Publicidad
Las trampas de la publicidad en Internet

La generalización del uso de Internet, y sobre todo de las redes sociales, han hecho que las estrategias publicitarias alcancen una nueva dimensión, gracias, en gran medida, a la infinidad de datos que son ofrecidos a las empresas, gratuita y alegremente, por miles de millones de consumidores.

Psicólogo, Presidente de la Asociación de Estudios Psicológicos y Sociales

publicado
2018-09-24 09:10

Los dueños de Facebook, a pesar de todos los escándalos por sus filtraciones de datos, han ganado en el primer trimestre de 2018, 11.970 millones de dólares, un 49% más que el anterior y tienen ya 2.200 millones de usuarios. Estos usuarios deberían preguntarse de dónde proceden unas ganancias tan astronómicas, si su uso es gratuito. La respuesta está en la certera afirmación de que “si no estás pagando por algo, entonces tú eres el producto que se vende”. Efectivamente: cuando una persona entra en “su” Facebook, publicando fotos, expresando opiniones y compartiendo contenidos, es probable que no sepa dónde se mete. Para empezar, no ha entrado en “su” Facebook, sino en un terreno ajeno, en un negocio que pertenece a unos accionistas cuya finalidad es obtener dinero.

Hace tiempo que la mayoría de la publicidad ha dejado de ser útil para el consumidor, y no le ofrece información fiable para decidir los bienes o servicios que más le convienen. No busca convencer, sino seducir y manipular emocionalmente para provocar deseos de compra. Sin embargo, hasta ahora, había un límite que la publicidad no podía traspasar, aunque lo desease: sus mensajes se dirigían, de forma difusa y más o menos general, a todos los consumidores. El anuncio de un automóvil llegaba a toda la población, incluidos los que acaban de comprar uno, quienes no tenían carnet o aquellos que nunca podrían pagarlo. Por ello, se afirmaba que el 95% del dinero invertido en publicidad no era rentable, ya que no llegaba a lo que expertos en marketing –con uno de los anglicismos a los que son tan aficionados– denominan su “target”. Las empresas sabían la enorme importancia de conocer las preferencias y circunstancias de cada consumidor, pero lograrlo requería mucho esfuerzo e inversión. Además, los consumidores eran reacios a facilitar sus datos personales, sabiendo que iban a usarse para dirigirles campañas comerciales.

Lo que parecía casi imposible lo ha logrado Internet, donde las estrategias publicitarias alcanzan una nueva dimensión. En Internet se extienden redes –nunca mejor dicho– con las que las empresas pescan fácilmente infinidad de datos que son ofrecidos, gratuita y alegremente, por miles de millones de consumidores. No son datos que cedan conscientemente para su uso comercial, puesto que están dirigidos hacia otras personas que, como ellos, son usuarios desinteresados de la red. Pero la realidad es que, desde los datos generales del perfil, hasta cada uno de los “me gusta”, o cualquier otra actividad que los usuarios realizan, proporcionan información que enriquece, en sentido literal, a los dueños de la red. El motivo: esta información permite lanzar mensajes publicitarios de una forma mucho más sofisticada y efectiva.

Pero hay mucho más: no se trata solamente de que se utilicen los datos de los usuarios para conocer sus preferencias como consumidores. La publicidad actual busca dirigir las compras de cada consumidor, a partir de perfiles individualizados, en los se incluyen todos los datos, incluso los más privados. Por ello, este tipo de publicidad no se conforma con conocer los gustos o aficiones relacionadas con el consumo. También quieren apropiarse de los datos más personales que reflejan actitudes sociales, rasgos psicológicos, y circunstancias de todo tipo. Esta publicidad “ad hominem”, se basa en el análisis de toda la actividad de un usuario en Internet, incluyendo sus búsquedas, las páginas que visita, los vídeos por los que se interesa, la información que comparte en las redes sociales, etc.

Por si esto fuera poco, en las redes sociales también se intenta, y se logra, que el consumidor, gratuita e ingenuamente, se convierta en propagador de publicidad entre sus contactos. Internet está lleno de trampas para que, de forma inconsciente o ingenua, muchos consumidores compartan contenidos publicitarios, que llegan a otras personas como si fueran recomendaciones o consejos privados. Los usuarios, acostumbrados a compartir, sin pensarlo mucho, todo tipo de contenidos, “rebotan” los mensajes comerciales o publicitarios. Nada puede agradar más a las empresas, ya que saben que estas recomendaciones, que se reciben como consejos desinteresados de otros consumidores, son las más efectivas.

Además, en Internet los contenidos publicitarios están enmascarados entre el resto, haciendo difícil, hasta para el navegante más experto, distinguir las informaciones comerciales interesadas y las que no lo son. La publicidad se disfraza para que el consumidor la confunda con recomendaciones o informaciones desinteresadas. Este engaño, prohibido por la Ley, es frecuente en casi todos los medios de comunicación, pero lo es mucho más en Internet, ya que su carácter opaco e internacional le permite sustraerse con facilidad a los controles y normas.

