Generación perdida

Somos la generación del Natos y Waor, El club de la lucha y la Yihad.



publicado
2018-04-12 17:40:00

Han sido número uno de ventas durante tres semanas sin sello, reventaron Vistalegre con más de 11.000 personas y, en una de las últimas canciones, cantan algo que viene a decir a esta generación que hemos sido condenados a la desgracia y la rabia: "Nos vendieron un futuro pero por aquí no lo hay, solo ruinas y disparos. Hicimos lo necesario cuando el mercado laboral nos cerró las puertas. Esta vida no es perfecta y tampoco ejemplar, pero es la nuestra".

Desde que tengo memoria estamos en crisis
Este tema de @NatosyWaor ha puesto palabras a las vidas que nos han ofrecido a la mayoría de jóvenes de este país. Desde que tengo memoria estamos en crisis. Mi adolescencia empezaba en 2008, el año que estalló todo, ese en que nos dejaron sin mañana. Nunca he vivido la época de las vacas gordas, aquella en la que se dice que los currelas iban en BMW a la fábrica y doblaban el sueldo con las horas extra. Cuando eso sucedía lo veía como algo lejano, eso que hacían muchos chavales mayores que yo, dejar de estudiar para hacerse peones de obra. Pero yo no viví esa realidad. Cuando tuve edad de trabajar, todo se había derrumbado. Aquel futuro que nos prometían había sido arrasado para toda una generación.

En casa me decían que estudiara, no para nada en concreto, sino para no tener los curros de  mierda que han tenido toda su vida mis padres. ¿Pero estudiar para qué? ¿Para cobrar un poco más a final de mes que ellos? Da igual lo que hagas, todo depende de donde hayas nacido. Que se metan por el culo eso de que si te esfuerzas vas a ser alguien. Alguien como yo, ¿a qué puede aspirar más que a trabajar el resto de su vida en una fábrica? ¿En un bar? ¿A alternar paro y curros precarios? ¿A entregar mi alma a un cabrón, a eso debo dedicar mi única vida?

¿Para qué vivimos? ¿Qué es estar vivo?

Nos han robado el futuro, los sueños y nos ofrecen resignación. Somos una generación que ya se ha perdido. Que no va a ninguna parte, que tiene miedo a morir, porque le han arrancado la posibilidad de vivir. Y lo sabemos y duele mucho. Nadie oculta que los días pasan y la vida se consume, ya no hay horizonte. Nos pueden decir que la crisis ha terminado, que la economía mejora, que baja el paro pero, ¿y eso para qué?

Decidieron desde su verdad, luchar contra la mentira. Decidieron ser inhumanos para nuestro tiempo, es decir, tener solo una vida y no múltiples

Luego nos hacemos los sorprendidos cuando unos chavales de Ripoll cogen un coche y arrasan las Ramblas. Decían que eran normales, que estaban integrados, que trabajaban y estudiaban. Mienten. Saben que eran una peña condenada a una vida de miseria y que no estuvieron dispuestos a aceptarlo. Y nos lanzaron un desafío a todos. A mi me repugna lo que hicieron, pero veo una línea de fuerza en sus actos. Creer en algo y estar dispuesto a todo por ello. Y si lo pienso, solo veo vida en sus muertes. Decidieron desde su verdad, luchar contra la mentira. Decidieron ser inhumanos para nuestro tiempo, es decir, tener solo una vida y no múltiples. Aunque su decisión, hacer la Yihad, se enfrenta a mi vida y está dispuesta a matarme, a acabar conmingo. Odio lo que hicieron. De todas formas acepto que todos los que queremos vivir estamos enfermos de la misma enfermedad que acabó con sus vidas.

¿Dónde estamos todos estos jóvenes que no tenemos nada? ¿Esos a los que nos han arrebatado todo sentido por el que vivir? ¿Por qué no aceptamos que nunca vamos a ser nadie, que nunca vamos a triunfar en este mundo, y apostamos por otras cosas? Los ricos tienen sus empresas, algunos musulmanes escogen la Yihad, pero nosotros, ¿que tenemos? Decían Suprême NTM en una canción : «Demasiado perezoso para trabajar, demasiado orgulloso para pedir caridad ». Eso es.

