Huelga feminista
Huelga feminista en taxi

Porque la huelga feminista empieza en cada lugar dónde algún cabrón nos trata de joder.

Rihanna flipa

publicado
2018-02-22 19:33

Pillo un taxi porque me lo van a pagar los del curro. Son las tres de la mañana y se me cae el coño al suelo cuando hago el cálculo de las horas que podré dormir. El taxista me repite tres veces durante el trayecto que le gustaría irse a dar una vuelta por ahí con alguna chica guapa en vez de estar trabajando. Como si no hubiera entendido a la primera que se me quiere pinchar. Me hace un montón de preguntas totalmente fuera de lugar que respondo con mentiras estándar, que ya tengo aprendidas para estas ocasiones, mientras pienso en si debería asustarme por el hecho de estar encerrada en un coche a merced de este cenutrio. Pero como dice Despentes, «me resbalan completamente sus pobres pichas de pajeros, porque ya he tenido otras en el vientre y porque me cago en ellos», así que decido que estoy demasiado cansada y puede que borracha como para encima tener que preocuparme.

¿Cómo nos vamos a sentir cómodas si van matando a tías por ahí y todavía es nuestra culpa, por ir solas, por ir tarde, por ir como nos da la gana?

Le hago parar dos esquinas antes para que no sepa donde vivo. Me hace un ticket a mano, mientras me explica con entusiasmo que ahí está todo, número de licencia, matrícula y teléfono. Claro que sí, guapi, mañana te llamo y te la chupo, ¿no te jode? Hasta me devuelve más cambio para que me tome algo. Cojo la pasta y huyo de lo que el tonto de los cojones este habrá vivido como un flirteo picarón entre taxista y clienta. Me espero a que se pire para que no me siga y camino lo que me queda hasta casa mientras pienso en la huelga general del 8 de marzo y me vuelve el temor de que no estemos a la altura de las circunstancias.

Una colega me decía el otro día que no nos sentimos cómodas en la calle porque, por definición, no es nuestra. ¿Cómo nos vamos a sentir cómodas si van matando a tías por ahí y todavía es nuestra culpa, por ir solas, por ir tarde, por ir como nos da la gana? Pues quizás twerkeando con más ímpetu, tomando este espacio supuestamente público en el que no nos dejan estar y transformándolo en algo nuestro, en algo vivo. O quizás cambiando la lógica y reapropiándonos de ello en las sombras a las que se nos ha relegado, actuando con nocturnidad, alevosía e imaginación –para sabotear todo lo que nos jode. Una vez más, no se trata de una dualidad, o de una frontera insuperable. Hay que estar en los dos lados.

Este 8 de marzo vamos a hacer la huelga de las que no podemos hacer huelga porque el paradigma fábrica-obrero-patrón, en el que los trabajadores detienen la producción y crean pérdidas inasumibles para el jefe, empieza a oler a viejuno. Algunas ni siquiera hemos podido hacer nunca huelga en términos legales, porque no nos ha pillado dadas de alta a la seguridad social. Los startups, el virus de los emprendedores, el flujo de datos, las multinacionales, el Uber y el Airbnb dibujan el perfil de un nuevo horizonte para el que hace falta inventar un nuevo chantaje eficiente.

Pero sin dejar por ello de hacer una huelga contundente, salvaje, algo que sea percibido como peligroso por los de arriba

En la última huelga general en Catalunya, el pasado 8 de noviembre, los CDRs dieron un buen ejemplo de lo que venimos hablando desde hace tiempo: se cortaron carreteras, sobre todo en puntos fronterizos, y se impidió la salida de trenes. De esta forma se rompía la dicotomía entre alguien que trabaja asalariada y legalmente, que tiene el poder de dejar de producir, y el resto del mundo: migrantes, amas de casa, putas, estudiantes, carteristas y las que simplemente hemos decidido no dedicar nuestro tiempo a generar dinero para que algún cabrón se siga haciendo rico.

La huelga feminista va a reinventar el concepto, éste va ser nuestro día. El día de salir a gritar, a bailar, a saquear y a quemar lo que haga falta. Hay que darlo todo, poniendo la vida en el centro y los cuidados en valor, exigiendo que sea así siempre, que sea de cajón. Pero sin dejar por ello de hacer una huelga contundente, salvaje, algo que sea percibido como peligroso por los de arriba.
Las declaraciones de Arrimadas me dan un poco de tranquilidad en este sentido, cuando dice que no apoya la huelga porque, según ella, esconde cuestiones ideológicas de fondo (no como las otras huelgas generales, que esconden un delicioso relleno de chocolate). Eso significa que la huelga sigue siendo nuestra, y que algo estamos haciendo muy bien.

Así que tiki-tiki, Arrimadas en contra y Ylenia a favor, ya está todo dicho

En cambio, Ylenia ya ha mostrado su apoyo a la huelga, y es que como dice ella: Cuando dejas a tu marido porque siempre está de fiesta mientras tú haces de madre. Eres feminista!, Cuando no estás dispuesta a ser una guarra por disfrutar tu sexualidad y que ellos sean cracks. Eres feminista!, Cuando no estás dispuesta a cobrar menos que un hombre porque sabes que eres mejor que él. Eres feminista! Así que tiki-tiki, Arrimadas en contra y Ylenia a favor, ya está todo dicho.