Finalmente, en Internet el consumidor se enfrenta a un gran peligro de realizar compras impulsivas e inadecuadas, puesto que existe la posibilidad de pasar, de forma inmediata, desde la tentación a la compra. Las empresas se esfuerzan en utilizar los datos que se almacenan de los usuarios –por ejemplo, los medios de pago de anteriores compras– para crear procesos rápidos y automáticos que llevan a que cualquier consumidor, que se sienta atraído por el anuncio de un producto o servicio, lo compre, casi sin darse cuenta. Pero si los procesos de compra están facilitados, los de revertirlas son cada vez más complejos. Una vez que el consumidor ha sido atrapado por la red, salir de ella es casi imposible.

¿Qué podemos hacer ante esta situación? Es verdad que las redes sociales son un instrumento útil y atractivo para comunicarnos con los demás. Pero también son junglas llenas de peligros y amenazas para nuestra privacidad y para mantenernos como consumidores críticos y responsables. Debemos movernos en ellas con la máxima prudencia y atención, ya que sirven, de forma descarada a los intereses comerciales a los que deben sus inmensos beneficios. Pero, lo más importante es plantearnos, como consumidores, una respuesta colectiva de autodefensa, que ponga límites a los abusos y luche por el desarrollo de otros modelos de redes sociales que realmente pertenezcan a sus usuarios y sirvan a sus intereses.

Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Relacionadas

Sector del juego
La publicidad del “Juega, juega, juega”

Campañas publicitarias de empresas del sector del juego como 888, han sido criticadas por el uso de celebrities para promocionar su negocio y la agresividad de sus mensajes. Mientras, sigue incrementándose el número de jóvenes que normalizan las apuestas como una forma de ocio.

Publicidad
Las necesidades de la ciudad
Clear Channel ofrece «un catálogo de servicios asociados, acorde con las necesidades actuales de las ciudades»…
4 Comentarios
#23437 24:19 24/9/2018

eo

Responder
0
0
#23436 24:16 24/9/2018

Los derechos ARCO que tenemos, nos dan el control sobre nuestros datos, pero el consumidor de a pie poco sabe o se interesa de estas cosas, también son aspectos legales que a mucha gente le cuesta enteneder si no entienden la situación de sus datos, ¿Cómo y para qué son usados? Pero ahí esta la Agencia Española de Proteción de Datos, para que el consumidor se informe y pueda tener el control de sus datos y decidir que dar y no dar a las empresas, rrss, etc... https://sedeagpd.gob.es/sede-electronica-web/vistas/infoSede/preguntasFrecuentes.jsf

Responder
0
0
#23426 19:01 24/9/2018

Buen artículo.
Pero no menciona el consumo "sofa-amazon-puerta" que roba la socialización del consumo

Responder
2
1
Ak 12:47 24/9/2018

No aporta mucho su artículo.

Responder
2
2
Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Cientos de personas salen a la calle para apoyar el final de la huelga de las Kellys de Ibiza

Las camareras de piso de Ibiza y Formentera, convocadas por CGT, han parado durante 48 horas para pedir una regulación de su carga de trabajo, el reconocimiento de las enfermedades laborales relacionadas con su profesión y la jubilación anticipada.

Alemania
Educar contra el nazismo

El currículo educativo de Alemania obliga a enseñar en las aulas de forma extensa qué ocurrió en la época de Adolf Hitler, cómo se forjó el antisemitismo y el papel de los nazis durante la II Guerra Mundial.

Movimientos sociales
El mundo de abajo crece en silencio

Los mundos nuevos nacen por contagio y por necesidad, sin seguir las instrucciones de los manuales partidarios, ni las recetas predeterminadas de viejos o nuevos líderes.

Violencia machista
Las activistas africanas reclaman un internet libre de violencia contra las mujeres

El entorno digital se mueve entre un nuevo espacio para que las mujeres reclamen sus derechos o un lugar en el que se reproducen las viejas discriminaciones.

Brasil
Las causas políticas detrás de los incendios en el Amazonas

Desde hace semanas, la región tropical más grande del planeta está en llamas. Entre enero y agosto, el número de incendios ha aumentado un 145% en comparación con el mismo período en 2018.

Últimas

Medios de comunicación
Vázquez Montalbán, periodista

Escribir deprisa, masticar despacio. El periodista Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939-Bangkok, 2003) sigue siendo una referencia en el periodismo popular y en el discurso de la izquierda política no dogmática y zumbona. Su obra periodística, que fue compilada en 2011 por la editorial debate, y la reciente reedición de su ‘Diccionario del Franquismo’ son el pretexto para recuperar fragmentos de reportajes y crónicas que marcaron su tiempo y nos permiten mirar al nuestro con mucha menos ira y algo de tino.

Palestina
Asentamientos israelíes, ciudad de vacaciones

El turismo en los asentamientos ilegales de Cisjordania promovido por el Gobierno israelí y empresas como Airbnb, Booking, TripAdvisor y Expedia perpetúa la expansión de las colonias y contribuye a normalizar la ocupación en Palestina.