Ante esto solo podemos decir una cosa digna: si nosotros nos hundimos, egoísmo proletario

¿Por qué no pasar de lo que nos han ofrecido? ¿Por qué no empezamos a tomar decisiones que no estén "bien"? Nos obligan a vivir en un mundo que se hunde y piden que nos esforcemos para levantar el país, para mejorar la economía. Ante esto solo podemos decir una cosa digna: si nosotros nos hundimos, egoísmo proletario. Que todo se hunda y que se jodan todos. Dejemos de respetar a esta sociedad que nos escupe en la cara cada día. Nunca vamos a ser felices si aceptamos como nuestras las normas impuestas por los que nos joden.

Sus propiedades no tienen más fundamento que el de las fuerzas que las protegen

Si queda un camino, una posibilidad para vivir mejor, esta se reduce a algo muy concreto: infundir miedo a los que nos joden. Sus propiedades no tienen más fundamento que el de las fuerzas que las protegen. No tengamos miedo, al final no son mejores que nosotros, todos vamos a terminar dos palmos bajo tierra. Tomemos todo lo que nos pertenece, venguemos las humillaciones que nos impone diariamente la policía, los seguratas del metro y de los supermercados. Si el futuro se termina, vivamos el presente. Ahora o nunca.

Un jubilado griego decía antes de quitarse la vida en 2012: "El gobierno de Tsolakoglou ha aniquilado toda esperanza para mi supervivencia, que estaba basada en una pensión muy digna que, yo solo, pagué durante 35 años sin ayuda del Estado. Y ya que mi avanzada edad no me permite un modo de responder activamente —aunque si un compañero griego fuera a coger un kalashnikov, yo estaría detrás de él—, no veo otra solución que darle este final digno a mi vida, ya que no me quiero ver buscando en los cubos de basura mis medios de subsistencia. Creo que esa juventud sin ningún futuro se levantará algún día en armas y colgarán a los traidores de este país en la plaza Syntagma, justo como hicieron los italianos con Mussolini en 1945".

No esperar, no retroceder, porque nunca se fracasa cuando se va hasta el final

Ya no tenemos nada. ¿Qué hacemos? ¿Qué opción nos queda? Ante toda esta oscuridad, hay una pequeña brecha. Eso significa tener la valentía para aceptar que hemos sido condenados y levantarse, llevar esta decisión hasta las máximas consecuencias. Hacer de esto un acto de fe, aceptar el miedo que implica para poder combatirlo. Forzar el presente una y otra vez. No esperar, no retroceder, porque nunca se fracasa cuando se va hasta el final. Hasta que no tomemos esta decisión, realmente no sabremos lo que podemos. Decía un poeta alemán: "Allí donde crece el peligro, crece también la salvación". Palabras que estremecen, pero el tiempo para escoger se termina. 

¿Qué es estar vivo?

Nos han robado el futuro, los sueños y nos ofrecen solo resignación. Somos una generación que ya se ha perdido. Que no va a ninguna parte, que tiene miedo a morir, porque le han arrancado la posibilidad de vivir. Y lo sabemos, y duele mucho. Nadie oculta que los días pasan y la vida se consume, ya no hay horizonte. Nos pueden decir que la crisis ha terminado, que la economía mejora, que baja el paro. Pero y eso, ¿para qué?

Luego nos hacemos los sorprendidos cuando unos chavales de Ripoll cogen un coche y arrasan las Ramblas. Decían que eran normales, que estaban integrados, que trabajaban y estudiaban. Mienten. Saben que eran una peña condenada a una vida de miseria y que no estuvieron dispuestos a aceptarlo. Y nos lanzaron un desafío a todos. A mi me repugna lo que hicieron, pero veo una línea de fuerza en sus actos. Creer en algo y estar dispuesto a todo por ello. Y si lo pienso, solo veo vida en sus muertes. Decidieron desde su verdad, luchar contra la mentira. Decidieron ser inhumanos para nuestro tiempo, es decir, tener solo una vida y no múltiples. Aunque su decisión, hacer la Yihad, se enfrenta a mi vida y está dispuesta a matarme, a acabar conmingo. Odio lo que hicieron. De todas formas, acepto que todos los que queremos vivir estamos enfermos de la misma enfermedad que acabó con sus vidas.