Este 8 de marzo, a vomitar en el taxi, o a pincharle las ruedas, o a vaciarle la caja mientras le dices guarradas al oído, o a aparecer detrás de un semáforo en rojo y, emulando a Mallory Knox en Natural born killers, reventarle los cristales con un bate de béisbol al grito de «¿Todavía te parezco sexi?».

Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Relacionadas

Huelga feminista
La principal suministradora cárnica de Mercadona vulneró el derecho a la huelga

CNT consigue que la empresa Frescos Delisano, principal suministrador cárnico de Mercadona, haya sido condenada por vulnerar el derecho de huelga durante la convocatoria de huelga feminista del 8M.

Huelga feminista
Multa por computar una jornada de huelga como “absentismo laboral”

Iveco computó la jornada de ocho horas correspondiente el 8M como absentismo. El sindicato CGT recuerda que esta empresa ha sido condenada en varias ocasiones por vulnerar el derecho a la huelga de su plantilla.

Huelga feminista
Los servicios mínimos del 8M fueron “abusivos” en la Sanidad andaluza

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha reconocido que los servicios mínimos del 100% fijados por el Gobierno socialista de Susana Díaz “hacen ilusorio el derecho constitucional a la huelga”.

9 Comentarios
Trabajador 15:11 7/3/2019

"...las que simplemente hemos decidido no dedicar nuestro tiempo a generar dinero para que algún cabrón se siga haciendo rico."
Eres un ejemplo a seguir... sin trabajo yo también hago huelga

Responder
0
0
#9115 15:05 25/2/2018

no, "los de arriba" son todos aquellos que se creen por encima de las mujeres, sólo por ser hombres

Responder
0
1
#9073 14:52 24/2/2018

¿Los de arriba son un taxista salido que gana una miseria y se pasa la vida encerrado en una lata de sardinas meneándosela soñando con alguna clienta?

Responder
3
0
#9116 15:06 25/2/2018

no, "los de arriba" son todos aquellos que se creen por encima de las mujeres sólo por ser hombres

Responder
0
2
#9003 13:01 23/2/2018

Las huelgas nunca dejarán de ser necesarias, ni las feministas, ni las de ¿fabrica-obrero-patrón?¿es que no estamos tod@s en el mismo barco?No deberíamos llamar a la división sino a la unión de las clases oprimidas, lo que buscan las élites es nuestra división, y parece que lo están consiguiendo.

Responder
2
0
#9015 14:35 23/2/2018

la radicalidad de tus palabras esconde la miseria de tus actos, saludoas jajajajajaj

Responder
2
0
#9000 12:26 23/2/2018

Pues aplicarle el cuento al resto de artículos que publicáis. Igual tenemos que quemar el Salto y el resto de medios "del rollo". Llegaremos en taxi, claro.
gracias por iluminarnos.

Responder
2
0
#8973 23:36 22/2/2018

balla no me lo experava

Responder
2
0
#8969 23:17 22/2/2018

Boommmmmmmmmmmmm

Responder
2
0
Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Destacadas

Chile
Chile: así empieza una revolución
Lo que empezó como una protesta estudiantil contra la subida del billete del metro se ha convertido en una revuelta generalizada contra el Chile que dejó la dictadura de Augusto Pinochet.
Laboral
Más de un centenar de trabajadoras de hogar y cuidados ponen el cuerpo en su segundo congreso

Con el lema Juntas transformamos desde la acción, ¿y tú?, las trabajadoras de hogar y los cuidados están celebrando su segundo congreso en tres años. 

Carta desde Europa
La cosa se pone seria

Impaciente ante la procrastinación alemana, Macron declaró a la OTAN en “muerte cerebral”, mientras intenta el encuentro con Putin.

Afganistán
Dieciocho años de mentiras para justificar la guerra más larga

En el peor punto de un conflicto que se ha recrudecido en los últimos tiempos ⎼solo en 2018 se contabilizaron diez mil víctimas civiles⎼ la publicación de entrevistas confidenciales a responsables de la invasión de Afganistán ha anulado la coartada de que Estados Unidos progresa en sus objetivos en una guerra que dura ya 18 años.

Pensiones
CGT se adhiere a la convocatoria de la huelga general

El sindicato anima a sus afiliados a participar en la huelga del 30 de enero por la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, pero califica de “decisión unilateral” la convocatoria, realizada por una parte del movimiento de pensionistas a través de los sindicatos ELA y LAB en nombre de todos los jubilados.

Últimas

Música
El sonido del trap: de Steve Lean a Metro Boomin

La labor en la sombra de Steve Lean es la del constructor sónico de toda una filosofía vital donde figuras como PXXR GVNG, Yung Beef o Kaydy Cain han armado su universo.

América Latina
Bolivia y los silencios rotos

En Bolivia se ha roto con los silencios impuestos y no habrá golpes en el Estado ni gritos en los cuarteles o despachos que puedan volver a imponerlos.