido del barrio que su madre llena de besos, aparte de cocinarle y lavarle la ropa), les encontraremos en una calle oscura y les dejaremos marcada una cadena a lo ancho de la cara.

2. Robar productos de primera necesidad (y también darnos caprichos)

Esta sirve para hoy pero también para cualquier otro día. La precariedad nos afecta a todas pero se ceba especialmente con las mujeres. Por qué no entrar en cualquier cadena de supermercado y expropiar desde productos básicos -tipo comida- a tampones, que a pesar de ser de primera necesidad parecen de lujo. Productos con la llamada tasa rosa, bolis para chicas (sí, existen). Y ya que estamos, nos damos un capricho y nos llevamos un jamoncito para el camino y una botella del mejor ron para la noche. Hoy nada de Don Almirante.

3. montamos una mesa

Esta es para mi madre: recuperar las calles de forma colectiva. Organizar una comida con lo que hemos robado e invitar a las mujeres a recuperar el espacio que los hombres tienen secuestrado a golpe de piropo. Esos que el gobierno ha limitado para que no armemos escándalo. Pues a joderse los dos.

4. Sabotear cadenas de ropa

Ditto como número 2, esta es para la cotidianidad. No nos faltan razones, por su modelo de negocio explotando y dejando arder a mujeres en fábricas al otro lado del mundo, la normativización del cuerpo que nos obliga a pensar que hay que estar delgada y tener dos tetazas, o los horarios cambiantes que imponen a las dependientas, obligándolas a tener total flexibilidad en su día a día. Rajar prendas, pintarlas o robarse algo. Igual una de esas camisetas de #Feminism que ahora venden. Ya veis chicas, "no hace falta ser influencer para conseguir ropa gratis".

5. Piquetes

Este para las más clásicas. En el curro donde han echado a una colega de entre toda la plantilla de hombres o rodeando al baboso que se te acerque por la calle. Sentándonos a cenar en el vegano del centro –donde trabaja mi compañera de piso y no le cambian el turno nunca porque le llamó asqueroso al encargado, que comenta cada tía que entra– y levantándonos en tropel para irnos sin pagar. Si me estás leyendo, voy a pedirme el plato más caro del menú, cabrón.

6. Tomar la calle de noche

Esta es tradición. Porque tenemos el coño pelado de caminar mirando a todos lados cuando andamos de noche. Para las que no la conocen, la víspera del 8 una manifestación no mixta recorre las calles de Barcelona. Una buena ocasión para salir a liarla un poco, reventar algunas marquesinas con modelos de Photoshop y algún que otro escaparate de centro de belleza. Aparte de la emoción que se siente al oír al unísono miles de voces gritar “la nit es nostra, cap agressió sense resposta”. O el placer al ver la cara de miedo de los guardias en plaça Espanya el año pasado, que no se atrevían a bajar las escaleras del centro comercial porque cientos de manos estaban aporreando la puerta metálica que les separaba de la masa.

7. Bailar, gritar en una plaza

Esta es necesaria. Mover el culo si te apetece donde más te guste hacerlo. Gritar por todas las veces que te ha callado la voz de un hombre.

8. Dormir juntas, cuidarse

Esta es la mejor manera de acabar el día: unas encima de las otras y el ron pasando de mano en mano.

*** Consejos para los hombres

Esta no es para un sujeto general, es para el amigo, rollo, hermano, compañero o churri. Igual tu puedes apoyarme, cubriendo mi turno, preparando la comida ese día, cuidando tú de ti mismo y de las personas que yo tengo a mi cargo y dejando que este sea, por una vez, un día sobre nosotras y no sobre ti. Ya mañana hablamos de cómo nos lo repartimos en adelante.

Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Relacionadas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Huelga feminista
“UGT empieza a distorsionar la huelga feminista”

La Confederación General del Trabajo, que ayer pidió a los sindicatos mayoritarios no confundir sobre la huelga general del 8M, cree que el anuncio de UGT de convocar huelga de 24 horas crea confusión a pocas semanas de la huelga feminista.

Huelga feminista
UGT dice ahora que registrará convocatoria de huelga general

El sindicato dice que convocará una huelga de “mínimo dos horas” pero que dará cobertura a los trabajadores que quieran hacerla de 24 horas. Así lo recoge un documento registrado en el SIMA el día 14 de febrero, cuando ya era un hecho que habría adelanto electoral.

4 Comentarios
Mamita 14:52 2/3/2018

Excepto lo del me too, que me parece otra americanada más, seguro que se venden camisetas a espuertas en Times Square, por lo demás a tope chicas aunque a mi edad ya no se tiene el cuerpo... Y acordaros de los jubilados, que todas lo vais a ser...

Responder
5
1
Anónimous 20:29 1/3/2018

Me ha molado el artículo y la foto se sale. Gracias... Nota: Ya me he adelantado a tu consejo y dispuesto a colaborar

Responder
9
2
#9556 12:16 2/3/2018

Este si que me gusta!!!

Responder
7
3
Anónimo 23:03 1/3/2018

Leyéndoos dan ganas de ser mujer.

Responder
9
4
Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Destacadas

Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.


Literatura
La espía que me amó... y lo contó en un libro
La novela de espías es aún un género vigente en un tablero global marcado por el auge de la extrema derecha, los atentados del Daesh y la sobreexposición mediática.
Feminismo poscolonial
Silvia Rivera Cusicanqui: “Tenemos que producir pensamiento a partir de lo cotidiano”

Cusicanqui es una de las referentes en el pensamiento subalterno en Bolivia. En su último libro, Un mundo ch'ixi es posible. Ensayos desde un presente en crisis, nos habla de lo ch'ixi como práctica descolonizadora.

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Feminismos
Un año de movilizaciones feministas que no caben en 1.000 páginas

2018 fue un año pleno de movilizaciones feministas. Miles de mujeres salieron a la calle. Desde el 8M a las manifestaciones espontáneas contra la sentencia de La Manada, desde el apoyo a las temporeras a la respuesta contra Vox, los feminismos se revelan como fuerza de choque contra el patriarcado y el fascismo, pero también como energía que invita a pensar otros mundos posibles.

Últimas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Migración
Japón necesita miles de trabajadores extranjeros

El gobierno de Abe defiende una ley con la que pretende facilitar la entrada de 340.000 trabajadores extranjeros. La medida es confrontada por la extrema derecha que critica que se fomente la inmigración, y por la izquierda, que teme por los derechos laborales de quienes lleguen al país. 

Eventos
[Debate en directo] Cómo hacer, ver y contar una huelga feminista
Desde El Salto Diario proponemos un debate abierto de cómo hacer, ver y contar una huelga feminista.
Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Memoria histórica
Guadiana Despierta frente a Guadiana del Caudillo

La Plataforma “Guadiana Despierta” convoca una nueva concentración en Guadiana para exigir la eliminación de simbología franquista en su localidad. Tendrá lugar en la Plaza Mayor del pueblo el próximo sábado, día 16 de febrero, a partir de las 17:00 horas.

Precariedad laboral
La plantilla de Navarpluma lleva 15 días de huelga frente a las coacciones de la empresa y la precarización
El comité de huelga denuncia bajadas de salario de hasta 400 euros mensuales, condiciones de control abusivas con cámaras de seguridad y la falta de mascarillas homologadas para las personas que trabajan desparasitando pluma en el taller, la mayoría inmigrantes.