Demasiado perezoso para trabajar, demasiado orgulloso para pedir caridad

¿Dónde estamos todos estos jóvenes que no tenemos ya nada, esos a los que nos han arrebatado todo sentido por el que vivir? ¿Por qué no aceptamos ya que nunca seremos nadie, que nunca vamos a triunfar en este mundo, y nos dedicamos a apostar por otras cosas? Los ricos tienen sus empresas, algunos musulmanes escogen la Yihad pero, ¿nosotros qué tenemos? Decían Suprême NTM en una canción : "Demasiado perezoso para trabajar, demasiado orgulloso para pedir caridad". Eso es.

¿Por qué no deshacerse de lo que nos han ofrecido? ¿Por qué no empezamos a tomar decisiones que no estén «bien»? Nos obligan a vivir en un mundo que se hunde y nos piden que nos esforcemos para levantar el país, para mejorar la economía. Ante esto solo podemos decir una cosa digna: si nosotros nos hundimos, egoísmo proletario. Que todo se hunda y que se jodan todos. Dejemos de respetar a esta sociedad que nos escupe en la cara cada día. Nunca vamos a ser felices si aceptamos como nuestras las normas impuestas por los que nos joden.

Si queda un camino, una posibilidad para vivir mejor, esta se reduce a algo muy concreto: infundir miedo a los que nos joden. Sus propiedades no tienen más fundamento que el de las fuerzas que las protegen. No tengamos miedo, al final no son mejores que nosotros, todos vamos a terminar dos palmos bajo tierra. Tomemos lo que nos pertenece, venguemos las humillaciones que nos impone diariamente la policía, los seguratas del metro y del supermercado. Si el futuro se termina, vivamos el presente. Ahora o nunca.

Un jubilado griego decía antes de quitarse la vida en 2012: "El gobierno de Tsolakoglou ha aniquilado toda esperanza para mi supervivencia, que estaba basada en una pensión muy digna que, yo solo, pagué durante 35 años sin ayuda del Estado. Y ya que mi avanzada edad no me permite un modo de responder activamente —aunque si un compañero griego fuera a coger un kalashnikov, yo estaría detrás de él—, no veo otra solución que darle este final digno a mi vida, ya que no me quiero ver buscando en los cubos de basura mis medios de subsistencia. Creo que esa juventud sin ningún futuro se levantará algún día en armas y colgarán a los traidores de este país en la plaza Syntagma, justo como hicieron los italianos con Mussolini en 1945".

Ya no tenemos nada. ¿Qué hacemos? ¿Qué opción nos queda? Ante toda esta oscuridad, hay una pequeña brecha. Eso significa tener la valentía para aceptar que hemos sido condenados y levantarse, llevar esta decisión hasta las máximas consecuencias. Hacer de esto un acto de fe, aceptar el miedo que despierta para poder combatirlo. Forzar el presente una y otra vez, no esperar, no retroceder, porque nunca se fracasa cuando se va hasta el final. Hasta que no tomemos esta decisión realmente no sabremos lo que podemos. Decía un poeta alemán: "Allí donde crece el peligro, crece también la salvación". Son unas palabras que estremecen, pero el tiempo para escoger, se termina. Y si una cosa esta clara, por mucho que se tuerzan las cosas, nunca vamos a estar solos con la verdad.

Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas
6 Comentarios
#13754 15:50 14/4/2018

Solo por entablar debate:
La muestra de complejo de Adán con la que empieza el árticulo se vuelve ridícula cuando te haces cargo de que cada generación que pasa, aún sufriendo la explotación capitalista, ha mejorado sus condiciones de vida con respecto a la anterior. Ese es el motivo por el cual nuestros abuelos curraban el campo, y vivían en casas que se caían literalmente, nuestros padres emigran a la ciudad y se emplean en lo que pueden y se compran sus pisos (presupongo que lo puto peor para la gente que opina en este blog) y la nuestra sobrevive con bastantes comodidades compara con lo anterior. No nos engañemos. Luego el triple salto mortal que justifica el asesinato de inocentes por peña con excusas religosas debido al hastío que provoca la vida en el capitalismo es de traca. Pues bien, se puede, como recomienda el árticulo. pasar de todo, y entregarse al nihilismo como si nada hubiera antes y viniera después o bien optar por el análisis y la organizació para comprender y transformar el mundo. Como han hecho Natos y Waor con el chiringuito musical por cierto. Una última cosa es la expresión "egoismo proletario". Muy estético si. Pero resulta que un proletario no tiene nada que compartir, menos con la burguesía. En fin, después de enumerar todos los tópicos del anarcohipster (rap, yihad, Grecia cómo no, y aventurismo barato) resulta que el árticulo no aporta nada. Bueno la llamada al hundimiento general. Suponiendo que se asume quién se va a hundir primero. En fin, muy mal...

Responder
7
1
SD 21:02 27/4/2018

Gracias por tu aportación Nega

Responder
0
0
#13955 21:06 16/4/2018

Callate tabarniense

Responder
1
0
#13721 11:20 14/4/2018

gran reflexion....un abrazo

Responder
0
0
Dexenalaska 14:51 13/4/2018

Superidentificado en muchas cosas.

Responder
0
0
pikachu 12:13 13/4/2018

vaya, no me lo eXperaba

Responder
0
0
Sobre este blog
Twerkeando en la revuelta

info@elsobresalto.com

Ver todas las entradas

Destacadas

Sanidad pública
Así son las víctimas del INSS (y de los decretos que hacen que la sanidad en España no sea universal)

Viven en España tras reagruparse con sus familiares pero el Instituto Nacional de la Seguridad Social les niega la tarjeta sanitaria. Han conseguido más de 60 sentencias a su favor pero les siguen obligando a contratar seguro privado si necesitan que el médico les atienda.

Ofensas a los sentimientos religiosos
Dos activistas de Femen se enfrentan a cárcel por protestar en La Almudena contra la ley del aborto de Gallardón

La Asociación de Abogados Cristianos pide dos años de cárcel y 46 meses de multa para las dos activistas por encadenarse a la reja que rodea el crucifijo de la catedral de La Almudena para denunciar la propuesta de ley de aborto en 2014. 

Migración
El Defensor del Pueblo investiga el “colapso” del sistema de citas para solicitar protección

El Defensor del Pueblo quiere conocer las medidas previstas para acabar con las largas esperas y condiciones que han de soportar los ciudadanos extranjeros que quieren iniciar los trámites para solicitar protección internacional en Madrid.

Seguridad Social
La reforma de los permisos de paternidad afronta el reto de acabar con la brecha de género
El acuerdo entre Gobierno y Unidos Podemos incluye la ampliación de los permisos de paternidad hasta 16 semanas, el mismo tiempo de permiso que tienen las madres.
Internet
Denuncian censura de vídeos contra la violencia machista en Facebook
Un vídeo que narra una violación múltiple ha sido eliminado de la página Spanish Revolution en dos ocasiones. Facebook alega que lo hizo por las denuncias de otros usuarios.

Últimas

Salamanca
Gabriel de la Mora: “Quieren suspendernos para que no podamos hacer nada con el caso Aceinsa”
Gabriel de la Mora, concejal de Ganemos Salamanca, ha sido juzgado por injurias y calumnias a la policía por denunciar las agresiones que varios agentes infringieron a vecinos de la localidad.
Elecciones autonómicas
Andalucía se encamina hacia las urnas
Comienza la campaña electoral para el 2D. Tres años, ocho meses y diez días han transcurrido desde las últimas elecciones andaluzas.
Literatura
[Podcast] ¿Qué tienen en común las hostias y los libros?
Reflexiones de distintos colectivos y editoriales de autoedición, que van desde el libro tradicional al fanzine, en torno a la literatura y la edición
Poesía
La poesía crítica inunda el Valle del Jerte

Del 4 al 11 de noviembre se ha celebrado el encuentro poético Voces del Extremo, en su tercera edición en el Valle del Jerte. Con un cartel casi paritario, las y los poetas, provenientes de distintos puntos de la península, han alzado su voz por la ecología, el feminismo y una sociedad más justa.